Gotas de paz

Miércoles de la primera semana de Cuaresma

068 - “Como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el Hijo del hombre lo será para esta generación”. Lc 11, 30

Jonás fue enviado a pueblo pagano para anunciar que, a causa de sus obras malas, el Señor destruiría la ciudad en cuarenta días. Pero algo sucedió: todo el pueblo, desde los más importantes hasta los más sencillos, cambiaron de vida y vivieron los cuarenta días con una penitencia tan intensa que Dios cambió de idea y no destruyó Nínive. Es esto lo que Jesús quiere hacer también en nuestra vida: quiere denunciar nuestros pecados con la esperanza de que podamos, también nosotros, cambiar nuestras actitudes y en esta Cuaresma implorar el perdón de Dios. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Martes de la primera semana de Cuaresma

067 - “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”. Mt 6, 10

La oración cristiana tiene una particularidad que pocos entienden: lo que pedimos a Dios es que su voluntad se realice en nuestra vida. Sin embargo, muchos cristianos piensan y desean exactamente lo contrario: quieren que Dios se adecue a la voluntad de cada uno de ellos. A veces hasta llegamos a decir: “Voy a rezar diez padrenuestros para que Dios me dé tal cosa…” y diez veces decimos que se haga tu voluntad cuando en verdad queremos que Él haga la nuestra. Pidamos al Señor que nos enseñe a orar de verdad y que nuestra oración sea para nuestra transformación, no la de Dios. Paz y bien.

 

Gotas de paz

“Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”

“Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” Mt 16, 18

Desde un principio Cristo tuvo la preocupación de que en la organización de su Iglesia se tuviera un punto de unidad, que es la persona de Pedro. Él, desde que Jesús lo eligió, fue reconocido por todos los apóstoles como el primero. Después de su muerte, la Iglesia naciente siempre reconoció que su sucesor en Roma tenía la misión de continuar presidiendo a toda la Iglesia de Cristo, en la caridad. Gracia especial da el Señor a los que reciben esta misión para que puedan conducir la Iglesia sin dejar que el mal prevalezca sobre ella. ¡Con Pedro, siempre!

Paz y bien.

Hno Mariosvaldo Florentino, capuchino

 

Gotas de paz

Primer domingo de Cuaresma (año B)

“En seguida el Espíritu lo condujo al desierto. Allí permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás”. Mc 1, 12-13

Las tentaciones son un misterio en la vida de todos los que buscan caminar en el bien. Siempre aparece alguna facilidad que nos quiere desviar de nuestra meta.

El tentador sabe usar nuestras debilidades y nuestras carencias para, justamente, proponernos compensaciones que nos alejan de Dios. Sin embargo, Jesús nos muestra que es posible vencer al tentador anclados en la Palabra de Dios, con oración y ayuno. No hay cómo no ser tentados, pero sí hay cómo vencer las tentaciones. De hecho, es inútil pedir no tenerlas, sino que basta pedir “no nos dejes caer en la tentación”. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Sábado después de Ceniza

064 - “Yo no he venido a llamar a los sanos sino a los pecadores, para que se conviertan”. Lc 5, 32

Dios, como buen padre, tiene una preocupación especial por los hijos con mayor dificultad. Un padre no es un juez, por eso no se conforma con dar premios a los que son buenos y castigos a los que son malos. Un padre está siempre buscando el modo de ayudar al hijo descarriado a volver al camino. Ningún papá es feliz por castigar, sino que su alegría es ver el cambio en el hijo. Así es Dios. Así es el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús. La mirada más bella que tiene Dios está hacia los pecadores. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Viernes después de Ceniza

063 – “Llegará el momento en que ayunarán”. Mt 9, 15

¿Qué es el ayuno religioso? Es la renuncia voluntaria de alimento por un periodo prolongado de tiempo, soportando la molestia que la falta de comida provoca en el cuerpo. Quien es capaz de tomar esta decisión y hace un buen ayuno, se muestra a sí mismo que es capaz de autodominarse. Proclama en su cuerpo la victoria del espíritu. Es por eso que todos los grandes maestros espirituales tienen muy en cuenta esta práctica penitencial.

Además, el ayuno dispone todo el ser a la oración, pues todo el cuerpo clama. No podemos olvidar que el ayuno se completa con la caridad sin la cual él es estéril. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Jueves después de Ceniza

062 - “El que quiera salvar su vida la perderá y el que pierda su vida por mí la salvará”. Lc 9, 24

Todos queremos salvar nuestra vida. Hay un instinto de conservación que habla fuerte en cada uno de nosotros. Pero hay dos modos de hacerlo: uno en clave egoísta y otro en clave de donación. Instintivamente tendemos al egoísmo, pensamos solo en nosotros, queremos satisfacer todos nuestros deseos y estar cómodos. El problema es que el egoísmo nos destruye. El otro camino es entender la importancia del servicio, del esfuerzo y también de las renuncias. Al principio, parece ser difícil e incómodo, pero es este el modo de hacer crecer la vida en nosotros. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Miércoles de Ceniza

061 - La cuaresma se hace con ayuno, oración y limosna, pero en secreto, “y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará”. Mt 6, 18

Hoy empezamos nuestra preparación espiritual hacia la Pascua del Señor. Pero es imposible preparar el espíritu sin que el cuerpo ponga su parte. Es por esto que este es un tiempo penitencial: ayunos, oraciones, vigilias, sacrificios, renuncias, obras de caridad, servicio, reconciliación… Todos los días de la Cuaresma deben ser especiales.

Al mortificar y dominar nuestro cuerpo, manifestamos que sus instintos y tendencias necesitan ser dominados y ordenados por el espíritu. Lo más importante es hacerlo con discreción, sin llamar la atención para que solo Dios lo sepa. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Martes de la sexta semana del tiempo durante el año

218 - “Estén atentos, cuídense de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes”. Mc 8, 15

Al llamar la atención sobre los peligros para una vida auténticamente cristiana, Jesús usa una imagen bastante fuerte: la levadura. De hecho, un poquito de levadura fermenta toda la masa. Hay que mantenerse absolutamente alejado de lo que sabemos que es malo, pues a veces lo que nos parece inofensivo por ser solo un poquito, acaba descomponiéndolo todo. Cuidémonos de la levadura del consumismo, de los juicios temerarios, de la acomodación, de las ganancias fáciles, de los vicios…, pues sin percibirlo, ellos fermentan toda nuestra vida cristiana y nos llevan a la hipocresía. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Martes de la primera semana de Cuaresma

067 - “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”. Mt 6, 10

La oración cristiana tiene una particularidad que pocos entienden: lo que pedimos a Dios es que su voluntad se realice en nuestra vida. Sin embargo, muchos cristianos piensan y desean exactamente lo contrario: quieren que Dios se adecue a la voluntad de cada uno de ellos. A veces hasta llegamos a decir: “Voy a rezar diez padrenuestros para que Dios me dé tal cosa…” y diez veces decimos que se haga tu voluntad cuando en verdad queremos que Él haga la nuestra. Pidamos al Señor que nos enseñe a orar de verdad y que nuestra oración sea para nuestra transformación, no la de Dios. Paz y bien.

 

Gotas de paz

“Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”

“Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” Mt 16, 18

Desde un principio Cristo tuvo la preocupación de que en la organización de su Iglesia se tuviera un punto de unidad, que es la persona de Pedro. Él, desde que Jesús lo eligió, fue reconocido por todos los apóstoles como el primero. Después de su muerte, la Iglesia naciente siempre reconoció que su sucesor en Roma tenía la misión de continuar presidiendo a toda la Iglesia de Cristo, en la caridad. Gracia especial da el Señor a los que reciben esta misión para que puedan conducir la Iglesia sin dejar que el mal prevalezca sobre ella. ¡Con Pedro, siempre!

Paz y bien.

Hno Mariosvaldo Florentino, capuchino

 

Gotas de paz

Primer domingo de Cuaresma (año B)

“En seguida el Espíritu lo condujo al desierto. Allí permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás”. Mc 1, 12-13

Las tentaciones son un misterio en la vida de todos los que buscan caminar en el bien. Siempre aparece alguna facilidad que nos quiere desviar de nuestra meta.

El tentador sabe usar nuestras debilidades y nuestras carencias para, justamente, proponernos compensaciones que nos alejan de Dios. Sin embargo, Jesús nos muestra que es posible vencer al tentador anclados en la Palabra de Dios, con oración y ayuno. No hay cómo no ser tentados, pero sí hay cómo vencer las tentaciones. De hecho, es inútil pedir no tenerlas, sino que basta pedir “no nos dejes caer en la tentación”. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Sábado después de Ceniza

064 - “Yo no he venido a llamar a los sanos sino a los pecadores, para que se conviertan”. Lc 5, 32

Dios, como buen padre, tiene una preocupación especial por los hijos con mayor dificultad. Un padre no es un juez, por eso no se conforma con dar premios a los que son buenos y castigos a los que son malos. Un padre está siempre buscando el modo de ayudar al hijo descarriado a volver al camino. Ningún papá es feliz por castigar, sino que su alegría es ver el cambio en el hijo. Así es Dios. Así es el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús. La mirada más bella que tiene Dios está hacia los pecadores. Paz y bien.