EMA pide vigilar posible mielitis transversa con AstraZeneca y Janssen

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) agregó hoy la mielitis transversa, una afección neurológica, como una posible reacción adversa muy rara de las vacunas de la covid-19 desarrolladas por AstraZeneca y Janssen, y subrayó que este efecto secundario se produce con una “frecuencia desconocida”.


Fuente: EFE

El comité de seguridad (PRAC) ha recomendado un cambio en la información del producto de Vaxzevria (nombre comercial de la vacuna de AstraZeneca) y Janssen para incluir una advertencia dirigida a profesionales de la salud y pacientes que reciban una de estas vacunas, para que estén atentos a posibles síntomas de mielitis transversa (MT) tras la vacunación.

Además, se ha agregado este trastorno neurológico al prospecto como “efecto secundario de frecuencia desconocida”, lo que permite también a los sanitarios estar alerta a los signos y síntomas de esta afección para un diagnóstico y tratamiento tempranos.

La EMA explica que la mielitis transversa se produce por la inflamación de uno o ambos lados de la médula espinal y puede causar debilidad en los brazos o las piernas, síntomas sensoriales (como hormigueo, entumecimiento, dolor o pérdida de la sensación de dolor) o problemas con la función de la vejiga o el intestino.

El PRAC ha revisado información sobre casos sospechosos de este trastorno informados a nivel mundial después de la vacunación (lo que no necesariamente significa que sea un efecto secundario directo de la vacuna en uno o todos los casos), incluidos los datos europeos, junto con literatura científica de ambas vacunas.

Tras esa revisión, los expertos de la EMA han concluido que hay una “posibilidad razonable” de que haya una “relación causal” entre estas dos vacunas y la mielitis transversa, pero el balance entre beneficio y riesgo de ambas vacunas sigue siendo positivo a la hora de evitar la covid-19 grave y la hospitalización por la enfermedad que provoca el SARS-CoV-2.

Por otro lado, el PRAC también recomendó actualizar el prospecto de AstraZeneca para agregar más información sobre los casos muy raros de trombosis con trombocitopenia (TTS), puesto que se registraron menos informes de esta reacción adversa tras la vacunación con la segunda dosis.

De los 1.809 casos de trombocitopenia notificados en todo el mundo, 1643 fueron después de la primera dosis y 166 tras la segunda.

La EMA desaconseja en la actualidad una segunda dosis de AstraZeneca en personas que hayan experimentado trombocitopenia después de la primera vacunación.

 

OMS recomienda dos nuevos tratamientos contra el covid-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó oficialmente este jueves dos nuevos tratamientos contra el covid-19 en casos muy precisos, llevando el total de estos fármacos a cinco.


Fuente: AFP

En un informe publicado en la revista médica The BMJ, los expertos de la OMS recomiendan un tratamiento a base de anticuerpos sintéticos, el sotrovimab, y un medicamento en general utilizado contra la poliartritis reumatoide, el baricitinib.

Pero esas medicinas no están destinadas a cualquier paciente.

El sotrovimab se recomienda para pacientes que contrajeron covid-19 sin gravedad pero con alto riesgo de hospitalización. Su beneficio en pacientes que no corren ese riesgo es demasiado bajo.

En cuanto al baricitinib, se recomienda para "pacientes aquejados de un covid grave o crítico", y hay que administrarles esa medicina "combinada con corticoides".

En esos pacientes, eso "mejora la tasa de supervivencia y reduce la necesidad de someterse a ventilación mecánica".

Hasta ahora, la OMS recomendaba tres tratamientos: los anticuerpos sintéticos vendidos bajo el nombre de "Ronapreve", desde septiembre de 2021; un tipo de medicamentos llamados "antagonistas de la interleucina 6" (el tocilizumab y el sarilumab), desde julio de 2021; y los corticoides sistemáticos para los pacientes enfermos de gravedad, desde septiembre de 2020.

El sotrovimab atañe al mismo tipo de pacientes que el Ronapreve. "Su eficacia contra nuevas variantes como ómicron es todavía incierta", matizaron no obstante los expertos de la OMS.

Asimismo, el baricitinib "tiene los mismos efectos" que los antagonistas de la interleucina 6 y debe ser administrado al mismo tipo de paciente.

"Cuando ambos están disponibles" hay que elegir cuál de los dos utilizar "en función del coste, de la disponibilidad y de la experiencia de los profesionales sanitarios", afirmaron los expertos de la OMS.

El baricitinib pertenece a una familia de medicamentos llamada "inhibidores de la quinasa Janus" y se utiliza contra la poliartritis reumatoide, una enfermedad autoinmune.

Sin embargo, los otros medicamentos de esa familia (el ruxolitinib y el tofacitinib) no deben usarse contra el covid, consideraron los especialistas, por falta de datos sobre su eficacia o sobre sus efectos secundarios.

La OMS suele actualizar regularmente sus recomendaciones de tratamientos contra el covid, basándose en ensayos clínicos realizados con diferentes tipos de pacientes.

Con todo, el arsenal terapéutico no deja de ser reducido. En los últimos meses, la OMS rechazó el uso de varios tratamientos: la inyección de plasma de pacientes curados del covid-19, la ivermectina o la hidroxicloroquina.

 

Estudio sugiere que el COVID conlleva más riesgos al final del embarazo

La mujeres que se contagian de covid-19 hacia el final del embarazo son más vulnerables a complicaciones relacionadas con el parto, según un estudio, el cual destaca que la mayoría se dan entre las no vacunadas.


Fuente: EFE

Una investigación que publica hoy Nature Medicine analizó los datos de todas las mujeres embarazadas en Escocia, entre ellas más de 87.000 que lo estuvieron entre el inicio de la vacunación, en diciembre de 2020, y octubre pasado.

El equipo encabezado por la Universidad de Edimburgo señala que las mujeres con covid-19 hacia el final del embarazo tienen más probabilidades de sufrir complicaciones, frente a las que enferman en las primeras fases de la gestación o no lo han pasado.

Los partos prematuros y los nacimientos de bebés muertos o que fallecen al poco de nacer son más frecuentes entre las mujeres que enferman 28 días, o menos, antes de la fecha del parto.

La “mayoría de las complicaciones”, que también incluyen ingresos en cuidados intensivos relacionados con la covid, se produjo en mujeres no vacunadas, de acuerdo con el estudio.

Los expertos indicaron que no es posible decir si la covid-19 contribuyó directamente a las muertes o a los nacimientos prematuros, ya que no tuvieron acceso a las historias clínicas detalladas de cada mujer.

La autora principal de la investigación, Sarah Stock, de la Universidad de Edimburgo, indicó en una rueda de prensa virtual que, desde el inicio del programa de vacunación, el 77 % de casos de covid-19 en embarazadas correspondió a no vacunadas y las hospitalizaciones e ingresos en UCI fueron “sustancialmente más comunes” en este grupo.

Por el contrario, destacó que solo el 3 % de los ingresos hospitalarios y el 1 % en las unidades de cuidados intensivos fueron de mujeres totalmente vacunadas.

Alrededor del 12 % de los casos de covid-19 se produjo en embarazadas que solo habían recibido una dosis de la vacuna o a las que se les diagnosticó la enfermedad menos de catorce días después de la segunda.

El mensaje clave es que “la vacunación es la forma más segura y efectiva que tienen las madres de protegerse ellas mismas y a sus bebés de la infección”, manifestó Aziz Sheikh, también autor del estudio.

El equipo analizó los datos sobre muertes perinatales ampliadas, es decir, el fallecimiento de un bebé en el vientre materno después de las 24 semanas de embarazo o en los primeros 28 días después del nacimiento.

Esta tasa de mortalidad entre los bebés nacidos en los 28 días siguientes al desarrollo de la covid-19 por sus madres fue de 23 por cada 1.000 nacimientos.

Todos los fallecimientos de bebés correspondieron a mujeres que no estaban vacunadas en el momento de la infección, dice el estudio.

Además, alrededor del 17 % de los bebés nacidos en los 28 días siguientes a la infección lo hizo prematuramente, más de tres semanas antes de la fecha prevista.

Un 32 % de las mujeres embarazadas que dieron a luz en Escocia el octubre pasado estaban completamente vacunadas (habían transcurrido más de catorce días desde la segunda dosis), en comparación con el 77 % de la población femenina general de entre 18 y 44 años.

Stock agregó que los datos de esta investigación “se suman a la evidencia de que la vacunación en el embarazo no aumenta el riesgo de complicaciones en el embarazo, pero la covid-19 sí” lo hace.

 

Las secuelas de la pandemia en la salud mental se alargarán una década

Las afectaciones a la salud mental que dejará la pandemia por covid-19 se seguirán viendo en por lo menos una década y el estigma que existe en torno a estas enfermedades seguirá complicando el diagnóstico y tratamiento, dijeron este jueves expertos desde México.

"En la próxima década se seguirán atendiendo las consecuencias de la salud mental en la población que vive en el contexto de la pandemia actualmente", dijo a Efe el neuropsiquiatra Edilberto Peña.

En el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, que se conmemora cada 13 de enero, el también director del Centro de Investigaciones del Sistema Nervioso (Cisne) México, dijo que la depresión es una enfermedad compleja, crónica y recurrente que afecta a más de 280 millones de personas a nivel mundial.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que en América Latina el 5 % de la población adulta en edad productiva sufre algún tipo de depresión.

Peña indicó que este padecimiento se ha visibilizado como nunca por la pandemia por covid-19, debido a que se ha incrementado hasta en 20 % su incidencia en algunos países como México.

"La ansiedad también se ha incrementado en 50 %; mientras que el intento de suicidio hasta en 40 %", lamentó.

De acuerdo con la Asociación Psicoanalítica Mexicana, desde 2020 la depresión es la principal enfermedad mental en el país y la pandemia de covid-19 acrecentó este problema.

"Esto se debe no solo al confinamiento, sino a la pérdida de trabajos, de los seres queridos", explicó el experto.

CUESTIÓN GENÉTICA

Jacqueline Cortés, psiquiatra y presidenta de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, explicó que la depresión es una enfermedad hereditaria, aunque esto ni significa que forzosamente alguien con padres depresivos tenga que desarrollar el padecimiento.

"Los hijos de padres depresivos corren dos o tres veces más riesgo de padecer depresión que aquellos hijos de padres no depresivos", puntualizó.

No obstante, reconoció que la pandemia ha provocado que aquellos que tenían ese riesgo, debutaron con depresión en los últimos dos años, derivado de las restricciones por la emergencia sanitaria.

Señaló que es trascendental identificar los síntomas de la depresión.

Estos se detectan cuando las personas experimentan tristeza, irritabilidad, sensación de vacío o una pérdida del disfrute o del interés en actividades, la mayor parte del día, casi todos los días.

Además, se presentan otros síntomas como dificultad para concentrarse, falta de energía, autoestima baja, alteraciones del sueño y fluctuaciones en el peso.

BARRERAS PARA COMBATIRLA

Los expertos señalaron que pese a que es una enfermedad más reconocida, todavía existen algunas barreras para su tratamiento.

"El autoestigma y el subdiagnóstico son las principales barreras a las que nos enfrentamos", señaló Peña.

Y apuntó que los mitos y el contexto social de las personas suelen complicar el diagnóstico y que se llegue al tratamiento adecuado.

Destacó que otro de los problemas es que el número de especialistas no cubre la demanda de atención; en México, por ejemplo, solamente se cuenta con 5.000 psiquiatras para atender a más de 126 millones de personas.

Por ello, dijo, el número de pacientes tratados en América Latina es apenas una tercera parte de quienes viven con la enfermedad.

"Lamentablemente, se siguen manteniendo enfermedades mentales sin tratamiento", insistió.

Es por ello que los expertos hicieron un llamado a hacer conciencia sobre esta enfermedad y eliminar los estigmas.

"Una persona con depresión no es débil ni perezosa; es una persona enferma. Se requiere atención médica especializada para su oportuno diagnóstico y tratamiento", dijo Cortés.

"Ninguna persona merece vivir deprimida", concluyó.