Revelan rasgos ocultos de cuatro de las galaxias más cercanas a la Vía Láctea

Para crear las imágenes se utilizó información obtenida por el observatorio espacial Herschel y el satélite Planck de la AEE, y dos misiones antiguas de la NASA: el Satélite Astronómico Infrarrojo y el Explorador del Fondo Cósmico.

La NASA compartió este jueves nuevas imágenes obtenidas con datos de antiguas misiones de la Agencia Espacial Europea (AEE) y de la propia estadounidense. Ellas muestran el gas y el polvo que llenan el espacio entre las estrellas en cuatro de las galaxias más cercanas a nuestra Vía Láctea.

Según señalaron los investigadores, las tomas se tratan de un “tesoro científico“, ya que les permiten comprender cómo puede variar tan drásticamente la densidad de las nubes de polvo, creado por estrellas moribundas, dentro de una galaxia.

Las imágenes muestran la galaxia de Andrómeda, también conocida como M31, la galaxia del Triángulo (M33) y las dos Nubes de Magallanes, galaxias enanas que orbitan alrededor de la Vía Láctea y que no tienen una estructura espiral a diferencia de las dos anteriores. Las cuatro galaxias se ubican a menos de 3 millones de años luz de la Tierra.

Una imagen de radiación infrarroja de la Pequeña Nube de Magallanes.

¿Cómo se generaron las imágenes?

Las observaciones fueron posibles gracias al Observatorio Espacial Herschel de la AEE, que funcionó desde 2009 hasta 2013. Los instrumentos superfríos del Herschel pudieron detectar el resplandor térmico del polvo cósmico, que se emite como luz infrarroja lejana en una gama de longitudes de onda más largas que las que pueden detectar los ojos humanos. Las imágenes del Herschel proporcionaron vistas de alta resolución de los detalles más finos de estas nubes, revelando intrincadas subestructuras.

Para completar los mapas de polvo tomados por ese telescopio espacial, los científicos usaron datos de otras tres antiguas misiones: el satélite Planck (de la AEE), el Satélite Astronómico Infrarrojo (IRAS) y el Explorador del Fondo Cósmico (COBE), estas dos últimas de la NASA.

Una imagen de radiación infrarroja de la Pequeña Nube de Magallanes.

En las imágenes el rojo indica hidrógeno, el elemento más común en el universo. La imagen de la Gran Nube de Magallanes muestra una cola roja que sale de la parte inferior izquierda de la galaxia y que probablemente se creó cuando colisionó con la Pequeña Nube de Magallanes hace unos 100 millones de años.

Las burbujas de espacio vacío indican regiones en las que se han formado estrellas recientemente, puesto que los intensos vientos de las estrellas recién nacidas arrastran el polvo y el gas circundantes. La luz verde alrededor de los bordes de esas burbujas indica la presencia del polvo frío que se ha acumulado como resultado de esos vientos. El polvo más caliente, que se muestra en azul, indica los lugares donde se están formando estrellas o donde otros procesos han calentado el polvo, detalló la agencia espacial de EE.UU.

Muchos elementos pesados de la naturaleza –como el carbono, el oxígeno y el hierro– pueden adherirse a las partículas de polvo, y la presencia de diferentes elementos cambia la forma en que este polvo absorbe la luz de las estrellas. Esto, a su vez, afecta a la visión que los astrónomos obtienen de acontecimientos tales como la formación de estrellas. En las nubes de polvo más densas, casi todos los elementos pesados pueden quedar atrapados en las partículas de polvo, lo que aumenta la relación polvo-gas. Pero en las regiones menos densas, la radiación destructiva de las estrellas recién nacidas, o las ondas de choque de las estrellas que explotan, aplastan los granos de polvo y devuelven algunos de esos elementos pesados encerrados al gas, cambiando de nuevo la proporción.

“Estas imágenes mejoradas del Herschel nos muestran que los ‘ecosistemas’ de polvo en estas galaxias son muy dinámicos“, señaló Christopher Clark, astrónomo del Space Science Telescope Institute en Baltimore (Maryland, EE.UU.), que dirigió el estudio, y cuyos resultados se presentaron en una conferencia de prensa en la reunión de verano de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

Una imagen de radiación infrarroja de la Pequeña Nube de Magallanes.

¿Usa las ‘selfies’ como fondo de pantalla? Esto dice la ciencia con respecto a su personalidad

Los fondos de pantalla puede revelar parte de su personalidad o de su comportamiento.

Las nuevas tecnologías permiten que se puedan colocar diferentes fondos de pantalla de manera que puede personalizarla de acuerdo a sus propios gustos.

Sin embargo, la ciencia se ha encargado de dar explicaciones acerca de la razón por la cual muchas personas deciden poner fotos de sí mismas en los dispositivos y en los fondos de pantalla, pues más allá de un gusto estético está un trasfondo que indica algunos rasgos de su personalidad.

Los fondos de pantalla y la personalidad de los usuarios

Los celulares modernos han permitido que sus usuarios puedan personalizar los fondos de pantalla, configurando así selfies, fotos familiares, de sus mascotas, de paisajes o imágenes de sus películas o series favoritas.

Algunos expertos en ciencia y psicoanálisis han decidido realizar estudios sobre este tipo de comportamientos y como resultado han surgido interesantes teorías con respecto a lo que significa colocar cierto tipo de imágenes como fondo de pantalla.

Una investigación de “Dimepiece LA” indica, por ejemplo, que cuando las personas colocan fotos de sus mascotas en sus dispositivos indica una evidente facilidad para conectar y comunicarse con los animales, pero así mismo, son personas que tienden a vivir en la fantasía.

La psicóloga Bárbara Santini adiciona que este tipo de wallpapers “indica un alto nivel de creatividad visto en la imaginación”.

A lo anterior, el profesional Charles Griffiths agrega que las personas que usan este tipo de fotos en sus teléfonos buscan consuelo en sus mascotas cuando tienen dificultades, son sociables y fáciles de tratar, además tienden a ser relajadas y les gusta el minimalismo.

Si se trata de sencillez, está el grupo de personas que utilizan los fondos de pantalla que vienen por defecto y nunca los cambian, con lo cual demuestran que son personas muy tranquilas y que, rara vez, se encuentran molestas.

Por otro lado, Griffiths, experto en comportamiento, sugiere que quienes tienen fotos de pareja en sus fondos de pantalla les gusta demostrar afecto a sus seres queridos y presumir del amor que se tienen con su compañero o compañera.

Los usuarios que son más hogareños y que encuentran en su familia una buena red de apoyo, tienden a configurar sus fondos de pantalla con imágenes alusivas a los momentos en familia, según indica Charles.

¿Por qué las personas se hacen selfies?

La Universidad de Búfalo, Nueva York, ha examinado la relación que existe entre el amor propio y el uso queque se hacen de las redes sociales. Entre los resultados se ha confirmado que aquellos que basan su amor propio en la opinión de los demás tienen más tendencia a colocar selfies como fondo de pantalla.

Por lo tanto, son catalogados como narcisistas, lo cual significa que aproximadamente el 20% de las personas pueden estar en riesgo de desarrollar estos rasgos de personalidad por su uso excesivo de las redes sociales visuales, según concluye el profesor Phil Reed, del Departamento de Psicología de la Universidad de Swansea.

Como resultado de esta investigación, se determinaron 5 puntos fundamentales por los cuales las personas buscan tomarse selfies.

Hacerse selfies es una herramienta para que las personas se exploran así mismas.

Cuando se suben las selfies favoritas, es una forma de comunicarse con los demás y de controlar la propia imagen.

No todo el mundo usa los selfies para comunicarse de la misma manera. Algunos lo hacen para generar polémica, mientras que a otros les encanta compartir los momentos más importantes de su vida.

La gente ama hacerse selfis, pero juzga a los demás por hacer lo mismo.

Las selfies pueden ser buenos para las personas. Puede ser una oportunidad para conseguir validación social.

Crean una proteína comestible a partir de aire y electricidad

En una fábrica finlandesa los “agricultores del futuro”, inclinados sobre sus computadores, fabrican una proteína comestible alimentando un microbio con aire y electricidad.

La agricultura celular, que consiste en producir alimentos o nutrientes a partir de cultivos celulares, se considera cada día más como una alternativa ecológica a la ganadería, una de las principales fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero.

La carne, los huevos o la leche producidos en laboratorio despertaron el interés de científicos, que se lanzan al cultivo de células animales.

Pero para sus detractores el proceso se considera “antinatural”, consume energía y es costoso.

El grupo Solar Foods va más allá y en su planta recién inaugurada cerca de Helsinki los científicos despliegan una nueva tecnología para cultivar proteínas a partir de células utilizando aire y electricidad.

Un microbio es alimentado con dióxido de carbono, hidrógeno y minerales en un proceso que utiliza electricidad de fuentes renovables.

Solar Foods logró crear un polvo rico en proteínas que puede utilizarse como sustituto del huevo o la leche.

“Podemos extraer del aire nuestra principal materia prima para el microbio”, explica a AFP Pasi Vainikka, el director general durante una visita a las nuevas instalaciones de la empresa.

“Lanzamos la producción de la proteína más sostenible del mundo”, detalla.

Fundada por Vainikka y Juha Pekka Pitkanen en 2017, Solar Foods abrió en abril su “primera fábrica del mundo que cultiva alimentos a partir del aire”.

“Gran parte de las proteínas animales de hoy en día pueden ser producidas por la agricultura celular y podemos liberar tierras agrícolas y así reponer una reserva de carbono”, precisa Vainikka, refiriéndose al proceso por el cual los bosques y los suelos absorben y almacenan carbono.

Un kilo de esta nueva proteína, denominada “Solein”, emite 130 veces menos gases de efecto invernadero que la misma cantidad de proteína procedente de la carne de vacuno en la Unión Europea, según un estudio de especialistas en alimentación sostenible de la Universidad de Helsinki citado por Solar Foods.

En el laboratorio de la fábrica y del centro de control una decena de personas controlan la producción en su pantalla.

“Son nuestros futuros agricultores”, comenta el dirigente.

- Un campo en fase de expansión -

La transformación de la producción y el consumo de alimentos está en el centro de la lucha contra el calentamiento global y la pérdida de biodiversidad, señala Emilia Nordlund, responsable de investigación alimentaria del organismo público finlandés VTT.

Se prevé que el consumo de carne siga aumentando en los próximos años.

“La producción industrial de alimentos, especialmente la ganadería, es una de las principales causas de emisiones de gases de efecto invernadero y de la pérdida de biodiversidad”, añade.

Las nuevas tecnologías de producción de alimentos pueden contribuir a reducir las emisiones de la agricultura intensiva y a “diversificar la producción de alimentos”, insiste.

Las tecnologías de fermentación utilizadas para producir nutrientes existen desde hace décadas, pero su desarrollo se aceleró con la aparición de nuevos proyectos de investigación en el mundo.

“El campo está en fase de expansión, con las primeras plantas de demostración construidas, como la de Solar Foods en Finlandia”, explica la experta. “Estamos en una fase crucial. Veremos qué nuevas empresas sobrevivirán”.

Vainikka, vestido con un traje protector para evitar la contaminación bacteriana en la fábrica, muestra un tanque gigante de acero.

“Se trata de un fermentador con una capacidad de 20.000 litros”, dice, y el microbio se multiplica dentro del tanque cuando se alimenta con gases de efecto invernadero.

El líquido que contiene los microbios se extrae del recipiente y se transforma en un polvo amarillento rico en proteínas, con sabor a “avellana y cremoso”, comenta.

“El fermentador produce cada día tantas proteínas como 300 vacas lecheras o 50.000 gallinas ponedoras”, asegura Vainikka, el equivalente a cinco millones de comidas anuales para la ingesta de proteínas.

A corto plazo, el principal objetivo de la pequeña fábrica finlandesa, que emplea a unas 40 personas, es “demostrar que la tecnología es viable”, con el fin de atraer las inversiones necesarias en espera de la aprobación reglamentaria europea.

La proteína fue autorizada a la venta en Singapur, donde algunos restaurantes la incorporan en helados, pero todavía no fue clasificada como producto alimenticio en la UE ni en Estados Unidos.

Para tener un impacto real el objetivo es “construir una fábrica 100 veces más grande que ésta”, resume.

© Agence France-Presse

Un órgano trasplantado podría cambiar la personalidad del paciente

Existen tres categorías de hipótesis que intentan explicar este cambio de comportamiento después de un trasplante, señala una investigación.

Un nuevo estudio dirigido por especialistas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado (EE.UU.) sugiere que los pacientes que recibieron el trasplante de cualquier órgano pueden experimentar cambios de personalidad tal y como se ha documentado para individuos que han sido sometidos a trasplantes de corazón. Según los investigadores, este hallazgo es una novedad, pues los estudios anteriores nunca compararon los cambios de personalidad en estos dos grupos de trasplantados.

Características del estudio

Los especialistas realizaron una investigación que analizó 47 pacientes estadounidenses trasplantados (23 receptores de corazón y 24 receptores de otros órganos) que completaron una encuesta en línea en 2022. Los investigadores estaban interesados en determinar qué tipos de cambios de personalidad se producen entre los receptores de trasplantes de corazón en comparación con otros receptores de órganos.

Su estudio reveló que el 89 % de todos los receptores de trasplantes informaron de cambios de personalidad después de someterse a una cirugía de trasplante. Asimismo, la investigación determinó que el porcentaje de participantes que informaron algún cambio de personalidad fue comparable entre los receptores de trasplantes de corazón (91,3 %) y los receptores de otros trasplantes de órganos (87,5 %). Los autores del estudio publicaron recientemente sus resultados en Transplantology.

Cambios en la personalidad

Los investigadores revelaron que en 2021 se trasplantaron más de 144.000 órganos en todo el mundo y que los cambios en la personalidad de los receptores prácticamente se han documentado desde el inicio de los trasplantes. Estos cambios incluyen modificaciones en las preferencias de comida, música, arte, sexo, recreación y carrera; la experiencia de nuevos recuerdos; sentimientos de euforia, delirio, depresión, ansiedad, psicosis; mayor o menor adaptación social y sexual; habilidades cognitivas mejoradas y episodios espirituales o religiosos.

Entre varios ejemplos, los investigadores describieron el caso de un niño de 5 años que recibió el corazón de un niño de 3 años. Este niño, a pesar de esta falta de información, proporcionó una vívida descripción de su donante después de la cirugía: “Es un hermano pequeño de aproximadamente la mitad de mi edad. Se lastimó gravemente cuando se cayó. Creo que le gustan mucho los Power Rangers”. Posteriormente se le informó que precisamente su donante había muerto después de caer desde una altura cuando intentaba alcanzar un juguete Power Ranger que había caído al alféizar de la ventana de su casa.

Nada subjetivo

Los autores del estudio señalan que, inicialmente, los científicos de todo el mundo atribuyeron muchos de estos problemas a los fármacos inmunosupresores que se administraron después del trasplante para prevenir el rechazo del nuevo corazón. Sin embargo, con el devenir del tiempo, se han propuesto numerosas hipótesis que se pueden agrupar en tres categorías: psicológicas, bioquímicas y eléctricas/energéticas.

Las hipótesis psicológicas incluyen la idea de que los perfiles de personalidad de los pacientes influyen en los resultados del trasplante de órganos. Por ejemplo, se ha sugerido que los cambios de personalidad son el resultado de fantasías sobre el donante y el órgano del donante. También se piensa que son el resultado de mecanismos de defensa que los receptores emplean para controlar el estrés asociado con la cirugía de trasplante.

Según escriben los autores del estudio, las hipótesis bioquímicas incluyen el concepto de que el órgano del donante es capaz de almacenar recuerdos u otros rasgos de personalidad en forma de elementos genéticos que se transfieren al receptor con el órgano donado. Otro mecanismo bioquímico invocado implica la transferencia de características de personalidad a través del sistema nervioso intracardiaco en el caso de trasplantes de corazón.

El tercer hipotético mecanismo implica alteraciones en el campo electromagnético del receptor. Investigadores destacan el hecho de que “la energía y la información son la misma cosa”. En este sentido, debido a que el corazón genera el campo electromagnético más grande del cuerpo, los especialistas sugieren que la información relacionada con la personalidad del donante podría almacenarse dentro del campo electromagnético del corazón del donante y esta información podría luego transferirse al receptor.