El COVID-19 aumenta riesgo de miocarditis mucho más que la vacunación, según estudio

El riesgo de miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco, aumenta para los pacientes con covid-19, según un estudio estadounidense divulgado este martes, que argumenta fuertemente en favor de la vacunación.


Fuente: AFP

De hecho, se ha señalado el riesgo de desarrollar miocarditis después de la inyección de las vacunas conticovid de Pfizer y Moderna, especialmente en niños y hombres jóvenes.

Pero ese riesgo es alto después de la infección con la enfermedad en sí, según este nuevo estudio de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC), que analizó datos de consultas en más de 900 hospitales.

"La miocarditis sigue siendo poco común en pacientes, con o sin covid-19", dice el inform de los CDC. "Sin embargo, el covid-19 es un factor de riesgo fuerte e importante para la miocarditis, y ese riesgo varía con la edad".

Los pacientes con covid-19 examinados entre marzo de 2020 y enero de 2021 tenían en promedio casi 16 veces más probabilidades de desarrollar miocarditis que aquellos que no contrajeron el virus, según este estudio.

Este riesgo fue más pronunciado en personas menores de 16 años, así como en personas mayores de 50 años. En los niños, algunos casos de miocarditis identificados pueden corresponder a un síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (PIMS o MIS-C), señala el estudio.

En 2020, el número de consultas por miocarditis en los hospitales analizados fue un 42% mayor que en 2019; los picos corresponden al número de casos de covid-19.

Además, entre las personas con covid-19 y miocarditis, la gran mayoría fue diagnosticada por ambas enfermedades en el mismo mes.

El mecanismo exacto que puede estar en el origen de este vínculo es "desconocido", según los CDC.

El estudio no proporciona directamente una comparación del riesgo de miocarditis después de la vacunación.

No obstante, el informe de los CDC cita un estudio israelí publicado la semana pasada en la revista científica NEJM, según el cual el riesgo de desarrollar miocarditis tras la inoculación con una vacuna de ARN mensajero (la de Pfizer) se multiplicó por 3.

Pero según este estudio el riesgo de miocarditis asociado con una infección de coronavirus se multiplicó por 18, mucho más que después de una vacuna, por lo que el balance riesgo-beneficio favorece claramente a la inoculación.

 

Revelan qué causó uno de los cambios climáticos más drásticos de la historia

Un equipo de científicos internacionales ha dado con la causa que se escondía detrás de uno de los casos más rápidos y drásticos de cambio climático en la historia de la Tierra, acontecido hace 55 millones de años.


Fuente: EFE

El estudio, publicado este martes en la revista "Nature Communications", indica que elevados niveles de mercurio desencadenaron el máximo térmico del Paleoceno-Eoceno (PETM, por sus siglas en inglés), un calentamiento global extremo que duró alrededor de 150.000 años y que comportó aumentos significativos de la temperatura.

Los investigadores hallaron que las cantidades de mercurio, detectado en muestras de núcleos sedimentarios del Mar del Norte bien conservados, disminuyeron durante las primeras etapas del abrupto cambio climático, lo que sugiere que algún otro depósito de carbono emitió importantes gases de efecto invernadero a medida que el fenómeno avanzaba.

Estos gases fueron liberados por grandes erupciones volcánicas, también responsables de la dispersión de mercurio, por lo que los científicos se propusieron medir el mercurio y el carbono en los núcleos de sedimentos para detectar cualquier vulcanismo antiguo.

"La sorpresa fue que no encontramos una relación simple de aumento del vulcanismo durante la liberación de gases de efecto invernadero", remarca en un comunicado el coautor del estudio Sev Kender, de la Universidad de Exeter, quien apunta a la hipótesis de que existió una segunda fuente de gases después de la actividad volcánica.

Según los científicos, la investigación, que también ha involucrado a expertos del British Geological Survey, la Universidad de Oxford, la Universidad Heriot-Watt y la Universidad de California en Riverside, podría abrir nuevas perspectivas de estudio sobre cómo el cambio climático moderno afectará a la Tierra en los próximos siglos.

 

Científicos de Sudáfrica hallan una nueva variante de coronavirus muy mutante

El Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica (NICD, en sus siglas inglesas) anunció hoy la identificación de una nueva variante del coronavirus muy mutante detectada originalmente en este país, si bien se ha hallado también en otras naciones.


Fuente: EFE

La variante, denominada "C.1.2", se identificó por primera vez el pasado mayo en dos provincias sudafricanas, Gauteng (donde están Johannesburgo y la capital, Pretoria) y la vecina Mpumalanga, aunque ya se ha descubierto en las nueve provincias del país austral.

La "C.1.2", que se ha encontrado igualmente en naciones como Nueva Zelanda, Mauricio, Portugal o Suiza, comparte algunas mutaciones con otras variantes, como la delta (originada en la India) o la beta (surgida el año pasado en la propia Sudáfrica), pero presenta otras únicas.

Según indicó hoy en una rueda de prensa telemática la científica del NICD Cathrine Scheepers, la nueva variante presenta "hasta 59 mutaciones, que son muchas", si se toma en cuenta que otras variantes suelen tener "alrededor de 25".

De momento y pese a su capacidad de mutación, la "C.1.2" no es ni una "variante preocupante" ni una "variante de interés", según el criterio clasificatorio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), porque se ha detectado con una "frecuencia baja", explicó en la rueda de prensa virtual la doctora Jinal Bhiman, del NICD.

Sobre si la nueva variante es más transmisible que otras, Scheepers respondió: "ahora mismo no lo sabemos", pues los científicos continúan haciendo experimentos para averiguar más de ella.

"Según nuestro conocimiento de las mutaciones en esta variante, sospechamos que podría evadir parcialmente la respuesta inmune, pero a pesar de esto, las vacunas seguirán ofreciendo altos niveles de protección contra la hospitalización y la muerte", subrayó el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles en un comunicado.

El profesor Adrian Puren, del NICD, subrayó en la rueda de prensa que las vacunas usadas actualmente en Sudáfrica, como las de las empresas farmacéuticas Johnson & Johnson y Pfizer, resultan "efectivas" ante la "C.1.2", por lo que no hay motivo para entrar en "pánico".

De hecho, "la pandemia en Sudáfrica sigue siendo dominada por la variante delta", muy contagiosa, en la tercera ola de covid-19 que sufre el país africano, aclaró la profesora Penny Moore, del mismo instituto.

Puren incidió en que el anuncio de hoy se hizo "en el interés de la transparencia científica" y remarcó la "necesidad de estar en estado de preparación" frente a la nueva variante.

"Esperamos que sigan surgiendo nuevas variantes dondequiera que se propague el virus. La vacunación sigue siendo fundamental para proteger a las personas de nuestras comunidades con alto riesgo de hospitalización y muerte, para reducir la tensión en el sistema de salud y para ayudar a retrasar la transmisión", insistió el NICD.

La vacunación, agregaron, debe combinarse con las demás medidas sociales y de salud pública, como una buena ventilación en espacios compartidos, el uso de mascarillas, el lavado de manos y la desinfección de superficies con regularidad y el mantenimiento de una distancia de metro y medio con los demás tanto como sea posible.

Hasta la fecha, Sudáfrica, que continúa siendo el epicentro de la pandemia en África con más de un tercio de los contagios continentales, ha registrado algo más de 2,7 millones de casos de covid-19, de los que 81.830 acabaron en fallecimientos.

El país, de momento, ha vacunado a más de 12 millones de personas en una población de unos 58 millones de habitantes. EFE

 

Las galaxias, al crear estrellas, también "contaminan" el cosmos

Las galaxias "contaminan" el ambiente en el que existen, pues mientras en ellas entran elementos como el hidrógeno o el helio, lo que devuelven al cosmos es hierro y carbono, entre otras sustancias, señala una investigación que ha precisado la manera en que se produce este proceso.


Fuente: EFE

Un equipo de astrónomos dirigido por Alex Cameron y Deanne Fisher, del Centro de Excelencia para la Astrofísica del Cielo en 3 Dimensiones (ASTRO 3D), utilizó un nuevo sistema de imágenes en el Observatorio WM Keck de Hawai para confirmar que lo que fluye hacia una galaxia es mucho más limpio que lo que sale.

"Enormes nubes de gas son arrastradas a las galaxias y utilizadas en el proceso de formación de estrellas", explicó Fisher, de la Universidad de Swinburne (Australia) y una de la autoras del estudio que publica hoy The Astrophysical Journal.

El camino de entrada está hecho de hidrógeno y de helio que sirven a la formación de estrellas, las cuales acaban expulsando una gran cantidad de material al sistema, principalmente a través de supernovas.

Pero ese material expulsado "ya no es bonito y limpio, sino que contiene muchos otros elementos, como oxígeno, carbono y hierro", agregó la científica.

El proceso de entrada de átomos en las galaxias -conocido como acreción- y su eventual expulsión -conocida como flujo de salida- es un importante mecanismo que rige el crecimiento, la masa y el tamaño de las galaxias.

Hasta ahora, solo se podía adivinar la composición de los flujos de entrada y salida, pero el estudio ha podido confirma el ciclo completo en una galaxia distinta de la Vía Láctea.

Los investigadores se centraron en Mrk 1486, a unos 500 años luz del Sol, que atraviesa un periodo de formación estelar muy rápido y que desde la perspectiva de la Tierra se puede ver de canto, lo que facilita las observaciones.

Cameron explicó la forma en que los gases entran y salen, al comparar la galaxia con un disco que gira. El gas entra relativamente impoluto desde el cosmos exterior, alrededor del perímetro, y luego se condensa para formar nuevas estrellas.

Cuando esas estrellas explotan más tarde, expulsan otro gas -que contiene otros elementos- por la parte superior e inferior.

Esos elementos, que comprenden más de la mitad de la Tabla Periódica, se crean en las profundidades del núcleo de las estrellas mediante la fusión nuclear y cundo colapsan o se convierten en nova, los resultados son catapultados al Universo, donde forman parte de la matriz de la que surgen nuevas estrellas y planetas.

Este trabajo es importante porque, por primera vez, se ha podido poner límites a las fuerzas que influyen fuertemente en el modo en que las galaxias crean estrellas, añadió Fisher, lo que les lleva "un paso más cerca de entender cómo y por qué las galaxias tienen el aspecto que tienen y cuánto tiempo durarán.