Cleopatra volverá al cine de la mano de Gal Gadot y Patty Jenkins

Los Ángeles (EE.UU.). De "Wonder Woman" (2017) al antiguo Egipto, la actriz Gal Gadot y la cineasta Patty Jenkins llevarán de nuevo a la gran pantalla la legendaria historia de Cleopatra.


Fuente: EFE

“Me encanta embarcarme en nuevos viajes, amo la emoción de los nuevos proyectos, el entusiasmo de hacer realidad nuevas historias. Cleopatra es una historia que quería contar desde hace mucho tiempo. ¡No puedo estar más agradecida de tener este equipo de primera!”, tuiteó este domingo Gadot.

El portal Deadline aseguró este domingo que Gadot y Jenkins liderarán este ambicioso proyecto que desarrollará Paramount después de una importante disputa entre los estudios más importantes de Hollywood.

Laeta Kalogridis, una de las guionistas de la cinta de Oliver Stone sobre Alejandro Magno “Alexander” (2004), se encargará de escribir esta película.

La emblemática figura de la última representante de la dinastía ptolemaica y la caída de Egipto en manos romanas en el último siglo antes de Cristo desembarcaron en el cine con “Cleopatra” (1963), sin duda una de las cintas más famosas de la historia.

Con Joseph L. Mankiewicz como director y Elizabeth Taylor como protagonista, la monumental narración de “Cleopatra” se llevó cuatro Óscar, pero sus enormes sobrecostes y su complicadísima producción (en aquel momento fue la cinta más cara jamás hecha) estuvieron a punto de llevar a la ruina al estudio 20th Century Fox.

Esta película sobre Cleopatra supondrá una nueva alianza de Gadot y Jenkins tras arrasar con “Wonder Woman”, cinta de superhéroes que recibió el respaldo de la crítica y que recaudó en todo el mundo 822 millones de dólares.

Este año tenían previsto estrenar la secuela “Wonder Woman 1984”, pero su lanzamiento, como el del resto de superproducciones de Hollywood, se ha visto afectado por la pandemia.

Tras los recientes aplazamientos a 2021 de “No Time to Die” (James Bond) y la nueva “Dune”, el reducidísimo calendario de estrenos de relumbrón en los cines para 2020 queda limitado a Wonder Woman 1984”, cuyo estreno aún está fijado para el 25 de diciembre.

Su directora Patty Jenkins aseguró el miércoles que su apuesta sigue siendo el estreno en los cines en esa fecha.

“La opción de estreno directo en ‘streaming’ no se está discutiendo. Estamos todavía completamente detrás de la experiencia en cine para ‘Wonder Woman 1984’ y apoyamos a nuestros queridos cines”, dijo en Twitter.

En el caso de “Wonder Woman 1984”, que ya acumula tres retrasos (de junio a agosto, de agosto a octubre, y de octubre a diciembre), juega en contra que es una película de Warner Bros., el estudio que contra viento y marea se empeñó en presentar “Tenet” en las salas después de que estas llevaran meses cerradas por el coronavirus.

La estrategia comercial de esta superproducción de Christopher Nolan no funcionó nada bien en EE.UU., donde ha recaudado solo 45,1 millones de dólares.

 

"Soul", el alma de Pixar rompe el corazón de los cines

Los Ángeles (EEUU). Los secretos del alma, las claves de la naturaleza humana, las razones de la identidad de cada uno. Esta es la existencialista premisa de "Soul", la gran apuesta de Pixar para 2020 y que es la última víctima de la pandemia en Hollywood, ya que finalmente se saltará los cines para estrenarse en Disney+.


Fuente: EFE/ David Villafranca

“Soul” se iba a presentar en la gran pantalla el 20 de noviembre (después de haber retrasado su estreno original del 19 de junio), pero el jueves Disney (propietaria de Pixar) anunció que esta película de animación llegará a su plataforma de “streaming” y sin cargo adicional el 25 de diciembre.

El ejemplo de “Soul” es una muestra más de la alucinante confusión que reina en Hollywood por el coronavirus.

El pasado 15 de septiembre, Pixar celebró una jornada de prensa virtual, en la que participó Efe, para mostrar 40 minutos de “Soul” y desvelar algunas pinceladas de su trama y sus personajes.

En ese acto mediático, cuya información estaba embargada hasta hoy, nadie de Pixar dudaba de que “Soul” aterrizaría en los cines.

“Queremos que la gente vea la película, pero la hicimos para verse en la gran pantalla”, dijo entonces Pete Docter, el realizador de “Soul”, ganador de dos Óscar por “Up” (2009) e “Inside Out” (2015), y que además es el director creativo de Pixar.

“Si es posible, si se puede hacer de forma segura, me encantaría que la gente la viera en la gran pantalla. Creo que hay algo simplemente inmersivo en estar en un espacio casi rodeado por él (...). El hecho de que lo estés experimentando con otras personas y sin distracciones, no creo que lo puedas replicar de verdad en tu sala mientras tienes tu iPhone en la mano haciendo otra cosa”, aseguró.

Menos de un mes después, esas palabras son papel mojado y “Soul” solo se podrá disfrutar en los cines (en una fecha todavía por determinar) en aquellos países en los que Disney+ no funcione ya o vaya a hacerlo próximamente.

La jugada de “Soul” también refleja que ni Disney tiene claro cómo responder al coronavirus, ya que ha optado por retrasos (“Black Widow”, “Eternals”, etc.), estrenos en Disney+ con coste extra (“Mulan”) o lanzamientos en su plataforma sin cargo adicional (“Soul”).

Pero sobre todo respalda a las voces de la industria que acusan a los grandes estudios de una mirada cortoplacista y egoísta y de haber dejado vendidas a las salas de cine, que sin estrenos de relumbrón (“Wonder Woman 1984” es el único que sobrevive para el resto de 2020) y solo con cintas “indies” y reposiciones a mano enfrentan un futuro repleto de sombras.

EXISTENCIALISMO FAMILIAR

Polémicas comerciales aparte, “Soul” recupera al Pixar más ingenioso al imaginar cómo se modelan las almas que hacen que cada uno de los seres humanos sea único.

La película gira en torno a Joe, un jazzista no especialmente exitoso (y el primer protagonista negro de un título de Pixar) que, tras un desgraciado accidente, cae en el Gran Origen, el misterioso lugar en que cada alma se dota de rasgos de personalidad singulares antes de trasladarse a la Tierra.

Ahí Joe no solo tratará de “resucitar” para volver a Nueva York sino que también se encontrará con 22, una alma cínica y descreída que desprecia las supuestas maravillas de la vida humana y terrenal.

Con aire existencialista y un punto de partida bastante abstracto, “Soul” puede recordar a la vitalista emotividad de “Inside Out” o a la trascendencia (ahora sin aroma mexicano) de “Coco” (2017).

“Repasamos un montón de filosofía cuando hicimos la investigación para esta película y Albert Camus tiene esta cita de que ‘el sentido literal de la vida es todo aquello que evita que te mates’, que pienso que es una manera realmente oscura de verlo”, argumentó Docter.

“Creo que hay muchas veces que ponemos mucho valor en esas cosas externas que pensamos que de alguna manera van a cambiar todo para nosotros. Pero la mayoría de las religiones y mucha de la investigación en psicología te dirán que no va de lo que está fuera sino del modo en que miras a eso y de lo que hay dentro de ti. Creo que eso es mucho de lo que hablamos en esta película”, agregó.

Como la abrumadora mayoría de trabajos de Pixar, “Soul” encandila por su excelencia técnica, por ejemplo, al recrear de modo fascinante los gestos de un pianista sobre el teclado o al idear una etérea y muy original representación de la apariencia de un alma.

No obstante, la película también aspira a dejar un poso de reflexión para pequeños y adultos que esquive algunos caminos ya trillados de Pixar.

“Hay demasiadas películas familiares con esta idea de ‘persigue tus sueños’. Y todas son más o menos el mismo tipo de historia: si crees en ello lo suficiente, puedes cumplir tus sueños”, explicó el coguionista Kemp Powers,.

“Pero en ‘Soul’ los que alcanzan sus sueños no son los únicos cuyas vidas tienen valor. De hecho, la vida de todo el mundo tiene el mismo valor, logren sus sueños o no”, defendió.

 

Disney grabará una película inspirada en la atracción "Space Mountain"

Los Ángeles (EE.UU.). El gigante del entretenimiento Disney está preparando el rodaje de una película que se inspirará en una famosa atracción de sus parques temáticos, "Space Mountain", que tratará de emular el éxito que la franquicia "Pirates of the Caribbean" cosechó también a partir de otra instalación.


Fuente: EFE

Aunque que la mayoría de los parques Disney se inspiran en películas, el estudio también ha probado suerte a la inversa: Primero la atracción y después a la gran pantalla, algo que hará con "Space Mountain", inaugurada en 1975 y presente en cinco de los seis parques que la compañía tiene en el mundo.

Lo curioso de la noticia, desvelada este viernes por el diario The Hollywood Reporter, es que la atracción no cuenta con una narración o unos personajes determinados, pues es una montaña rusa con efectos especiales.

Para escribir la historia inspirada en la instalación, Disney ha fichado a Joby Harold, quien actualmente trabaja en la serie sobre Obi-Wan Kenobi que protagonizará Ewan McGregor en su regreso al universo de Star Wars.

Asimismo, los estudios también trabajan en otra película inspirada en su Mansión Encantada (Haunted Mansion) de la mano de los creadores de "Aladdin", algo que ya hicieron en 2003 con una versión protagonizada por Eddie Murphy.

También en 2003, Disney decidió llevar a la gran pantalla su atracción "Pirates of the Caribbean", inaugurada en 1967, de la que pocos predijeron que se convertiría en una de las franquicias más rentables de la industria del cine.

Con un total de cinco entregas, "Pirates of the Caribbean" ha recaudado en todo el mundo más de 4.000 millones de dólares y contado en sus créditos con estrellas como Keira Knightley, Orlando Bloom, Geoffrey Rush, Penélope Cruz o Javier Bardem.

También la película de aventuras de Disney "Jungle Cruise", dirigida por el español Jaume Collet-Serra y protagonizada por Dwayne Johnson y Emily Blunt, que se estrenará en 2021, está basada en una atracción de Disney World donde el público se embarca en un recorrido guiado a través de diferentes ríos del mundo.

 

Weinstein es acusado en Nueva York de una nueva violación por víctima anónima

Nueva York. El productor de cine Harvey Weinstein fue acusado de una nueva violación en una denuncia presentada en un tribunal de Manhattan, en la que la supuesta víctima asegura que abusó de ella durante un debate presidencial en el 2000.


Fuente: EFE

La mujer, que quiso permanecer en el anonimato en la querella, afirma que conoció por primera vez a Weinstein a los 19 años mientras participaba en el Festival de Cine de Cannes en 1984, donde su entonces novio le presentó al cineasta.

Natural del estado de Pensilvania y de ahora 55 años, la denunciante apunta que inicialmente Weinstein no mostró interés en ella, aparentemente por respeto a su pareja, pero que a partir de 1992, cuando supo que estaba soltera, el acusado comenzó a interesarse en su carrera profesional, algo que rápidamente se transformó en "indeseados avances sexuales".

La denunciante asegura que se reunió con Weinstein en tres ocasiones, en las que él mostró un comportamiento sexual indebido, lo que culminó con una violación en su último encuentro, señalan los documentos judiciales presentados en el Tribunal Supremo de Manhattan.

El primer hecho ocurrió después de que Weinstein vendiera su productora a Disney en 1993, cuando invitó a la supuesta víctima a tomar algo en la habitación del hotel Peninsula Beverly Hills antes de una cena "para celebrar su nueva fama y fortuna".

En un momento concreto, Weinstein se excusó y cuando volvió "solo llevaba una bata y expuso sus genitales a la denunciante antes de que ella pudiera decir nada", detalla el texto.

Otro suceso similar tuvo lugar en 1994 en Nueva York, alega la mujer, y años después, tras haber restablecido el contacto por el "buen comportamiento" de Weinstein, él la convenció para ver un debate presidencial en 2000 en su residencia neoyorquina.

En un momento dado, cuando la denunciante se levantó para ir al baño, Weinstein "le cortó el paso, la obligó a tumbarse en la cama, le quitó la ropa interior y la violó", enumera el documento presentado ante los tribunales.

Desde la supuesta violación, la víctima ha sufrido "grave estrés emocional" y su carrera "fue arruinada".

Por su parte, el abogado de Weinstein Imran Ansari ha asegurado que su cliente se defenderá de estas acusaciones presentadas contra él, y que es posible que algunas de ellas no sean admitidas a trámite por haber prescrito, aseguró el medio local New York Post.

Weinstein ha sido acusado de conducta sexual inapropiada por más de 90 mujeres, y actualmente cumple una condena de 23 años de prisión tras un juicio en Nueva York, aunque también se enfrenta a acusaciones de asalto sexual en Los Ángeles.

Hace menos de una semana, la Fiscalía del condado de Los Ángeles le acusó de tres presuntas violaciones, que se añaden a los numerosos cargos por agresión sexual que el productor ya afrontaba en la ciudad californiana.