Viernes 1 de Diciembre de 2017 | 10:01

Cura escocés hace un pedido a la comunidad: “Recen para que el príncipe George sea gay”
27

"Es el equivalente teológico de la maldición de un hada malvada en los cuentos", expresó un cura conservador. 
"Es el equivalente teológico de la maldición de un hada malvada en los cuentos", expresó un cura conservador. Ver más fotos

El sacerdote Kelvin Holdsworth impulsa una petición para que el heredero al trono sea homosexual y que, de esta manera, la Iglesia anglicana acepte el matrimonio igualitario. A sus 4 años, el pequeño George fue nombrado como el próximo “salvador” que ayude a impulsar la union entre personas del mismo sexo.

El reverendo Kelvin Holdsworth, rector de la catedral de Glasgow y figura prominente de la Iglesia Episcopal escocesa (que es parte de la comunidad anglicana), abrió una fuerte polémica al formular su propuesta en su blog.

El líder eclesiástico pide en esta Navidad que la comunicada rece de forma masiva para que el heredero al trono británico sea homosexual, pues asegura que es la única vía, y la más rápida, para que la comunidad cristiana de Reino Unido acepte el matrimonio gay.

“Una boda real podría resolver las cosas de manera notable fácilmente, aunque tendremos que esperar 25 años para que eso suceda, dada la edad del menor todavía. ¿Quién sabe si eso podría acelerar el proceso natural de las cosas por otros medios?”, explica el clérigo que siempre ha hablado abiertamente de su condición sexual y apoya firmemente a los LGTBI, grupo al que también pertenece.

Por otro lado, el sacerdote Gavin Ashenden, un clérigo de ideología conservadora y que estuvo a disposición de la reina durante cuatro años, estalló al enterarse de la propuesta: “Es una plegaria desagradable y desestabilizadora”, dijo Ashenden, sobre todo teniendo en cuenta que las expectativas son que Jorge reine un día y “produzca un heredero biológico con una mujer a la que ame”.

“Es el equivalente teológico de la maldición de un hada malvada en los cuentos”, añadió.

No obstante, el propio obispo de Buckingham, Alan Wilson, que respalda el matrimonio entre personas del mismo sexo y se declara liberal, no tiene claro qué ocurriría ni cómo actuaría la Casa Real en caso de que un miembro poderoso de las futuras generaciones fueran homosexuales.

Y así se lo hizo saber al diario británico The Times ésta semana: “En algún momento en el futuro, si un miembro de la familia real llegara a ser gay y deseara casarse, sería un enigma interesante”.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy