Jueves 17 de Noviembre de 2016 | 07:00

Combate al contrabando: lanchas de Detave, tiradas en los depósitos
2166

  •  
  •  
  • +1
Las lanchas que deben ser utilizadas para el combate se encuentran tiradas en un depósito de la Aduanas. Las lanchas que deben ser utilizadas para el combate se encuentran tiradas en un depósito de la Aduanas. Ver más fotos

Mientras los productores de cebollas están desesperados por la invasión del producto vía contrabando, uno de los organismos que debe combatir el ingreso ilegal de mercaderías que es el Detave, se encuentra atado de pies y manos: no tienen recursos humanos ni logísticos. De 13 lanchas que tenían operativas, hoy solo funcionan tres. El resto de las embarcaciones están tiradas y abandonadas en un depósito de la Aduanas en Itá Enramada.

En esta misma época pero del año pasado, una bolsa de 18 kilos de cebolla era comercializada a G. 70.000, sin embargo, ahora se registra una situación diferente en el mercado nacional, debido a que esa misma bolsa es vendida a G. 35.000 en el Mercado de Abasto.

Los productores aseguran que esto se debe a la competencia desleal, que es propiciada por el alto nivel de contrabando de este producto que ingresa de Argentina y Brasil.

Los productores frutihortícolas fueron hasta Aduanas para solicitar a las autoridades ayuda con el fin de terminar con el contrabando, ya que el grupo piensa que la falta de venta obedece a la competencia desleal.

Los trabajadores del campo aseguran que se redujo el 100 % de las ventas ya que no pueden vender a menos precio y están descontentos por cómo se está enfocando el control de ingreso de mercaderías.

Según los productores, el contrabando ingresa al país por río, tierra y aire. Los referentes del gremio de los productores sostienen que se registra un problema en la expedición de documentos de importación, es decir, pese a la superproducción de cebollas en nuestro país. Aduanas acredita el ingreso del mismo producto pero de otros países. Los productores no están de acuerdo con esta medida. Según la promesa de las autoridades aduaneras desde setiembre las autoridades se comprometieron en cancelar los documentos de importación, pero no lo hicieron aún.

DETAVE SIN RECURSOS

La Dirección Nacional de Aduanas a través del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (DETAVE) es la instancia especializada de realizar los controles y combatir el contrabando, sin embargo, ese departamento aduanero posee apenas dos lanchas para hacer un control por agua, ya que el resto de sus embarcaciones se encuentran fuera de funcionamiento por falta de recursos para el mantenimiento.

El Detave tiene alrededor de 40 a 50 funcionarios para hacer cobertura a nivel país. En uno de los puntos claves, donde según los mismos funcionarios se concreta el ingreso masivo de productores de contrabando (Puerto Elsa) apenas son seis empleados quienes van rotando por turno.

Las lanchas que deben ser utilizadas para el combate se encuentran tiradas en un depósito de la Aduanas.

La prefectura naval es otra de las que realiza los controles junto a la Policía y el Detave. Los puntos considerados más vulnerables y por donde se registra el mayor ingreso de los productos de contrabando son: Puerto Elsa, Itá Enramada, Vista Alegre y Encarnación. Hasta el momento el único recurso que utilizan para descubrir los cargamentos de contrabando, es a través de los informantes.

Ante esta situación, surgen varios interrogantes: ¿Cómo pretende la Aduanas combatir al contrabando, si ni siquiera su unidad especializada cuenta con los recursos necesarios para hacerlo? ¿Existe un contubernio entre funcionarios de prefectura, la policía para hacer la vista gorda?

Mientras todo esto sucede, centenares de productores de tomates, cebollas y papas se ven acogotados para poder saldar sus deudas, esas que fueron asumidas para realizar la producción.

Hoy se ven obligados a rematar sus productos a precios no rentables ante la mirada indiferente de las autoridades.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy