Martes 1 de Marzo de 2016 | 21:18

Olimpia pierde puntos y acumula vergüenzas
3686

Luis Quiñónez sale a gritar el primer gol (EFE) Luis Quiñónez sale a gritar el primer gol (EFE)

Esta noche le tocó el turno al representativo mexicano, que en todo su historial de Copa Libertadores no lograba ganar de visitante. Hoy lo hizo con suma autoridad por 0-2, para encaminar su clasificación a Octavos de Final y darle al franjeado una nueva cachetada que lo deja expuesto a la burla de todos.

Explicar el nuevo tropiezo de Olimpia no es difícil. Lo complicado es entender cómo carecen de habilidad para definir las situaciones que generan.

Hoy jugaron bien. Empezaron con enjundia, con bríos tan alentadores que hacían pensar que era cuestión de tiempo la apertura en el marcador.

Pero llegan al área y no ven el arco. Adelante, sus hombres de avanzada se pierden en la bruma de la confusión y no justifican su dominio territorial y presión ejercida.

Pumas fue sólido. Práctico, sin lujos ni destellos. Pero con solvencia en sus llegadas y paciencia a la hora de confeccionar los ataques para someter a un Olimpia que, ansioso por encontrar el gol descuidó su retaguardia.

Y así, el cuadro mexicano empezó a colorear la nueva derrota franjeada, por medio de Luis Quiñónez y Víctor Sosa, quienes aprovecharon el contexto para tomar el control y exponerlo al Decano al ridículo.

Si no era por Diego Barreto, tal vez la marca habría sido mayor. Pero este disimuló un poco más la orfandad que en parte fue cubierta con arrojo, pero que en tiempos modernos no sirve si no hay una idea clara de juego.

Es la sexta caída de Olimpia en el año y de forma consecutiva. Y el mérito es totalmente de ellos, quienes hacen lo posible por ser los peores del semestre y por eliminarse lo más rápido posible de la Copa.

 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy