Viernes 19 de Mayo de 2017 | 10:28

¿’Miopía’ dirigencial en Guaraní?
4936

Miguel Amado llegó como refuerzo de jerarquía. Hoy en día solo espera que termine su calvario. Foto: @ClubGuaraní Miguel Amado llegó como refuerzo de jerarquía. Hoy en día solo espera que termine su calvario. Foto: @ClubGuaraní

La dirigencia del club Guaraní se llena la boca hablando del momento deportivo por el cual atraviesa el club. Sin embargo, es otra realidad cuando se trata de cumplir con los contratos y cuidar a los atletas que hacen posible su inobjetable autoridad.

Algo anda mal en el vigente campeón del fútbol paraguayo.

Días atrás el directivo Carlos Franco destacaba el orden institucional y las saneadas finanzas del club; la solución de las demandas y otros aspectos que hacen a la parte jurídica. “Gran momento de todo el Club Guarani, independizado de deudas, demandas, malos momentos. Hoy día es Guarani el grande en todo!!!”, tuiteó.

Los sueldos, primas y otras cuestiones están al día en el plantel de Primera, sin embargo no todos corren con la misma suerte.

En este sentido, en el plantel de reserva hay un nutrido grupos de jugadores, varios sin contrato, que hace cuatro meses no están pudiendo cobrar sus respectivos sueldos. Lo mismo con varios entrenadores y miembros de cuerpos técnicos en inferiores.

Inclusive existe el que no goza de las pautas que el club debería cumplir como se estipula en contrato firmado por ambas partes. Es el caso de Miguel Amado, que tras ser enterrado en la reserva vive el momento más delicado de su carrera profesional.

En conversación con nuestra redacción, el volante charrúa reveló que pese a la denuncia realizada dos meses atrás continúa sufriendo la indiferencia de la cúpula.

El club debe cinco meses de la renta de su departamento, sus sueldos los cobra en “diferido” (le deben tres más) y ya no le queda otra que cumplir el mes y medio que le queda y sin protestar. “Es lamentable esta situación. Solo quiero cumplir el tiempo que me queda y ver otro lado (club)”, indicó.

Amado sostuvo que “lo suyo” no es tan malo como con otros futbolistas de la categoría, que por falta de pago ni para “llegar” a los entrenamientos tienen. “Es difícil, porque no cobran. No les alcanza para el boleto”, soltó.

No es muy distinto lo que ocurre con el arquero Antonio Franco. Reconoció en charla con la 970 AM que le deben tres meses de sueldo. Se sostiene económicamente del aporte de sus padres y suegros. Tiene pendiente una quinta cirugía en Chile, a la que no está pudiendo acudir al no proveer el club los pasajes.

La situación contrasta con los logros de los cuales se jactan los dirigentes, que desacreditan las versiones que contradigan su administración.

LA PENSIÓN

Las denuncias alcanzan a uno de los grandes proyectos de la entidad, la pensión. Las distintas voces sostienen que la estabilidad del lugar se fue a pique desde la salida de Carlos Acosta. Falta de provisiones, cese de viáticos y otros detalles son parte de las quejas, rotundamente negadas por la dirigencia.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy