El Macbeth de Denzel Washington trasciende color y edad

Los Ángeles, Estados Unidos. En los cuatro siglos que han pasado desde que Shakespeare escribió la obra escocesa, nunca hubo un Macbeth como Denzel Washington.


Fuente: AFP/Andrew Marszal

Dos veces ganador del Óscar, es considerado con frecuencia el gran actor de su generación, y ya ha recibido cada nominación posible por su nueva película “La tragedia de Macbeth”, disponible este viernes en la plataforma de Apple TV+.

Washington tiene 67 años y su Lady Macbeth es interpretada por la actriz de 64 años Frances McDormand. Lo que significa que la despiadada pareja poco probablemente podría engendrar un heredero para su reinado.

“Ellos están cansados y son más viejos”, le dijo Washington a la AFP, explicando que el paso del tiempo les dio a sus personajes una motivación diferente, pero igualmente malévola.

“Ellos son como ‘mira, esta es nuestra oportunidad. Nos lo deben’”.

“Tiempos drásticos exigen medidas drásticas. Y el reloj está andando”.

¿Cómo podría Washington, que choca espadas con varios rivales en múltiples y exhaustivos encuentros a lo largo del final de la película, haber interpretado este rol de forma distinta 20 o 30 años atrás?

“Probablemente de forma más física. ¡No cediendo a la realidad de cómo mis rodillas están en este punto de mi vida!”, dice.

Y claro, Washington es negro. Al igual que el actor Corey Hawkins, de 33 años, quien interpreta a su némesis y eventual vencedor Macduff.

Este detalle, aunque es un anacronismo histórico para la Escocia del siglo XI, está lejos de ser novedad. Orson Welles dirigió una versión de Macbeth con un elenco negro en 1936.

“Obviamente somos diferentes, así que creo que es algo bueno”, dijo Washington en una mesa redonda con periodistas.

“En mi humilde opinión, deberíamos llegar a un punto en el cual la diversidad ni siquiera tenga que ser destacada como algo especial”.

“Estos jóvenes, negros, blancos, azules, verdes, o lo que sea, son talentosos y calificados, y es por ello que están aquí”.

Hawkins añadió: “No puedo cambiar esta piel, o este cabello. Pero lo que puedo es ser excelente en algo que la gente podría no estar esperando. No estábamos pensando en blanco y negro”.
Irónicamente, la película es grabada en blanco y negro, y en formato estrecho, con su minimalistas y elegantes decorados evocando los primeros años de Hollywood.

“MIRADA FRESCA

“Macbeth” ha sido trabajada antes en varios formatos en la pantalla grande por directores influyentes, incluyendo Welles, Akira Kurosawa y Roman Polanski.

Pero Washington dice que no vio ejecuciones previas de Macbeth, y eligió no buscarlas luego de que el director Joel Coen decidiera el elenco.

“No quería ver a alguien y preguntarme ‘¿cómo diablos voy a hacerlo mejor que eso?’”, cuenta Washington cuyo Macbeth es inicialmente comedido y sutil, antes de que su rabia, su ambición y su locura se desaten.

“No quería que impactara lo que yo estaba haciendo. Entonces lo interpreté con una mirada fresca, y con imaginación”.

Aún así, Washington tiene tradición cuando se trata de Shakespeare.

Protagonizó en Broadway una versión de “Julio César”, y también participó en “Mucho ruido y pocas nueces”, de Kenneth Branagh.

Hawkins dice que esperaba ver que Washington, él y otros miembros negros del elenco, incluyendo a la hija de Washington, Olivia, que inspirasen con roles menores a jóvenes de minorías a darle una oportunidad a las obras de Shakespeare.

“Si hay algún niño o niña que quiera ver esta película, podría abrirles la curiosidad al respecto”, dijo.

“Sí, los negros aman a Shakespeare. Nosotros probablemente amamos a Shakespeare sin saber que amamos a Shakespeare, porque hay tantas referencias culturales y en canciones que nos gustan”.

“Es un honor poder hacer esto, y estar lado a lado con estos actores, estos actores negros”, dijo Hawkins.

“Porque tenemos tanta propiedad como cualquier otra persona”.

 

"Scream" está de vuelta para satirizar la "era dorada del terror"

Los Angeles, Estados Unidos. Hace 25 años, "Scream", de la mano de Neve Campbell y Courteney Cox, revitalizó el terror con su visión autoconsciente del género que era cada vez más formulista y sangriento.


Fuente: AFP/Andrew Marszal

Esta semana, la más reciente entrega de "Scream", protagonizada otra vez por Campbell y Cox, llega a los cines con esa misma mirada, pero ahora para mostrar su visión sobre un género que ha tomado otro camino.

"Gracias a Dios que estamos trabajando en una franquicia, y en un universo en el cual está bien que una película sea muy autoreflexiva", dijo a la AFP el codirector de la producción, Tyler Gillett.

Al igual que la cinta original de 1996, los personajes de la nueva "Scream" pasan buena parte de la trama discutiendo los clásicos del terror, intentando adivinar cuál de ellos será el próximo en ser asesinado.

Se dan cuenta entonces que el blanco de la última ola de ataques en su violenta ciudad, en California, es gente vinculada a los asesinos originales.

Uno de los personajes explica la atracción que las nuevas audiencias sienten por las "requels", películas que relanzan las franquicias con un elenco más joven ligado a los protagonistas originales.

Ante la mirada atenta de sus coestrellas más jóvenes, el actor David Arquette, también de regreso para esta producción, advierte: "Hay ciertas reglas para sobrevivir, créanme, lo sé".

La película también visita escenarios que marcaron la franquicia.

Comienza con una escena que evoca la rápida muerte de Drew Barrymore en la original, cuando atiende en el teléfono fijo una llamada del asesino antes de que aparezcan los primeros créditos de la película.

En la nueva primera escena, una adolescente de la generación Z es tan indiferente al teléfono fijo repicando que no responde.

"El desprecio que tenemos por los teléfonos fijos… para nosotros es divertido", dijo el codirector Matt Bettinelli-Olpin.

"Siendo al comienzo de la película, ya te sitúa, te deja saber que estamos conscientes de esto, la película está consciente de esto, y vamos a continuar con esto juntos".

"Una de las cosas que 'Scream' hace muy bien es que nunca subestima a su audiencia".
Aunque los directores quisieron aprovechar la oportunidad para producir una "carta de amor" al fallecido Wes Craven, quien dirigió las cuatro películas de la franquicia, Gillett dijo que esta entrega no podía ser "sólo nostalgia".

¿QUIÉN FUE?

A diferencia de la original, que surgió cuando perdía fuerza el terror slasher -marcado por la presencia de un personaje que asesina brutalmente a jóvenes-, la nueva "Scream" llega en tiempos en los cuales despunta un nuevo terror artístico, con conciencia social, de la mano del director Jordan Peele.

Los personajes en la película discuten de forma pomposa su aprecio por "el terror artístico", mencionando películas como "The Babadook", "Hereditario", así como "¡Huye!", de Peele.

"Estamos en una era de oro. Y también esperamos que esta película le presente a la gente esas películas con las cuales no están familiarizados", dijo Bettinelli-Olpin.

"Estamos claramente jugando y divirtiéndonos con esta idea de "terror artístico", agregó Gillett.

"Indistintamente de como quieras llamarlo en orden de sentirte bien por ver una película de terror, para nosotros todo es accesorio. Mientras la gente se emocione con las historias, para nosotros todo suma".

Una cosa que no ha cambiado en la franquicia de "Scream" es el elemento del suspenso, de identificar quién es el asesino que se esconde detrás de la distintiva máscara blanca que emula un fantasma.

Para mantener incognita, los cineastas trabajaron en los giros de la trama y en evitar que se filtrara el guión.

En la audición, por ejemplo, los actores sólo tuvieron acceso a escenas iniciales de la película.

"Incluso cuando teníamos el elenco, les dimos apenas las páginas hasta donde su personaje llegaba", dijo el productor ejecutivo Chad Villella, que trabajó en el éxito "Boda sangrienta", de 2019.

"Ellos realmente abrazaron el suspenso".

 

Tiro mortal de Alec Baldwin: demandan al proveedor de balas de la película

Los Angeles, Estados Unidos. La armera de la película "Rust", en cuyo set de filmación murió una cineasta por un disparo accidental del actor Alec Baldwin, demandó miércoles al proveedor de municiones del western, al que acusa de haber dejado balas reales en medio de cartuchos ficticios.


Fuente: AFP

Hannah Gutierrez-Reed era la armera de la película filmada en Nuevo México, cuando la directora de fotografía Halyna Hutchins recibió un tiro mortal el 21 de octubre.

El disparo provino de un pistola entregada a Baldwin, presentada como inofensiva y que usó durante la repetición de una escena.

Conforme a las reglas de seguridad en el cine, las balas reales están totalmente prohibidas en los rodajes.

En su queja civil interpuesta ante un tribunal, Reed reprocha al proveedor, Seth Kenney, haber entregado "municiones que fueron presentadas erróneamente como municiones ficticias", inertes y sin pólvora, "cuando contenían a la vez municiones ficticias y reales".

Según la queja, la policía descubrió después del incidente "siete balas" aparentemente reales repartidas en una caja de cartuchos, un carruaje, y cinturones de cartuchos que servían como accesorios a los actores.

Para la joven armera, la negligencia del proveedor "conllevó la introducción de balas reales en el set de grabación, que tuvo como resultado una catástrofe previsible". No se conoce la compensación exigida en la demanda.

Kenney indicó a las autoridades que pudo potencialmente vender a la producción de la película municiones ensambladas artesanalmente - quizá a partir de elementos reciclados-, cuyo logotipo corresponde al que figuraba en el cartucho mortal. Pero luego excluyó la eventualidad en el canal ABC.

Hasta el momento nadie ha sido arrestado, pero la justicia no excluye entablar persecuciones penales.

 

"El poder del perro" y "La casa Gucci" encabezan nominaciones a los premios SAG

Los Angeles, Estados Unidos. El western gótico de Jane Campion "El poder del perro" y el drama sobre crímenes reales "La casa Gucci" encabezaron el miércoles las nominaciones a los premios del Sindicato de Actores de Hollywood (SAG), generalmente un indicador clave en la carrera hacia los Óscar.


Fuente: AFP

Días después de que "El poder del perro" ganara el Globo de Oro al mejor drama, las estrellas de ese filme Benedict Cumberbatch, Kirsten Dunst y Kodi Smith-McPhee recibieron cada uno de ellos la nominación del sindicato de actores.

También la película "La casa Gucci" de Ridley Scott recibió tres nominaciones.

Sin embargo, "El poder del perro" no logró una nominación al mejor elenco, el premio principal a otorgar por el SAG el 27 de febrero.

La película, una historia de dos hermanos enemistados en la década de 1920 en Montana, se proyectó por primera vez en septiembre en el prestigioso festival de cine de Venecia, donde Campion ganó el premio a mejor director.

Desde entonces, ha obtenido críticas muy favorables y el filme fue lanzado por Netflix.

El SAG pasó por alto la burla generalizada sobre el exuberante acento italiano de Jared Leto para nominarlo como mejor actor de reparto en "Casa de Gucci", junto a Lady Gaga y el elenco, que también incluye a Adam Driver y Al Pacino.

Fueron nominados a mejor elenco, el equivalente del Óscar a la mejor película, "Belfast", "CODA", "Don't Look Up" y "King Richard".

Sin embargo "Belfast", de Kenneth Branagh, que describe la violencia de la Irlanda del Norte de finales de los años 60 desde la perspectiva de un niño—y que los expertos consideraban una fuerte candidata a los premios—sólo obtuvo una nominación individual, para Caitriona Balfe.

Otras sorpresivos desaires fueron la interpretación de la princesa Diana por Kristen Stewart en "Spencer" y la estrella de "West Side Story", ganadora del Globo de Oro, Rachel Zegler.

Votados por los actores, los premios SAG son considerados un fuerte indicador de lo que sucederá en los Óscar, ya que los actores representan la rama más grande de los aproximadamente 10.000 votantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos.

Los premios SAG se darán a conocer en Santa Mónica, California, exactamente un mes antes de los Óscar.

"SUCCESSION" Y "TED LASSO" EN TV

Por el lado de la televisión, el SAG entregó cinco nominaciones cada uno a "Succession" y "Ted Lasso".

El éxito surcoreano de Netflix "El juego del calamar" se convirtió en la primera serie de habla no inglesa nominada por el SAG al mejor reparto de una serie de televisión.

Las estrellas Jung Ho-Yeon y Lee Jung-Jae también obtuvieron nominaciones individuales.

Esto ocurre dos años después de que "Parásito" -también de Corea del Sur- se convirtiera en la primera película de habla no inglesa ganadora del premio al mejor reparto del SAG, que fue un paso clave en su camino hacia el éxito en los Óscar.

"Yellowstone" obtuvo por fin su primera nominación al SAG al mejor reparto. Hasta ahora, la popularísima serie de televisión por cable sobre una acaudalada familia propietaria de un rancho en Montana había sido ignorada por los responsables de la industria.

Protagonizada por Kevin Costner, el final de su cuarta temporada fue visto por más de 11 millones de personas a principios de este mes, cifras comparables a las de "Juego de Tronos" en su época de esplendor.

Y Cynthia Erivo fue nominada por su interpretación de Aretha Franklin en la serie de televisión limitada "Genius: Aretha" - el mismo día que el SAG reconoció a Jennifer Hudson por interpretar a la Reina del Soul en la película "Respect".