La Academia de Hollywood no descarta cambios en los Óscar por el coronavirus

Los Ángeles. La Academia de Hollywood indicó este jueves que su prioridad ahora mismo es ayudar a los miembros de la industria cinematográfica durante la crisis por el coronavirus y aseguró también que no descarta cambios en los Óscar por los efectos de la pandemia.


Fuente: EFE

"La Academia está enfocada en ayudar a nuestra plantilla, nuestros miembros y la industria a abrirse camino en esta crisis de salud global y económica", señaló un portavoz de la Academia en un comunicado remitido a Efe.

"Estamos en el proceso de evaluar todos los aspectos de este incierto panorama y qué cambios quizá tengan que hacerse. Estamos comprometidos a ser ágiles y previsores mientras discutimos qué es lo mejor para el futuro de la industria y haremos más anuncios en los próximos días", añadió.

La 93 edición de los Óscar está previsto que se celebre el 28 de febrero de 2021 en el Dolby Theatre de Los Ángeles (EE.UU.).

Pero uno de los interrogantes que se abren debido a la pandemia del coronavirus es si los Óscar deberían modificar los requisitos para que una película pueda ser candidata a las estatuillas.

Quizá el más relevante en estos momentos se refiere a la obligatoriedad de que una cinta que quiera entrar a la carrera deba exhibirse al menos durante una semana en un cine comercial del condado de Los Ángeles (EE.UU.) durante el año natural que precede a la gala (esto es, que se vea en 2020 para poder estar en la ceremonia de 2021).

Esta regla no se aplica a algunas categorías concretas de los reconocimientos como mejor película internacional o mejor cinta de animación.

La condición de los Óscar de que una película tenga que pasar por las salas obligó a plataformas como Netflix a que sus cintas con aroma de premios, como "Roma" (2018) o "The Irishman" (2019), tuvieran un recorrido por los cines más o menos extenso y que no se estrenaran exclusivamente en los servicios digitales.

Pero con los cines actualmente cerrados en Los Ángeles (y en muchas otras partes del planeta), cabe preguntarse si los Óscar tendrán que buscar una alternativa o solución para que el requisito de exhibición en la pantalla grande no deje fuera de los galardones a muchas películas cuya distribución ahora mismo es toda una incógnita.

Hollywood ha bajado la persiana debido a la crisis global desatada por el COVID-19 y ha retrasado o suspendido sin fecha numerosos estrenos inminentes como los de "No Time to Die" (James Bond), "F9" ("Fast & Furious"), "Mulan", "Black Widow", "A Quiet Place Part II", "The Woman in the Window" o "The New Mutants".

La industria también ha tenido que detener los rodajes de grandes producciones cinematográficas como los de las cuatro secuelas de "Avatar", "Mission: Impossible 7", "Jurassic World: Dominion", "The Batman" o la nueva cinta de "The Matrix", entre muchas otras.

La crisis también se ha dejado notar en la cancelación o aplazamiento de citas tan importantes del calendario fílmico como el Festival de Cannes (Francia) o el Festival South by Southwest SXSW y el Festival de Cine de Tribeca (ambos en EE.UU.).

El número de casos globales de COVID-19 se elevó hoy a 207.860 y los muertos ya superan los 8.600, según los datos más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

El Festival de Cannes es aplazado por la crisis del coronavirus

París. El Festival de Cannes anunció este jueves que, ante la actual crisis sanitaria y debido a la evolución de la situación, su 73 edición, prevista para los próximos 12 al 23 de mayo, no podrá celebrarse en esas fechas.


Fuente: EFE

Sus organizadores habían avanzado que se pronunciarían sobre el futuro del certamen a mediados de abril, pero han adelantado la decisión en un momento en que en Francia hay ya 372 muertos por la epidemia y 10 995 casos confirmados.

"Se están estudiando distintas hipótesis para mantenerlo. La principal sería un simple aplazamiento, en Cannes, a finales de junio-principios de julio de 2020", indicó su comunicado.

Cuando la evolución de la situación sanitaria francesa e internacional les permita "evaluar la posibilidad real" transmitirán su decisión final, en el marco de la concertación actual con el Estado, la Alcaldía de Cannes, el Consejo de Administración del Festival, los profesionales del cine y el conjunto de socios.

Hasta entonces, según su nota, el certamen dijo que "une su voz" a la de todos aquellos que piden con firmeza que todo el mundo respete las medidas de confinamiento general, que en Francia comenzaron este martes y se extenderán en un principio durante 15 días.

Cannes iba a difundir las películas seleccionadas en su competición oficial el próximo 16 de abril.

En la pasada edición, ganó la Palma de Oro el surcoreano Bong Joon-Ho, con "Parasite" ("Parásitos"), un filme que posteriormente hizo historia al conseguir en los Óscar cuatro galardones, incluidos los de mejor película y mejor director.

El coronavirus había provocado ya cancelaciones destacadas en esa misma ciudad costera, como la del mercado de televisión MIPTV, programado del 30 de marzo al 2 de abril, o la del festival de publicidad Cannes Lions, que aplazó su edición de junio a octubre.

El aplazamiento de Cannes se suma a otras ediciones frustradas, como la primera en 1939, que nunca llegó a celebrarse por el estallido de la II Guerra Mundial y atrasó su nacimiento oficial a 1946, o la de 1968, suspendida cinco días antes de su final con las revueltas de Mayo como telón de fondo.

El certamen había previsto un presupuesto de 32 millones de euros (unos 34 millones de dólares) para la edición de este año y su presidente, Pierre Lescure, indicó a mediados de mes en el diario "Le Figaro" que no tenía contratada una indemnización en caso de epidemia porque la oferta de su aseguradora solo representaba el 6 % del precio total.

 

James Cameron aplaza el rodaje de las secuelas de "Avatar" por el coronavirus

Los Ángeles (EE.UU.). James Cameron suspendió indefinidamente el rodaje de las cuatro secuelas de "Avatar" (2009), que se estaban llevando a cabo en Nueva Zelanda, debido a la crisis mundial desencadenada por la expansión del coronavirus.


Fuente: EFE

"Merecerá la pena la espera. Es una promesa", escribió este martes en Twitter el actor Stephen Lang, uno de los miembros del reparto de la saga de "Avatar".

Previamente, el productor Jon Landau había detallado en declaraciones al periódico The New Zealand Herald el aplazamiento de los planes para las continuaciones de "Avatar", que hasta el desembarco el año pasado de "Avengers: Endgame" (2019) era la película más taquillera de la historia (sin tener en cuenta la inflación) con 2.790 millones de dólares de recaudación.

"Lo hemos retrasado (...). Estamos en medio de una crisis global y esto no va solo de la industria del cine. Creo que todo el mundo necesita hacer ahora lo que pueda hacer para 'aplanar la curva' del coronavirus", afirmó.

Landau admitió que no sabe cuándo podrán volver al set a trabajar.

"Si te dijera que vamos a saber algo en dos semanas te estaría mintiendo", dijo.

La ambiciosa producción de estas cuatro secuelas, que ha sufrido en el pasado retrasos de todo tipo, tenía previsto que "Avatar 2" se estrenara en diciembre de 2021 y que "Avatar 3" llegara a los cines en diciembre de 2023.

Siguiendo esa distancia de dos años entre cada película, "Avatar 4" y "Avatar 5" se presentarían en diciembre de 2025 y diciembre de 2027, respectivamente.

Por ahora, los responsables de "Avatar" no han modificado estas fechas de estreno debido a la suspensión del rodaje por el coronavirus, ya declarado pandemia con más de 6.600 muertos y unos 167.000 contagiados en todo el mundo.

El reparto de las nuevas películas de "Avatar" incluye, entre otros, a Sam Worthington, Sigourney Weaver, Zoe Saldaña, Kate Winslet, Vin Diesel, Stephen Lang y Oona Chaplin.

El coronavirus ha llevado a Hollywood a bajar la persiana y a aplazar incontables rodajes hasta que se solucione la crisis.

Entre ellos figuran, por ejemplo, proyectos del calibre de "Mission: Impossible 7", "Jurassic World: Dominion", "The Batman" o la nueva cinta de "The Matrix".

 

Weinstein es trasladado a prisión neoyorquina de máxima seguridad de Wende

Nueva York. El productor de cine Harvey Weinstein, condenado a 23 años de prisión por violación y acto criminal sexual, fue trasladado este miércoles a la prisión de máxima seguridad de Wende, en el norte del estado de Nueva York.


Fuente: EFE

Weinstein, identificado como el prisionero número 20B0584, se encontraba hasta el momento en la cárcel de Rikers Island, en la Gran Manzana, a donde fue llevado instantes después de ser declarado culpable el pasado 24 de febrero, aunque también ha pasado varios días en el Hospital de Bellevue tras sufrir dolores en el pecho y palpitaciones cardíacas.

Antes de ser trasladado a Wende, el productor de éxito pasó por otra prisión en la localidad neoyorquina de Elmira, apuntan los medios locales, aunque se desconoce el por qué de esa escala.

En Wende, Weinstein pasará el proceso de recepción del sistema de prisiones en el que los oficiales del centro le asignarán una clasificación de seguridad y determinarán en qué centro pasará sus 23 años de sentencia.

Según explicó a Page Six Herbert Morales, de la asociación de centros correccionales de Nueva York, el proceso durará unos 60 días, tras lo que Weinstein probablemente será enviado a otra cárcel para el resto de su condena.

Este procedimiento al que se someterá el cineasta incluye la entrega de sus posesiones antes de recibir una ducha y ser afeitado para evitar el contagio de piojos, apuntó Morales.

"Se le darán unas botas, unas zapatillas, tres pares de pantalones, cuatro camisas, un abrigo y varias piezas de ropa interior y camisetas", enumeró.

Weinstein, de 67 años, fue hallado culpable por un jurado a finales de febrero de agresión sexual en primer grado, que acarrea entre 5 y 25 años de prisión, por practicar sexo oral a la fuerza a la ayudante de producción Mimi Haley en 2006; y de violación en tercer grado, penada con máximo 4 años, contra la aspirante a actriz Jessica Mann en 2013.

El pasado 11 de marzo, fue condenado a 23 años de prisión después de que la Fiscalía solicitara al juez del caso, James Burke, una sentencia que reflejara "la gravedad de sus acusaciones" y "la falta de remordimiento por el daño que ha causado".

Además, argumentó ante el juez que el productor tenía un historial de agresiones y acoso sexual, mal comportamiento y malas acciones en el ambiente laboral y otras acciones diversas desde 1978.