Infecciones entre vacunados a causa de la Delta: variante posee gran capacidad de contagio

Los contagios por la variante Delta del COVID-19 van en aumento en todo el mundo, siendo motivo de preocupación de las autoridades sanitarias. Las infecciones se dan inclusive en personas ya vacunadas. La rapidez de la tasa de replicación y el periodo de incubación reducido explican este escenario.

La incursión de la variante Delta -originaria de la India- ha vuelto a crear complicaciones en diferentes partes del mundo debido a las consecuencias que ha traído en cuanto a las infecciones.

Tal es así que en países donde la situación epidemiológica había mejorado notablemente, como es el caso de EE.UU. e Israel donde se produjo un descenso de casos y muertes por COVID-19, ahora nuevamente se ven obligados a aplicar nuevas medidas sanitarias.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la variante Delta actualmente se encuentra presente en 124 países y se espera que se convierta en la variante dominante a nivel mundial en los próximos meses.

A raíz del escenario actual en Estados Unidos donde las infecciones causadas por la variante Delta se han incrementado, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) volvieron a recomendar el uso de mascarillas en zonas “de alto riesgo” en personas vacunadas, en caso de encontrarse en espacios cerrados.

Así también, recomendaron que las personas vacunadas con miembros vulnerables del hogar, incluidos los niños pequeños y las personas inmunodeprimidas, usen tapabocas en el interior de los espacios públicos.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, describió la variante Delta como “un virus diferente, capaz de generar brotes de infección incluso entre algunas personas que están vacunadas”, aunque admitió que es probable que sean mucho menos graves.

Walensky subrayó que, aunque los denominados casos “de irrupción” entre las personas vacunadas siguen siendo raros -las vacunas reducen 7 veces el riesgo de enfermedad sintomática y 20 veces el de hospitalizaciones y muertes-, una nueva investigación de los CDC mostró que cuando una persona vacunada se infecta, su carga viral es similar a la de una persona no vacunada.

Según un artículo publicado recientemente en la revista Virological, la cantidad de virus encontrada en las primeras pruebas de los pacientes con la variante Delta fue 1.000 veces superior a la de los pacientes de la primera oleada del virus en 2020, lo que aumenta enormemente su capacidad de contagio.

Esta situación se debe a que la tasa de replicación del virus con esta nueva variante es más rápida, teniendo un período de incubación reducido y también una mayor diseminación viral.

Las nuevas variantes del COVID-19 han aumentado la transmisibilidad de la cepa original y algunas están demostrando reducir la eficacia de las vacunas. Pese a ello, la inmunización sigue siendo la manera más efectiva de contrarrestar el virus, ya que reduce notablemente el riesgo de presentar las formas graves de la enfermedad y también el riesgo de muerte.

 

Tercera dosis de Sinovac eleva inmunidad anti-covid, según estudio preliminar

Una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 desarrollada por la farmacéutica china Sinovac eleva los niveles de protección inmune entre tres y cinco veces, según un estudio preliminar del que se hizo el diario privado hongkonés South China Morning Post.


Fuente: EFE

El estudio fue llevado a cabo por una decena de expertos de universidades e instituciones públicas del país, así como de la propia empresa desarrolladora del antígeno, y publicado en el portal médico MedRxiv, que advierte de que todavía no ha pasado por todas las fases de revisión y que, por tanto, no debe ser tomado todavía como "información verificada".

Según sus hallazgos, los niveles de inmunidad bajan significativamente tras unos seis meses, pero una dosis de refuerzo inoculada entre unos seis y ocho meses tras la segunda inyección genera un "fuerte impulso para la respuesta inmune".

"La media geométrica de los títulos (MGT) de anticuerpos se eleva a aproximadamente 140. Esta subida se corresponde con un aumento de entre 3 y 5 veces en los títulos de anticuerpos neutralizantes (con respecto a los) de 28 días después de (recibir) la segunda dosis", apunta el documento.

El estudio se basa en la experiencia con unos 540 participantes sanos de entre 18 y 59 años que recibieron una tercera dosis en diferentes períodos tras recibir la segunda.

Pese a que sí especifican el período en el que mejor respuesta inmune se registró, los investigadores no proponen directamente un marco temporal para la inyección de una dosis de refuerzo y aseguran que para establecerlo hay que "tener en cuenta muchos factores" como la eficacia de la vacuna, la situación local de la pandemia, los riesgos de infección y los suministros de antígenos.

La vacuna de Sinovac se convirtió en junio en la segunda vacuna contra la covid desarrollada en China en recibir la autorización de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para su uso de emergencia.

El suero, llamado CoronaVac, se está empleando en países latinoamericanos como Ecuador, Colombia, Uruguay, México, El Salvador, República Dominicana o Chile.

 

Pfizer dice que una tercera dosis puede mejorar la protección contra la variante delta

La farmacéutica estadounidense Pfizer divulgó este miércoles que una tercera dosis de su vacuna contra el covid-19 puede "impulsar con fuerza" la protección contra la variante delta del coronavirus frente a un esquema de dos dosis, según datos preliminares de un estudio.


Fuente: EFE

La empresa indicó en una presentación que sus datos sugieren que una tercera dosis produce niveles de anticuerpos contra la variante delta cinco veces más altos en personas entre 18 y 55 años, y más de 11 veces en gente entre 65 y 85 años, en comparación con los niveles tras la segunda dosis.

Pfizer calcula que esa tercera dosis podría potencialmente multiplicar por 100 la neutralización de la variante delta en comparación con un esquema de dos dosis, de acuerdo al documento, que fue utilizado por la empresa en una conferencia telefónica para hablar de sus resultados financieros trimestrales.

Según explicaron ejecutivos en la conferencia, Pfizer cree "probable que se necesite una tercera dosis potenciadora entre 6 y 12 meses después de la vacunación completa para mantener altos niveles de protección" frente al covid-19, y opinaron que la variante delta es "la más transmisible" vista hasta ahora.

El estudio, que está en desarrollo y que no ha sido sometido a revisión de pares, parece indicar también que una tercera dosis suministrada al menos medio año después de la segunda es bien tolerada y genera niveles de anticuerpos altos contra el coronavirus original y la variante beta.

Pfizer dijo a principios de este mes que pretendía solicitar una autorización a la Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU. (FDA, en inglés) para suministrar una tercera dosis de la vacuna anticovid, que ha desarrollado junto a la empresa alemana BioNTech.

"Las compañías esperan publicar datos más definitivos sobre el análisis y todos los datos acumulados serán compartidos como parte de las discusiones actuales con la FDA, la EMA (Agencia Europea del Medicamento) y otros reguladores en las próximas semanas", señaló la farmacéutica en una nota.

Por otra parte, el consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, dijo en declaraciones a la CNBC que la compañía también ha elaborado un estudio que refleja que la efectividad de sus dos dosis de la vacuna contra el coronavirus desciende al 84 % de cuatro a seis meses después de su administración.

En concreto, su efectividad máxima es del 96,2 %, que se alcanza entre la primera semana y los dos meses después de haber recibido la vacuna, una cifra que desciende una media de un 6 % cada dos meses, apunta el estudio, que aun no ha sido revisado por pares y en el que participaron 44.000 personas de EE.UU. y otros países.

Bourla señaló asimismo que aunque inicialmente la vacuna protege contra una ingreso hospitalario por coronavirus al 100 %, ese porcentaje baja a alrededor del 90 % seis meses después de haber recibido la pauta completa.

 

Segunda dosis de AstraZeneca no aumenta el riesgo de trombos raros

Los vacunados contra la covid-19 con la segunda dosis de Vaxzevria, el preparado de AstraZeneca, no tienen más riesgo de padecer trombos raros que aquellas personas que no han sido inmunizadas, según revela un estudio publicado este miércoles en "The Lancet".


Fuente: EFE

Este análisis, efectuado a partir de la base de datos de seguridad global de la farmacéutica anglo-sueca, se centró en un efecto adverso muy raro provocado por algunos preparados, como Vaxzevria, llamado trombocitopenia inmune trombótica inducida por vacunación (VITT).

Los expertos constataron que la incidencia estimada de VITT en personas que recibieron el segundo pinchazo de la vacuna de AstraZeneca es de 2,3 por cada millón de vacunados, similar a la observada en las poblaciones no vacunadas.

Después de la primera dosis, la incidencia estimada se situó en 8,1 por cada millón de vacunados, destacó el estudio.

El vicepresidente ejecutivo de I+D de AstraZeneca, Mene Pangalos, reiteró en un comunicado que Vaxzevria "es efectiva contra todos los niveles de gravedad de la covid-19", al tiempo que "desempeña un papel clave en la lucha contra la pandemia".

"A menos que se detecte un VITT después de la primera dosis, estos resultados apoyan la administración de la segunda dosis de Vaxzevria en los tiempos previstos, de cara a ofrecer protección contra la covid-19, incluidas las variantes más preocupantes", agregó el directivo.

Otro estudio publicado hoy en "The Lancet" también analiza la relación que tienen con los trombos raros, incluido el VITT, las vacunas de vector viral, como la de AstraZeneca o Janssen, y las de ARN Mensajero, como BioNTech/Pfizer o Moderna.

"Los perfiles de seguridad de Vaxzevria y de las vacunas de ARN mensajero son similares y, en general, favorables", explicaron los autores del informe en un comunicado.

Los resultados, indicaron, confirman que la tasa de incidencia de VIIT detectada tras la administración de cualquiera de los dos tipos de vacunas es similar a la observada en poblaciones no inmunizadas.

Los expertos advierten que no ha habido tiempo suficiente aún para informar sobre el impacto de Vaxzevria después de la segunda dosis, aunque "otros estudios han demostrado" que la tasa de incidencia de "casos de raros de coagulación en la sangre" es "menor" tras el segundo pinchazo.

Asimismo, confirmaron que, independientemente de la vacuna utilizada, "el aumento de la incidencia de trombos entre las personas infectadas" con covid-19 "fue mucho mayor que entre las vacunadas".