En Emiratos Árabes vacunan a menores de 3 años en adelante con Sinopharm

Dubái.- Emiratos Árabes Unidos (EAU) anunció este lunes el inicio de la vacunación contra la covid-19 de niños de entre 3 y 17 años con la vacuna china de Sinopharm después de haber comprobado su efectividad.

El Ministerio de Salud emiratí aseguró en su cuenta de Twitter que ha adoptado esta decisión en base a los resultados de “estudios clínicos y una evaluación rigurosa seguida del permiso para su uso y la evaluación a nivel local que cumple con las regulaciones aprobadas”.

Este domingo el Departamento de Salud del emirato de Abu Dabi informó de que había llevado a cabo un estudio con una muestra de 900 niños en el que la vacuna de la farmacéutica china Sinopharm había mostrado su efectividad en recudir la tasa de infecciones y la gravedad de los síntomas.

No reveló, no obstante, el porcentaje de efectividad entre los menores.

Según los datos revelados por la Autoridad Nacional de Gestión de Emergencias, Crisis y Desastres, hasta la fecha ha vacunado con al menos una dosis al 78,95 % de su población y al 70,57 % con la pauta completa.

Según el portal web OurWorldInData.org, que recopila información oficial de cada país sobre la vacunación y que no recoge en su última actualización los de Emiratos, Canadá es el país con la campaña más avanzada con un 71,84 % de personas con una dosis y 59,39 % con las dos.

EAU fue uno de los primeros países en comenzar a vacunar, a principios de diciembre pasado, y ha autorizado las vacunas de Sinopharm, Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Sputnik-V, aunque actualmente solo está administrando las tres primeras.

Desde primeros de junio registra diariamente alrededor de 1.500 nuevos casos de covid-19 , una cifra superior a los cerca de 1.000 casos que tenía cuando empezó la vacunación, y un promedio de menos de cinco fallecimientos al día por esta enfermedad.

Desde el inicio de la pandemia, suma 682.377 contagios y 1.951 muertes, sobre una población de unos 10 millones de personas.

Por qué una empresa israelí desarrolla una vacuna oral contra el covid-19

Imagine una vacuna contra el covid-19 en forma de píldora: sin agujas, sin necesidad de profesionales médicos para administrarla, entregada directamente en los hogares de las personas.

La farmacéutica israelí Oramed está tratando de lograr precisamente eso, y está lista para comenzar su primer ensayo clínico a principios de agosto, dijo su director ejecutivo Nadav Kidron a la AFP en una entrevista.

Con solo el 15% de la población mundial completamente vacunada, la lucha para poner fin a la pandemia está lejos de terminar.

Las vacunas orales son particularmente atractivas para el mundo en desarrollo, porque reducen la carga logística de las campañas de inmunización, dijo Kidron.

Pero también podrían aumentar la aceptación en los países ricos, donde la aversión a las agujas es un factor que a menudo se pasa por alto.

Una encuesta reciente encontró que casi 19 millones de estadounidenses que rechazan las vacunas las tomarían si tuvieran una opción en forma de píldora.

“Para que la vacuna funcione realmente bien, necesitamos que la tomen tantas personas como sea posible”, dijo Kidron.

Otros beneficios incluyen la reducción de desechos de plástico y jeringas, y potencialmente menos efectos secundarios.

– Desafíos para la entrega oral –

A pesar de numerosas ventajas teóricas, ha habido pocas vacunas orales exitosas porque los ingredientes activos tienden a no sobrevivir al tránsito a través del tracto gastrointestinal.

Las excepciones incluyen vacunas para enfermedades que se transmiten por la boca y el sistema digestivo; existe, por ejemplo, una vacuna oral eficaz contra la poliomielitis.

Oramed, que fue fundada en 2006, cree que ha superado los obstáculos técnicos al diseñar una cápsula que sobrevive al ambiente altamente ácido del intestino.

Inventó su tecnología para un producto anterior, una forma experimental de insulina oral, el fármaco vital requerido por los diabéticos que hasta ahora solo se había administrado por inyección.

Desarrollada con el bioquímico ganador del Premio Nobel Avram Hershko, que forma parte del consejo asesor científico de Oramed, la cápsula de la compañía tiene un recubrimiento altamente protector que hace que se degrade lentamente.

También libera moléculas llamadas inhibidores de proteasa que impiden que las enzimas del intestino delgado descompongan la insulina y un potenciador de la absorción para ayudar a que la insulina pase al torrente sanguíneo.

Este fármaco se ha administrado a cientos de pacientes en ensayos clínicos de última etapa en Estados Unidos, y se esperan resultados para septiembre de 2022.

Oramed ha lanzado una nueva empresa de propiedad mayoritaria llamada Oravax, que toma la tecnología de cápsulas del producto de insulina oral y la usa para una vacuna oral contra el covid-19.

– Partícula parecida a un virus –

Para despertar una respuesta inmune, los científicos de la compañía han diseñado partículas sintéticas similares al coronavirus que imitan tres estructuras clave del patógeno: la proteína de pico, la proteína de la envoltura y la proteína de la membrana.

La mayoría de las vacunas autorizadas actualmente, como Pfizer o AstraZeneca, se basan solo en la proteína de pico, lo que las hace menos protectoras con el tiempo a medida que muta la proteína de pico del coronavirus.

Al apuntar a múltiples partes del virus, incluidas las estructuras que mutan menos, la vacuna Oravax podría ser más resistente a las variantes, dijo Kidron.

La compañía ha presentado una solicitud para comenzar las pruebas en varios países y prevé comenzar la primera en Israel en unas semanas, a la espera de la aprobación del Ministerio de Salud.

Si la vacuna en pastilla tiene éxito, también representaría una prueba para futuras vacunas administradas por vía oral, señaló Kidron.

“Imagínense … la vacuna contra la gripe le llega por correo, la toma y ya está”.

Informe revela que variante delta se transmite también entre los vacunados

La altamente transmisible variante delta del coronavirus se puede estar difundiendo entre las personas completamente vacunadas casi tanto como entre las que no han recibido ninguna dosis, según un reporte de las autoridades sanitarias de EE.UU. difundido este viernes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. señalaron que las personas vacunadas portan tanto virus en la nariz como las personas no vacunadas y, por ello, las primeras podrían contagiarse el virus entre sí.

La agencia elaboró un reporte con base en el análisis de un brote de covid-19 ocurrido a comienzos de julio, es decir cuando Estados Unidos celebra su fiesta nacional (4 de julio), en la pequeña comunidad de Provincetown, en Massachusetts, en donde las tres cuartas partes de los contagios correspondieron a personas completamente vacunadas.

CONTAGIOS SIN MUERTES

El brote ocurrido en Massachusetts, estado donde la tasa de vacunación es del 69 %, estuvo relacionado con una serie de “eventos veraniegos” y grandes reuniones de personas en bares, restaurantes y discotecas, y dio como resultado 469 casos.

De ese total, 346 se registraron en personas completamente vacunadas, es decir con las dos dosis de Pfizer o Moderna o la monodosis de Johnson & Johnson, y al mismo tiempo 274 casos presentaron síntomas de la enfermedad.

Cinco personas que contrajeron el virus a causa de este brote, de las cuales cuatro estaban completamente vacunadas, debieron ser hospitalizadas pero no se reportó ninguna muerte, según los CDC.

“La vacunación es la estrategia más importante para prevenir enfermedades graves y la muerte”, recalcó la agencia en este reporte, que lo difunde luego de recomendar esta semana que la gente vacunada vuelva a portar mascarillas en interiores y lugares públicos en casi todo el país.

VOLVER A LAS MASCARILLAS

La agencia señaló en su reporte que los hallazgos de la investigación “sugieren que incluso las jurisdicciones sin transmisión de covid-19 sustancial o alta podrían considerar expandir las estrategias de prevención”, tales como el uso de máscaras en entornos públicos cerrados al margen del estado de vacunación.

“Este hallazgo es preocupante y fue un descubrimiento fundamental que llevó a la actualización de la recomendación para el uso de máscaras de los CDC”, dijo la directora de esta agencia, Rochelle Walensky.

“La recomendación sobre el uso de máscaras se actualizó para garantizar que el público vacunado no transmita el virus a otras personas sin saberlo, incluidos a sus seres queridos no vacunados o inmunocomprometidos (con enfermedades preexistentes)”, añadió.

Un informe interno de esta agencia obtenido por el diario The Washington Post reveló que la variante delta de la covid-19 puede causar una enfermedad más grave y es tan contagiosa como la varicela.

El documento, dado a conocer horas antes del reporte sobre el brote en Massachusetts, recalca además que la variante pasa de una persona a otra con más rapidez que el ébola, el resfriado común, las gripes estacionales y el sarampión.

En el informe, los CDC reconocen que deben ajustar sus mensajes a la población enfatizando que la vacunación es la mejor defensa “contra una variante tan contagiosa que actúa, casi, como si fuese un virus nuevo y diferente”.

Estados Unidos registra un aumento de casos de coronavirus, con una media esta semana de 71.000 nuevos casos diarios de covid, lo que ha llevado al Gobierno a impulsar la campaña de vacunación, que se ha ralentizado notablemente en los últimos dos meses, con apenas 49 % de la población inoculada con la pauta completa.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este jueves que obligará a más de 4 millones de trabajadores federales a demostrar que están vacunados si no quieren someterse a pruebas de covid-19 regularmente.

La medida se suma a las implementadas por compañías como Google, Facebook o Lyft, que esta semana anunciaron que exigirán que todos los trabajadores que vuelvan a sus oficinas estén vacunados.

Cáncer de mama: un estudio aconseja la reducción de un tratamiento

Un estudio liderado por investigadores de la Universidad Médica de Viena revela que la duración óptima del tratamiento contra "el cáncer de mama con receptores hormonales positivos" puede reducirse de diez a siete años sin perder efectividad y eliminando efectos secundarios de las pacientes.

La investigación, en la que participaron 3.482 mujeres de 75 centros austríacos, se encuentra en la fase III y los científicos consideran que sus resultados están prácticamente listos para empezar a aplicarse clínicamente.

“Definir en siete años la duración óptima de la terapia nos ayuda a eliminar efectos secundarios evitables de, a la larga, millones de mujeres en todo el mundo”, explicó a Efe el director del estudio, el cirujano Michael Gnant.

MILES DE AFECTADAS EN TODO EL MUNDO

El cáncer de mama es el más extendido entre mujeres en el mundo y este subtipo concreto (con receptores hormonales positivos) es el más común entre pacientes posmenopaúsicas.

La peculiaridad de este tipo de cáncer es que en la parte externa de las células del tumor aparecen receptores (de estrógenos o progesterona) que se “alimentan” de estas hormonas para crecer más rápido.

Para combatirlo, las pacientes suelen recibir cirugía, radioterapia y, en la mayoría de casos, un tratamiento endocrino para bloquear la acción de las hormonas que genera muchos efectos secundarios en más del 70 % de los casos.

“Los efectos secundarios principales de la terapia antihormonal son sofocos, aumento de peso, disminución del deseo sexual, pérdida de cabello y aceleración de la osteoporosis, que a veces incluso provoca fracturas”, explica Gnant.

MEJORA EN LA CALIDAD DE VIDA

Hasta ahora, este tratamiento se aplicaba por un mínimo de 5 años y un máximo de 10, pero este estudio demuestra que es posible reducir su intensidad manteniendo los mismos resultados.

Muchas pacientes decidían prolongar el tratamiento por miedo a que la enfermedad pudiera reaparecer, explica Gnant.

Sin embargo, la investigación, en la que se controló a dos grupos de pacientes, uno bajo una terapia de 10 años y otro, con 7 años, revela que no es necesario someter tanto tiempo al cuerpo a una terapia endocrina.

Entre ambos grupos “no hubo diferencias en los resultados oncológicos (la supervivencia libre de enfermedad fue el criterio de valoración principal), por lo que 7 años es la duración óptima del tratamiento”, insiste Gnant.

Los investigadores admiten sin embargo que cada caso es diferente y que, en pacientes más graves, puede que siga siendo beneficioso una terapia endocrina de mayor duración.

Para el resto de mujeres afectadas, este hallazgo les permitirá acortar sus tratamientos y mejorar su calidad de vida eliminando efectos adversos perjudiciales para la salud.