Jueves 13 de Abril de 2017 | 12:09

Arzobispo cuestiona a masones: “No se puede ser católico y masón a la vez”
5385

Edmundo Valenzuela presidió la Misa Crismal esta mañana en la Catedral Metropolitana. Foto: @rufodiana. Edmundo Valenzuela presidió la Misa Crismal esta mañana en la Catedral Metropolitana. Foto: @rufodiana.

El arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, hizo un llamado de atención durante la misa crismal de esta mañana asegurando que “no se puede ser católico y masón a la vez” ya que es incompatible con la fe cristiana.

Esta mañana se celebró la Misa Crismal en la Catedral Metropolitana y estuvo presidida por el arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, con la participación de varios sacerdotes y diáconos.

Durante la celebración, hizo un llamado de atención muy especial sobre la autenticidad de la fe cristiana y haciendo mención especial a la asamblea de la Conferencia Masónica Interamericana (CMI), que se realizará la próxima semana en Asunción.

En ese sentido expresó: “En estos días se tendrá en Paraguay un encuentro internacional de la masonería, le recuerdo a los cristianos que no se puede ser católico y masón porque son incompatibles para la fe cristiana los principios de la masonería”.

El monseñor Valenzuela pidió las familias y jóvenes que “no se dejen engañar por quienes digan lo contrario”, asegurando que “la apostasía es negar la propia fe cristiana”.

A su vez, mencionó que junto con el sincretismo (la presunción de conciliar doctrinas o religiones diferentes), constituye un alejamiento práctico y doctrinal de la comunidad, además que al considerarse como un pecado grave exige la renuncia a la masonería y el sincretismo religioso para acercarse a los sacramentos de la iglesia.

Durante la misma crismal, también pidió rezar porque cada cristiano y católico no sea parte de la tentación de la violencia en todas sus formas, recordando el mensaje del Papa Francisco para este año de la Jornada Mundial de la Paz. “Resistamos al mal, a las injusticias y a la misma violencia con el pensamiento, el sentimiento y las obras no violentas, en la práctica, devolviendo a quienes usan la violencia gestos de perdón, reconciliación, cercanía, racionalidad y diálogo”.

El arzobispo de Asunción recomendó a los presentes que “no cedan a la intolerancia, a la enemistad, a las ofensas e insultos de unos contra otros”, sino que más bien amen a sus enemigos y recen por ellos.

Por último, invitó a todos a “cultivar en la mente y el corazón la cultura del diálogo franco y respetuoso, de la diversidad de opciones de los otros”, pues considera que esa es la única salida a cualquier conflicto, dejando de lado “la sordera o el ausentismo” en la difícil tarea de buscar salidas a todos los problemas como vencedores.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy