Nacionales

San Miguel, Misiones: 20 minutos bastaron para sembrar pánico y tristeza

“No estamos preparados para enfrentar los fenómenos de la naturaleza”, dijo el intendente de la citada comunidad, Julio César Ramírez.

En diálogo con la Radio 970 AM, el citado líder comunal explicó que, en apenas 20 minutos, el temporal de antes de ayer causó destrozos en 300 viviendas y arruinó cultivos de maíz y mandioca, afectando al menos a dos mil personas.

“Las localidades castigadas fueron la compañía Arazape, a 15 kilómetros del casco urbano de San Miguel, y el barrio Hugua”, dijo Ramírez.

Inmediatamente, de manera conjunta con técnicos de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), se dio inicio a un censo de los pobladores perjudicados.

Además, desde la municipalidad mencionada se procedió a declarar el estado de emergencia comunal.

Como primera medida, la SEN facilitará chapas a los afectados para que puedan volver a techar sus viviendas. Ya la Municipalidad de San Miguel entregará colchones, tejas y carpas.

“Vamos a necesitar también víveres. Además, los plantíos de maíz y mandioca resultaron dañados y van a dejar secuelas para esta comunidad”, finalizó.

 

Nacionales

Se rearman pero la lluvia los vuelve a arrastrar: la dura realidad en el Abasto

A casi dos semanas del incendio que consumió el Bloque C, los comerciantes del Abasto que quedaron sin espacio para vender sus mercaderías se guarecieron en carpas desde donde ofrecen sus productos. La incomodidad es lo de menos porque es la lluvia la que genera todo tipo de inconvenientes.

Fuente: Óscar López D. (@oscarlode)

Un equipo de HOY Digital y de GEN fue hasta el Mercado de Abasto para mostrar cómo hacen los comerciantes que están bajo los toldos de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) para trabajar en días de lluvia.

Los comerciantes formaron tres columnas, una central y dos laterales, dejando dos pasillos por donde los clientes pueden pasar a comprar frutas, verduras y artículos de almacén. Pese a la incomodidad, los comerciantes de ingeniaron para ubicar sus productos pero no sabían que las lluvias de esta semana les iba a suponer un problema.

Los dos pasillos se llenan de agua y los comercios ubicados a los costados tan solo tienen un angosto pasillo techado para poder resguardar a los clientes.

Era mediodía y Teófila Ruíz Díaz estaba almorzando un rico tallarín. Al ver al equipo periodístico hizo a un lado su plato y accedió a hablar. Dijo que el agua les está generando un desastre y pidió ayuda a las autoridades. “Le agradecemos al ministro que nos mandó el toldo. Gracias a eso tenemos techo, pero nuestros pies están llenos de agua. Se pierden mercaderías. Se moja todo. La papa y la cebolla tenemos que tener arriba”, explicó.

A su lado estaba su amiga, Valentina Ibarra, quien contó que permanece en el Mercado de Abasto desde las 2:00 hasta la tardecita. Dijo sentirse impresionada por los raudales que entraron al sector provisorio y reconoció que ningún cliente va a querer ir a comprarles mercaderías en medio de la precariedad en la que se manejan.

Sobre las ventas, no se queja pero sí de la ayuda porque hasta ahora no disponen de balanzas y tampoco energía eléctrica para ofrecer sus productos por kilo.

Con más ímpetu habló Liliana González quien dejó sus zapatos y se calzó una bota de lluvia. Expresó que no pueden dejar su negocio en ningún momento porque “hay muchos chespiritos”, refiriéndose a los consumidores de crack, una droga conocida vulgarmente como “chespi”. Ella utiliza cajas de plástico para sostener sus productos y pidió bases de madera para evitar que las cajas de cartón entren en contacto con el agua.

Para utilizar su balanza, dijo que tiene que ir hasta donde una amiga para cargar la batería de la misma. Dos horas de carga equivalen a dos días de autonomía, si se usa el artefacto en forma responsable.

“Estamos olvidados”, empezó diciendo María Agustina Ledesma quien con su marido trataban de extender una lona para cubrir sus productos. Explicó que los comerciantes se ayudan entre sí para evitar que el agua se convierta en pérdida y que deben hacer “malabarismos” para cubrir los turnos de mañana, tarde y noche.

En su caso, dijo que en el incendio anterior ya aprendieron cuál es la forma en la que tienen que reaccionar para proteger sus mercaderías. Sin embargo, sabe que esta vez se enfrenta a más lluvias y, según dijo, la reubicación mermó su capacidad de venta. “Ni la tercera parte de los clientes que tenía puedo recuperar. Nuestros clientes son cómodos, quieren todo servido”, dijo.

Al final de la carpa, ya al lado del pasillo, Elba Olmedo estaba en plena reubicación de sus productos. Como la carpa está cubierta de largo pero no de ancho, la lluvia le afecta igual. “Las mercaderías se van descomponiendo. Con la lluvia no se pueden vender los panificados, los productos de limpieza van deteriorándose con el agua”, explicó.

La consigna común es “arreglarse con lo que se tiene”. Los comerciantes saben que perdieron casi todo y que deben volver a levantarse porque sus familias dependen de ellos.

Mientras trabajan, miran de reojo lo que hacen o dejan de hacer las autoridades. Las promesas fueron cumplidas parcialmente y cada vez está mas lejos la renovación de su indispensable “Bloque C”.

 

Nacionales

DNCP logra Premio Nacional a la Calidad y Excelencia en la Gestión 2017

El Premio Nacional de Calidad y Excelencia en la Gestión es el máximo reconocimiento anual que hace el Gobierno en el campo de la gestión.

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) informó que, de manera conjunta con la Comisión Nacional de la Calidad (CNC), galardonó a la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) con el Premio Nacional a la Calidad 2017.

La premiación tuvo lugar en el Gran Teatro “José Asunción Flores” del Banco Central del Paraguay, en Asunción, y contó con la presencia de autoridades nacionales e invitados especiales.

La DNCP recibió el reconocimiento Premio Anual a la Calidad y Excelencia en la Gestión (Categoría Pública: Pequeña y Mediana) y el Premio Nacional a la Calidad y Excelencia en la Gestión.

El Jefe del Gabinete Civil de la Presidencia de la República, Juan Carlos López Moreira - en representación del presidente Horacio Cartes -, acompañado del titular del CONACYT, Luis Alberto Lima Morra e Ignacio Camacho, coordinador General del Premio Nacional a la Calidad, entregaron las distinciones.

A su turno, Santiago Jure, director de la DNCP manifestó que al recibir estos premios se reafirma el compromiso de la entidad “para seguir trabajando en beneficio de nuestro país, apostando a la excelencia en la gestión.”

El Premio Nacional de Calidad y Excelencia en la Gestión es el máximo reconocimiento anual que hace el Gobierno a las organizaciones públicas y privadas que se destacan en la mejora continua de sus procesos mediante un enfoque de cambio hacia la gestión de calidad, explicó la Agencia de Información Paraguaya.

 

Nacionales

Temporal en San Pedro: solo duró unos minutos pero causó destrozos

Casas destechadas, cables de la ANDE que se soltaron, árboles y murallas caídas dejó la furia de la Naturaleza en un “vuelo rasante”.

Según informó el corresponsal del Grupo Nación en San Pedro - Lorenzo Agüero -, un viento fuerte, acompañado de lluvias se abatió sobre la capital del departamento de San Pedro dejando a su paso varios arboles añosos caídos, cable eléctricos sueltos, así como varias casas destechadas.

La tormenta llego sobre la ciudad de San Pedro alrededor de las 17 horas de este jueves y duró apenas algunos minutos, pero fueron suficientes para dejar destrozos, reportó Agüero.


El temporal también causó destrozos en otros distritos del Departamento, añadió.

Dentro del gran susto y de los perjuicios, lo rescatable es que no se registraron víctimas, finalizó.

 

Nacionales

“Si ya le disparaste, matale nomás ya”: un viernes 13 lo dejó sin piernas

De Los Santos Gabriel Insfrán Lezcano fue sorprendido por dos personas el viernes 13 de setiembre del 2013, antes de llegar a su casa ubicada en la ciudad de Ypané. Los maleantes lo dispararon en la espalda, lo dejaron paralítico e incluso debatieron sobre su vida. El hombre tuvo otra oportunidad y ahora consiguió la forma de ayudar en su casa.

A unas cuadras de su casa, De Los Santos fue interceptado por dos maleantes quienes lo despojaron de su moto. Uno de ellos lo obligó a ponerse boca abajo y él terminó accediendo.

“No me maten por favor. Tengo una familia. Tengo una esposa y un hijo de seis meses”, dijo De Los Santos pero los maleantes, quienes ya le sacaron su motocicleta, querían eliminar cualquier posibilidad de quedar expuestos ante la justicia. En ese momento se produce un diálogo entre ellos y uno le dice al otro: “disparale en la cabeza. Si ya le disparaste, matale nomás ya”.

La frase despertó la deseperación de De Los Santos y luego de interminables segundos de debate, los delincuentes decidieron perdonarle la vida.

La vida para el hombre no fue la misma. La bala que lo tumbó acertó en la columna, específicamente en la vértebra L3, lo que terminó por dejarlo paralítico. En conversación con HOY Digital, relató que durante seis meses estuvo postrado en una cama sin poder moverse. Solo lograba higienizarse gracias a la ayuda de su esposa, Lilian Franco.

Ocho meses después recién logró sentarse y en un año consiguió sentarse en una silla de ruedas para poder movilizarse. Como quedó impedido, es su esposa la que empezó a hacerse cargo sola de los gastos de la casa y la manutención de su hijo.

“Nos mantuvimos con la caridad de la gente. Mi señora empezó a hacer empanadas, sanguichitos. Se puso los pantalones. Hacía cualquier cosita para sustentarme”, relató.

Gracias a las gestiones del director General de Empleo del Ministerio del Trabajo, Enrique López Arce, una empresa de telefonía le proveyó de herramientas y de capacitación para reparar celulares, desde su casa. Esta actividad ya la realizaba anteriormente pero ahora la desempeña con el profesionalismo que exigen los nuevos tiempos.

López Arce expresó que están haciendo gestiones para que las compañías de telefonía le provean de un puesto de recarga de manera a dar oxígeno a las finanzas familiares.

Al igual que De Los Santos, varios ciudadanos tratan de salir adelante después de haber pasado por situaciones críticas. El hombre instó a la gente a luchar, a no creer que todo está perdido y a confiar en Dios.