Jueves 10 de Marzo de 2016 | 13:25

Aplazan juicio por masacre tras desmayo de acusado
608

Rubén Villalba, acusado por la masacre ocurrida en Curuguaty (Canindeyú). EFE. Rubén Villalba, acusado por la masacre ocurrida en Curuguaty (Canindeyú). EFE.

El juicio por la masacre de Curuguaty, que en 2012 provocó en Paraguay la muerte de 17 personas y la destitución del entonces presidente Fernando Lugo, fue aplazado al viernes después de que uno de los acusados, Rubén Villalba, sufriera un desmayo en la sala en la que se desarrollaba la sesión.

Villalba es el único de los once labriegos que están acusados por la muerte de los seis policías que permanece en prisión, al estar condenado por unos incidentes ocurridos durante una protesta campesina en 2008.

El acusado sufrió un desmayo y quedó en un estado de semi-inconsciencia, por lo que fue atendido por el médico de la Corte de Justicia, el doctor Zarza, quien dijo que se encontraba “en perfectas condiciones” después de ser atendido.

Pese a ello, el abogado de Villalba, Pablo Aguayo, expresó que su defendido presentaba un hematoma en el brazo y contracciones en las manos, que tenía muy pálidas.

Aguayo solicitó que se conformara una junta médica para examinar a Villalba, ante la sospecha de un posible envenenamiento, pero el pedido fue rechazado por el Tribunal.

Villalba, quien será reconocido por dos médicos de su confianza, está considerado como líder de la ocupación de las tierras que un grupo de campesinos tomó para reclamar que formasen parte de la reforma agraria estatal, y cuyo desalojo en junio de 2012 desembocó en la conocida como masacre de Curuguaty.

Se trata del único acusado por estos hechos que permanece en prisión por una causa anterior al caso Curuguaty, por la que fue juzgado en febrero de 2015 y condenado a siete años de prisión.

La sentencia fue muy criticada por la formación opositora Frente Guasú, al que pertenece el expresidente Lugo, y el Partido Liberal, que advirtieron de presuntas irregularidades en el proceso contra Villalba y de una supuesta persecución ideológica.

Recordaron además que, tras su arresto en 2012 por la masacre de Curuguaty, Villalba había permanecido 28 meses en prisión preventiva antes de ser condenado por el caso de 2008, y había protagonizado tres huelgas de hambre, la más larga de ellas de 58 días.

La masacre de Curuguaty en 2012 provocó la muerte de once campesinos y seis policías, en un tiroteo cuyo origen no ha sido esclarecido por la Fiscalía. Por las muertes, once campesinos están siendo juzgados en Asunción desde el pasado mes de julio.

 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy