Fallece a los 88 años el actor francés Jean-Paul Belmondo

El actor francés Jean-Paul Belmondo, uno de los intérpretes más consagrados del cine francés, falleció este lunes en su domicilio en París a la edad de 88 años, anunció su abogado a la AFP.


Fuente: AFP


“Estaba muy cansado desde hacía algún tiempo. Se apagó tranquilamente” precisó su abogado, Michel Godest. Apodado en el mundo del cine como “Bébel”, Belmondo participó en 80 películas, algunas de ellas inolvidables, como “À bout de souffle” (“Sin aliento”, “Al filo de la escapada”) o “L’homme de Rio” (“El hombre de Rio”).

Belmondo, una de las últimas grandes estrellas populares de su generación, junto a Alain Delon o Brigitte Bardot, desapareció casi totalmente de las pantallas de cine desde que sufrió un accidente vascular cerebral en 2001.

Un encuentro con el cineasta Jean-Luc Godard -otra figura destacada de la Nouvelle Vague del séptimo arte- selló su destino.

“Venga a mi habitación, haremos una película y le daré 50.000 francos”, le dijo Godard a Belmondo, con quien se había cruzado en la calle. Belmondo no tenía aún 30 años. Y luego vendría su participación, en 1960, en la emblemática “À Bout de Souffle”.

Después del éxito de la película, los directores “venían a mí” relataría Belmondo en 2016 en un libro de recuerdos, “Mille vies valent mieux qu’une” (“Mil vidas valen más que una”).

Pero “Bébel” no sólo ocuparía un rol central en la Nouvelle Vague. También dejó la huella de un actor físico, amante de las peleas, cultivando una gran dosis de humor, como hizo en “Le cerveau” (“El cerebro”).

Su físico de boxeador le valdría populares éxitos en “El Hombre de Rio” de Philippe De Broca, “Le Professionnel” (“El profesional, 1981) de Georges Lautner o “L’as des as” (“As de ases”), de Gérard Oury.

Belmondo actuó a las órdenes de los más reconocidos directores de la época, como Vittorio de Sica, François Truffaut, Claude Chabrol, Alain Resnais o Claude Lelouch.

 

Johnny Depp presenta en Deauville "City of Lies", la película que estuvo "secuestrada"

Deauville, Francia. Johnny Depp presentó este domingo la película "City of Lies" (ciudad de mentiras), que narra la investigación sobre la muerte del rapero Notorious BIG, una obra que estuvo "secuestrada varios años", según el actor estadounidense.


Fuente: AFP

La cinta fue presentada en el festival de cine estadounidense de Deauville, en el oeste de Francia.

"Estoy muy honrado de ser invitado y de defender esta película, secuestrada durante tres años (...) Durante tres años la película estaba muerta, la hemos recuperado", contó el actor en un francés un poco inseguro, sobre las dificultades para difundir el film.

El largometraje producido en 2018 no ha encontrado distribuidor para su proyección en salas.

"City of Lies" transporta al espectador a los años 1990 cuando dos grandes raperos murieron a tiros, Tupac y Notorious BIG, sobre el trasfondo de la rivalidad musical entre las costas este y oeste de Estados Unidos.

El inspector Russell Poole, interpretado por Depp, retoma el caso de la muerte de Notorious BIG 20 años después por pedido de un periodista alcohólico, interpretado por Forest Whitaker.

Mezclando ficción con imágenes de archivo, la película muestra una investigación mal hecha por la policía de Los Angeles, una fuerza corrupta e infiltrada por pandillas, como la del poderoso productor de rap Suge Knight.

La película realizada por Brad Furman plantea más dudas que respuestas sobre las circunstancias de las dos muertes, cuyos responsables nunca fueron encontrados.

La edición 47 del festival de cine estadounidense de Deauville abrió el 3 de septiembre. "City of Lies" se presentó fuera de competencia.

 

"Shang-Chi", el nuevo superhéroe de Marvel, arrasa en la taquilla de EEUU y Canadá

Los Angeles, Estados Unidos. El primer superhéroe asiático de la franquicia Marvel hizo un estruendoso debut en las pantallas de Estados Unidos y Canadá, según cifras provisionales de la firma especializada Exhibitor Relations publicadas este domingo.


Fuente: AFP

"Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos", el último lanzamiento de Marvel Studios, propiedad del gigante del entretenimiento Disney, recaudó 71,4 millones de dólares entre el viernes y el domingo, un récord para un fin de semana del "Día del Trabajo", que se festeja el lunes en Estados Unidos.

La película, ambientada en una China imaginaria que mezcla criaturas gigantes, misticismo y kung fu, es la primera de los estudios de Marvel en contar con un director asiático (Destin Daniel Cretton) y un elenco también dominado por estrellas de ese continente, encabezadas por el chino-canadiense Simu Liu.

Este último interpreta a Shang-Chi, quien huyó de un padre dominante cuando aún era un adolescente y se encuentra vagando por Estados Unidos.

Allí lleva una vida tranquila y entabla amistad con Katy, interpretada por Awkwafina ("Crazy Rich Asians"), hasta que su padre envía una misión para llevarlo por la fuerza de regreso a casa.

El actor favorito de Wong Kar-wai, Tony Leung ("In the Mood for Love") interpreta al padre, Wenwu, un villano no del todo malo y complejo que extrae sus superpoderes de los diez anillos mágicos que rodean sus brazos.

La película, que recibió críticas entusiastas por las peleas que ambienta, con coreografías virtuosas, se convirtió en el estreno más taquillero del año, justo detrás de otra exitosa producción de Marvel, "Black Widow" (80 millones de dólares en ingresos en su lanzamiento).

"Candyman", de Universal, un remake de la famosa película de terror de 1992, que lideró la taquilla hace una semana con ingresos mucho menores (22 millones de dólares), ahora ocupa el segundo lugar, antes de la comedia de acción "Free Guy".

Después se ubicó "Paw Patrol: La película", y luego "Jungle Cruise", un filme de aventuras de Disney, inspirada en una atracción de los parques Disney.

Los siguientes filmes en el ránking fueron:

"No respires 2" (2,2 millones en tres días)

"Respect: La historia de Aretha Franklin" (1,2 millones)

"El escuadrón suicida" (905.000 dólares)

"Black Widow" (748.000 dólares)

"The Night House" (552.000 dólares)

 

"Un país sin artistas", denuncian las cineastas afganas en la Mostra de Venecia

Venecia, Italia. Con un conmovedor testimonio, dos jóvenes cineastas afganas suplicaron solidaridad el sábado último en el festival de cine Venecia por la dramática situación de la cultura en Afganistán tras la toma del poder de los talibanes, lo que podría dejar a ese país literalmente sin artistas.


Fuente: AFP

“En solo dos semanas, las figuras más brillantes del país se fueron”, lamentó Sahraa Karimi, de 38 años, la primera mujer al frente de la Organización del Cine de Afganistán.

“¡Imagínense, un país sin artistas!” lamentó la directora de cine ante un grupo de periodistas y cineastas, entre ellos el director de la Mostra, Alberto Barbera.

La joven describió un cuadro lúgubre: “Todo se detuvo en el espacio de unas horas. Los archivos están bajo el control de los talibanes. El trabajo de los directores se desvaneció”, dijo.

“Todos saben que existen las listas negras”, lamentó la realizadora que en 2019 compitió en la sección Horizontes de Venecia con “Hava, Maryam, Ayesha”.

“Por primera vez en la historia del cine afgano una película había sido invitada al festival francés de Cannes. Teníamos en proyecto adaptar once cortos sobre cuentos afganos. Estábamos preparando la segunda edición del premio nacional de cine”, contó la cineasta que el domingo 15 de agosto tuvo que abandonar sus proyectos y salir en pocas horas de su país.

“Ha sido la decisión más difícil de mi vida: quedarme o salir de mi país”, confesó.

“No tenemos más casa, ni país (...). El arte está prohibido. Mi generación no quiere eso”, deploró Karimi al apelar a la solidaridad a la comunidad internacional.

“¡Pedimos ayuda! Necesitamos esperanza. Los que se quedaron en Afganistán han borrado sus cuentas de redes sociales”, reiteró.

“Los talibanes están destruyendo los instrumentos de música, los estudiantes se esconden (...) Por favor sean nuestras voces y hablen de nuestra situación”, pidió por su parte la realizadora Sahra Mani, directora del documental “A thousand girls like me” (2018), sobre una mujer violada durante años por su padre.

“Ahora los talibanes son más listos: usarán el cine para hacer propaganda”, advirtió Karimi, que teme el aislamiento, la pérdida de identidad y el silencio.