Nacionales

Travesti y su cliente se toman a trompadas en motel: uno y otro se denuncian por robo

Un hombre y una travesti se denunciaron entre sí de haber sido asaltados anoche en un motel de Lambaré. El despojo fue de G. 100.000 pero ambos terminaron en el calabozo, negando el hecho. La denuncia la realizó la propietaria de la casa de citas.

La dueña de un motel de Lambaré ubicado en las calles Mariscal Estigarribia casi Choferes del Chaco denunció que en una de las habitaciones se originó una gresca en la que se escuchaban golpes de todo tipo además de pedidos de auxilio.

La Policía jurisdiccional acudió al llamado al sistema 911 y encontró forcejeando a la pareja dentro de la habitación. El hombre identificado como Cristian Ovelar, denunció que fue la travesti la que le robó el dinero mientras que Osvaldo Centurión alias “Gabi” dijo que ella fue la asaltada.

Al llegar a la Comisaría 11 de Arroyo Seco, “Gabi” dijo al canal NPY que Cristian Ovelar es solo su amigo y que ninguno de los dos denunció el hecho. Sostuvo que la propietaria del motel llamó al 911 pero que ellos estaban ingiriendo bebidas en la vereda.

“No le asalté, preguntale a él. Es mi amigo, mi conocido”, dijo “Gabi” quien en otro momento de la entrevista se contradijo diciendo que conoció a Ovelar anoche. Cristian Ovelar evitó dar declaraciones y en todo momento se ocultó de la cámara del canal televisivo.

El hecho fue comunicado a la Fiscalía y se investigará en qué circunstancias se produjo el robo.

 

Nacionales

VIDEO | Casi mueren aplastados tras desplome de silo

Un silo con avería se desplomó en Campo 3 de Caaguazú. Afortunadamente los trabajadores del sitio lograron escapar segundos antes del derrumbe.

El ingeniero Héctor Cristaldo, de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), confirmó que el hecho ocurrió durante la tarde del miércoles en Campo 3 de Caaguazú, pero que no dejó heridos. Añadió que se trataba de un silo nuevo que al parecer tuvo problemas al sobrecargarse.

Comentó que no posee mayores datos del incidente y que en estos momentos está intentando contactar con el propietario del establecimiento.

Los trabajadores se encontraban retirando los granos que salían por una abertura del silo, cuando en un momento dado escucharon un estruendo y vieron como la grieta iba agrandándose.

Inmediatamente, los sujetos comenzaron a correr del lugar para ponerse a salvo y en cuestión de segundos, según se observa en un video, la gran estructura se vino abajo.

 

Nacionales

Con golpes de puños y patadas un joven "masacra" a su pareja y luego se entrega a la policía

Los casos de violencia familiar suman de manera ostensible. Un nuevo caso que conmueve es el de una joven que fue "masacrada" a golpes por su pareja.

Santiago Sanchez, 22 años, fue denunciado por su pareja (ahora ex) Verónica Villalba (23) por una brutal golpiza que, según la misma, le propinó en la vivienda en la que vivían.

La mujer señaló a Telefuturo que en medio de una discusión con el joven, éste procedió en un momento a arremeter contra ella con golpes de puños y patadas.

Una vez más, los celos enfermizos, en este caso del hombre, detonaron el nuevo episodio.

El hecho de verificó en la residencia de la joven, en el barrio San Vicente de Asunción. La policía interviniente dio aviso al Ministerio Público, en donde se procedió a emitir una orden de detenición.

Poco después de ello, Sanchez se dio por detenido y ahora deberá hacer frente a un juicio.

 

Nacionales

Crecen consultas por impulso de robar: caso de la abogada bolsonera destapó la 'epidemia'

Tras saltar el caso de una abogada y funcionaria judicial que tiene antecedentes de robar objetos en un mismo local comercial, muchos se han preguntado ¿se trata de un caso de cleptomanía o es solamente una simple ladrona?

El día martes una abogada y funcionaria del Poder Judicial identificada como Rocío Fleitas Samaniego (40) fue aprehendida luego de ser descubierta hurtando varias prendas de vestir de un local comercial ubicado en el microcentro de Asunción. La misma también se desempeña como docente auxiliar de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Asunción (UNA).

En este caso en particular, los propios empleados lograron identificar a la mujer ya que la misma es conocida por apropiarse de algunos artículos cada vez que acude a dicho local.

Teniendo en cuenta que esta persona obtiene ingresos económicos fijos al desempeñarse como relatora judicial, docente y abogada, sumado al hecho de que ya cuenta con antecedentes similares, surge la interrogante: ¿se trata de un caso de cleptomanía o es una simple ladrona?

Para debatir sobre este tema consultamos con el doctor Óscar Paats, psiquiatra especialista en trastornos de ansiedad y que cuenta con acabada experiencia a nivel nacional e internacional.

El mismo manifestó que la cleptomanía es muy común y suelen verse muchos casos en consultorio, por lo que no es algo demasiado atípico pero sí poco difundido a nivel general.

Este padecimiento se relaciona directamente con los trastornos del espectro de la ansiedad, comentó el especialista, debido a que las personas que lo padecen se muestran ansiosas a la hora de hurtar los objetos. Así también, es más común en mujeres que en hombres.

Por lo tanto, la cleptomanía podría definirse como el deseo compulsivo de robar artículos que no son necesarios o que tienen poco valor monetario, ya sean ropas, bolígrafos, presilladoras, tazas, centros de mesa, etc., y que como resultado dan placer o alivio a la persona que lo padece.

LA CLEPTOMANÍA Y LA ANSIEDAD

Según indicó el doctor Paats, la ansiedad se libera una vez que el cleptómano comete el hecho, pero luego de unos minutos se da cuenta de lo que hizo, entra en razón y lo invade un sentimiento de culpa por haber tomado algo sin permiso.

Aquellos que sufren de este trastorno sienten un impulso muy fuerte y, hasta tanto no hurten algo, siguen teniendo cierto malestar, mencionó. Básicamente, “roban para aliviar su ansiedad”.

La ansiedad de un cleptómano puede compararse a la de una persona adicta al cigarrillo que tiene deseos de volver a fumar, teniendo cierta similitud con lo que se conoce como “síndrome de abstinencia”, explicó el profesional.

SENTIMIENTO DE CULPA

“Ellos no miden lo que roban, pero sí sienten culpa. Hay gente que, por ejemplo, puede robar billeteras o documentos de identidad por más que tengan dinero, todo depende del contexto”, expresó Paats, señalando que este tipo de personas cometen los actos sin intenciones maliciosas.

Sobre este punto, precisó que un cleptómano no puede compararse con un ladrón común dado que el primero tiene remordimiento luego de hurtar algún objeto y no lo hace por voluntad propia, mientras que el segundo lo hace para obtener un beneficio propio sin importarle las consecuencias.

En la mayoría de los casos, los pacientes con cleptomanía sufren de insomnio, ya sea por el deseo de llevar cosas o por el malestar que tienen, además de problemas de concentración, irritabilidad, taquicardia y sudoración.

SIGNOS

Entre algunos de los signos de alguien que sufre de cleptomanía se encuentran:

*Fracaso recurrente para resistir el impulso de robar.

*Aumento de la tensión justo antes de cometer el robo.

*Sensación de placer, gratificación o alivio en el momento del robo.

CAUSAS

No existe un motivo o causa específica, pero muchas veces es una cuestión genética, manifestó el doctor Paats. En tal sentido, recordó que frecuentemente existen antecedentes familiares.

Las personas con cleptomanía a menudo tienen otro trastorno psiquiátrico, como trastornos depresivos y bipolares, de ansiedad, de alimentación, de la personalidad, por abuso de sustancias u otros trastornos relacionados al control de los impulsos.

TRATAMIENTO

El tratamiento para personas con cleptomanía contempla una psicoterapia (o terapia conductual), la cual los ayuda a identificar y suprimir sus deseos de robar, siendo acompañado en algunos casos más complejos por la medicación.

¿TIENE CURA?

Según afirmó el doctor Paats, una persona que siga un tratamiento especial sí puede llegar a “curarse” de la cleptomanía, aunque con el tiempo existe la posibilidad de que vuelva a caer. El alcohol, la presión en el trabajo, los problemas familiares o económicos, entre otros, son algunos factores que pueden influir en una eventual recaída.

Por ello, este especialista considera de vital importancia que la persona afectada acuda por lo menos dos veces al año a un control de rutina posterior a recibir el alta médica, a fin de descartar cualquier complicación.

COMO SE CONFIRMA QUE UN CASO ES REAL

En relación al caso de la abogada y funcionaria judicial que fue aprehendida tras cometer un robo, el doctor Paats evitó afirmar si es que se podría enmarcar como un caso de cleptomanía dado que, primeramente, se debe confirmar si es que la afectada anteriormente recibió algún tipo de asistencia profesional o médica.

Asimismo, indicó que cualquier persona puede alegar que padece de cleptomanía como una estrategia legal para eludir a la justicia y evitar ser procesado, por lo que lo más prudente siempre es realizar un análisis de cada caso.

El psiquiatra recordó que, en este tipo de casos, solamente un juez puede determinar por la vía judicial si se trata o no de un cleptómano, pero para ello primero se debe practicar una pericia psiquiátrica que incluye dos informes, uno elaborado a pedido de la parte afectada y otro por parte del Poder Judicial.

 

Nacionales

Médicos paraguayos sientan postura sobre el aborto

Un grupo de médicos paraguayos decidió expresarse en contra de la interrupción del embarazo e instó a las mujeres a no apostar por esta práctica.

A través del colectivo denominado Médicos por la Vida-Paraguay, los profesionales expresaron que están en contra del aborto, porque esto no libera a la madre de la responsabilidad, sino más bien “hace ser madre de un niño muerto”, según explicó el doctor Isaac Benítez.

La doctora Vanessa Fariña argumenta, según un video compartido en sus redes sociales, que el feto tiene derechos propios y que no forma parte del cuerpo de la mujer que lleva adelante el embarazo.

Mientras que Lorena Spinzi resaltó que realizarse un aborto seguro no es posible ni de llevarse a cabo dentro de un centro asistencial preparado para el efecto, ya que siempre existe un alto riesgo para la mujer que se somete a esta intervención.

“Che rapicha kuña, aníke avave nembotavy oimongue nde akáme ejukahagua nde memby. (Compañera, que nadie te meta en la cabeza para matarle a tu hijo)”, señaló de manera tajante la médica Ana Collante.

Otros que manifiestan que “defienden la vida” son los doctores Karen Ocampo, Edith Gayoso, Karon Garrigoza, Ulises Urbieta, Tereza Ramos, Ana Ferrari, Gustavo Corvalán, Carlos Jorge Ocampos, Christian Armele y Carlos Giménez.

Tras darse en Argentina la media sanción a un proyecto de legalización del aborto, en Paraguay se intentó instalar el debate sobre este polémico tema, sin embargo, la propia izquierda (afín a la opción de que la mujer decida sobre su cuerpo) reconoció que aquí aun no existe el escenario necesario para presentar una propuesta similar.