Darín sorprendido con cine paraguayo en Cannes: “Tiene aprecio a nuestro país”

La película argentina, La Cordillera, tuvo su avant premier este miércoles en el Festival de Cannes. Allí, el actor paraguayo, Rafael Alfaro, quien forma parte del elenco, paseó por la alfombra roja promocionando el largometraje junto a Ricardo Darín, y la miniserie paraguaya, Opus. En contacto con HOY desde Francia, el histrión comparte la experiencia de promocionar un trabajo nacional en el evento más importante del cine internacional.

El Festival de Cannes, es la gran celebración del cine categoría «A» de la costa francesa que reúne a grandes producciones alrededor del mundo. Este miércoles, el largometraje argentino “La Cordillera”, bajo la dirección de Santiago Mitre y protagonizado por Ricardo Darín, tuvo su primera proyección dentro del evento.

La historia, escrita por el propio Mitre y Mariano Llinás, se desarrolla durante una cumbre de presidentes latinoamericanos en Chile, donde se definen las estrategias y alianzas geopolíticas de la región. Hernán Blanco (Ricardo Darín), el presidente argentino, vive un drama político y familiar que le hará enfrentarse a sus propios demonios, y deberá tomar dos decisiones que podrían cambiar el curso de su vida en el orden público y privado.

Entre las figuras de los mandatarios se encuentra el actor Rafael Alfaro, quien da vida al ficticio presidente de Paraguay dentro del film. De la cumbre también participan los mandatarios de Chile (Paulina García), México (Daniel Giménez Cacho), Brasil (Leonardo Franco), Venezuela, Perú y Ecuador.

Rafael se encuentra en estos momentos en la ciudad francesa promocionando La Cordillera y también la primera miniserie paraguaya grabada en 360, Opus.

En un momento dado durante el evento, el equipo de Opus se encontró con el aclamado actor argentino, Ricardo Darín, quien quedó sorprendido por la presencia de Paraguay: “El encuentro de Darín y Opus, la verdad nos hizo sentir que para él fue una grata sorpresa, fue muy cálido en todo momento, a cada rato hacia chiste de que quería chipa guasu y sopa paraguaya”.

El equipo de Opus; Michael Kovich, Jorge Bedoya y Rafael Alfaro junto a Ricardo Darín.

“Se nota que le tiene un aprecio y un cariño a nuestro país, y se sintió sorprendido al encontrarse una delegación paraguaya de gente tan joven y tan talentosa, se mostró muy interesado en los proyectos que estamos presentando en el festival”, manifiesta Alfaro.

El paraguayo cuenta que junto a Mitre y Darín pudo conocer un poco más sobre el mercado del cine internacional y que se siente muy agradecido por tal experiencia: “El estar ahí promocionando un mismo film fue muy emocionante, la verdad aprendí mucho, son unos maestros (Darín y Mitre). Son muy queridos acá en el festival de Cannes, los admiran. Y a mi me tocó ser testigo de eso”, cuenta.

Con apenas unas horas del estreno, los críticos internacionales ya comenzaron a llamar a La Cordillera como la ‘mimada’ de Cannes y a comparar el estilo del film con las obras de Stanley Kubrick y Alfred Hitchcock: “La están alabando como una película de thriller psicológico y comedia negra. Es una película mucho más compleja de lo que aparenta. Las criticas están saliendo cada vez”, asevera el actor.

El actor paraguayo, Rafael Alfaro junto a Ricardo Darín.

Rafael Alfaro se convierte de este manera en el primer paraguayo representado dos trabajos dentro de Cannes, la otra, que se encuentra en exhibición, es la miniserie en 360, Opus, que se estrenará en el país a finales de junio: “Desde chico uno sueña con ser actor y hacer películas, que es lo más importante. Pero estar participando de un festival tan importante es surreal y, a la vez, una gran satisfacción”, dice.

El elenco de Opus.

“En todo momento me sentí muy orgulloso de estar representando a Paraguay, y de que Paraguay tenga un nombre dentro del festival y se lo empiece a situar”, asevera.

La 70ª edición del Festival de Cannes concluye este domingo 28 de mayo.

Gary Oldman se declara “hipercrítico” de su trabajo tras ofender a fans de “Harry Potter”

Cannes, Francia. El actor británico Gary Oldman se declaró este miércoles “hipercrítico” de su trabajo, una manera de justificar su tono peyorativo con su propia intervención artística en la serie “Harry Potter”, que calificó de “mediocre”, provocando polémica entre los fans.

AFP

Los actores “siempre son hipercríticos” de su trabajo, declaró Oldman en rueda de prensa en Cannes, donde participó en el estreno de “Parténope”, del italiano Paolo Sorrentino.

“Si viera una actuación mía y pensara ‘Dios mío, qué buena es’, ese sería un día triste. Porque mi mejor trabajo siempre será el del año que viene”, comentó.

Oldman había tildado recientemente como “mediocre” su papel en Harry Potter.

“No quería menospreciar a nadie que sea fan de Harry Potter y las películas” de la serie, aseguró.

Oldman reveló que no había leído los cinco libros de la serie, en la que interpreta al personaje Sirius Black.

“Si hubiera sabido desde el principio” el destino del personaje, “lo hubiera afrontado de manera diferente”, aseguró.

En “Parténope”, que concursa por la Palma de Oro, Oldman interpreta al escritor John Cheever, que toda su vida luchó con el alcoholismo.

“Acabo de festejar 27 años de sobriedad”, reveló Oldman en la sala de prensa, provocando aplausos.

“Cuando Paolo me dijo ‘quiero que interpretes a este poeta triste, melancólico, borracho’, le contesté ‘Claro, ¡ya sé lo que eso!.

Leé acá: Banda nacional Cielo Ámbar presentará EP con concierto


Presentarán documental sobre historia del ritmo afroparaguayo “Kambapu”

Este miércoles 22 de mayo a las 20:00, en el Auditorio Ruy Díaz de Guzmán de la Manzana de la Rivera, se presentará “Biografía e historia del Kambapu”, trabajo de investigación de la periodista, Lucy Morínigo, sobre la fusión de la música paraguaya con los ritmos afro de Kamba kua, creación musical del arpista Francisco Giménez. El acceso será libre y gratuito.

A 10 años de su creación, el Kambapu se caracteriza por la innovación y colaboración en su sonido, con el que trascendió las fronteras y se posicionó en el panorama musical global.

En el material podrán apreciarse entrevistas a sus protagonistas y figuras destacadas como David Portillo (músico), Jorge Rubiani (arquitecto y escritor), Juan Carlos Decoud (periodista y crítico de arte), Mario Casartelli (periodista, músico y escritor), integrantes de la familia Medina, Francisco Giménez su creador, entre otros.

El Kambapu es el resultado de una búsqueda combinando la galopa y la polca paraguaya, con ritmos y acentuaciones afro paraguayo de Kamba kua.

Se trata de un nuevo ritmo paraguayo donde el movimiento del contrabajo está inspirado en los golpes de percusión de la galopa en las banditas populares, y la guitarra de acompañamiento fusionan dos movimientos, la polca paraguaya amalgamada con las acentuaciones rítmicas de Kamba kua con un apoyo de instrumentos de percusión.

Esta combinación genera un nuevo ritmo que ya no es ni polca, ni galopa, ni música afro, es un ritmo que suena a Paraguay pero con una reminiscencia de la presencia afro en nuestra historia.

Está inspirado y pensado para la danza, inspirada en la polca y la galopa y en las acentuaciones rítmicas del folklore afro paraguayo de Kamba kua.

Leé también: “Baby” trae a Cannes la realidad LGTB de las calles de Sao Paulo


“Baby” trae a Cannes la realidad LGTB de las calles de Sao Paulo

Cannes, Francia. El director brasileño Marcelo Caetano esboza en “Baby”, presentada este martes en Cannes, la vida de la comunidad LGTB en la bulliciosa Sao Paulo, a través de la historia entre un hombre joven y otro más maduro.

AFP / Esther Sánchez

Ronaldo, que ronda los 40, ha encontrado en la prostitución su medio de supervivencia en la tentacular urbe, de más de 12 millones de habitantes. Conoce a “Baby”, un chico de 18 años que acaba de salir de un centro de detención, y enseguida surge una fuerte atracción entre ellos.

“Baby”, que ha perdido el contacto con sus padres, ve en este hombre una protección y un guía para iniciarse en el mundo de la prostitución. Juntos recorren las calles de Sao Paulo y se sumergen en su bullicio pero también en sus zonas más turbias.

Entre ellos se teje una relación compleja, que oscila entre el amor, el trabajo y la protección.

“Todas las formas de explicarla [la relación] en una palabra sería reducirla. Se puede llamar una relación amorosa o una relación de trabajo, son todas esas cosas. La complejidad de esta relación y de estos personajes viene de eso, dice a la AFP Caetano.

“La gente vive en un momento con una sed muy grande de categorización, de colocar todo en cajas, de definir bastante las cosas. Mi idea era hacer un filme que es más para confundir que para esclarecer”, añade.

Para encontrar a sus protagonistas, el cineasta hizo un casting abierto, con anuncios en internet, en lo que considera “un acto político”, que le permite convocar a todos los intérpretes posibles para que tengan la oportunidad de mostrar su talento y trabajar con personas que están fuera del circuito de actores más conocidos.

“POLARIZACIÓN”

Es el caso de Joao Pedro Mariano, que con el papel de “Baby” da sus primeros pasos en el mundo del cine.

Para preparar el personaje, el actor de 21 años estuvo varias veces en un centro de detención de menores para comprender mejor el sentimiento de esos jóvenes encerrados y también se impregnó de la vida en Sao Paulo.

“Viví en el centro de Sao Paulo, donde conocí a esas personas, intercambié mucho, caminé mucho” por la ciudad, explica Mariano, cuyo personaje se hace amigo de unos jóvenes LGTB que viven en la calle haciendo espectáculos.

“Tuve ese honor de tener un trabajo basado mucho en la investigación para entender al personaje y entender esos sufrimientos”, agrega.

Caetano empezó a pensar en “Baby” hace seis años y creó al protagonista a partir de muchas entrevistas con jóvenes LGTB sin techo.

Pero la película cambió mucho en esos seis años de escritura.

“Tuvimos un gobierno de Bolsonaro, tuvimos una serie de cuestiones muy tensas en Brasil, una polarización muy fuerte y una violencia cada vez más grande contra los cuerpos LGTB, los negros, las mujeres”, recuerda el director, en unas circunstancias que le llevaron a ir modificando el guión.

El cineasta lleva 15 años filmando en Sao Paulo, una ciudad que atrae a miles de personas en busca de una vida mejor, y se interesa sobre todo en los que viven literalmente en la calle.

“Soy un enamorado de Sao Paulo, uno de los raros”, bromea.

“Me gusta imaginar el mapa de la ciudad como el mapa de un cuerpo. Tiene ojos, tiene un corazón pero también tiene cicatrices, dice el director, cuyo anterior filme “Corpo elétrico” ya estaba ambientado ahí.

Para él, esta gigantesca ciudad tiene una generosidad dentro de todo ese anonimato, de tanta confusión [...]. Siempre va a encontrar alguna cosa para usted, aunque no será lo que imaginaba, no será lo que esperaba, pero se verá sorprendido por algo que no sabía que quería, explica. “Para mí, narrativamente, es muy interesante”.

“Baby” forma parte de la Semana de la Crítica, una sección paralela del Festival de Cannes. Es candidata al premio Queer Palm, centrado en los filmes de temática LGBT.

Leé también: Demi Moore protagoniza un filme de horror feminista en su regreso a Cannes