Jueves 17 de Enero de 2013 | 03:00

“Con esta mujer casada descubrí el sexo con amor”
7358


En la primera parte de su historia, Joelito inos contaba que su plan era casarse el próximo Día de los Enamorados, y que ya hasta habían hecho, con su novia, el pedido de tarjetas. Pero su familia anuló el pedido. El dice que tiene la culpa de que la boda haya quedado en aguas de borraja. Finalmente, y aunque su familia le insistía para que no se le ocurra elegir como futura esposa a una chica que no fuera “de la alta”, él se enamoró de una chica que no estudiaba precisamente en un cole privé chuchi. De Tere, no fue la belleza lo que lo atrajo: “yo estaba rodeado de chicas lindas, así que no fue eso, sino que quise contradecirle a mi papá con este noviazgo”, cuenta. Sin embargo, a sus padres y abuelos les simpatizó enseguida la chica. Eso le desubicó, porque él quería que se le opusieran.

​En realidad, Joelito se había sentido atraído por Tere, pero más que nada, por hacerle la contra a su familia. Cuando ellos la aceptaron con cariño, él comenzó a perder el interés. El noviazgo, plenamente aceptado por sus familias, ya estaba durando dos años, durante los cuales él no la presionó para que tuvieran relaciones íntimas: “me di cuenta en primer lugar que era virgen y que le tenía demasiado miedo a que lleguemos a una relación íntima. No le forcé, ya que yo tenía mi grupo de amigos y amigas que nunca le aceptaron a Tere y donde tuve sexo siempre que quise en las escapadas de fines de semana, cosas que siempre hicimos con compañeras y sin que te pidan por eso que seas el novio. Sanber es ideal para ese tipo de pecaditos sin consecuencias”, asegura.

Y además, Joel no pensaba que duraría tanto tiempo ese noviazgo. “Yo planeaba cortar con Tere cuando comenzó a darse la posibilidad de sexo, porque ella empezó a buscarme en ese sentido, ella me dejaba toquetearla más que antes, y ya llegamos a todo lo que se podía sin que haya sexo directamente. Así que como novio, ya no podía seguir así porque iba a parecer que no quería yo, así que le dije directamente creyendo que allí ella se iba a enojar, pero no, me aceptó irnos a un motel, y tuvimos sexo. Lo que menos pensé es que ella podía embarazarse y que yo me viese obligado a casarme, pero todo se dio y yo fui aceptando, y cuando también acepté casarme, le conocí a Yuli”, refiere.

Pese a aquella vez y otras veces más llegó a tener intimidad sexual con su novia, a él Tere no le gustaba mucho en la cama. “era muy torpe, pero sobre todo me pichaba que ella no disfrute del sexo, me miraba con los ojos abiertos y se notaba que no sentía nada, un día le pregunté porqué no le gusta, y me dijo que sí le gusta, pero porqué ni siquiera un gemido cuando estamos juntos, le pregunté. Me dijo que es su forma de ser nomás y empezó a llorar pidiéndome perdón”, sigue contando.

“SÍ, ME CASO”

Y entonces fue que él decidió que no podía seguir con una novia que le aburriría en la cama si la convertía en su esposa, y que de hecho, no le gustaba en ese sentido. Pensaba nada más cómo decirle que quería que rompieran, cuando ella le mandó un mensajito por celu, diciéndole que estaba en un sanatorio. El no hizo mucho caso al mensaje, siguió con sus amigos, cuando ella le llamó diciéndole que el médico le confirmó que estava embarazada.

“Me pasó el celular con su papá, él me preguntó sólo si me voy a hacer responsable, y le dije que sí porque me asusté. En fin, tuve que contarle a mis padres, y como yo ya estaba trabajando en la empresa de papá, ellos se alegraron ya que se venía un nietito o nietita. Pero dos meses después le conocí a Yuli, una chica que enseguida me atrajo, y que resultó que era casada”, cuenta.

El mismo día en que se conocieron, cuenta nuestro entrevistado, Yuli la llamó y le preguntó si a ella nomás le pareció o él le tiraba “onda”. Esto es lo que nos cuenta:

“Ella me invitó a salir, le dije que sí, y nos encontramos. Directo nos fuimos a un motel y ahí supe que ni mi novia, mi mis amiguitas fáciles, eran mujeres de verdad. Con esta mujer casada descubrí el sexo con amor”, refiere

“Mi mamá me preguntó quién es su otra nuera”

Tras esa noche, dice nuestro entrevistado, él ya ni se acordó de su novia, hasta que Tere le llamó preguntándole si podían ir juntos a elegir el modelo de tarjetas para la boda. “Yo me quedé en suspenso, y entonces, mamá que estaba escuchándome hablar con Tere, después me preguntó qué me pasaba. Yo le dije que estoy enamorado de otra, entonces ella me preguntó cuándo conocí a la otra y quién es, y le dije que no puedo decirle porque quizás a esa chica no le gustaría que se sepa lo que tenemos.

Como madre que es, enseguida captó lo que pasaba y me preguntó si es casada”, relata. Pero los preparativos seguían, y su mamá continuaba insistiéndole para que le cuente quién era “la otra” nuera que tenía. “Yo apenas le atendía ya a Tere cuando llamaba, hasta que me llamó su mamá preguntándome porqué me iba a casar con su hija si no la quería por lo visto, porque ella la veía llorar y sufrir por mí. Le dije que me disculpe, pero que es una cosa entre Tere y yo”, refiere.

* LEA MAÑANA: Final de esta historia

 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy