Domingo 25 de Noviembre de 2012 | 16:14

Caso Centenario: Midazolam habría sido la droga usada para violar
4221

El caso abuso en el Centenario continúa en varios frentes, uno de los cuales investiga el probable uso de alguna droga, para aturdir a la víctima. El caso abuso en el Centenario continúa en varios frentes, uno de los cuales investiga el probable uso de alguna droga, para aturdir a la víctima.

​El Midazolam (remedio de uso siquiátrico) pudo haber sido la droga que utilizaron para abusar sexualmente de la adolescente de 15 años, en el club Centenario. La "laguna mental" que según los investigadores fiscales tuvo la chica, alimenta dicha posibilidad, y la presunción está avalada por expertos.

En conversación con la 1020 AM, el doctor Charles Rodas Quiñónez, indicó que ese producto podría haber sido el elemento que aplicaron a la víctima.

El producto en cuestión es utilizado para tratamientos de ansiedad, y entre sus consecuencias está la acción que ejerce sobre el sistema nervioso central, con efectos sedantes, hipnóticos, amnésicos y miorrelajantes.

Las sustancias presentes en el Midazolam son conocidas como “drogas de abuso o para la violación sexual”, ya que genera un estado técnicamente igual a la hipnósis, quedando la víctima a merced de su atacante.

De acuerdo a la investigación fiscal, una de las líneas de pesquisa que se está llevando a cabo es el del probable aturdimiento que habría tenido la víctima, en el momento en que fue objeto del abuso.

CONMOCIÓN Y RABIA

El doctor Rodas Quiñonez señaló por otro lado, que los efectos que genera una violación son variados, y que la misión del profesional que atiende a la persona víctima, es hacer que la misma convida con lucidez con su nueva realidad.

“Un hecho de violación genera conmoción, rabia, indignación, miedo y vacío. Por eso será importante que el profesional vaya evaluando la situación de su paciente, para determinar si conviene o no el uso de fármacos”, subrayó.

BURUNDANGA

Por otro lado, en su sitio web (@Psicovivir), el sicólogo Alberto Barradas señala otra de las sustancias que habitualmente se usa para abusos sexuales o robos.

“Se ha extendido el uso de la escopolamina, un alcaloide tropánico que actúa como depresor de las terminaciones nerviosas y del cerebro. La escopolamina es conocida en Sudamérica con el nombre de burundanga, que suele mezclarse con alguna bebida alcohólica para robar o abusar de la víctima”, expresa el mismo.

 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy