Estudio argentino con Ivermectina funcionó en 30 pacientes con Covid-19

Médicos de Salta, Argentina, difundieron con orgullo los resultados de un estudio con Ivermectina en pacientes con Covid-19. En todos los casos se logró la reducción de la carga viral.

Rubén Cimino, uno de los doctores que encabezó la investigación, explicó que se trabajó en pacientes con síntomas leves y una evolución de cinco días, ninguno de ellos superior a ese periodo.

El seguimiento se realizó por siete días, pero el suministro de Ivermectina en la triple dosis de 600 microgramos/kilo, solamente por cinco días, en los cuales se tomó muestra para determinar la carga viral y el dosaje de ivermectina en plasma.

Como resultado, los pacientes mostraron una reducción de la carga viral, algo asociado a la mayor absorción de ivermectina en plasma.

“Nuestro aporte es importante porque hasta la fecha no existía evidencia de la efectividad de la Ivermectina, más allá de una publicación de abril pasado, del estudio que hicieron científicos australianos en un tubo de ensayo”, destacó Cimino en conversación con Abc Tv.

No obstante reconoció que lo que obtuvieron hasta aquí es todavía muy prematuro y que corresponde avanzar a una fase tres en la que deberán incluir a un número más alto de pacientes y acompañar con otros estudios.

 

Vacuna Johnson & Johnson inicia la última fase de ensayos

La empresa Johnson & Johnson comenzó la etapa final de pruebas de la vacuna contra el Covid-19. Los ensayos incluirán a países sudamericanos, entre los que no figura Paraguay.

Otra luz de esperanza se observa al final del duro trayecto del 2020 con el comienzo de la última etapa de pruebas de la vacuna desarrollada por la empresa Johnson & Johnson contra el Covid-19.

En total se prevé la participación de 60.000 personas de países como Argentina, Chile, Colombia, Brasil, Perú, México, Estados Unidos y Sudáfrica.

Una vez que concluya esta fase 3 y de comprobarse la eficacia y la seguridad de la vacuna, se estima que las primeras dosis estarán listas a principios del 2021.

El periodista especializado en temas científicos, Federico Kukso, detalló que esta vacuna utiliza un adenovirus al igual que la de Oxford, para transportar un gen del covid a las células humanas.

A diferencia de otras, estas vacunas deben mantenerse refrigeradas, pero no así congeladas.

 

Algas marinas pueden proveer antivirales para el COVID-19, según estudio

Las algas marinas pueden proveer antivirales para combatir el COVID-19, de acuerdo a una investigación conjunta que llevan a cabo la Universidad de Puerto Rico (UPR) y el Instituto Wistar de Filadelfia (EE.UU.).


Fuente: EFE

Eduardo Caro, catedrático auxiliar del Departamento de Ciencias Farmacéuticas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y director en la isla del proyecto, señaló este martes a Efe que las algas pueden ser una respuesta contra el coronavirus.

"La algas pueden ser una respuesta ante esta pandemia, ya que han contribuido a solucionar otros problemas como el cáncer", sostuvo Caro.

Las algas azules-verdes producen sustancias naturales que inhiben mecanismos específicos de enfermedades infecciosas e informes recientes han descrito la susceptibilidad del coronavirus a ser inhibido por compuestos químicos derivados de algas marinas, aseguró Caro.

"Las algas proveen muchas soluciones y esta investigación supone una oportunidad", destacó.

Dijo que el proyecto dirige esfuerzos para el descubrimiento de productos naturales derivados de algas marinas y otros organismos del mar de Puerto Rico que sirvan para descubrir y desarrollar agentes antivirales para el tratamiento del COVID-19.

COLABORACIÓN CON EL INSTITUTO WISTAR DE FILADELFIA

Para ello, el equipo que dirige colabora con el Instituto Wistar de Filadelfia, institución ubicada en la ciudad universitaria de esa ciudad estadounidense especializada en ciencia biomédica, oncología, inmunología e investigación de vacunas.

Caro explicó que durante el confinamiento tuvo la oportunidad de leer amplio material científico, entre el que se interesó por una investigación que apuntaba que elementos presentes en las algas marinas podrían funcionar como inhibidores del coronavirus.

Esa información le sirvió para contactar con un científico del Instituto Wistar de cara a la puesta en marcha de una investigación que ya avanza y que tiene un plazo de un año para presentarse.

El experto señaló que el estudio toma como base que las algas marinas y en concreto las de Puerto Rico pueden contar con inhibidores contra el coronavirus, lo que significa que, a largo plazo, se podría desarrollar fármacos contra la enfermedad.

El estudio en marcha repartió tareas, de forma que en Puerto Rico el equipo encabezado por Caro se encargó de recolectar las algas y del análisis químico de estas.

El Instituto Wistar, por su parte, trata más la parte biomolecular y de determinar qué componentes de las algas pueden contar con inhibidores contra el COVID-19.

OTRA FASE PARA EL DISEÑO DEL FÁRMACO

"El estudio llegaría a una fase preclínica", subrayó Caro sobre la investigación, después de matizar que una vez determinado que hay inhibidores en las algas marinas el proceso no ha terminado, sino que se abre otro en el que se entra en la parte de diseño del fármaco, que puede demorarse por un periodo de años.

"El objetivo es encontrar un compuesto que tenga eficacia en células infectadas en los pulmones", indicó, tras asegurar que hay muchos medicamentos derivados de componentes marinos que han mostrado su eficacia.

Recordó que para este estudio se recolectaron hasta 50 tipos de algas y otras especias marinas que se cree que pueden contener compuestos que puedan actuar como inhibidores contra el coronavirus.

El que lidera Caro en Puerto Rico forma parte de los diez proyectos de investigación de la UPR que fueron seleccionados para recibir una subvención de 1,7 millones de dólares otorgados por el Gobierno de Puerto Rico para aportar a la mitigación y erradicación de la pandemia.

Caro detalló que hay un plazo de un año para exponer el resultado de las investigaciones y que tras ese periodo será evaluado si se destinan más partidas económicas para continuar con la investigación contra el COVID-19.

El estudio liderado por el científico puertorriqueño cuenta con una partida de 175.000 dólares.

El estudio puede ser de ayuda para la isla, donde la enfermedad sigue en expansión y el Departamento de Salud reportó este martes nueve muertes, mientras que se registraron 233 casos positivos confirmados y 225 casos probables adicionales.

Desde que comenzó la pandemia los casos confirmados suman 18.206 y las muertes 551.

 

Con inteligencia artificial, luqueño predice efectos secundarios de medicamentos

El investigador paraguayo, Diego Galeano, desarrolló un modelo de Inteligencia Artificial (IA) que predice qué efectos secundarios puede tener el desarrollo de un medicamento.

El investigador paraguayo Diego Galeano, Ph.D., categorizado en el Programa Nacional de Incentivo a los Investigadores (PRONII) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y el Prof. Alberto Paccanaro, desarrollaron uno de los primeros modelos de Inteligencia Artificial (IA) que predice la probabilidad de que ciertos efectos secundarios aparezcan en pacientes que reciben algún tipo de medicamento.

Galeano estudió Ingeniería Electrónica en la Universidad Católica, luego mediante Becal hizo una especialización en Inteligencia Artificial en el Royal Holloway de Londres, y ahora realiza un postdoctorado en la Fundación Getulio Vargas de Brasil, donde sigue con su línea de investigación para desarrollar un algoritmo de Inteligencia Artificial que permita optimizar los procesos dentro de la industria farmacéutica y aplicar a la medicina.

El connacional proveniente de la ciudad de Luque señaló al canal GEN que su idea es luego volver al Paraguay para implementar su descubrimiento en torno a la tecnología en la medicina, campo que lo apasiona desde hace años.

Respecto a la IA implementada, detalló que “nuestro algoritmo está inspirado en los sistemas de recomendación, tipo Netflix que recibe muchos datos de los usuarios y lo que hace es aprender tus gustos y hay un algoritmo de inteligencia que corren detrás para hacer similitudes de los gustos de los usuarios”. Agregó que su propuesta es similar, el sistema recomienda (muestra) efectos secundarios a ciertos medicamentos al aprender qué partes del cuerpo humano están siendo perturbados o dañados por un determinado medicamento.

“Realmente esperamos que esto pueda ayudar a la gente que está trabajando para hacer medicamentos más seguros para los pacientes”, resaltó.

El investigador aclaró que esta propuesta incluye unos 700 medicamentos que actualmente están en el mercado, pero que no se aplica a las vacunas.