Algas marinas pueden proveer antivirales para el COVID-19, según estudio

Las algas marinas pueden proveer antivirales para combatir el COVID-19, de acuerdo a una investigación conjunta que llevan a cabo la Universidad de Puerto Rico (UPR) y el Instituto Wistar de Filadelfia (EE.UU.).


Fuente: EFE

Eduardo Caro, catedrático auxiliar del Departamento de Ciencias Farmacéuticas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y director en la isla del proyecto, señaló este martes a Efe que las algas pueden ser una respuesta contra el coronavirus.

"La algas pueden ser una respuesta ante esta pandemia, ya que han contribuido a solucionar otros problemas como el cáncer", sostuvo Caro.

Las algas azules-verdes producen sustancias naturales que inhiben mecanismos específicos de enfermedades infecciosas e informes recientes han descrito la susceptibilidad del coronavirus a ser inhibido por compuestos químicos derivados de algas marinas, aseguró Caro.

"Las algas proveen muchas soluciones y esta investigación supone una oportunidad", destacó.

Dijo que el proyecto dirige esfuerzos para el descubrimiento de productos naturales derivados de algas marinas y otros organismos del mar de Puerto Rico que sirvan para descubrir y desarrollar agentes antivirales para el tratamiento del COVID-19.

COLABORACIÓN CON EL INSTITUTO WISTAR DE FILADELFIA

Para ello, el equipo que dirige colabora con el Instituto Wistar de Filadelfia, institución ubicada en la ciudad universitaria de esa ciudad estadounidense especializada en ciencia biomédica, oncología, inmunología e investigación de vacunas.

Caro explicó que durante el confinamiento tuvo la oportunidad de leer amplio material científico, entre el que se interesó por una investigación que apuntaba que elementos presentes en las algas marinas podrían funcionar como inhibidores del coronavirus.

Esa información le sirvió para contactar con un científico del Instituto Wistar de cara a la puesta en marcha de una investigación que ya avanza y que tiene un plazo de un año para presentarse.

El experto señaló que el estudio toma como base que las algas marinas y en concreto las de Puerto Rico pueden contar con inhibidores contra el coronavirus, lo que significa que, a largo plazo, se podría desarrollar fármacos contra la enfermedad.

El estudio en marcha repartió tareas, de forma que en Puerto Rico el equipo encabezado por Caro se encargó de recolectar las algas y del análisis químico de estas.

El Instituto Wistar, por su parte, trata más la parte biomolecular y de determinar qué componentes de las algas pueden contar con inhibidores contra el COVID-19.

OTRA FASE PARA EL DISEÑO DEL FÁRMACO

"El estudio llegaría a una fase preclínica", subrayó Caro sobre la investigación, después de matizar que una vez determinado que hay inhibidores en las algas marinas el proceso no ha terminado, sino que se abre otro en el que se entra en la parte de diseño del fármaco, que puede demorarse por un periodo de años.

"El objetivo es encontrar un compuesto que tenga eficacia en células infectadas en los pulmones", indicó, tras asegurar que hay muchos medicamentos derivados de componentes marinos que han mostrado su eficacia.

Recordó que para este estudio se recolectaron hasta 50 tipos de algas y otras especias marinas que se cree que pueden contener compuestos que puedan actuar como inhibidores contra el coronavirus.

El que lidera Caro en Puerto Rico forma parte de los diez proyectos de investigación de la UPR que fueron seleccionados para recibir una subvención de 1,7 millones de dólares otorgados por el Gobierno de Puerto Rico para aportar a la mitigación y erradicación de la pandemia.

Caro detalló que hay un plazo de un año para exponer el resultado de las investigaciones y que tras ese periodo será evaluado si se destinan más partidas económicas para continuar con la investigación contra el COVID-19.

El estudio liderado por el científico puertorriqueño cuenta con una partida de 175.000 dólares.

El estudio puede ser de ayuda para la isla, donde la enfermedad sigue en expansión y el Departamento de Salud reportó este martes nueve muertes, mientras que se registraron 233 casos positivos confirmados y 225 casos probables adicionales.

Desde que comenzó la pandemia los casos confirmados suman 18.206 y las muertes 551.

 

Con inteligencia artificial, luqueño predice efectos secundarios de medicamentos

El investigador paraguayo, Diego Galeano, desarrolló un modelo de Inteligencia Artificial (IA) que predice qué efectos secundarios puede tener el desarrollo de un medicamento.

El investigador paraguayo Diego Galeano, Ph.D., categorizado en el Programa Nacional de Incentivo a los Investigadores (PRONII) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y el Prof. Alberto Paccanaro, desarrollaron uno de los primeros modelos de Inteligencia Artificial (IA) que predice la probabilidad de que ciertos efectos secundarios aparezcan en pacientes que reciben algún tipo de medicamento.

Galeano estudió Ingeniería Electrónica en la Universidad Católica, luego mediante Becal hizo una especialización en Inteligencia Artificial en el Royal Holloway de Londres, y ahora realiza un postdoctorado en la Fundación Getulio Vargas de Brasil, donde sigue con su línea de investigación para desarrollar un algoritmo de Inteligencia Artificial que permita optimizar los procesos dentro de la industria farmacéutica y aplicar a la medicina.

El connacional proveniente de la ciudad de Luque señaló al canal GEN que su idea es luego volver al Paraguay para implementar su descubrimiento en torno a la tecnología en la medicina, campo que lo apasiona desde hace años.

Respecto a la IA implementada, detalló que “nuestro algoritmo está inspirado en los sistemas de recomendación, tipo Netflix que recibe muchos datos de los usuarios y lo que hace es aprender tus gustos y hay un algoritmo de inteligencia que corren detrás para hacer similitudes de los gustos de los usuarios”. Agregó que su propuesta es similar, el sistema recomienda (muestra) efectos secundarios a ciertos medicamentos al aprender qué partes del cuerpo humano están siendo perturbados o dañados por un determinado medicamento.

“Realmente esperamos que esto pueda ayudar a la gente que está trabajando para hacer medicamentos más seguros para los pacientes”, resaltó.

El investigador aclaró que esta propuesta incluye unos 700 medicamentos que actualmente están en el mercado, pero que no se aplica a las vacunas.

 

Un descubrimiento revela "vida potencial" en Venus

El descubrimiento del gas fosfano en la atmósfera de Venus indica que ese planeta tiene el "potencial" de albergar o haber albergado vida, según un estudio publicado hoy en "Nature Astronomy".


Fuente: EFE / AFP

Un grupo de investigadores constató la "presencia aparente" en las capas nubosas de Venus de fosfina, un gas existente en la Tierra, y su procedencia podría deberse a un fenómeno desconocido o a una forma de vida, según un estudio publicado el lunes en Nature Astronomy.

Es la primera vez que se halla fosfina (o fosfano) en uno de los cuatro planetas telúricos del Sistema Solar, "al margen de la Tierra", indicó a la AFP Jane S. Greaves, profesora de astronomía de la Universidad de Cardiff, que dirigió el estudio.

El gas fue detectado mediante la observación de la atmósfera venusiana con la ayuda de dos radiotelescopios. "Podría proceder de procesos desconocidos de fotoquímica o geoquímica, o por analogía, de la producción biológica de fosfina en la Tierra, gracias a la presencia de vida", explica el estudio.

Este compuesto se halla también en planetas gigantes gaseosos del Sistema Solar, pero no es de origen biológico.

La presencia de fosfina, un compuesto altamente tóxico, no sorprende en la atmósfera infernal del segundo planeta más cercano al Sol, compuesta en un 97% de gas carbónico.

En su superficie, la temperatura es de un promedio de 470 ºC, con una presión más de 90 veces superior a la de la Tierra.

Pero es en la espesa capa de nubes hiperácidas que cubren Venus hasta unos 60 km de altitud que el equipo de Greaves supone que se pueden hallar las moléculas.

"Ahí, las nubes son 'templadas', alrededor de 30 ºC", según el estudio, que no excluye que el gas se forme a una altitud más baja y caliente antes de elevarse.

Pero, ¿de dónde procede? Greaves, que confía en "haber tenido en cuenta todos los procesos susceptibles de explicar su presencia en la atmósfera de Venus" antes de descartarlos, cree que solo queda como hipótesis un proceso desconocido o una forma de vida.

En este último caso, "creemos que tendría un tamaño pequeño, para flotar libremente", explica la científica, cuyo estudio "insiste en que la detección de fosfina no supone una prueba robusta de vida, sino que solo constata una química anormal inexplicada".

Por ello Greaves y sus colegas abogan por una observación más precisa de este fenómeno, mediante un telescopio espacial o bien una nueva visita por sonda de Venus o de su atmósfera.

 

Oxford reanuda los ensayos de la vacuna contra el COVID-19

Londres.- Los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 que desarrollan la Universidad de Oxford y AstraZeneca, una de las mas prometedoras del mundo, se reanudarán tras ser interrumpidos por la reacción adversa sufrida por un voluntario.


Fuente: EFE

Esta vacuna es una de varias que se están desarrollando en todo el mundo a gran velocidad a fin de contener la pandemia del coronavirus, que ha causado ya más de 28 millones de casos, más de 900.000 muertos y está castigando las economías. Y está considerada como una de las mas prometedoras.

En un comunicado divulgado este sábado, la universidad de Oxford indicó que las pruebas clínicas de la sustancia, denominada ChAdOx1 nCoV-19 y desarrollada junto a la farmacéutica británica AstraZeneca, se reanudarán en el Reino Unido tras una pausa dispuesta el pasado día 6 como medida de precaución.

LA VACUNA ESTÁ EN FASES FINALES

Esta posible vacuna está en las fases finales de los ensayos clínicos antes de recibir la autorización de los organismos reguladores para proceder a inmunizar a la población.

A finales de agosto, la UE cerró con AstraZeneca un "primer contrato" que le garantizaba el acceso a 300 millones de dosis de la vacuna, por lo que la suspensión de los ensayos supuso un serio motivo de preocupación en Europa y en todo el mundo.

En su nota para dar cuenta de la reanudación de las pruebas, la universidad indicó que en todo el mundo unas 18.000 personas han recibido esta vacuna en estudio como parte de los ensayos clínicos y que, en pruebas tan amplias como esta, se espera que algún participante pueda sentirse mal.

"Cada caso debe ser evaluado cuidadosamente" para confirmar la seguridad de la vacuna, añadió el comunicado de Oxford, que no ha especificado la fecha de reanudación de los ensayos.

Las pruebas empezarán otra vez tras completarse el proceso de revisión independiente y tras el visto bueno de la Autoridad de Regulación de Medicinas para la Salud (MHRA, por sus siglas en inglés), regulador del sector farmacéutico.

"No podemos desvelar la información médica sobre la enfermedad (del voluntario) por razones de confidencialidad del participante", explicó la alta casa de estudio en su nota.

"Estamos comprometidos -añadió- con la seguridad de nuestros participantes y el más alto nivel de conducta en nuestros estudios y seguiremos de cerca la seguridad" de las dosis.

Según los medios, las pruebas fueron interrumpidas después de que la universidad detectara una sospechosa inflamación de la médula espinal en una voluntaria del Reino Unido.

La potencial vacuna, que dio resultados prometedores en los primeros ensayos, estaba siendo sometida a pruebas clínicas en el Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica.

ACUERDOS CON ASTRAZENCA Y OXFORD

El mes pasado, los Gobiernos de Argentina y México, así como la fundación mexicana Slim, llegaron a un acuerdo con AstraZeneca y la Universidad de Oxford para fabricar la vacuna para sus países y distribuirla después al resto de América Latina, excepto Brasil.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, informó en agosto de que el objetivo era elaborar entre 150 y 250 millones de dosis que estarían disponibles a precios accesibles, con un coste individual de entre 3 y 4 dólares.

El contrato de la UE con la farmacéutica se rubricó en nombre de los Estados miembros y las dosis se distribuiría de forma proporcional en función de la población de cada país.

El proyecto de la vacuna está en las últimas fases después de que los resultados de los primeros ensayos, publicados el pasado julio en la revista médica británica The Lancet, indicasen que era segura y "entrena" al sistema inmune contra el coronavirus.

La vacuna proporciona doble protección contra el coronavirus, ya que desarrollaría la producción de anticuerpos y glóbulos blancos o linfocitos del tipo "células T", útiles en la lucha contra el virus de la COVID-19.

Esta vacuna se está desarrollando a una velocidad sin precedentes, dado que este tipo de pruebas suelen durar años.

El consejero delegado de AstraZeneca, Pascal Soriot, indicó el pasado jueves que la vacuna todavía podría estar disponible a finales de año pese a la interrupción de los ensayos y resaltó que no son inusuales las pausas en los ensayos clínicos de este tipo a causa de "eventos adversos".

En el mundo hay más de 30 vacunas que se están probando en humanos y nueve de ellas en las fases finales.