Gotas de paz

San Bartolomé, apóstol: 24 de agosto

506 - “Yo te vi antes que Felipe te llamara cuando estabas debajo de la higuera”. Jn 1, 48

Dios siempre se vale de personas concretas para llamarnos a trabajar en su reino, pero estas personas son solo instrumentos de Él. Es siempre Él quien nos elige, pues nos conoce profundamente, pues ya nos vio cuando estábamos en nuestras situaciones vividas. También Felipe fue solo un instrumento, pues Jesús ya había visto a Bartolomé bajo la higuera. Si alguien nos invita para un trabajo apostólico es porque Dios antes ya se fijó en nosotros e inspiró a este hermano para que nos llamara. Ojalá sepamos decir sí a la confianza que Dios nos tiene. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Viernes de la vigésima semana del tiempo durante el año

347 - “Maestro, ¿cuál es el precepto más importante en la ley?”. Mt 22, 36

También a nosotros hoy el Señor nos responde que lo más importante en nuestra religión es el mandamiento del amor a Dios y a los hermanos. No nos olvidemos que amar es servir. Ama a Dios y a los hermanos quien sabe servirlos con alegría. El servicio a Dios se realiza en la participación en la Iglesia, de los sacramentos, en una vida intensa de oración. El servicio a los hermanos se realiza siendo sensible a los necesitados que encuentro en mi camino. Quien hace esto, está en la más plena gracia de Dios: cumple toda la ley. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Santísima Virgen María, Reina: 22 de agosto

505 - “El poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”. Lc 1, 35

Toda la vida de la Virgen María fue caracterizada por esta intimidad con Dios, que la cuidó siempre en su peregrinación terrenal y, según la fe de la Iglesia, después de llevada a la gloria celestial, la coronó como reina del cielo y de la tierra. Esta fiesta es signo del cariño que los cristianos tienen por la madre de Jesús. En el lenguaje de hoy, ella sería la primera dama, esto es, no es ella quien decide, no tiene el poder, pero tiene mucha influencia. Es por eso que, confiados en su intercesión, la veneramos como reina y madre.

 

Gotas de paz

Miércoles de la vigésima semana del tiempo durante el año

345 - “El reino de los cielos se parece a un hacendado que salió a contratar trabajadores para su viña”. Mt 20, 1

Mientras estamos en este mundo, estamos invitados a trabajar en la viña del Señor. Algunos fueron contratados desde muy temprano, cuando aún eran pequeños; otros tuvieron su encuentro con Dios cuando ya eran jóvenes o en la edad adulta: sucedió algo que los hizo despertarse para el trabajo en el reino de Dios. Pero otros, al atardecer, cuando ya estaban jubilados o cuando ya entraban en la última hora, experimentaron la misericordia de Dios y decidieron trabajar. En esta viña nunca es tarde para empezar a trabajar; el patrón pagará muy bien a todos. Decídete y ponte a servir al gran Patrón. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Martes de la vigésima semana del tiempo durante el año

344 - “Difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos”. Mt 19, 23

Jesús no es contrario a los ricos, hasta tuvo amigos con muchas posesiones que le ayudaban. Pero no dejó de anunciar el peligro de las riquezas. Las personas adineradas deben estar muy atentas a no permitir que las riquezas las hagan ciegas. Muchos ricos se creen omnipotentes. Piensan que pueden comprar todo y se sienten como si fueran dioses. Creen que pueden humillar y despreciar a los de otras condiciones. Todo esto puede ser una barrera para que entren en el Reino de Dios. También los ricos deben acumular tesoros en el cielo, pues los de aquí, aquí se quedan. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Lunes de la vigésima semana del tiempo durante el año

343 - “Uno solo es bueno”. Mt 19, 17

Todos nosotros debemos esforzarnos por ser buenos, pero siempre en nuestra vida tendremos sombras de maldad o de pecados. Solo Dios es en forma absoluta totalmente bueno. El hecho de que nos caigamos y pequemos, no nos debe desesperar, pues el Señor, en su infinita bondad, sabe y quiere perdonar nuestras equivocaciones. Él espera que exista siempre el esfuerzo. Por otro lado, no debo desanimarme al reconocer que, aunque mucho me esfuerce, no llego a ser perfecto. Esto sería soberbia y orgullo. Es propio de la condición humana estar en camino, con sus fragilidades e inconsistencias. Lo importante es mantener siempre la meta y levantarse cada caída con el deseo de ser mejor que ayer.

Paz y bien.

 

Gotas de paz

Vigésimo domingo del tiempo durante el año

342 - (año C) “¿Piensan ustedes que vine a traer paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división”. Lc 12, 51

Parece muy extraño encontrar estas palabras en la boca de Jesús, el Príncipe de la Paz. ¿Cómo entenderlas? La PAZ de Jesús no es una paz a cualquier precio y mucho menos mediocre, donde el mal esté abrazado al bien; el opresor de manos tomadas con el oprimido o el que hiere sonriendo al herido. Jesús vino para dividir y separar estas realidades para desenmascarar la injusticia, la violencia y la opresión y solo así poner las bases de una paz verdadera, que nace del respeto y del amor. Su paz es exigente. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Sábado de la decimonovena semana del tiempo durante el año

339 - “Dejen que los niños vengan a mí…”. Mt 19, 14

En su vida terrena, Jesús tuvo siempre mucha atención a los niños ya sea porque, en su sencillez, ellos hablan de los valores del reino que todos debemos tener, ya sea porque necesitan de un especial cuidado para que puedan crecer y desarrollarse integralmente. Jesús siempre quiere bendecirlos; por eso debemos llevarlos a la iglesia, debemos presentarlos a Jesús, debemos ir sembrando en sus corazoncitos los valores, el amor hacia Dios y a los hermanos. No impidamos jamás con nuestros prejuicios, con nuestras maldades o con nuestra pereza que los niños se acerquen al Señor y reciban de él las gracias necesarias para una vida feliz. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Viernes de la decimonovena semana del tiempo durante el año

338 - “Hay personas que no se casan a causa del Reino de los cielos”. Mt 19, 12

Casarse y formar familia es un derecho natural del ser humano; sin embargo, existen algunas personas que, tocadas por el amor de Dios, sienten el deseo de servir totalmente a la Iglesia y a los hermanos, renunciando a este derecho natural. Ellas se esfuerzan por vivir en castidad, entregándose enteramente al apostolado. Ciertamente, esta es una opción exigente, que necesita estar bien motivada, pues los asedios de la sexualidad están siempre presentes. Aunque sea difícil, el reino de Dios necesita de muchas personas a tiempo completo. Sostiene, Señor, en fidelidad a aquellos que lo dejaron todo y envíanos más trabajadores a tiempo completo. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Viernes de la vigésima semana del tiempo durante el año

347 - “Maestro, ¿cuál es el precepto más importante en la ley?”. Mt 22, 36

También a nosotros hoy el Señor nos responde que lo más importante en nuestra religión es el mandamiento del amor a Dios y a los hermanos. No nos olvidemos que amar es servir. Ama a Dios y a los hermanos quien sabe servirlos con alegría. El servicio a Dios se realiza en la participación en la Iglesia, de los sacramentos, en una vida intensa de oración. El servicio a los hermanos se realiza siendo sensible a los necesitados que encuentro en mi camino. Quien hace esto, está en la más plena gracia de Dios: cumple toda la ley. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Santísima Virgen María, Reina: 22 de agosto

505 - “El poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”. Lc 1, 35

Toda la vida de la Virgen María fue caracterizada por esta intimidad con Dios, que la cuidó siempre en su peregrinación terrenal y, según la fe de la Iglesia, después de llevada a la gloria celestial, la coronó como reina del cielo y de la tierra. Esta fiesta es signo del cariño que los cristianos tienen por la madre de Jesús. En el lenguaje de hoy, ella sería la primera dama, esto es, no es ella quien decide, no tiene el poder, pero tiene mucha influencia. Es por eso que, confiados en su intercesión, la veneramos como reina y madre.

 

Gotas de paz

Miércoles de la vigésima semana del tiempo durante el año

345 - “El reino de los cielos se parece a un hacendado que salió a contratar trabajadores para su viña”. Mt 20, 1

Mientras estamos en este mundo, estamos invitados a trabajar en la viña del Señor. Algunos fueron contratados desde muy temprano, cuando aún eran pequeños; otros tuvieron su encuentro con Dios cuando ya eran jóvenes o en la edad adulta: sucedió algo que los hizo despertarse para el trabajo en el reino de Dios. Pero otros, al atardecer, cuando ya estaban jubilados o cuando ya entraban en la última hora, experimentaron la misericordia de Dios y decidieron trabajar. En esta viña nunca es tarde para empezar a trabajar; el patrón pagará muy bien a todos. Decídete y ponte a servir al gran Patrón. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Martes de la vigésima semana del tiempo durante el año

344 - “Difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos”. Mt 19, 23

Jesús no es contrario a los ricos, hasta tuvo amigos con muchas posesiones que le ayudaban. Pero no dejó de anunciar el peligro de las riquezas. Las personas adineradas deben estar muy atentas a no permitir que las riquezas las hagan ciegas. Muchos ricos se creen omnipotentes. Piensan que pueden comprar todo y se sienten como si fueran dioses. Creen que pueden humillar y despreciar a los de otras condiciones. Todo esto puede ser una barrera para que entren en el Reino de Dios. También los ricos deben acumular tesoros en el cielo, pues los de aquí, aquí se quedan. Paz y bien.