El principio activo de la viagra muestra potencial contra el alzhéimer

Un grupo de investigadores ha identificado al sildenafilo, el principio activo utilizado para tratar la disfunción eréctil y la hipertensión pulmonar bajo las marcas Viagra y Revatio, como un potencial fármaco para prevenir y tratar el alzhéimer.


Fuente: EFE

La revista "Nature Aging" publica este lunes las conclusiones de un estudio en el que se analizaron historiales de más de siete millones de pacientes para determinar que el sildenafilo está asociado con una reducción del 69 % en la incidencia del alzhéimer.

Los autores del trabajo, del Instituto de Medicina Genómica de la Clínica Cleveland, en Estados Unidos, recalcan la necesidad de llevar a cabo ensayos clínicos para respaldar las conclusiones de ese análisis computacional y comprobar la eficacia del medicamento en pacientes con la enfermedad.

"Este estudio es un ejemplo de un área de investigación en auge dentro de la medicina de precisión, en la que el 'big data' es clave para conectar los puntos entre fármacos ya existentes y enfermedades complejas como el alzhéimer", afirmó Jean Yuan, investigador del Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA, en inglés), que ha financiado la investigación.

Los científicos han comprobado que la acumulación de proteínas beta amiloide y tau lleva a la formación de placas y conglomerados anormales en el cerebro, dos de los principales marcadores del desarrollo del mal de Alzheimer.

Hasta ahora, ninguno de los numerosos ensayos clínicos que se han llevado a cabo en la última década con moléculas que prometían contrarrestar esos procesos han resultado satisfactorios.

"Estudios recientes indican que la interacción entre las (proteínas) amiloide y tau contribuye más al alzhéimer que cualquiera de las dos por sí mismas", señaló Feixiong Cheng, autor principal del trabajo publicado en "Nature Aging".

Ante esa posibilidad, su equipo buscó entre más de 1.600 fármacos ya aprobados por las autoridades sanitarias en Estados Unidos aquellos que pudieran tener efectos en ambas proteínas al mismo tiempo.

"El sildenafilo, que ha demostrado mejorar significativamente la cognición y la memoria en modelos preclínicos, se presentó como el mejor candidato", explicó Cheng.

Su análisis posterior determinó que los pacientes que tomaban sidenafilo tenían un riesgo 55 % veces menor de desarrollar la enfermedad a lo largo de seis años respecto a los que tomaban losartan -candidato a tratamiento contra el alzhéimer- y un 65 % menor respecto a quienes tomaban metformina.

"Es importante subrayar que hemos determinado que el uso de sildefanilo redujo la probabilidad de desarrollar alzhéimer en individuos con enfermedad arterial coronaria, hipertensión y diabetes tipo 2, todas ellas comorbilidades significativamente asociadas con el riesgo de la enfermedad", afirmó Cheng.

 

Vehículo chino explorará en la Luna un misterioso objeto cuadrado

El Yutu 2, que comenzó una expedición de 36 meses el pasado octubre, avistó el mes pasado en el horizonte lunar el extraño promontorio, del que se encuentra a 80 metros de distancia, según Our Space, portal asociado a la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA).


Fuente: EFE

El objeto llamó la atención de los científicos, que decidieron enviar el vehículo rumbo hacia él.

El Yutu 2, nombre que significa "conejo de jade", se encuentra en la cara oculta de la Luna y se calcula que necesitará dos o tres meses para llegar hasta el "misterioso cobertizo".

El vehículo llegó a la Luna a bordo de la nave no tripulada Chang'e-4 en 2019 y tiene como misión explorar la cara oculta de la Luna.

Cuenta con seis ruedas, dos paneles solares para su alimentación, un radar y múltiples cámaras para explorar dicha parte del satélite, cuya rotación natural es frenada por la gravedad terrestre, lo que hace que siempre veamos una misma mitad.

Expertos chinos vaticinaron poco después del lanzamiento de la Chang'e-4 que habría "descubrimientos sorprendentes" en la cara oculta de la Luna, en la cual se podría desvelar "información profundamente escondida".

 
Etiquetas:
 

¿Por qué sigue siendo interesante la dosis de refuerzo pese a variante ómicron?

El mundo espera saber si la variante ómicron es especialmente peligrosa o resistente a las vacunas contra el covid-19. Pero esto no pone en entredicho el interés de la dosis de refuerzo, según los expertos.


Fuente: AFP

- ¿Las vacunas serán tan eficaces con la variante ómicron? -

Es la gran pregunta que todo el mundo se hace, pero todavía es demasiado pronto para pronunciarse.

En una entrevista en el Financial Times, el presidente de Moderna, Stéphane Bancel, se mostró más bien pesimista y estimó que podría producirse una "disminución importante" de su eficacia.

Según él, a los investigadores les preocupa que 32 de las 50 mutaciones halladas en la variante ómicron se sitúan en la proteína spike, la llave que permite al virus entrar en el organismo.

Por su parte, el fundador de BioNTech, que ha desarrollado una vacuna contra el covid-19 junto al gigante estadounidense Pfizer, señaló que la nueva variante podría causar más contagios entre las personas inoculadas pero que, probablemente, seguirían protegidas de las formas graves de la enfermedad. "Nuestro mensaje es: no tengan miedo, el plan sigue siendo el mismo. Aceleren la administración de la tercera dosis", dijo Ugur Sahin.

Para tener más información, será necesario esperar a los resultados de los test de laboratorio, que saldrán de aquí a dos o tres semanas.

Aunque los inmunizantes actuales sean menos eficaces frente a esta nueva variante, seguirán creando cierta protección.

No será "un efecto on/off", indicó esta semana Yazdan Yazdanpanah, jefe del servicio de enfermedades infecciosas del hospital Bichat, en París.

- Ante las dudas, ¿se tiene que administrar la dosis de refuerzo? -

Sí, han insistido esta semana varios expertos, en un momento en que Europa hace frente a una nueva ola de contagios por la variante delta.

Sería "un error grave esperar", estimó el viernes Alain Fischer, responsable de la estrategia de vacunación en Francia.

Frente a esta ola, varios países están acelerando sus campañas de vacunación. El primer ministro británico, Boris Johnson, estableció como plazo a finales de enero para administrar la dosis de recuerdo a todos los adultos, pasando de seis a tres meses el periodo necesario desde la segunda dosis.

En Estados Unidos, Pfizer presentó un pedido de autorización para una dosis de refuerzo a los adolescentes de 16 a 17 años.

"No tenemos que equivocarnos de enemigo, por ahora es la variante delta", insistió Arnaud Fontanet, miembro del consejo científico francés.

Por el momento, nada indica que ómicron superará a la variante delta. Si esto pasara, tardará varias semanas, o meses.

No obstante, algunos profesionales sanitarios tienen dudas sobre si la dosis de refuerzo es necesaria para toda la población.

"La prioridad es vacunar a las personas mayores y a las que tienen riesgo, y luego darles el refuerzo. Pero una dosis adicional para los jóvenes (...) no me parece prioritario por ahora", afirmó Yvon Le Flohic, médico generalista que sigue de cerca la evolución de la epidemia desde el inicio.

- ¿Cuándo llegarán las nuevas vacunas? -

Los laboratorios Pfizer, Johnson & Johnson (J&J) y Moderna aseguran que comenzaron a trabajar en una nueva versión de su vacuna anticovid centrándose en ómicron, por si los sueros actuales no fueran suficientemente eficaces.

Pfizer ya creó dos nuevas versiones de su vacuna contra las variantes delta y beta, que finalmente no fueron utilizadas.

"Los laboratorios se escudaron detrás del hecho de que sus vacunas continuaban protegiendo contra las formas graves de covid, pero esto contribuyó a dejar circular el virus", lamentó Bruno Canard, director de investigación en el CNRS, especialista de coronavirus.

Aunque Pfizer promete un nuevo inmunizante en menos de 100 días, su implementación será mucho más lenta y no tendrá lugar "antes de la primavera" boreal, según este científico. "Hasta entonces, las vacunas actuales protegen contra las formas graves de la variante delta".

 

¿Es la variante Ómicron una amenaza?

La variante nueva de coronavirus, denominada Ómicron, ha sido noticia en las últimas semanas, generando mucha preocupación en la comunidad científica, y también en la población en general. Sin embargo, es importante tener presente que, hasta la fecha, todavía existen muchas incógnitas que los expertos irán respondiendo solamente con el correr de los días, de acuerdo al avance de las investigaciones.

Por Fabiola Román Maldonado, PhD en Biología

La variante Ómicron ha sido detectada en Sudáfrica, sin embargo, eso no necesariamente significa que se originó allí. Los científicos de Sudáfrica, están a la vanguardia de la vigilancia genómica, razón por la que ya han detectado dos variantes de preocupación. Esto significa que realizan un gran número de secuenciaciones del genoma completo del virus, lo que permite seguirle los pasos al coronavirus.

Una de las características más llamativas de Ómicron es la gran cantidad de cambios (mutaciones) en su genoma. La variante Ómicron tiene muchas mutaciones que no se han visto antes, y muchas que sí. Un gran número de ellas se encuentran en la proteína espiga (o spike) del virus, base del diseño de la mayoría de las vacunas; y, por tanto, la principal preocupación es si las vacunas protegerán efectivamente ante un virus con una espiga un tanto diferente.

Pero, ¿cuándo sabremos si esta variante causa enfermedad más severa que las demás variantes del coronavirus? Lo que sabemos hasta ahora es apenas cuáles son los cambios que muestra su genoma con relación a las variantes anteriores. Es decir, se sabe dónde están esos cambios. Eso da a los científicos una idea de cómo el virus podría interactuar con nuestro sistema inmunológico. Actualmente, todo el análisis se encuentra en una fase observacional, en la que se analiza la población de Sudáfrica, considerando la distribución de edades (tienen en gran parte una población joven), y qué vacunas fueron administradas allí.

Hasta el momento, los datos de Sudáfrica se muestran esperanzadores, ya que se observa que las personas infectadas poseen síntomas leves. Entonces, si bien es preocupante el hecho de que parece transmitirse con mayor facilidad, es posible que no produzca enfermedad más grave que las variantes previas. Sin embargo, aún no podemos sacar conclusiones definitivas.

Existen también ciertos indicios de que la variante podría estar causando algunos síntomas ligeramente diferentes a los causados por Delta. Además, puede ser que no produzca pérdida del gusto o del olfato; sin embargo, es demasiado temprano para afirmar esto con certeza.

Los primeros datos que indican que la variante Ómicron puede evadir parte de nuestra inmunidad han sido informados por científicos de Sudáfrica. Los científicos han detectado un aumento en la cantidad de personas que contraen COVID-19 varias veces. Es un análisis rápido y no definitivo, pero refuerza las preocupaciones por las mutaciones de esta variante.

Los expertos demostraron que no hubo un aumento en el riesgo de reinfección durante las olas de Beta o Delta; a pesar de que los estudios de laboratorio sugerían que esas variantes tendrían potencial de evadir algo de la inmunidad. Pero el escenario puede ser distinto en esta ocasión. No han testado a cada paciente para demostrar que es Ómicron, pero dicen que el momento sugiere que la variante es la fuerza impulsora.

Es importante destacar que, incluso si Ómicron puede esquivar los anticuerpos neutralizantes, esto no significa que la respuesta inmunitaria, desencadenada por la vacunación o la infección previa, no ofrecerá protección contra la variante. Los estudios de inmunidad sugieren que niveles relativamente bajos de anticuerpos neutralizantes pueden proteger a las personas contra formas graves de COVID-19.

Además, otras partes del sistema inmunológico, pueden verse menos afectadas por las mutaciones de Ómicron. Investigadores en Sudáfrica planean medir la actividad de otro importante componente del sistema inmune, las células T, que pueden ser cruciales para la protección contra el COVID-19 severo.

Como podemos ver, hay mucha incertidumbre aún sobre lo que implica la aparición de esta variante. Debemos saber lidiar con la incertidumbre, con las incógnitas que tenemos actualmente y no entrar en pánico. Es importante saber informar a la población sobre lo que se ha comprobado científicamente y sobre lo que solamente son sospechas. Aunque las sospechas que surgen sobre esta nueva variante tienen base científica, se debe aguardar la demostración rigurosa, en la que los científicos están trabajando arduamente. Mientras tanto, todas las medidas de protección recomendadas son efectivas y debemos seguir aplicándolas.