Primer ensayo clínico mundial sobre las mitocondriales

La Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (sur de España) sacó adelante el primer ensayo clínico en el mundo sobre enfermedades mitcondriales, al que se someterá una veintena de niños de distintas edades y lugares de España para aplicarles tratamientos personalizados en la enfermedad incurable que padecen, informan fuentes del centro.


Fuente: EFE

El ensayo, según las fuentes, es la culminación del trabajo realizado por el equipo del doctor José Antonio Sánchez Alcálzar, que en su día asumió la investigación personalizada contra la enfermedad, lo que ha hecho que familias de enfermos, sobre todo niños, de distintos lugares del mundo hayan viajado a la ciudad española de Sevilla para congelar células de los menores y que se sometan a estudios por el equipo de este científico sevillano.

Ahora, una parte de esas células responde bien a la investigación en laboratorio, de modo que se diseñó el ensayo clínico, que comenzará una vez que se obtenga la financiación del mismo, calculada en 60.000 euros para los 20 niños en total.

De esta forma, precisaron las fuentes, da un paso más el proyecto Mitocure, centrado en la medicina de precisión personalizada en las enfermedades mitocondriales, las cuales abarcan un amplio espectro de trastornos musculares y neurodegenerativos, crónicos y progresivos, causadas por mutaciones en el ADN nuclear (ADNn) o mitocondrial (mtDNA), la mayoría de las cuales no tienen tratamiento eficaz.

Las terapias farmacológicas actuales de las enfermedades mitocondriales se basan fundamentalmente en eliminar los metabolitos tóxicos, intentar circunvalar los bloqueos de la cadena respiratoria, administrar metabolitos y cofactores para mejorar la síntesis de ATP y prevenir el estrés oxidativo.

Pero empleando estos sistemas tradicionales de administración de fármacos que se usan habitualmente no es suficiente para mejorar la calidad de vida de muchos pacientes, por lo que el equipo del doctor Sánchez Alcázar propuso una visión más ambiciosa y adaptada al nuevo concepto de medicina personalizada, para evaluar la efectividad terapéutica de los distintos tratamientos en los fibroblastos (células de la piel que reparan los tejidos y forman las cicatrices tras las heridas) derivados de los pacientes mitocondriales y en células neuronales generadas por reprogramación directa.

De esta manera, experimentan los efectos de los diferentes fármacos y dosis in vitro sobre los tejidos de los propios pacientes para así poder observar los resultados de forma individualizada.

Además de ajustar la concentración y la combinación idónea de los fármacos para cada mutación, otro elemento importante es que el medicamento traspase la barrera hematoencefálica, que sirve para controlar y restringir el paso de sustancias tóxicas entre la circulación sanguínea y el fluido cerebral.

Ahora, una vez visto el éxito en laboratorio, se prepara todo lo necesario para que el ensayo clínico se realice cuanto antes, posiblemente antes del próximo otoño.

 

Descubren unos filamentos por los que se "alimentan" los agujeros negros

Un equipo de investigación español ha descubierto la existencia de unos filamentos de polvo largos y estrechos que envuelven y alimentan a los agujeros negros que se encuentran en el centro de las galaxias.


Fuente: EFE

Estos filamentos podrían ser la causa natural del oscurecimiento del centro de muchas galaxias cuando sus agujeros negros están activos, informó este jueves el Instituto de Astrofísica del archipiélago español de las Canarias (IAC) al que pertenece el equipo investigador, cuyo estudio se ha publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS).

Gracias a imágenes del telescopio espacial Hubble y del Very Large Telescope (VLT), del Observatorio Europeo Austral (ESO), y el Atacama Large Millimetre Array (ALMA), en Chile, los científicos han podido obtener una visualización directa del proceso de alimentación nuclear de un agujero negro en la galaxia NGC 1566 por estos filamentos.

Los telescopios combinados muestran una instantánea en la que se observa cómo se separan los filamentos de polvo para dirigirse directamente al centro de la galaxia, donde circulan y giran en espiral alrededor del agujero negro, hasta que son tragados por él.

“Esta red de telescopios nos proporciona una perspectiva completamente nueva de un agujero negro supermasivo, gracias a las imágenes en alta resolución angular y a la visualización panorámica de su entorno, ya que nos permiten seguir el desvanecimiento de los filamentos de polvo precipitándose en su interior”, explicó Almudena Prieto, investigadora del IAC que ha liderado el trabajo.

El estudio es resultado del proyecto a largo plazo PARSEC, del IAC, que busca comprender cómo los agujeros negros supermasivos despiertan de una larga vida de hibernación, y, después de un proceso de acreción del material que está a su alrededor, se convierten por un corto período de tiempo en los objetos más poderosos del universo.

 

Infecciones entre vacunados a causa de la Delta: variante posee gran capacidad de contagio

Los contagios por la variante Delta del COVID-19 van en aumento en todo el mundo, siendo motivo de preocupación de las autoridades sanitarias. Las infecciones se dan inclusive en personas ya vacunadas. La rapidez de la tasa de replicación y el periodo de incubación reducido explican este escenario.

La incursión de la variante Delta -originaria de la India- ha vuelto a crear complicaciones en diferentes partes del mundo debido a las consecuencias que ha traído en cuanto a las infecciones.

Tal es así que en países donde la situación epidemiológica había mejorado notablemente, como es el caso de EE.UU. e Israel donde se produjo un descenso de casos y muertes por COVID-19, ahora nuevamente se ven obligados a aplicar nuevas medidas sanitarias.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la variante Delta actualmente se encuentra presente en 124 países y se espera que se convierta en la variante dominante a nivel mundial en los próximos meses.

A raíz del escenario actual en Estados Unidos donde las infecciones causadas por la variante Delta se han incrementado, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) volvieron a recomendar el uso de mascarillas en zonas “de alto riesgo” en personas vacunadas, en caso de encontrarse en espacios cerrados.

Así también, recomendaron que las personas vacunadas con miembros vulnerables del hogar, incluidos los niños pequeños y las personas inmunodeprimidas, usen tapabocas en el interior de los espacios públicos.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, describió la variante Delta como “un virus diferente, capaz de generar brotes de infección incluso entre algunas personas que están vacunadas”, aunque admitió que es probable que sean mucho menos graves.

Walensky subrayó que, aunque los denominados casos “de irrupción” entre las personas vacunadas siguen siendo raros -las vacunas reducen 7 veces el riesgo de enfermedad sintomática y 20 veces el de hospitalizaciones y muertes-, una nueva investigación de los CDC mostró que cuando una persona vacunada se infecta, su carga viral es similar a la de una persona no vacunada.

Según un artículo publicado recientemente en la revista Virological, la cantidad de virus encontrada en las primeras pruebas de los pacientes con la variante Delta fue 1.000 veces superior a la de los pacientes de la primera oleada del virus en 2020, lo que aumenta enormemente su capacidad de contagio.

Esta situación se debe a que la tasa de replicación del virus con esta nueva variante es más rápida, teniendo un período de incubación reducido y también una mayor diseminación viral.

Las nuevas variantes del COVID-19 han aumentado la transmisibilidad de la cepa original y algunas están demostrando reducir la eficacia de las vacunas. Pese a ello, la inmunización sigue siendo la manera más efectiva de contrarrestar el virus, ya que reduce notablemente el riesgo de presentar las formas graves de la enfermedad y también el riesgo de muerte.

 

Tercera dosis de Sinovac eleva inmunidad anti-covid, según estudio preliminar

Una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 desarrollada por la farmacéutica china Sinovac eleva los niveles de protección inmune entre tres y cinco veces, según un estudio preliminar del que se hizo el diario privado hongkonés South China Morning Post.


Fuente: EFE

El estudio fue llevado a cabo por una decena de expertos de universidades e instituciones públicas del país, así como de la propia empresa desarrolladora del antígeno, y publicado en el portal médico MedRxiv, que advierte de que todavía no ha pasado por todas las fases de revisión y que, por tanto, no debe ser tomado todavía como "información verificada".

Según sus hallazgos, los niveles de inmunidad bajan significativamente tras unos seis meses, pero una dosis de refuerzo inoculada entre unos seis y ocho meses tras la segunda inyección genera un "fuerte impulso para la respuesta inmune".

"La media geométrica de los títulos (MGT) de anticuerpos se eleva a aproximadamente 140. Esta subida se corresponde con un aumento de entre 3 y 5 veces en los títulos de anticuerpos neutralizantes (con respecto a los) de 28 días después de (recibir) la segunda dosis", apunta el documento.

El estudio se basa en la experiencia con unos 540 participantes sanos de entre 18 y 59 años que recibieron una tercera dosis en diferentes períodos tras recibir la segunda.

Pese a que sí especifican el período en el que mejor respuesta inmune se registró, los investigadores no proponen directamente un marco temporal para la inyección de una dosis de refuerzo y aseguran que para establecerlo hay que "tener en cuenta muchos factores" como la eficacia de la vacuna, la situación local de la pandemia, los riesgos de infección y los suministros de antígenos.

La vacuna de Sinovac se convirtió en junio en la segunda vacuna contra la covid desarrollada en China en recibir la autorización de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para su uso de emergencia.

El suero, llamado CoronaVac, se está empleando en países latinoamericanos como Ecuador, Colombia, Uruguay, México, El Salvador, República Dominicana o Chile.