Documental de Agu Netto "Otra Mano", en el Babel Film Festival

“Otra mano”, del fallecido artista Agu Netto, será parte del Babel Film Festival, en Italia. El documental paraguayo, que compite en la Sección Oficial - Premio Maestrale, se proyectará este lunes 6 de diciembre.

Babel Film Festival se lleva a cabo anualmente en la ciudad de Cagliari. Es un certamen de cine promovido y organizado por la Società Umanitaria – Cineteca Sarda, la Asociación Cultural Babel, Terra de Punt y Areavisuale, que integran la Dirección BabelFF.

La séptima edición del festival arrancó el 15 de noviembre y se extiende hasta el próximo 15 de diciembre de 2021.

El concurso está reservado para películas cuyos diálogos y textos estén, total o parcialmente, en una lengua minoritaria, dialecto, jerga, lengua muerta y en lengua de signos.

Las únicas condiciones de participación son el idioma de los textos y diálogos, que debe ser expresión de una minoría lingüística, cultural o social. La lengua minoritaria debe estar presente en al menos el 50% de los diálogos y textos de la Sección Oficial. (http://www.babelfilmfestival.com/)

La proyección de ‘Otra mano’ contará con la presencia de la actriz Sofía Netto, en representación y en memoria de su autor, el cineasta Augusto Netto Sisa.

‘Otra mano’ es un cortometraje documental, desarrollado en varias ciudades del Paraguay entre los años 2013 y 2020, que expone una mirada profundamente autoral y honesta sobre las relaciones, las comunicaciones y las conexiones humanas, más allá de cualquier lenguaje.

Es la última obra de muchas realizadas por Netto, quien ha dedicado gran parte de su vida, estudios y obras para el desarrollo del cine nacional. (http://contenidonetto.com/)

Este proyecto fue posible gracias a la participación de innumerables colaboradores, instituciones, productores, colegas, amigos, amigas y familiares.

 

Alec Baldwin dice que no se siente culpable por tragedia en el set de "Rust"

Los Ángeles, Estados Unidos. El actor Alec Baldwin dijo no sentirse culpable por la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins, herida fatalmente en el set del western "Rust", en una entrevista divulgada este jueves por el canal ABC News.


Fuente: AFP

“Siento que hay alguien responsable por lo que ocurrió, y no puedo decir quién es, pero sé que no soy yo”, aseguró Baldwin en su primera entrevista oficial desde la tragedia durante el rodaje de “Rust”, concedida a la cadena estadounidense.

“Por Dios, si sintiera que fui responsable, podría haberme matado”, expresó.

El actor de 62 años describió detalladamente lo ocurrido durante el ensayo del 21 de octubre, durante el cual una bala hirió a Hutchins, fatalmente, y al director de la película, Joel Souza, dado de alta ese mismo día.

Baldwin afirmó que recibió el arma y escuchó que estaba “fría”, jerga cinematográfica para aclarar que una pistola está descargada.

“Sostengo el arma donde ella [Hutchins] me indica (...) Le digo a ella que voy a soltar el martillo del arma y le pregunto si quiere verlo, y ella dice que sí”, detalló.

Después de posicionar el arma siguiendo las instrucciones de Hutchins, Baldwin precisa: “Suelto el martillo. Bang. El arma se dispara”.

“El gatillo no fue apretado. Yo no apreté el gatillo, nunca apreté el gatillo. No, no, no, no, no. Nunca apuntaría un arma a alguien y apretaría el gatillo”, insistió Baldwin.

“Todo el mundo está horrorizado. Están en shock. Es ruidoso. Ellos no están usando audífonos. El arma debería estar vacía. Me dijeron que me estaban entregando un arma vacía”.

Baldwin comenta que lo primero que pensó es que Hutchins se había desmayado o había sufrido un ataque cardíaco. Solo se enteró de que ella había muerto por una herida de bala real horas después de conversar con la policía.

“Rust” se filmaba en el Rancho Bonanza Creek, un famoso set en Nuevo México. El actor protagonizaba y producía el western de bajo presupuesto y ahora es objeto de dos demandas civiles presentadas por miembros del equipo, así como la armera de la cinta, Hannah Gutierrez-Reed.

Gutierrez-Reed ha dicho no tener idea de cómo llegaron las balas reales al set, y su abogado sugirió que puede tratarse de un sabotaje.

Baldwin descartó la teoría. “No sé como alguien podría haber hecho eso (...) Es abrumadoramente probable que fuera un accidente”, añadió.

El ganador de tres premios Emmy también reaccionó a comentarios de colegas sobre los protocolos para filmar con armas. “Hubo mucha gente que sintió necesario contribuir con comentarios que no ayudaban”.

Entre lágrimas, Baldwin dijo que la tragedia, en el plano personal, fue lo peor que le ocurrió, y en el profesional, que no se imagina realizando otra película con armas.

Comentó haber conversado con Matthew Hutchins, viudo de Halyna, y agregó que no le sorprendería que presentara un proceso judicial en contra de la producción, de la cual el actor hace parte.

 

Spielberg inyecta más español y más política en su "West Side Story"

Paris, Francia. El director estadounidense Steven Spielberg estrena la semana que viene una versión del musical "West Side Story", fiel al original pero con más español y más política.


Fuente: AFP/Francois Becker

“West Side Story” es un musical originalmente creado en 1957 para Broadway por el compositor Leonard Bernstein, junto con el libretista Arthur Laurents, con letras de Stephen Sondheim.

Se trata de una adaptación moderna de la historia de Romeo y Julieta, con los dos protagonistas, María y Tony, vinculados (a su pesar) con bandas de jóvenes rivales, los Sharks (puertorriqueños) y los Jets (blancos), en un Nueva York violento y barriobajero.

La película de 1961, filmada por Robert Wise, deslumbró a la crítica y al público (ganó 10 Óscar) y encumbró a sus protagonistas, en especial a una joven Natalie Wood y a la puertorriqueña Rita Moreno, que se alzó con el Óscar a la mejor actriz secundaria, la primera latina en lograrlo.

Para su versión, Spielberg no ha escatimado esfuerzos ni tampoco carga política.

Muchos diálogos entre los Sharks son en español, sin subtítulos.

EN PIE DE IGUALDAD

”La lengua española tenía que existir (en la pantalla) en la misma proporción que el inglés”, destacó Spielberg, de 74 años, en rueda de prensa el martes.

Rita Moreno repite aparición en la pantalla. A sus 89 años interpreta a la viuda de “Doc”, un papel nuevo y una de las raras libertades que se toma Spielberg respecto al musical de 1961.

Por lo demás, la coreografía sigue siendo muy cuidada, en particular el prólogo (uno de los momentos espectaculares de la película).

Spielberg ha preservado el libreto, con las canciones (“America”, “Tonight”, “Maria”) que ayudaron a catapultar la obra de Leonard Bernstein a la cima de la música clásica contemporánea en Estados Unidos.

Nueva York ha vuelto a ser parte del decorado, como hace seis décadas.

“La ciudad de ayer existe aún hoy (...) hemos filmado en lugares que no habían cambiado”, explicó Spielberg.

Los efectos especiales consistieron simplemente en sacar digitalmente “los aparatos de aire acondicionado, las antenas satélite y las barreras en las ventanas”, explicó.

Con un presupuesto de 100 millones de dólares (según Variety) Spielberg tenía dinero para eso y para mucho más.

Como contratar a una pléyade de nuevos actores, algunos en su primer papel ante la cámara, como Rachel Zegler, estudiante de secundaria que interpreta a María.

Ansel Elgort, actor que destacó en películas como “Bay Driver” (2017), encarna a Tony.

“West Side Story” sacudió en la década de los años 60 a la opinión pública estadounidense al poner al desnudo las tensiones raciales en el país.

El libreto “no ha perdido actualidad”, explicó el guionista Tony Kushner en la rueda de prensa.

“La película es más política que la primera”, reconoció por su parte Rita Moreno.

Los papeles puertorriqueños son interpretados integralmente por actores latinos.

El contexto socioeconómico de la época, en particular la presión inmobiliaria, vuelve a relucir. Los jóvenes “se pelean a causa de sus orígenes. Pero el territorio en el que se pelean también está amenazado de demolición”, destacó Spielberg.

 

Tragedia en el set: actor Alec Baldwin niega haber efectuado disparo que mató a mujer

El actor estadounidense Alec Baldwin dijo que no apretó el gatillo del arma de la cual salió el disparo que hirió fatalmente a la directora de fotografía de la película "Rust" durante un ensayo, según trecho de una entrevista divulgado este miércoles.


Fuente: AFP

"El gatillo no fue apretado. Yo no apreté el gatillo", afirmó Baldwin en una entrevista exclusiva concedida al canal ABC News, y que irá al aire la noche del jueves.

"Yo nunca apuntaría un arma a alguien y apretaría el gatillo, nunca", subrayó.

Es la primera entrevista oficial de Baldwin después de la tragedia ocurrida en Nuevo México, en el set de "Rust", el western de bajo presupuesto que protagonizaba y producía.

Halyna Hutchins, la directora de fotografía de la película, falleció el 21 de octubre tras ser herida de bala mientras ensayaban una escena.

Antes el asistente de producción entregó un arma a Baldwin diciendo que estaba "fría", jerga cinematográfica para avisar que una pistola está descargada. El actor, de 62 años, practicaba la posición de su mano, de acuerdo con declaraciones colectadas y divulgadas por la policía, cuando se produjo el disparo.

En la entrevista con ABC, un abatido Baldwin sostuvo que no tenía idea de lo ocurrido: "Alguien puso una bala real en una pistola, una bala que ni siquiera debía estar en el recinto", agregó.

Ganador de tres premios Emmy, el actor remarcó que la tragedia fue la peor cosa que ocurrió en su vida. "Pienso qué podría haber hecho", dijo.

"[Hutchins] era amada por todos", dijo Baldwin durante la entrevista. "Todavía me cuesta trabajo creer [que murió]. No me parece real".

Dos miembros del equipo de "Rust" presentaron demandas civiles por la tragedia contra Baldwin y otras personas involucradas en el rodaje, como Hannah Gutierrez-Reed, encargada de controlar las armas en el set.

Gutierrez-Reed, de 24 años, también señaló que no tenía idea de lo que ocurrió. De todas formas, reconoció que antes de la tragedia "no chequeó demasiado" el arma que llegó a manos de Baldwin, de acuerdo con una declaración jurada divulgada esta semana por la policía.

La policía incautó más de 500 balas en el set, algunas falsas y otras que se sospecha son reales.

La munición utilizada por la producción vino de varias fuentes, incluyendo Seth Kenney, quien es un proveedor de armas en el estado de Arizona.

Kenney declaró a los investigadores que podría haber entregado a la producción "munición recargada", un término que se refiere a balas que fueron ensambladas con varios componentes, y no que fueron manufacturadas como balas reales.