Viernes 25 de Agosto de 2017 | 08:46

Los ‘cicloncitos’ de la selva amazónica
3718

Maciel fundó la academia de Ciudad Constitución a imagen del Ciclón de barrio Obrero. Foto: Gentileza. Maciel fundó la academia de Ciudad Constitución a imagen del Ciclón de barrio Obrero. Foto: Gentileza.

A 2.500 kilómetros de barrio Obrero, en el corazón de la selva amazónica del Perú, funciona la Academia de Fútbol de Ciudad Constitución, que crece día a día en la estela de Cerro Porteño, su inspiración.

Los ‘cicloncitos de Pasco’ participan en los torneos de mayores y formativas de la Liga de Constitución y en la Copa Perú.

Raúl Maciel; fundador, presidente y entrenador, se jacta de ser el único paraguayo en esta calurosa urbe de 11 mil habitantes y de las más apartadas de la Provincia de Oxapampa, que desde hace 33 años crece en el centro mismo de la selva amazónica peruana.

“Formé un club aquí, de menores, en la zona de la selva amazónica”, nos contó.

Resulta curiosa la similitud de los uniformes y el escudo con el del Ciclón de barrio Obrero, lo que Maciel revela es el impulso del cariño que le profesa al club de sus amores.

“Fundé la academia con los colores del Ciclón de barrio Obrero”, añadió.

Maciel, que tiene un extenso recorrido en el ascenso paraguayo, en ligas menores argentinas y clubes bolivianos y peruanos, terminó asentándose en este pequeño enclave comercial.

“Llevo esa pasión en la sangre y por eso decidí ponerle a mi equipo todo lo que sea de Cerro Porteño, para que desde chiquitos aprendan a ser grandes”, señaló.

“Mandé hacer aquí (la indumentaria). Copié del mismo modelo. El escudo es igual, pero con el nombre de la Academia de fútbol Constitución y donde dice ‘CP’, en realidad significa ‘Constitución–Pasco’”, detalló.

La academia trabaja con unos 45 niños de entre 10 a 18 años, su equipo mayor está formado en su totalidad por jóvenes valores de la zona, para participar en manera formal en la Copa Perú y en los torneos fiscalizados por la Liga de Constitución y la Liga Departamental de Pasco, reconocidas por la Federación Peruana de Fútbol.

Explicó que la iniciativa llega en modo de agradecimiento a la comunidad donde encontró su lugar en el mundo luego de una andariega vida: “Vi que (en al ciudad) falta una cosa (la academia). Más que todo por hacer algo por una ciudad que me abrió las puertas para jugar y entrenar, eso me motivó”.

Maciel reconoce que la zona (difícil de acceder) y la coyuntura económica no ayudan para promocionar este emprendimiento, pero está convencido en que ayudará a los chicos a encarrilarse en el camino correcto. “La idea es dejarles un legado, que sean alguien en la vida”, reflexionó.

ASOMBRADOS CON LA NUEVA OLLA

La puesta a punto del estadio más grande del Paraguay llegó a remotos lares.

Maciel contó que los chicos siguieron con especial entusiasmo la fiesta grande que armó Cerro Porteño con la reapertura de su colosal estadio. “Acá se transmitió (la ceremonia). Ellos vieron todo el color y la hinchada, les gustó”, finalizó.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy