Pfizer dice que una tercera dosis puede mejorar la protección contra la variante delta

La farmacéutica estadounidense Pfizer divulgó este miércoles que una tercera dosis de su vacuna contra el covid-19 puede "impulsar con fuerza" la protección contra la variante delta del coronavirus frente a un esquema de dos dosis, según datos preliminares de un estudio.


Fuente: EFE

La empresa indicó en una presentación que sus datos sugieren que una tercera dosis produce niveles de anticuerpos contra la variante delta cinco veces más altos en personas entre 18 y 55 años, y más de 11 veces en gente entre 65 y 85 años, en comparación con los niveles tras la segunda dosis.

Pfizer calcula que esa tercera dosis podría potencialmente multiplicar por 100 la neutralización de la variante delta en comparación con un esquema de dos dosis, de acuerdo al documento, que fue utilizado por la empresa en una conferencia telefónica para hablar de sus resultados financieros trimestrales.

Según explicaron ejecutivos en la conferencia, Pfizer cree "probable que se necesite una tercera dosis potenciadora entre 6 y 12 meses después de la vacunación completa para mantener altos niveles de protección" frente al covid-19, y opinaron que la variante delta es "la más transmisible" vista hasta ahora.

El estudio, que está en desarrollo y que no ha sido sometido a revisión de pares, parece indicar también que una tercera dosis suministrada al menos medio año después de la segunda es bien tolerada y genera niveles de anticuerpos altos contra el coronavirus original y la variante beta.

Pfizer dijo a principios de este mes que pretendía solicitar una autorización a la Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU. (FDA, en inglés) para suministrar una tercera dosis de la vacuna anticovid, que ha desarrollado junto a la empresa alemana BioNTech.

"Las compañías esperan publicar datos más definitivos sobre el análisis y todos los datos acumulados serán compartidos como parte de las discusiones actuales con la FDA, la EMA (Agencia Europea del Medicamento) y otros reguladores en las próximas semanas", señaló la farmacéutica en una nota.

Por otra parte, el consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, dijo en declaraciones a la CNBC que la compañía también ha elaborado un estudio que refleja que la efectividad de sus dos dosis de la vacuna contra el coronavirus desciende al 84 % de cuatro a seis meses después de su administración.

En concreto, su efectividad máxima es del 96,2 %, que se alcanza entre la primera semana y los dos meses después de haber recibido la vacuna, una cifra que desciende una media de un 6 % cada dos meses, apunta el estudio, que aun no ha sido revisado por pares y en el que participaron 44.000 personas de EE.UU. y otros países.

Bourla señaló asimismo que aunque inicialmente la vacuna protege contra una ingreso hospitalario por coronavirus al 100 %, ese porcentaje baja a alrededor del 90 % seis meses después de haber recibido la pauta completa.

 

Segunda dosis de AstraZeneca no aumenta el riesgo de trombos raros

Los vacunados contra la covid-19 con la segunda dosis de Vaxzevria, el preparado de AstraZeneca, no tienen más riesgo de padecer trombos raros que aquellas personas que no han sido inmunizadas, según revela un estudio publicado este miércoles en "The Lancet".


Fuente: EFE

Este análisis, efectuado a partir de la base de datos de seguridad global de la farmacéutica anglo-sueca, se centró en un efecto adverso muy raro provocado por algunos preparados, como Vaxzevria, llamado trombocitopenia inmune trombótica inducida por vacunación (VITT).

Los expertos constataron que la incidencia estimada de VITT en personas que recibieron el segundo pinchazo de la vacuna de AstraZeneca es de 2,3 por cada millón de vacunados, similar a la observada en las poblaciones no vacunadas.

Después de la primera dosis, la incidencia estimada se situó en 8,1 por cada millón de vacunados, destacó el estudio.

El vicepresidente ejecutivo de I+D de AstraZeneca, Mene Pangalos, reiteró en un comunicado que Vaxzevria "es efectiva contra todos los niveles de gravedad de la covid-19", al tiempo que "desempeña un papel clave en la lucha contra la pandemia".

"A menos que se detecte un VITT después de la primera dosis, estos resultados apoyan la administración de la segunda dosis de Vaxzevria en los tiempos previstos, de cara a ofrecer protección contra la covid-19, incluidas las variantes más preocupantes", agregó el directivo.

Otro estudio publicado hoy en "The Lancet" también analiza la relación que tienen con los trombos raros, incluido el VITT, las vacunas de vector viral, como la de AstraZeneca o Janssen, y las de ARN Mensajero, como BioNTech/Pfizer o Moderna.

"Los perfiles de seguridad de Vaxzevria y de las vacunas de ARN mensajero son similares y, en general, favorables", explicaron los autores del informe en un comunicado.

Los resultados, indicaron, confirman que la tasa de incidencia de VIIT detectada tras la administración de cualquiera de los dos tipos de vacunas es similar a la observada en poblaciones no inmunizadas.

Los expertos advierten que no ha habido tiempo suficiente aún para informar sobre el impacto de Vaxzevria después de la segunda dosis, aunque "otros estudios han demostrado" que la tasa de incidencia de "casos de raros de coagulación en la sangre" es "menor" tras el segundo pinchazo.

Asimismo, confirmaron que, independientemente de la vacuna utilizada, "el aumento de la incidencia de trombos entre las personas infectadas" con covid-19 "fue mucho mayor que entre las vacunadas".

 

¿Cuál es la efectividad actual de las vacunas contra el covid-19?

Bogotá. La aparición de variantes cada vez más contagiosas ha generado dudas sobre la efectividad de las vacunas contra la covid-19: ¿cuál es su porcentaje real de protección?, ¿cuáles no se han mostrado fuertes contra las nuevas cepas?, ¿es recomendable esperar para vacunarse con alguna en particular?

Si bien las campañas de vacunación avanzan en todo el mundo, con más de 3.787 millones de dosis aplicadas según datos de Our World in Data, la posibilidad de contagiarse aún después de la inmunización -aunque sin síntomas graves- sigue generando alarma.

Nuevas variantes del virus, como la Delta y la Delta Plus, se han hecho mayoritarias en países donde los índices de inmunización son altos, como es el caso del Reino Unido (con el 55,4 % de la población completamente vacunada) o Estados Unidos (49,6 %).

Estos nuevos linajes son capaces de contagiar a más personas, si bien los científicos no los consideran más letales. Sin embargo, el aumento de esta base de pacientes vulnerables puede elevar, desde una perspectiva estadística, el número total de fallecimientos (4,1 millones hasta la fecha).

¿CUÁL ES LA EFECTIVIDAD ACTUAL DE LAS VACUNAS ANTICOVID?

La efectividad de una vacuna es una medida que calcula cuán fuerte es la protección inmunológica que provoca ese fármaco para evitar un futuro contagio, por un lado, o la hospitalización y una eventual muerte, por el otro.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se han registrado hasta mayo de 2021 un total de 13 vacunas distintas contra la covid-19 a través de varias plataformas.

De ellas, la organización ha aprobado el uso de emergencia de los fármacos de Pfizer/BioNTech, AstraZeneca, Janssen, Moderna, Sinopharm y Sinovac, si bien ha asegurado que analiza otras vacunas ampliamente usadas como Sputnik V o Covaxin.

La OMS y la comunidad científica consideran que una vacuna, contra cualquier enfermedad, es exitosa cuando su efectividad supera el 50 %, como pasa con todas las aprobadas contra la covid.

Lo cierto es que la variante Delta, identificada por primera vez en la India y según estudios un 60 % más contagiosa que sus predecesoras, ha afectado a las tasas de efectividad iniciales de estos fármacos.

Expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), como Heriberto García Escorza, director del Instituto de Salud Pública de Chile, y Jairo Mendez-Rico, asesor de Enfermedades Virales, han respondido a Efe que “hasta el momento las vacunas que han sido licenciadas son eficientes contra todas las variantes”.

“Como son variantes más transmisibles, la eficacia de las vacunas para evitar los contagios puede disminuir, pero no así la eficacia de evitar la hospitalización y la muerte, porque finalmente es el mismo virus”, aclaró García Escorza en una transmisión de internet.

EFECTIVIDAD GENERAL VS. EFECTIVIDAD CONTRA LA VARIANTE DELTA

-Pfizer/BioNTech: Los ensayos clínicos de esta vacuna de dos dosis de ARN Mensajero reportaron una efectividad del 95 % en la prevención de los contagios y del 100 % contra formas graves de la enfermedad.

Ante la aparición de variantes del coronavirus, Pfizer informó que su medicamento ha sido efectivo en más del 95 % contra cuadros severos provocados por las cepas Alpha (identificada en el Reino Unido) y Beta (Sudáfrica).

Dos estudios del Public Health England, que aún se encuentran en revisión de pares, hablan de un 88 % de eficacia de esta vacuna contra una infección sintomática y un 96 % contra la hospitalización causadas por la variante Delta.

-Moderna: También bajo la tecnología de ARN Mensajero (ARNm), pero con condiciones de almacenamiento más provechosas, este fármaco ha demostrado un 94,1 % de efectividad contra la infección sintomática.

Sin embargo, pruebas han visto una disminución hasta el 86,4 % en personas mayores de 65 años.

Hasta el momento, no existen estudios concluyentes sobre la protección precisa generada por esta vacuna contra las diferentes variantes del coronavirus, aunque centros como la Universidad de Yale aseguran que “algunos expertos creen que puede funcionar de manera similar a Pfizer, ya que ambas son vacunas de ARNm”.

-Janssen: Esta vacuna, la única de una sola dosis hasta ahora aprobada, ha mostrado una efectividad general de entre 66,3 % y 72 %, que se eleva al 80 % contra casos graves de la enfermedad, según estudios realizados en Estados Unidos.

El fármaco de Johnson & Johnson ha mostrado ser eficaz contra las variantes Alpha y Beta, manteniendo sus porcentajes, según la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de EE.UU.

A inicios de julio, la compañía aseguró que su compuesto es igual de efectivo contra la variante Delta, con una pequeña caída en las cifras, si bien un reciente estudio -aún sin revisión académica- ve que esta vacuna es menos efectiva contra ese linaje.

-Oxford-AstraZeneca: Una actualización de marzo pasado sobre el análisis de los datos de sus pruebas de fase III mostró que este fármaco anticovid tiene una efectividad del 76 % contra los contagios y del 100 % contra las formas graves de la enfermedad.

AstraZeneca y la Universidad de Oxford han asegurado que su efectividad general se eleva a un 85 % en mayores de 65 años.

Organismos sanitarios han reducido hasta el 74,6 % la efectividad de esta vacuna contra variantes como la Alpha y Beta.

Además, dos recientes investigaciones -todavía en revisión- han mostrado que las dos dosis de esta vacuna son un 60 % eficaces contra la infección sintomática y un 93 % contra la hospitalización causada por la variante Delta.

-Novavax: Esta vacuna, desarrollada en Estados Unidos, aporta un 90 % de efectividad contra el contagio y un 100 % contra formas moderadas y severas de la covid-19, como comunicó en junio pasado su fabricante.

Esta compañía ha asegurado, además, que su fármaco es un 93 % efectivo contra las variantes de preocupación o interés, aquellas que circulan de forma masiva como la Alpha, Beta, Delta y Gamma, y del 100 % contra las regulares.

-Sinopharm: Desarrollado por el Instituto de Productos Biológicos Co Ltd. de China, este fármaco ampliamente utilizado en Latinoamérica genera una eficacia del 79 % contra casos sintomáticos, según sus reportes.

Un grupo de científicos de la universidad esrilanquesa de Sri Jayawardenapura informaron recientemente que la vacuna china es efectiva contra la variante Delta, luego de publicar un estudio en el repositorio medRxiv sobre su comportamiento.

Según esa investigación, “tienen un nivel similar de protección contra la infección con (las variantes) Delta y Beta”.

-Sinovac: También fabricada en China bajo el nombre comercial de CoronaVac, su efectividad ronda el 51 % contra la enfermedad sintomática y el 100 % en casos graves que requieran hospitalización o que conlleven la muerte.

Un estudio publicado en medRxiv por la Universidad de Chile el 2 de julio pasado asegura que esta vacuna es menos efectiva ante la variante andina o Lambda (3,05 veces), una de las cepas predominantes en Latinoamérica, y ante la Gamma y la Alpha.

-Sputnik V: A pesar de aún no ser aprobada para su uso de emergencia por al OMS, la vacuna rusa ampliamente distribuida en el mundo asegura poseer una eficacia contra 97,6 % contra la cepa original del coronavirus, de acuerdo con recientes estudios.

El Instituto Gamaleya de Rusia, desarrollador del fármaco, ha dicho tener evidencia de que su compuesto ofrece una protección mayor al 90 % contra la variante Delta y que es igual de efectiva contra todas las variantes.

 

Rusia dice Sputnik V es eficaz contra todas variantes, incluida la Beta

Los desarrolladores de la vacuna anticovid rusa Sputnik V aseguraron que el preparado es eficaz contra "todas las mutaciones" del coronavirus, incluidas las variantes sudafricanas, después de que un estudio estadounidense indicara que no lo es tanto contra la variante Beta de Sudáfrica.


Fuente: EFE

"El estudio del Instituto Gamaleya publicado el 12 de julio en la revista internacional "Vaccines" y revisado por colegas demostró los títulos neutralizantes del virus protector de Sputnik V contra todas las mutaciones diferentes, incluidas las variantes sudafricanas y delta", señaló el equipo de la vacuna rusa.

Un estudio de la Escuela de Medicina del Hospital Monte Sinaí (EEUU) publicado hoy en Nature Communications afirma que la vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya es eficaz para neutralizar la variante Alfa (Reino Unido) del SARS-CoV-2, pero no lo es tanto frente a la Beta (Sudáfrica).

"Según el estudio publicado en "Vaccines", la disminución de la actividad neutralizadora de virus de Sputnik V frente a la variante sudafricana fue solo de 3,1 veces en comparación con 7,9 a 40 veces para la vacuna Pfizer", recalca el equipo de la Sputnik V.

Agrega que ese estudio se basó en un modelo de prueba real que contenía el coronavirus vivo SARS-CoV-2, no un virus sustituto de la estomatitis vesicular utilizado por los autores del estudio de Nature Communications.

El equipo investigador estadounidense usó virus recombinantes portadores de las mutaciones de la proteína Spike (la que usa para entrar en las células humanas) que se encuentran en las variantes Alfa y Beta.

El equipo de Sputnik V sostiene además que uno de los autores del estudio estadounidense "tiene un conflicto de interés debido a su trabajo como consultor para Pfizer/BioNtech", y recalca que el estudio no analiza la variante Delta, que actualmente es la dominante en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. EFE