Existieron los unicornios, pero no eran como lo imaginaban

Un animal extinto hace tiempo conocido como el unicornio siberiano, que en los hechos era un rinoceronte de cuerno largo, podría haber coexistido en la Tierra hace 29.000 años con los humanos.

Hasta ahora, se creía que el Elasmotherium sibiricum se había extinguido hace 350.000 años.

Pero el estudio publicado en la American Journal of Applied Science da cuenta de un descubrimiento mucho más reciente de un cráneo bien preservado en Kazajistán.

Los rinocerontes siberianos, que probablemente eran vegetarianos, pesaban hasta cuatro toneladas y podía medir dos metros de altura y cinco de largo.

Su hábitat se extendía desde el río Don al este del moderno Kazajistán, señala el estudio, liderado por el paleontólogo Andrey Shpanski de la Tomsk State University (TSU).

Shpanski añadió en la publicación que se deben realizar otros estudios de radiocarbono para evaluar los restos de otros mamíferos que los científicos dan por extintos hace 50.000 a 100.000 años atrás.

Explorador de la NASA halla en Marte rocas onduladas causadas por olas

El explorador Curiosity de la NASA encontró rocas onduladas en una zona de Marte, evidencia de un antiguo lago en el planeta rojo, informó el miércoles la agencia espacial estadounidense.


Fuente: AFP

“Esta es la mejor evidencia de agua y olas que hemos visto en toda la misión”, dijo Ashwin Vasavada, científico del proyecto Curiosity en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en California.

El explorador, que lleva desde 2012 recorriendo Marte, transmitió imágenes impresionantes de patrones ondulados en la superficie de las rocas causados por las olas de un lago poco profundo hace miles de millones de años.

Pero los científicos de la NASA se sorprendieron al encontrar pruebas tan claras de la existencia de agua en el cráter Gale, donde el explorador está ahora.

“Hemos escalado a través de muchos depósitos lacustres durante nuestra misión, pero nunca habíamos visto ondulaciones de olas tan claramente”, dijo Vasavada en un comunicado.

“Esto fue especialmente sorprendente porque la zona en la que estamos probablemente se formó en un momento en que Marte se estaba volviendo más seco”, agregó.

Curiosity está explorando las laderas de una montaña de 5.000 metros de altura conocida como Monte Sharp.

El explorador también ha detectado residuos en un valle que fueron arrastrados por deslizamientos de tierra húmeda en el Monte Sharp, dijo la NASA.

“Estos restos de tierra son probablemente la prueba más reciente de la presencia de agua que veremos alguna vez”, explicó Vasavada. “Nos permitirá estudiar capas más altas en el Monte Sharp que no podemos alcanzar”.

La NASA indicó que el Monte Sharp proporciona una especie de “línea de tiempo marciana” a los científicos, con las capas más antiguas en la parte inferior y las más jóvenes en la parte superior.

Esto les permite “estudiar cómo Marte evolucionó de un planeta que era más parecido a la Tierra en su pasado antiguo, con un clima más cálido y abundante agua, al desierto helado que es hoy en día”, dijo.

Otro explorador de Marte, Perseverance, aterrizó en el planeta rojo en febrero de 2021 para buscar indicios de vida microbiana en el pasado.

Este vehículo multitarea recogerá 30 muestras de rocas y suelo en tubos sellados que se enviarán a la Tierra en la década de 2030 para su análisis en laboratorio.

Sacan del mercado marca de gotas para ojos por brote de bacteria que puede causar ceguera

Los pacientes presentaron una variedad de afecciones que incluían, inflamación de la córnea y del globo ocular, infección respiratoria, infección del tracto urinario y sepsis.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. han emitido una alerta sanitaria debido al brote de una bacteria resistente a los antibióticos detectada en una marca de gotas lubricantes para los ojos, por lo que recomendó al público suspender su uso “inmediatamente”.

La alerta se debe a la presencia de la bacteria ‘Pseudomonas aeruginosa’ en frascos abiertos de la marca EzriCare Artificial Tears, un producto de venta libre que se usa para tratar la irritación y la sequedad de los ojos. Estas lágrimas artificiales son comercializadas en Estados Unidos por la compañía EzriCare LLC, pero fabricadas en la India por Global Pharma Healthcare.

Hasta el momento se han identificado 55 casos en diferentes estados del país, de ellos uno murió a causa de una infección en la sangre mientras que al menos cinco sufrieron pérdida permanente de la visión. Los pacientes presentaron una variedad de afecciones que incluían, inflamación de la córnea y del globo ocular, infección respiratoria, infección del tracto urinario y sepsis, una respuesta inmunitaria extrema que puede ser mortal.

Bacteria resistente a antibióticos

Los análisis de los CDC determinaron que ‘P. aeruginosa’ es resistente a los antibióticos comunes. De momento se desconoce si la contaminación bacteriana se produjo durante el uso de las gotas o durante su proceso de fabricación. EzriCare aseguró no tener conocimiento de ninguna evidencia que vincule definitivamente el brote con dicho producto, pero suspendió su distribución y pidió a los consumidores que dejaran de usarlo.

Las lágrimas artificiales de Global Pharma Healthcare también se comercializan bajo otras marcas en el país norteamericano, por lo que la farmacéutica ha retirado el producto y está cooperando con las autoridades sanitarias estadounidenses en las respectivas investigaciones.

Inician un proyecto para resucitar al pájaro dodo, extinto por la acción humana

Una 'startup' especializada en devolver a la vida a animales extintos ha anunciado su plan para recuperar a estas pacíficas aves, que fueron fueron exterminadas por la caza indiscriminada en el siglo XVII.

Hace dos años, el genetista de Harvard George Church y el empresario Ben Lamm fundaron la ‘startup’ de biotecnología Colossal Biosciences, cuyo principal objetivo es regresar a la vida a especies extintas.

Los primeros candidatos a la resurrección fueron muy significativos, los mamuts lanudos, a los que luego se unieron los tigres de Tasmania. Ahora, a este listado se han sumado los pájaros dodo (‘Raphus cucullatus’).

El dodo, o dronte, era un habitante endémico de la isla de Mauricio, en el océano Índico. Estas grandes aves, que llegaban a pesar hasta 20 kilos, no podían volar, pero su vida en la isla era bastante tranquila, por la sencilla razón de que no tenían depredadores.

Sin embargo, a principios del siglo XVII Mauricio convirtió en un importante punto en las rutas de los marineros europeos, y los indefensos y confiados dodos fueron objeto de una caza fácil e indiscriminada. Décadas de matanzas llevaron a su desaparición total para finales del siglo.

Un esqueleto de Dodo frente a un modelo reconstruido del ave extinta en el Museo Nacional de Gales, Cardiff, 4 de marzo de 1938.

Tras su extinción, el dodo comenzó a ser considerado como un mito entre las criaturas exóticas. Su total ausencia de miedo hacia los humanos lo convirtió para algunos en un símbolo de estupidez.

“Seamos claros. Las únicas criaturas realmente estúpidas en esta historia somos nosotros, los humanos”, señala Colossal en un comunicado.

Los científicos de la empresa decidieron traer de vuelta al extinto animal editando el genoma de la paloma de Nicobar, su pariente vivo más próximo, una especie de paloma endémica de ciertas islas del Índico. El proyecto ya cuenta con 150 millones de dólares en asignaciones.

Luego de secuenciar el genoma, los genetistas de Colossal crearán un embrión que crecerá en una madre artificial.

Se espera que la primera cría del dodo ‘resucitado’ llegue en unos seis años. El equipo de la paleogenética Beth Shapiro, quien dirige el proyecto, secuenció por primera vez (el proyecto prevé secuenciar varios) el genoma de la extinta ave en marzo de 2022.