Moderna trabaja en vacuna de una sola dosis contra el COVID y la gripe

La farmacéutica estadounidense Moderna puso en marcha un programa para desarrollar una vacuna de una única dosis que combina un refuerzo contra el coronavirus y otro contra la gripe.

“Hoy anunciamos el primer paso de nuestro novedoso programa de vacunas respiratorias para el desarrollo de una vacuna de dosis única que combina un refuerzo contra el covid-19 y un refuerzo contra la gripe”, aseguró este jueves la compañía en un comunicado.

El miércoles, el infectólogo Fernando Polack había adelantado en declaraciones radiales que un grupo de científicos argentinos participan en un proyecto para desarrollar una vacuna triple viral contra el coronavirus, la gripe y el virus sincitial respiratorio humano.

Moderna hizo su anuncio en una nota en la que presentó los avances de su cartera de productos.

A su vez, la farmacéutica estadounidense entregó la semana pasada los primeros resultados de sus ensayos clínicos a las autoridades sanitarias europeas para la evaluación de una tercera dosis de refuerzo, con el objetivo de obtener su autorización.

“Estamos satisfechos de haber solicitado una autorización condicional de comercialización a la Agencia Europea de Medicamentos para nuestra [vacuna] candidata de refuerzo al nivel de dosis de 50 microgramos”, afirmó la farmacéutica estadounidense el pasado viernes, tras solicitar el permiso en Europa.

El consejero delegado de Moderna, Stéphane Bancel, apuntó que los estudios y análisis adicionales “muestran que una dosis de refuerzo de 50 microgramos” de su vacuna “provoca fuertes respuestas de anticuerpos contra la variante Delta” de coronavirus.

La compañía explicó que modificó la segunda fase de un estudio clínico para incluir una tercera dosis aticovid-19, administrada “aproximadamente” seis meses después de la segunda.

En agosto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) comenzó a recomendar el uso de una tercera dosis contra el covid-19 para las personas con un sistema inmune debilitado, como pacientes de trasplante de órganos, personas con VIH o algunos enfermos de cáncer, que no registraron una respuesta inmune adecuada a las dos primeras aplicaciones.

Recientemente, las autoridades estadounidenses también anunciaron planes de comenzar a ofrecer la dosis de refuerzo a la población general que haya recibido las vacunas mRNA (Moderna y Pfizer) empezando la semana del 20 de septiembre para aquellos que se hayan puesto las dos dosis iniciales hace más de ocho meses.

Esa iniciativa, sin embargo, aún tiene que ser aprobada por la FDA y por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) del país.

Infecciones entre vacunados: la importancia de completar el esquema de inmunización

Una investigación examinó las características de las infecciones en personas inoculadas. Cuál es la importancia de completar el esquema de vacunación.

Recientemente, ha habido varios informes de infecciones de avance del SARS-CoV-2 que han ocurrido entre vacunados. El término infección irruptiva implica que el virus rompió una barrera protectora proporcionada por la vacuna. Se considera una infección como irruptiva cuando alguien que recibió una vacuna COVID-19 contrae el virus más de 14 días después de haber sido completamente vacunado.

Mientras esto podría suponer una puesta en duda de la efectividad de las inyecciones, un equipo de trabajo de la Universidad de Tuluane, en Estados Unidos, publicó un documento en The Journal of Clinical Investigation que analiza por qué es preciso continuar con las campañas de vacunación, aunque algunos casos inoculados adquieran el virus.

La interpretación de esta respuesta radica en la comprensión fundamental del sistema inmunológico de las mucosas en todo el tracto respiratorio: el tracto respiratorio superior y el tracto respiratorio inferior. “Las vacunas actuales previenen el COVID-19 -explica John S. Schieffelin, autor principal del estudio-, por definición una enfermedad del tracto respiratorio inferior, en más del 90% de los Estudios recientes de individuos completamente vacunados monitoreados por pruebas nasales de rutina han mostrado reducciones marcadas, pero no una ausencia completa, de pruebas positivas para SARS-CoV-2. Creemos que es un error pensar que estas vacunas evitarán la infección nasal (de las vías respiratorias superiores). Esta inferencia se basa en las rutas actuales de inmunización”.

El documento indica que las vacunas actuales provocan IgG anti-pico, así como respuestas de células T que pueden detectarse en sangre. Sin embargo, hay escasez de datos sobre si estas vacunas intramusculares provocan respuestas inmunitarias específicas del tracto respiratorio, como la generación de células B de memoria residentes en el tejido o células T. “De hecho, esto es muy poco probable”, afirma el especialista.. Las lecciones de las vacunas conjugadas de Streptococcus pneumoniae muestran fuertes efectos en la reducción de la meningitis y, hasta cierto punto, la neumonía debido a los erotipos de S. pneumoniae en la vacuna. “Sin embargo, estas vacunas no previenen por completo la colonización nasal -ejemplifica Schieffelin-. La experiencia clínica previa con el anticuerpo monoclonal anti-virus sin citial respiratorio (anti-VRS) tuvo poco efecto sobre la infección por VRS del tracto respiratorio superior, pero impidió la hospitalización”.

De manera similar, la vacuna antigripal inactivada estacional administrada por vía intramuscular protege a las personas contra enfermedades respiratorias agudas y se asocia con altos niveles de anticuerpos séricos neutralizantes del virus, pero no bloquea la transmisión viral como se observó en cohortes que incluían contactos domésticos. “Sobre esta base, predeciríamos que las vacunas para enfrentar el COVID tendrían poco efecto sobre la infección nasal, el transporte nasal o, lo que es más importante, la diseminación nasal del virus. Por lo tanto, la vacunación con las vacunas aprobadas actualmente no eliminará la necesidad de continuar con algunos procedimientos de mitigación como el uso de mascarillas y el distanciamiento social en escenarios de contacto de alta densidad si no se alcanzan altas tasas de vacunación para lograr la inmunidad colectiva”, completa el investigador.

Entender el valor de la vacuna

Para los especialistas de este informe, no se ha hecho un buen trabajo al comunicar el concepto sobre la posibilidad de una infección nasal limitada en las personas vacunadas. “Comprender los aspectos regionales (tracto respiratorio superior o inferior) de la eficacia de la vacuna es clave para garantizar la confianza del público en ellas, así como para ayudar a las personas a comprender la necesidad de seguir cumpliendo con las recomendaciones de mitigación de salud pública”.

En otras palabras, se debe esperar que las vacunas contra el SARS-CoV-2 prevengan la enfermedad, pero sin una vacuna que bloquee la transmisión o sin lograr la inmunidad colectiva, no es posible apostar sólo a vacunar para regresar al 100% de las actividades prepandémicas. Es más, según se cita en la investigación, “esto destaca la necesidad de financiar también la investigación básica para desarrollar vacunas mucosas seguras que puedan generar células T y B de memoria residentes en el tejido en la mucosa respiratoria que puedan ser más efectivas para mediar la inmunidad esterilizante en el tracto respiratorio”. De hecho, un estudio reciente publicado en Cell realizado por un equipo de trabajo de la Universidad de Washington, utilizó vacunas de adenovirus de la mucosa y pareció ser superior en el control de la carga viral en el tracto respiratorio de las vías intramusculares

“Necesitamos una definición más precisa de lo que es un verdadero caso de avance -explica Schieffelin-. Sugerimos que la enfermedad de avance debe definirse mediante una prueba de PCR positiva para el SARS-CoV-2 del tracto respiratorio y la documentación de la enfermedad del tracto respiratorio inferior”. Por otro lado, la detección del virus SARS-CoV-2 en el tracto respiratorio superior en un individuo completamente vacunado sin síntomas o con síntomas leves de infección en él (con pérdida del olfato, por ejemplo) no cumpliría los criterios para una infección irruptiva. “Esto no quiere decir que estas pruebas positivas no sean infecciones -advierte-, ya que conllevan el riesgo de transmisión, simplemente no son infecciones de avance”.

Para los investigadores quizás se clasifiquen mejor como “infecciones del tracto respiratorio superior posvacunación”. Los criterios formales para una verdadera infección irruptiva podrían incluir otros criterios, fundamentales para determinar qué pruebas positivas de SARS-CoV-2 son verdaderas fallas de la vacuna en el tracto respiratorio inferior en comparación con el superior. “En el entorno actual de vacilación sobre las vacunas, estas distinciones serán cruciales para mantener, y posiblemente aumentar, la confianza del público en las vacunas, así como para comprender el papel de la vacunación para poner fin a la pandemia”, concluyó Schieffelin.

Investigadores en Bangkok detectan covid-19 en la transpiración humana

Detectar el virus de covid-19 en la transpiración de los humanos es un procedimiento menos complejo que está siendo desarrollado por investigadores tailandeses, los cuales realizaron durante esta semana en Bangkok una prueba a escala real.

En los pasillos de un popular mercado de la capital tailandesa, un hombre y una mujer con monos protectores solicitan a un vendedor que se coloque un hisopo debajo de una axila.

Quince minutos más tarde, la varilla se introduce en un tubo de vidrio, esterilizado con rayos aultravioleta UV. La muestra tomada es analizada. Treinta segundos más tarde determinan el resultado: negativo.

Este método es un “95% fiable”, un resultado comparable al del PCR nasal, de acuerdo a las primeras pruebas realizadas sobre una muestra aleatoria de 2.000 personas, afirma a la AFP el investigador Chadin Kulsing, de la universidad Chulalongkorn de Bangkok, que despliega estas unidades móviles de detección.

Su equipo ya había lanzado un experimento con perros rastreadores de la transpiración humana para detectar casos asintomáticos de covid-19 y el nuevo proyecto en desarrollo es complementario.

“Las personas infectadas por covid-19 secretan sustancias químicas distintas”, destaca el científico.

“Este hallazgo nos ha permitido desarrollar un dispositivo para detectar olores específicos producidos”—por los infectados por coronavirus—, prosigue.

Tailandia tampoco es el primer país en utilizar la transpiración para detectar el covid-19, el Reino Unido y Estados Unidos, en particular, han lanzado experimentos similares.

Pero el reino asiático, y en particular la capital Bangkok, enfrenta una ola epidémica sin precedentes desde la primavera (boreal) pasada.

Kulsing aspira a que su método de detección, aún en fase experimental, pueda utilizarse pronto como alternativa al PCR, que requiere un procesamiento en laboratorio y, en consecuencia, resulta mucho más caro.

“También es mucho más práctico”, señala un vendedor del mercado. No necesito ir a un centro de análisis y “puedo seguir trabajando en tanto espero el resultado”, explica.

En Tailandia se han constatado alrededor de 1,5 millones de casos y casi 14.000 muertes, en su mayoría en los últimos meses.

La campaña de vacunación progresa pero comenzó tarde. Solamente 11 de los 70 millones de tailandeses han recibido dos dosis de vacuna hasta ahora.

Autoridades se apresuran a contener el brote mortal del virus Nipah en India

Nueva Delhi - Las autoridades del estado de Kerala, en el sur de la India, se apresuran a contener un brote del virus Nipah . El virus, que no está relacionado con el coronavirus detrás de la pandemia mundial actual y es mucho más mortal, mató a un niño de 12 años en Kerala durante el fin de semana, lo que provocó un mayor esfuerzo para rastrear sus contactos. Se han confirmado nuevas infecciones.

El niño ingresó en un hospital hace una semana con fiebre alta. A medida que su condición empeoraba y los médicos sospechaban que tenía inflamación del cerebro (encefalitis), sus muestras de sangre fueron enviadas al Instituto Nacional de Virología, donde las pruebas confirmaron una infección por Nipah. Murió temprano el domingo.

Las autoridades gubernamentales han intensificado los esfuerzos de rastreo de contactos, identificando, poniendo en cuarentena y analizando a las personas que pueden haber estado en contacto con la joven víctima. Según la ministra de salud del estado, Veena George, hasta el lunes se habían identificado 188 personas que entraron en contacto con el niño. De ellos, 20 se consideraron contactos primarios de alto riesgo, principalmente miembros de su familia, todos los cuales estaban bajo estricta cuarentena u hospitalizados.

Dos trabajadores de la salud que entraron en contacto con la víctima ya mostraban síntomas de infección por Nipah el lunes. Fueron ingresados ​​en un hospital y sus muestras de sangre se enviaron para su análisis.

El papel del cambio climático en la pandemia de COVID

Las autoridades cerraron el área dentro de un radio de aproximadamente dos millas de la casa del niño, y estaban examinando a las personas para detectar síntomas en todos los distritos contiguos del estado de Kerala. El estado vecino de Tamil Nadu también estaba en alerta máxima por cualquier caso sospechoso de fiebre.

Esta es la segunda vez en tres años que se informa de un brote del virus Nipah en Kerala, que también se está tambaleando debido a una alta tasa de infecciones por COVID-19. El estado informa alrededor del 68% de los aproximadamente 40.000 casos nuevos de la India todos los días.

¿Qué es el virus Nipah?

Al igual que el coronavirus, Nipah es un virus zoonótico o uno que se transmite de animales a humanos. La transmisión generalmente ocurre cuando los humanos entran en contacto directo con los animales o por el consumo de alimentos contaminados. Pero también se ha informado de un gran número de casos de transmisión de Nipah de persona a persona.

Los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae, comúnmente conocidos como el “zorro volador”, son los portadores naturales de Nipah. Se sabe que transmiten el virus a otros animales, incluidos cerdos, perros, gatos, cabras, caballos y ovejas.