Deportes

¿Cuánto vale el pase de Fabián Balbuena?

Es capaz el defensor paraguayo con la cotización más alta en la actualidad. Fabián Balbuena tiene ofertas del Calcio italiano, pero no saldrá barato del Corinthians.

El zaguero centro de 25 años es la piedra angular de la defensa menos goleada del Brasileirao 2017.

En este sentido, sus buenas actuaciones ya le han valido el mote del ‘El Capitán’ y hasta el brazalete más respetado del equipo, todo en su segundo año con el Timao.

Lazio de la capital italiana busca defensores de jerarquía y fijó la mira en el seleccionado albirrojo, que hasta aquí ha disputado 25 encuentros entre la principal categoría brasileña y la Serie A Paulista.

Todo bien con la oferta europea, pero si quieren llevárselo tendrán que aflojar la billetera. “El pase de Fabián Balbuena está tasado entre los 8 y 10 millones de dólares, puede que más“, dijo el empresario Renato Bittar anoche en Después de la Jornada por radio Primero de Marzo.

El representante de futbolistas explicó que la contraoferta deberá ser muy buena para obligar al Corinthians a desprenderse de su capitán.

Fuentes extraoficiales de la prensa brasileña indican que esta semana llegaría la última propuesta de los italianos.

 

Deportes

Paraguay se impone en Cartagena con Benítez y nuevo récord

El joven arquero Alejandro Benítez subió a Paraguay a la cabeza del podio en el Campeonato de tiro con arco disputado el fin de semana pasado en Cartagena, Colombia.

Benítez, de 16 años, representante de la Federación Paraguaya de Tiro con Arco (FEPTA), se consagró primero en la general del evento colombiano en la categoría arco recurvo olímpico cadete masculino.

Superó su propia marca realizada en el Mundial de Guatemala (645 puntos) y ostenta un nuevo récord nacional con 649 enteros.

Benítez ya está a un paso del Mundial Juvenil de tiro con arco tras sobrepasar la marca mínima requerida de 610 puntos para adjudicarse el boleto al campeonato clasificatorio a disputase la ciudad de Rosario, Argentina, del 2 al 8 de octubre próximo.

 

Deportes

Árbitros recurren hasta a sacerdotes

La Dirección de Árbitros de la Asociación Paraguaya de Fútbol emplea desde psicólogos, pasando por médicos, preparadores físicos y hasta sacerdotes en pos de un reacondicionamiento integral tanto en el aspecto físico como espiritual de cara al segundo semestre.

Es bien conocido el ambiente caldeado que se vive contra el arbitraje, que en los últimos tiempos parece recrudecerse con los explosivos ‘careos’ de la dirigencia deportiva.

En este sentido, el eslabón -tradicionalmente- más cuestionado de la cadena futbolera es el árbitro; a ciencia cierta absorbe presión de los hinchas, jugadores y directivos, indistintamente. Un peso físico y sobre todo psicológico difícil de llevar.

El experimentado Carlos Torres, hoy día asesor general de la Dirección de Árbitros de la APF, y conocedor de esta realidad, reveló en conversación con Ñandutí alguno de los trucos que aplica en la preparación de los árbitros de cara al Torneo Clausura.

Desde hace dos semanas tiene lugar un intenso ciclo de trabajos físicos por las mañanas y clases teóricas, actualizaciones correspondientes en las reglas del deporte rey, por las tardes.

Sostuvo que “la idea es fortalecer al árbitro en todos los aspectos” y que por ello se recurre a charlas con psicólogos, médicos y sacerdotes. “Cuerpo, mente y espíritu, de modo que no formemos solo un árbitro, sino una persona”, explicó el ex internacional de FIFA.

“Ese aspecto humano no es muy comprensible muchas veces de parte del dirigente, o por la afición deportiva. El error humano no es tan entendible y sí es comprensible de que un jugador pueda errar un penal. Pero de que el árbitro tenga una mala interpretación no es compresible, todavía. Ante un error vamos a un segundo plano y dudamos de su honestidad, de su honorabilidad”, lamentó.

Los preparativos culminan esta semana. Los árbitros tendrán un día de descanso antes de conocer la designación para la primera fecha. La pelota comienza a rodar y la polémica va de su mano.

 

Deportes

El equipo de Rivera arrasa en la B Nacional

El Deportivo Minga Guazú es el equipo que cosechó más puntos en la primera fase del campeonato de la Primera División B Nacional, el torneo pre Intermedia fiscalizado por la Unión del Fútbol del Interior (UFI).

El once altoparanaense, entrenado por el ‘cenizo’ Eduardo Rivera, cosechó 25 puntos de 36 posibles en 12 partidos: producto de 8 victorias, 1 empate y 3 derrotas; 16 goles a favor y 9 en contra.

Se adjudicó el Grupo A dejando los otros tres boletos a 2 de Mayo de Pedro Juan Caballero, 3 Corrales de Ciudad del Este y al Centro de Formación de Futbolistas de Canindeyú (Ceffca).

A los mismos se unen los clasificados del Grupo B: Athletic de Encarnación, JDK de San José de los Arroyos, liga Gobernador Rivera de San Juan Nepomuceno y el Sportivo Carapeguá.

Ahora se vuelve a conformar dos series de cuatro integrantes y jugarán por puntos a dos rondas. A la tercera etapa irán los dos mejores de cada grupo (partidos por ida y vuelta a puntos).

En la etapa final los dos equipos finalistas jugarán partidos a ida y vuelta por puntos. El campeón ascenderá directo a la Intermedia y el vice jugará la promoción ante el subcampeón de la Primera División B de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF).

FICHAJES

Está abierto el libro de pases para la segunda etapa del campeonato. Los ocho equipos que siguen en carrera pueden incorporar antes de la reanudación.

 

Deportes

El atleta que ganó seis oros en cinco días

Seis medallas de oro en un plazo de cinco días. Para un equipo que no era el de su país. Con una sonrisa alejada de la gravedad propia de los gimnastas de la ex Unión Soviética. Así entró en la historia olímpica el bielorruso Vitaly Scherbo hace ahora 25 años, en los Juegos de Barcelona’92.

Fuente: EFE

Como en tantos otros casos, la carrera del campeón comenzó el día en que sus padres, cansados de aguantar a un niño inquieto e hiperactivo, buscaron un deporte en el que pudiera quemar energías antes de llegar a casa. Un club de Minsk, su ciudad natal, vio sus primeras piruetas cuando tenía 7 años.

Solo ocho después ya era miembro del equipo nacional soviético. En 1990 ganó tres oros europeos y en 1991 se proclamó subcampeón del mundo en el concurso completo.

Llegó a los Juegos de Barcelona como uno de los favoritos al podio, pero la competencia entre sus propios compañeros de selección era grande y nadie podía sospechar el baño de oro que Scherbo se daría en el Palau Sant Jordi.

Tras la desaparición de la Unión Soviética, sus repúblicas, con excepción de las bálticas, compitieron en Barcelona bajo el paraguas del Equipo Unificado. Así lo hizo, casi siempre vestido de negro, aquel chico rubio y espigado que hoy, a los 45 años, ha perdido pelo y ganado peso y se gana la vida como propietario y director de un gimnasio en Las Vegas: la Escuela Vitaly Scherbo.

El 29 de julio de 1992 ganó el oro por equipos; el 31, el del concurso completo individual; y el 2 de agosto los otros cuatro: anillas, caballo con arcos, paralelas y salto, en un día para la historia de la gimnasia.

No hubo rival con el que no pudiera. En paralelas se impuso al doble campeón mundial Li Jing, de China, lo mismo que en anillas, en cuyo ejercicio hizo un sorprendente cruce de cables que hoy está prohibido por motivos de seguridad. En caballo con arcos compartió el oro con el gran especialista del momento, el norcoreano Pae Gil-su.

En los Juegos de Michael Jordan, de Gail Devers, de Derartu Tulu y de Óscar de la Hoya, el rey del medallero fue Scherbo. Sus seis oros se quedaron entonces a uno del récord de siete de Mark Spitz. Con el tiempo llegaría otra nadador estadounidense, Michael Phelps, iba a romper todos los registros.

Un año después de Barcelona’92, el bielorruso se casó y tuvo una hija y se proclamó campeón del mundo.

Sin embargo, sus éxitos no le depararon el rédito económico que él esperaba y, por el contrario, le convirtieron en objetivo de ladrones y extorsionadores, hasta el punto de que tuvo conocimiento de un plan para secuestrar a su pequeña hija.

La familia emigró a Estados Unidos, donde él siguió en Pennsylvania con sus entrenamientos, pensando en ampliar su botín de medallas en los Juegos de Atlanta’96. Fue tercero del mundo en 1994 y de nuevo subcampeón un año después.

Pero el 13 de diciembre de 1995 su vida dio un giro trágico cuando su esposa Irina sufrió un gravísimo accidente de circulación y quedó en coma. Los médicos le dieron un uno por ciento de posibilidades de sobrevivir.

Mientras ella luchaba por la vida, Scherbo dejó su preparación y se dio a la bebida. Cuando Irina recuperó la consciencia y comenzó el camino de una recuperación milagrosa, se encontró con un marido que no conocía. Fue ella la que le convenció de que volviera a la competición y preparase los Juegos de Atlanta. Para ello, Scherbo volvió a Minsk a reencontrarse con sus entrenadores de siempre.

Después de hacer esa primavera algunas de “las peores competiciones” de su vida, se plantó pleno de confianza, aunque con algunas dolencias en el hombro, en Atlanta'96. No logró su objetivo de ganar más oros, pero se marchó con cuatro bronces: concurso completo, salto, paralelas y barra.

Se retiró en 1997 y al año siguiente abrió su gimnasio en La Vegas, donde entrena a promesas de la gimnasia de elite pero también ofrece clases de tipo recreativo, para todos los públicos. “Donde las leyendas se encuentran con quienes serán leyenda” es el lema que preside las instalaciones.