Lunes 20 de Marzo de 2017 | 06:30

Se encadenó por justicia: “Tengo que pedir limosna”
2674

Zulma Sosa se encadenó a la puerta de entrada del Juzgado de Luque exigiendo justicia por su hijo fallecido y otra que necesita asistencia al igual que ella. Foto: Fb Estamos cansados de sus leyes. Zulma Sosa se encadenó a la puerta de entrada del Juzgado de Luque exigiendo justicia por su hijo fallecido y otra que necesita asistencia al igual que ella. Foto: Fb Estamos cansados de sus leyes. Ver más fotos

Zulma Sosa se encadenó a la puerta de entrada del Juzgado de Luque exigiendo justicia. La mujer y sus hijos de 6 y 10 habían sido atropellados por la docente Gladys Vargas, quedando con graves secuelas.

La mujer inició la medida de fuerza anoche pero por problemas de salud tuvo que retornar a su domicilio esta madrugada. En conversación con radio 970 AM, explicó que la responsable del accidente recurre a chicanas para no ir a juicio.

“Me atropellaron cuando le llevaba a mis chicos a la escuela. La señora que nos atropelló hasta hoy no se comunica conmigo. En cada audiencia siempre se presenta sin abogado para alargar mi caso”, detalló.

A Zulma se le amputó una pierna y no puede mover uno de sus brazos. Su hijo de 6 años falleció y su nena que ahora tiene 12 años quedó en estado vegetativo. La familia estaba a bordo de un biciclo. El percance ocurrió en junio de 2015 en en Piquete Cué, Limpio y la acusada es docente y política del PLRA.

“Ya serán dos años y prácticamente no se avanzó. La persona que nos atropelló está libre. Hacen a propósito para alargar, no puede ser que el juez suspenda el juicio oral para un año. Yo le estaba llevando a mis hijos a la escuela y la señora venía en zig zag”, lamentó la mujer.

Sosa anunció que volverá a encadenarse. “Necesito justicia, es la única manera que se me haga caso. El fiscal tenía que estar del lado de la víctima pero desde un principio él estuvo a favor de la señora. El lunes pasado en la audiencia estuvo hablando con la señora y testigos, enseñándoles cómo declarar”, refirió.

El suceso le cambió la vida, según dijo la afectada. Tanto ella como su pequeña están al cuidado de su madre. “Mi mamá perdió todo, para cuidarme trabaja tres veces por semana y solo gana G. 50.000 que no nos alcanza, tengo que pedir limosna, vivo de la caridad de la gente”, finalizó.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy