Aseguran que el spray nasal Taffix es eficaz ante las dos nuevas variantes del SARS-CoV-2

La compañía biofarmacéutica Nasus Pharma, anunció los datos que demuestran la eficacia in vitro del spray antiviral intranasal Taffix frente a las variantes británica y sudafricana del SARS-CoV-2.

La compañía biofarmacéutica en etapa clínica privada desarrolla una cartera de productos intranasales (PBI) en polvo para hacer frente a las afecciones médicas agudas y amenazas a la salud pública, dio a conocer hoy los datos de un estudio colaborativo in vitro realizado junto al Central Virology Laboratory, Ministerio de Salud y Servicios de Salud Pública del Sheba Medical Center, Tel Hashomer, Ramat Gan, Israel.

El estudio demostró que la capa de gel producida por Taffix en polvo después de la administración de una dosis infecciosa del virus en cultivo de tejidos bloqueaba eficazmente el 100% de las dos nuevas variantes altamente infecciosas del SARS -Virus CoV-2 (las variantes “británica” y “sudafricana”), tal y como se demuestra a través de la prueba de PCR de células incubadas con Taffix inoculadas con los virus.

“Estos importantes resultados concuerdan con estudios in vitro realizados anteriormente utilizando Taffix donde el 99,99% de los virus del SARS-CoV-2 fueron bloqueados por Taffix, además de otros virus que se sabe que causan infecciones de las vías respiratorias superiores”, indicó la doctora Dalia Megiddo, consejera delegada de Nasus Pharma.

Los resultados del estudio reconfirman la versatilidad de nuestra tecnología contra varios virus respiratorios, incluyendo el SARS-CoV-2 y sus nuevas variantes, y el potencial de Taffix como una importante capa adicional de protección contra las infecciones.

Taffix ya está en Paraguay de la mano de HC Inovations y se encuentra disponible en farmacias.

Desde la aplicación, Taffix actúa en un lapso de 50 segundos y es capaz de proveer protección durante cinco horas. Está principalmente indicado para utilizar minutos antes de ingresar a espacios públicos abiertos o cerrados.

 

Partículas emitidas al hablar son las que más tiempo quedan en el aire

La principal diferencia entre las gotitas de saliva emitidas al estornudar o toser y las que se expulsan al hablar, es que estas últimas permanecen suspendidas en el aire por mucho más tiempo y por lo tanto representan un elevado riesgo de contagio.

Las gotas emitidas al toser o estornudar pueden esparcirse a gran distancia. Las superiores a cinco micras caen al suelo, según la OMS

Sin embargo, las partículas más pequeñas, inferiores a cinco micras, producidas son el simple acto de hablar, quedan suspendidas en el aire por más tiempo.

Esto representa un peligro principalmente en espacios cerrados donde no existe ventilación ni circulación de aire. En estos lugares es recomendable utilizar doble mascarilla o coberturas adicionales.

Para reforzar la seguridad es trascendente renovarlas y ajustarlas correctamente. Además, cerciorarse de cubrir la boca y la nariz.

Las mismas medidas preventivas deben mantener quienes recibieron la vacuna, que está indicada para la prevención de las formas graves de la enfermedad y para evitar la mortalidad, no así para detener el contagio.

 

El contagio de covid no garantiza a los jóvenes inmunidad a la reinfección

El contagio de coronavirus ofrece cierta protección a la población joven, pero no garantiza una completa inmunidad contra la reinfección, según un estudio publicado hoy en la revista "The Lancet Respiratory Medicine".


Fuente: EFE

La investigación -basada en datos de más de 3.000 miembros sanos del Cuerpo de Marines de Estados Unidos, la mayoría de los cuales eran hombres de entre 18 y 20 años- concluye que, aunque se desarrollen anticuerpos tras superar el covid, es conveniente recibir la vacuna para estimular la respuesta inmunitaria y evitar reinfecciones.

Para el estudio, desarrollado entre mayo y noviembre de 2020, los reclutas completaron una cuarentena de cuatro semanas antes de regresar a los entrenamientos, se sometieron a pruebas para detectar anticuerpos y contagios y rellenaron un cuestionario sobre síntomas de covid, entre otros datos médicos.

Según la investigación, de tipo "observacional", diecinueve jóvenes (10 %) de 189 que ya habían superado el covid se infectaron de nuevo, mientras que en el grupo de los que no habían contraído el virus, integrado por 2.247 participantes, se contagiaron posteriormente 1.079, casi la mitad.

Los autores constataron que las personas que jamás se habían infectado de coronavirus tenían hasta cinco veces más riesgo de contagiarse que aquellos que ya habían pasado la enfermedad, aunque estos últimos no eran completamente inmunes.

Los científicos explican que los jóvenes reinfectados tenían menos anticuerpos que los participantes que no habían vuelto a contraer el virus y su carga viral era "solo" diez veces más baja que la de aquellos reclutas que se habían contagiado por primera vez.

De acuerdo con los autores, esto significa que algunas personas reinfectadas pueden transmitir el virus, aunque es una conclusión que, advierten, requiere más investigación para poder confirmarse.

Ante estos datos, los científicos alientan a los jóvenes a aceptar inmunizarse cuando llegue su turno para asegurar su protección frente al covid, aun cuando hayan tenido la enfermedad anteriormente.

"A medida que las campañas de vacunación siguen ganando impulso, es importante recordar que, a pesar de una infección previa por covid, los jóvenes pueden contraer el virus nuevamente y pueden transmitirlo a otras personas", señala en un comunicado uno de los autores del estudio, Stuart Sealfon, de la estadounidense Escuela de Medicina Icahn de Monte Sinaí.

 

Citan diez razones científicas a favor de la teoría de la transmisión aérea del SARS-Cov-2

La revista científica “The Lancet” publicó un artículo, en el cual concluye que la vía dominante de la transmisión del virus SARS-Cov-2, es la área.

En el estudio científico, se destaca que existe evidencia sólida y consistente de que el SARS-CoV-2 se propaga por transmisión aérea, siendo ésta la más dominante. En ese sentido, instan a que la comunidad de salud pública actúe “en consecuencia y sin más demora”.

Una de las recomendaciones del estudio es que si un virus infeccioso se propaga predominantemente a través de gotas respiratorias grandes que caen rápidamente, las medidas de control clave son reducir el contacto directo, limpiar superficies, barreras físicas, distanciamiento físico, uso de máscaras dentro de la distancia de las gotas, higiene respiratoria y uso de protección de alto grado.

Asimismo, señalan que si un virus infeccioso se transmite principalmente por el aire, una persona podría potencialmente infectarse cuando inhala los aerosoles que se producen cuando una persona infectada exhala, habla, grita, canta, estornuda o tose.

El estudio realizado por los científicos está basado en 10 puntos principales:

Primero, los eventos de super propagación explican la transmisión sustancial del SARS-CoV-2; de hecho, tales eventos pueden ser los principales impulsores de la pandemia.

Segundo, la transmisión a largo plazo del SARS-CoV-2 entre personas en habitaciones adyacentes, pero nunca en presencia de otras personas, se ha documentado en hoteles en cuarentena.

Tercero, es probable que la transmisión asintomática o presintomática del SARS-CoV-2 de personas que no tosen o estornudan represente al menos un tercio, y quizás hasta el 59%, de toda la transmisión a nivel mundial y es una forma clave del SARS-CoV- 2 se ha extendido por todo el mundo, apoyando un modo de transmisión predominantemente aerotransportado.

Cuarto, la transmisión del SARS-CoV-2 es mayor en interiores que en exteriores y se reduce sustancialmente por la ventilación interior. Ambas observaciones apoyan una ruta de transmisión predominantemente aérea.

Quinto, se han documentado infecciones nosocomiales en organizaciones de atención de la salud, donde se han aplicado estrictas precauciones contra el contacto y las gotas y el uso de equipo de protección del personal sanitario.

Sexto, se ha detectado SARS-CoV-2 viable en el aire. En experimentos de laboratorio, el SARS-CoV-2 permaneció infeccioso en el aire hasta por 3 horas.

Séptimo, se ha identificado SARS-CoV-2 en filtros de aire y conductos de edificios en hospitales con pacientes con COVID-19; tales lugares sólo pueden ser alcanzados por aerosoles.

Octavo, los estudios en los que participaron animales enjaulados infectados que se conectaron a animales no infectados enjaulados por separado a través de un conducto de aire han demostrado que la transmisión del SARS-CoV-2 solo puede explicarse adecuadamente mediante aerosoles.

Noveno, ningún estudio ha proporcionado evidencia sólida o consistente para refutar la hipótesis de la transmisión aérea del SARS-CoV-2.

Décimo, hay evidencia limitada para apoyar otras vías de transmisión dominantes, es decir, gotitas respiratorias o fomite.