Martes 12 de Enero de 2016 | 08:28

Terror en viajes al Brasil: ola de asaltos de ida y vuelta impacta a negocios
8224

Nuestra Señora de la Asunción y Sol del Paraguay, las empresas "preferidas" por los piratas del asfalto. Foto: La Nación. Nuestra Señora de la Asunción y Sol del Paraguay, las empresas "preferidas" por los piratas del asfalto. Foto: La Nación.

Las empresas Nuestra Señora de la Asunción y Sol del Paraguay solicitaron a la Dinatran de Paraguay que inicie contactos con su par del Brasil, la Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT), para modificar la ruta Asunción-San Paulo debido a los constantes asaltos que sufren buses paraguayos y brasileños.

​Ricardo Fustagno, integrante de la Cámara Paraguaya de Transporte Internacional Terrestre, manifestó que la situación ya es insostenible. A más de pedir el cambio de itinerario a la Dinatran (Dirección Nacional Transporte), solicitaron la intervención de la Cancillería Nacional.

El año pasado ambas empresas sumaron diez asaltos, que en promedio sería un asalto por mes y medio. “Queremos venir por otra ruta, donde haya mayor cantidad de paradores y tráfico de vehículos, por más que no convenga (por la distancia y el tiempo) creemos que es la solución al problema que tenemos”, expresó.

Fustagno indicó que intentaron una salida “parche” en el 2015, pero que no dio resultado. “Nos juntábamos varios vehículos, entre pasajeros, camiones y automóviles, para viajar pero ni así paramos los asaltos”, declaró.

La ruta considerada como peligrosa incluye Asunción, Cascavel, Maringa, Londrina y San Paulo. “La zona roja tenemos en un radio de 200 kilómetros, de Cascavel a Londrina”, detalló.

Ahora manejan dos alternativas. La primera es usar el tramo Asunción, Cascavel, Guarapuava, Ponta Grossa e ir al norte hasta San Paulo. La segunda y que actualmente ya está siendo usada sin tener el “ok” correspondiente es la más larga: Asunción, Cascavel Guarapuava, Curitiba y luego enfilar hasta San Paulo.

Tanto Nuestra Señora de la Asunción y Sol del Paraguay sufrieron consecuencias de los constantes asaltos. “Tuvimos un bajón importante de pasajeros, la gente tiene temor a viajar, la ola de asaltos repercutió mucho”, sentenció.

El último caso de asalto se registró la semana pasada. Un bus con 14 pasajeros paraguayos abordo fue víctima de un asalto tipo comando, en la ciudad de Ubiratã, estado de Paraná, Brasil. El hecho fue efectuado por hombres con armas largas que “vaciaron” a los paraguayos y los dejaron varados en un sojal.

 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy