La aterradora especie de abeja que evolucionó y puede comer carne

La gran mayoría de las abejas se alimentan de polen y néctar, pero ciertas especies han evolucionado para darse un festín con la carne, sustituyendo los prados de flores por cadáveres de animales muertos.


Fuente: CNN Español

Para comprender mejor este cambio extremo en la dieta, científicos de la Universidad de California-Riverside, la Universidad de Columbia y la Universidad de Cornell estudiaron las bacterias intestinales o el microbioma de las llamadas abejas buitre en Costa Rica.

Los investigadores encontraron que las tripas de las abejas son ricas en bacterias amantes de los ácidos similares a las que se encuentran en los buitres, las hienas y otros animales que se alimentan de carroña.

Su estudio fue publicado este martes en la revista mBio, publicada por la Sociedad Estadounidense de Microbiología.

Solo tres especies de abejas en el mundo, todas abejas buitre, han evolucionado para obtener su proteína exclusivamente de la carne muerta, y viven solo en las selvas tropicales. Sin embargo, hay otras especies de abejas que consumirán cadáveres de animales frescos cuando estén disponibles, pero también buscarán polen y néctar, según el estudio.

Abejas y bacterias intestinales

Las tripas de las abejas melíferas, los abejorros y las abejas sin aguijón están colonizadas por los mismos cinco microbios centrales, y han retenido estas bacterias durante aproximadamente 80 millones de años, anotó el estudio. Los investigadores querían descubrir en qué se diferenciaban las tripas de las abejas buitre.

Los científicos instalaron 16 estaciones cebadas con 50 gramos de pollo crudo colgando de ramas a unos 1,5 metros sobre el suelo. Para disuadir a las hormigas, cubrieron la cuerda con vaselina.

Recolectaron 159 abejas en total, incluidas, a modo de comparación, abejas que se alimentan de polen y carne y abejas vegetarianas que se alimentan exclusivamente de polen y néctar.

Después de estudiar los microbiomas de las abejas extrayendo ADN de su abdomen, los investigadores encontraron que las abejas buitre habían perdido algunos de los microbios centrales que tienen la mayoría de las abejas y desarrollaron un intestino más ácido.

“El microbioma de la abeja buitre está enriquecido en bacterias amantes de los ácidos, que son bacterias nuevas que sus parientes no tienen”, dijo Quinn McFrederick, profesora asistente y especialista en abejas en UC Riverside y autora del estudio.

“Estas bacterias son similares a las que se encuentran en los buitres reales, así como en las hienas y otros animales que se alimentan de carroña, presumiblemente para ayudar a protegerlos de los patógenos que aparecen en la carroña”.

Añadió que las abejas que se alimentan tanto de polen como de carroña tenían diferentes tipos de bacterias en comparación con los alimentadores estrictos de polen o los alimentadores estrictos de carroña.

Esto sugiere que albergan una mayor diversidad de microbios en respuesta a su dieta diversa o que están expuestas a una mayor diversidad de microbios cuando visitan tanto flores como carroña.

Una de las bacterias presentes en las abejas buitres es Lactobacillus, que se encuentra en muchos alimentos fermentados de los humanos, incluida la masa madre, según un comunicado de prensa.

También se encontró que albergaban Carnobacterium, que está asociado con la digestión de la carne.
Aunque se alimentan de carne, los investigadores dijeron que la miel de las abejas buitre todavía es dulce y comestible.

“Almacenan la carne en cámaras especiales (en sus colmenas) que se sellan durante dos semanas antes de acceder a ella, y estas cámaras están separadas de donde se almacena la miel”, dijo Jessica Maccaro, estudiante de doctorado en UC Riverside que también participó en el estudio, en el comunicado.

 

Indican que tras 90 días de la segunda vacuna el riesgo de infección aumenta gradualmente

Un estudio constata un aumento gradual del riesgo de infección por covid-19 a partir de los 90 días después de recibir una segunda dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech.


Fuente: EFE

Los resultados sugieren que podría estar justificada la consideración de una tercera dosis, señalan los responsables de este trabajo publicado en la revista The BMJ.

El estudio del Instituto de Investigación de los Servicios de Salud de Leumit, en Israel, confirma que la vacuna de Pfizer/BioNTech proporcionó "una excelente protección" en las primeras semanas después de la vacunación, pero sugiere que esta disminuye para algunos individuos con el tiempo.

Examinar el tiempo transcurrido desde la vacunación y el riesgo de infección podría proporcionar pistas importantes sobre la necesidad de una tercera inyección y el mejor momento para ello, explica un comunicado de la revista.

Los investigadores examinaron los registros sanitarios electrónicos de 80.057 adultos (con una media de edad de 44 años), a los que se les había practicado una prueba de PCR al menos tres semanas después de su segunda inyección, y que no tenían indicios de una infección previa por covid-19.

De estos 80.057 participantes, 7.973 (9,6%) tuvieron un resultado positivo en la prueba; estos individuos fueron emparejados con controles negativos de la misma edad y grupo étnico que se sometieron a la prueba en la misma semana.

Según el trabajo, la tasa de resultados positivos aumentó con el tiempo transcurrido desde la segunda dosis.

Por ejemplo, en todos los grupos de edad, el 1,3% de los participantes dieron positivo entre 21 y 89 días después de la segunda dosis, pero esta cifra aumentó al 2,4% después de 90-119 días; al 4,6% después de 120-149 días; al 10,3% tras 150-179 días; y al 15,5% después de 180 días o más.

Tras tener en cuenta otros factores potencialmente influyentes, los científicos encontraron "un riesgo significativamente mayor" de infección con el tiempo transcurrido desde una segunda dosis, concluye la nota.

Los investigadores reconocen que la interpretación de sus resultados está limitada por el diseño observacional y no pueden descartar la posibilidad de que otros factores no medidos, como el tamaño del hogar, la densidad de población o la variante del virus, puedan haber tenido un efecto.

Sin embargo, se trata de un estudio amplio de personas que recibieron la misma vacuna y se pudo realizar un análisis detallado de los datos, "lo que sugiere que los resultados son sólidos".

 

Sputnik registra vacuna para menores de 12 a 17 años

El Ministerio de Salud de Rusia registra este miércoles a su vacuna pediátrica contra el Covid-19. Se llamará Sputnik M.

El Instituto de Gamaleya desarrolló la vacuna Sputnik M, dirigida a menores de 12 a 17 años.

A través de su cuenta de Twitter, Sputnik-V informó que el Ministerio de Salud de Rusia registrará a la versión pediátrica.

“La vacuna Sputnik M para niños será bienvenida como integrante de la familia Sputnik, tanto en el mercado ruso como en el global”, informó.

Sputnik V es la primera vacuna contra el Covid-19 registrada, con 91,6 % de eficacia.

 

EMA evalúa licencia europea para el antiviral molnupiravir para el COVID

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) comenzó este martes a evaluar la solicitud de una licencia de comercialización en la Unión Europea (UE) presentada hoy por los desarrolladores del antiviral Lagevrio (molnupiravir), un fármaco oral para tratar la covid-19 en pacientes adultos.


Fuente: EFE

El regulador europeo “evaluará los beneficios y riesgos” de Lagevrio “en un plazo reducido” y podría emitir una opinión sobre la licencia en “unas semanas” si los datos presentados por las farmacéuticas son lo suficientemente sólidos y completos para demostrar la eficacia, al seguridad y la calidad del fármaco.

La conclusión de la EMA se alcanzará en un tiempo más corto porque el comité de medicamentos de uso humano (CHMP) ya adelantó trabajo en las últimas semanas, durante la evaluación continua del fármaco.

El CHMP evaluó ya datos de estudios de laboratorio y animales, información sobre la calidad del medicamento y la forma en la que se producirá, datos sobre su eficacia y seguridad, y los resultados de los estudios clínicos finalizados y en curso.

Estos incluyeron los resultados provisionales del estudio principal sobre los efectos de Lagevrio en pacientes no hospitalizados y no vacunados con al menos una afección subyacente que los pone en peligro de desarrollar covid-19 grave.

Según esa información, Lagevrio redujo el riesgo de hospitalización y muerte cuando se administró en una dosis de 800 mg dos veces al día y el tratamiento se inició dentro de los cinco días posteriores al inicio de los síntomas.

Lagevrio, desarrollado por la farmacéutica estadounidense Merck Sharp & Dohme en colaboración con la biotecnológica Ridgeback Biotherapeutics, reduce la capacidad del coronavirus de multiplicarse en el cuerpo, según los estudios, y está destinado a tratar la covid-19 en adultos.

El pasado día 19, los expertos de la EMA han respaldado el posible uso de emergencia del molnupiravir en la UE, que se administrará por decisión únicamente de las autoridades nacionales, antes de que se autorice la licencia oficial europea, un aval científico de la agencia para ayudar a la toma de decisiones “a la luz del aumento de los contagios y fallecimientos” por covid-19.

El medicamento, disponible en cápsulas, debe tomarse dos veces al día durante 5 días, por adultos con covid-19 que no requieren oxígeno suplementario y que sean pacientes de riesgo de desarrollar la enfermedad en su estado grave.

El CHMP recomendó que este fármaco se administrara “lo antes posible después del diagnóstico” de la covid-19 y dentro de los cinco días posteriores al inicio de los síntomas.