Lunes 20 de Noviembre de 2017 | 09:35

Controlaba el Facebook de su mujer: por cada ‘me gusta’ le propinaba paliza
4466

El sospechoso y la víctima. El sospechoso y la víctima.

La víctima de violencia por parte de su pareja en Ñemby reveló más datos escalofriantes de lo que sufría a causa de los celos enfermizos de su novio, Pedro Heriberto Galeano, quien la golpeaba hasta dejarla inconsciente porque la misma ya no quería seguir en la tóxica relación.

Arnaldo Martínez, abogado de la víctima, contó que la joven de 21 años se sometió a una cirugía para reconstruir su tabique nasal y labios. Esta intervención fue solventada en parte por sus compañeros y su jefe, quienes la ayudaron en todo momento, según comentó el letrado en charla con la R800 AM.

“Tenía la boca toda rota, estaba muy dañada, tenía toda la piel colgada a causa de los golpes”, refirió. Acotó que la mujer no perdió los dientes, ya que el agresor le puso un trapo en la boca para que no gritara durante la brutal golpiza que sufría a diario. “Todos los días le preguntaba si seguía en planes de dejarle, entonces le golpeaba de vuelta”, agregó.

El defensor indicó que la mujer quedó gravemente herida y que si no era rescatada, iba a ser una víctima de feminicidio. Su cuerpo, cuando ella logró salir del cautiverio, estaba irreconocible. “Cuando vio la foto (quitada cuando fue internada), ella misma no se pudo reconocer y hasta preguntó quién era esa mujer”, afirmó.

El imputado, Pedro Heriberto, tiene conocimiento de artes marciales y aprovechaba esa situación para cometer su propósito: hacer daño a su novia. “Él le utilizó a su pareja como si fuera su ‘sparring’ o una bolsa”, lanzó el abogado, quien además reveló que el sujeto eran quien manejaba la cuenta de Facebook de su novia. “Le controlaba los mensajes y fotos, y por cada me gusta que recibía de sus amigos, (la mujer) recibía una paliza porque la acusaba de tener una relación con ellos”, indicó.

Por otra parte, Arnaldo Martínez contó que el propio padre del agresor, identificado como Heriberto Galeano, fue quien denunció a su hijo al constatar cómo vivía su nuera. El suegro de la víctima llevaba a diario la comida a ambos y siempre pedía verla, pero el sospechoso le decía que la misma estaba indispuesta. Esto ocurrió por varios días, hasta que en una oportunidad, la hija del hombre le comentó que su hermano hacía tiempo ya no estaba en relación con la mujer. Ese detalle, según consta en la carpeta fiscal del caso, le motivó a atropellar el domicilio, donde vio a la ciudadana encerrada y luego fue a la comisaría a denunciar a su hijo.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy