Sabado 15 de Julio de 2017 | 13:25

Científicos explican el por qué del fenómeno de Despacito
4178

Más allá de los gustos o las explicaciones, lo cierto es que "Despacito" ha sido uno de los grandes fenómenos musicales de este año. Más allá de los gustos o las explicaciones, lo cierto es que "Despacito" ha sido uno de los grandes fenómenos musicales de este año.

El hit mundial cantado por Luis Fonsi acompañado de Daddy Yankee tiene las razones científicas suficientes que ayudan a explicar el por qué sigue estando en nuestras mentes. Varios estudios de neurociencia y psicología encontraron que hay ciertos elementos comunes en las canciones pegajosas.

“La música activa las áreas del cerebro relacionadas con el sonido y el movimiento, pero también las zonas asociadas a las emociones y recompensas”, le explica a BBC Mundo la doctora Jessica Grahn, neurocientífica que estudia la música en la Universidad del Oeste de Ontario (UWO, por sus siglas en inglés), en Canadá.

Según comenta Grahn, hay estudios que muestran que las canciones que más nos gustan, son aquellas que generan mayor comunicación entre las áreas del cerebro relacionadas con el sonido y las emociones.

Cuando la música tiene un beat o compás que es fácil de seguir, como en el caso de “Despacito”, los experimentos han mostrado que aumenta la actividad de la zona del cerebro asociada al movimiento, incluso si la persona está totalmente quieta.

En general, mucha de la música pop a la que estamos expuestos, tienen un ritmo que nos resulta familiar, que hasta cierto punto es predecible.

Esa cualidad, según Grahn, funciona como una recompensa para el cerebro, pues nos resulta agradable que la canción se desarrolle justo de la forma en que creemos que lo hará.

La magia, sin embargo, ocurre cuando la canción incluye algún elemento que rompe con lo predecible.

Nahúm García, un productor de música español, cree haber encontrado ese pequeño detalle que hace a “Despacito” tan especial.

“Vosotros reíros del ‘Despacito’, pero la forma en que se rompe el ritmo antes del estribillo es una genialidad. La clave del tema”, escribió en su cuenta de Twitter.

Psicólogos y científicos han utilizado el término “gusano de oído” para estudiar esas canciones que se nos quedan pegadas y no podemos dejar de cantar.

El término fue creado por James Kellaris, compositor y profesor de mercadeo en la Universidad de Cincinnati, en EE.UU., donde estudia la influencia de la música en los consumidores.

En sus estudios Kellaris descubrió que los gusanos de oídos generalmente son canciones repetitivas y poco complejas, ya sea en su ritmo, en sus letras o ambas.

Otra característica, sin embargo, que hace que una canción pueda convertirse en un gusano, es que contenga elementos inesperados, como por ejemplo un compás irregular, un patrón de melodía poco predecible o un efecto inusual.

Más allá de los gustos o las explicaciones, lo cierto es que “Despacito” ha sido uno de los grandes fenómenos musicales de este año.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy