Lin-Manuel Miranda presenta el tráiler del musical "Tick, Tick... Boom!"

Ciudad de México. Tras hacer público que es gay, el comediante y youtuber mexicano Mario Aguilar considera que aún falta mucho por hacer para combatir la violencia hacia la comunidad LGBT+ y disfruta el haberse quitado la "coraza" que tanto peso le causaba, con su EP "Quiero llorar".


Fuente: EFE

"Creo que me había tardado demasiado. El miedo que uno siente siempre es al rechazo y es algo que quiero decir, que el rechazo siempre va a estar, entonces, es algo a lo que no le tenemos que tener miedo", asegura Aguilar en entrevista con Efe.

A inicios de mayo, el comediante, famoso por sus imitaciones de las madres, decidió publicar un video con su pareja. Era la primera vez que hacía algo así y el miedo que tenía se convirtió en fuerza para seguir adelante con sus proyectos.

Entre ellos, la canción "Hoy decido decidir", que forma parte de su producción musical y que es un himno de libertad en el que expresa sus miedos y dudas de aceptarse abiertamente gay.

"Lo que subí en Tik Tok fue algo que me salió de la nada, lo que menos planeas mejor sale. Yo llevaba mucho tiempo pensando en esto de la canción y del EP pero ese día no lo pensé, y la aceptación fue muy buena, leí los comentarios y empecé a sentir que me había tardado demasiado", recuerda.

Según cuenta, uno de los miedos más grandes que tenía era que las señoras, gran porcentaje del público que lo sigue, lo abandonaran.

El "influencer" es uno de los más queridos de redes sociales, tan solo en Facebook es seguido por más de 18 millones de personas, en Tik Tok suma otros 12 millones más y en Instagram otros cinco.

Aunque hubo "todo tipo de comentarios", lo que más desconcertó a Mario fue el reclamo de algunos usuarios quienes lo criticaron por no haber hablado antes.

"Entendí que todo el mundo estaba esperando eso de mi parte desde hace mucho tiempo, que era algo que ya se sabía pero que querían una confirmación y eso es algo que me frustra demasiado porque ¿cómo por qué tienes que confirmar algo así?", explicó.

Es por eso que aunque sabe que su decisión de abrirse ha impulsado y ayudado a muchas personas que se sentían como él, quiere dejarles en claro a sus seguidores que no tienen obligación de hablar públicamente sus preferencias sexuales y que se trata de una decisión única y personal.

"Yo he mandado muchísimos audios de voz a chavos y a personas grandes también, y les digo que se tienen que tomar el tiempo que necesiten, que qué bueno que yo pueda ser un pequeño empujón pero que es algo muy propio", menciona.

DE LA COMEDIA A LA MÚSICA

Aguilar se metió a la música a través de parodias de canciones famosas. Ahora ha dejado toda la comedia para después en su nuevo EP "Quiero llorar", un trabajo que le llevó más de un año y con el que pudo mostrar su faceta más íntima.

"'Para ti madre' fue la primera canción que hicimos y habla de mi niñez, de mi etapa viviendo con mi mamá. Ahí empezó este sentimiento de hablar de mí", dice Mario, quien no deja de reconocer y agradecer el amor que su madre le ha brindado.

El disco es una mirada profunda a sus sentimientos y su nombre expresa todo lo que por años guardó.

"Cuando pensaba en un nombre para el EP no podía pensar en otro que no fuera 'Quiero llorar', porque cada que hablaba de estas cosas quería llorar", menciona.

Para Aguilar, este primer acercamiento con la música es una forma "práctica de decir lo que uno siente".

"Me siento como cuando estás bien en el antro (discoteca) cantando, bailando y sacando todo, así me sentí yo", explica.

Aunque le está dando "toda la seriedad que se merece" a su proyecto como cantante, pide a sus seguidores que no se alarmen puesto que la comedia seguirá y pronto arrancará con el cierre de la gira de su espectáculo en vivo "¿Celosa yo? ¡Jamás!" y está listo para arrancar con "Ser loca no es fácil".

 

Tribeca arranca su vigésima edición con esperado estreno de "En el barrio"

Nueva York. El Festival de Tribeca, que presume de ser la primera muestra de cine que se celebra en formato presencial en Norteamérica desde el inicio de la pandemia, dio comienzo este miércoles a 12 días de proyecciones y eventos con la premiere mundial de la esperada película "In The Heights" en el barrio neoyorquino de mayoría latina Washington Heights.


Fuente: EFE

Hasta ahí se desplazaron las estrellas del musical, entre ellas Anthony Ramos, que interpreta el papel protagonista, junto con el resto del elenco, formado por Corey Hawkins, Leslie Grace, Melissa Barrera, Olga Merediz y Daphne Rubin-Vega, que se pasearon por una alfombra amarilla, y no roja, y que además, por culpa del coronavirus, estaba menos concurrida que la de un estreno corriente.

Como no podía ser menos, también acudieron el director de la cinta, John Chu, responsable de la popular “Crazy Rich Asians”, y Lin-Manuel Miranda, el creador del musical sobre la que se basa la película y que llegó a Broadway en 2005, tras lo que se hizo con varios premios Tony, los Oscar del teatro.

LA INSPIRACIÓN DE ANTHONY RAMOS

“Este es el show de Broadway que me dio esperanza para seguir actuando y que me ha inspirado en mi carrera y en mi vida, y poder ser parte de ello es un regalo”, dijo en la premiere Ramos, que subrayó además que lleva mucho tiempo esperando este momento, ya que la cinta debía haberse lanzado el pasado junio pero se retrasó por la pandemia.

El gran evento tuvo lugar en el United Palace, localizado en el mismo barrio en el que tiene lugar la inspiradora historia de inmigrantes que cuenta la película, Washington Heights, en el norte de Manhattan, donde se concentra una parte importante de la población latina de Nueva York.

También tenía especial significado el edificio en sí, un majestuoso teatro que abrió sus puertas en 1930 y que desde entonces ha cumplido las funciones de una iglesia, un cine, una sala de eventos, y escenario de grabaciones de películas y programas de televisión.

WASHINGTON HEIGHTS, PROTAGONISTA TOTAL

“Se va a presentar en el barrio del que habla la propia película. Siempre he soñado con tener una premiere aquí en el United Palace de Washington Heights”, comentó recientemente Miranda en una entrevista con Efe.

“Los teatros ya no los hacen así. Bueno, de hecho nunca se han hecho así”, añadió entre risas el actor y compositor, que recordó que en ese mismo lugar se celebró el quinto aniversario del musical de Broadway.

La del United Palace fue solo una de las proyecciones de “In The Heights” que se vieron este miércoles en la Gran Manzana, ya que los neoyorquinos pudieron ver el musical de manera simultánea en otros 12 puntos repartidos por toda la ciudad, la mayoría espacios abiertos.

En el Battery Park, situado en el sur de Manhattan, se desplegó otra alfombra para el estreno de la película, pero esta vez para los miembros del jurado del certamen, entre ellos Sharon Stone, Mollye Asher, Justin Bartha, Elegance Bratton, Bryan Cranston, Judith Godreche, Andre Holland, Delory Lindo, Tig Notaro, y Sabrina Schmidt Gordon.

VUELVE CIERTA NORMALIDAD

Además de la inauguración, la muestra proyectará varias de sus películas en espacios públicos, dejando de lado el formato exclusivamente digital que tuvo que adoptar el año pasado por el coronavirus.

Con esta vuelta a la normalidad marcan su 20 aniversario, puesto que Tribeca fue fundado por Robert De Niro y Jane Rosenthal poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, con el objetivo de revitalizar la zona sur de Manhattan, la más golpeada por el ataque.

El hasta ahora Festival de Cine de Tribeca anunció asimismo este miércoles que deja atrás una parte de su nombre, y pasa a llamarse simplemente Festival de Tribeca.

En su vigésima edición, la muestra cuenta con 66 películas procedentes de 23 países que podrán verse en persona, así como otras 35 películas que se estrenarán solo online, así como una nueva categoría de podcasts.

Junto con “In The Heights”, la muestra presume de que su pieza central será la última película de Steve Soderbergh, “No Sudden Move”, protagonizada por Don Cheadle, Benicio del Toro, David Harbour, Ray Liotta, Jon Hamm, Amy Seimetz y Brendan Fraser, y que se verá por primera vez en Tribeca.

El punto final lo pondrá un documental del humorista Dave Chappelle el próximo 19 de junio, con el que se celebrará la reapertura del icónico Radio City Music Hall, que permanece cerrado desde marzo de 2020.

 

La Berlinale se transforma en "cine de verano" abierto, con el Oso adjudicado

Berlín. La 71 Berlinale se transforma desde hoy en un "cine de verano", popular y al aire libre, cuatro meses después del segmento cerrado y virtual en el que se adjudicó el Oso de Oro a la sátira rumana de Rady Jude sobre un viralizado video sexual.


Fuente: EFE/Mónica Rubalcava

Un patio de butacas exterior en la monumental Isla de los Museos es el espacio elegido para la apertura, la entrega aplazada de los premios y las principales proyecciones. El público podrá ver por fin en pantalla grande "Bad Luck Banging or Loony Porn" ("Babardeala cu bucluc sau porno balamuc", la ganadora del Oro.

Era la única entre las 15 cintas de la sección oficial que reflejaba la "nueva normalidad" del covid-19 -el uso de la mascarilla en la vida cotidiana-. Y se centraba en otro mal del presente: la doble moral, a partir del juicio sumarísimo a un maestra, entregada al sexo generoso con su esposo, cuyo video doméstico acaba en las redes.

La Berlinale recupera así su seña de identidad como festival abierto al público, tras el segmento restringido al sector del cine y crítica que se celebró en marzo. El acceso a las películas fue vía "screening", sin alfombras rojas ni conferencias de prensa con los directores y actores.

Desde este miércoles y durante doce días se proyectarán 126 películas de distintas secciones, en un total de 16 espacios distribuidos por el centro y sus barrios. Algunos eran ya antes de la pandemia cines de verano, como Freiluftkino del multiétnico Kreuzberg; otros se han instalado en patios de manzana o en un antiguo crematorio, reconvertido en espacio multiusos.

Los dos co-directores de la Berlinale, Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian recibirán ahí a sus invitados. La película elegida para la apertura es "The Mauritanian", de Kevin Macdonald, protagonizada por Jodie Foster y Benedict Cumberbacht y proyectada en la sección Special, fuera de concurso.

A esta producción, un thriller político sobre las torturas practicadas por Estados Unidos en esa cárcel ajena a toda convención que es Guantánamo, le corresponde la inauguración. Ni Foster ni el resto del equipo acuden físicamente a Berlín, sino que su presencia se limita a un mensaje pregrabado.

El "cine de verano" es un paso más en la desescalada, pero Berlín sigue bajo el signo de las restricciones. Los pases son en formato reducido y los asistentes deberán presentar un test de antígenos negativo del día -o tener la pauta completa de la vacunación-.

La entrega de los premios será el domingo. Junto al Oro al film rumano recibirá el Gran Premio del Jurado el japonés Ryusuke Hamaguchi, por "Wheel of Fortune and Fantasy", así como el Oso de Plata a la mejor contribución artística, para "Una película de policías", de Alonso Ruizpalacios.

El cine anfitrión recibirá sus dos platas: a la actriz Maren Eggert, por "I'm your Man", de Maria Schrader, y otra del jurado para el documental "Herr Bachmann und seine Klasse", sobre un veterano maestro de provincias entre escolares de diversas procedencias migratorias.

NOCHES DE CINE TRAS UN CIERRE INTERMINABLE

Berlín empezó a reabrir restauración, comercios no esenciales, ocio, instalaciones deportivas, museos y resto de la oferta cultural hace un mes. Desde noviembre estaba paralizada la vida pública.

El pico a escala nacional se alcanzó el 22 de diciembre -con 197,6 casos por 100.000 habitantes en siete días-. Se entró en una cautelosa reapertura en abril, cuando hubo un descenso continuado de los contagios.

La marca ahora en la capital está en 22,6 casos -algo por encima de la media nacional-. Los cafés y cervecerías reabrieron, lo mismo que las piscinas públicas -aunque con cita previa-.

Ya no se exige el test de antígenos negativo y del día cada vez que se sienta uno en una terraza a tomar algo -como ocurría hasta hace una semana-, sino solo para acceder a espacios interiores.

Todo invita a recuperar el espacio público. Luce el sol, las temperaturas diurnas escalaron a 28 grados y las noches son cortísimas -de las 22.30 locales a las 04.30-.

Lo único que sigue cerrado -y desde hace ya quince meses- es la actividad más noctámbula, los clubes; para algunos, algo esencial para la vida berlinesa, cuya apertura está en suspenso.

 

Natalie Portman cumple 40: La actriz que prefería "ser lista" a una estrella

Los Ángeles (EE.UU.). Ha sido una estrella adolescente ("Léon"), actriz de culto ("Black Swan") y protagonista de franquicias millonarias (Star Wars, Marvel); Natalie Portman disfruta a sus 40 años de una de las carreras más eclécticas de Hollywood, una industria que supo navegar para no caer en la lista de juguetes rotos de los 90.


Fuente: EFE/Javier Romualdo

A su favor cuenta que comenzó en el cine con 13 años, tras ser descubierta por una agente en una pizzería. Pero ese debut tempranero podría haber sido su mayor obstáculo dentro de una industria que, aún hoy, hipersexualiza a las adolescentes y no sabe qué papeles ofrecer cuando maduran.

"Empezaba a elegir escenas que eran menos sexys porque me preocupaba la forma en que me percibían y cómo de segura me sentía", recordó estas navidades en una entrevista con el humorista Dax Shepard.

Después de protagonizar "Léon" (1994), "Heat" (1995) y "Beautiful Girls" (1996), esta última en el papel de una adolescente que tiene una relación con un hombre mayor, Portman era plenamente consciente de su marca como "lolita" de Hollywood. Otra adolescente convertida en fetiche de productores y directores de casting, en su mayoría hombres.

Puede que ahora estén en planos completamente diferentes, pero por un momento Portman recorrió un camino parecido al de Britney Spears y Lindsay Lohan, cuyas carreras están viviendo ahora un proceso de revisión.

"A esa edad, tienes tu propia sexualidad, tienes tu propio deseo, quieres explorar cosas. Pero no te sientes segura cuando hay hombres mayores que están interesados y te dices a ti misma: 'No, no, no, no'", explicaba Portman.

A partir de 1996 y con el apoyo de sus padres, que supervisaban (y recortaban) las escenas en las que aparecía su hija, la actriz rechazó papeles como el de "Romeo y Julieta", de Baz Luhrmann, por su diferencia de edad con Leonardo DiCaprio, o la versión moderna de "Lolita" que protagonizaron finalmente Jeremy Irons y Dominique Swain.

Su negativa a filmar desnudos que no eran estrictamente necesarios para la trama le originó varios conflictos con los estudios, pero por otra parte el público y la crítica estaban rendidos ante una de las mayores promesas de Hollywood en la época en la que también despegaron las carreras de Angelina Jolie, Brad Pitt y DiCaprio.

Poner límites y ganarse la fama de "dura" a veces no sale bien en el mundo del cine, pero Portman supo gestionar su carrera de tal manera que a los 16 años ya había fichado por una de las grandes franquicias, "Star Wars", como parte del reparto fijo en la nueva trilogía del fenómeno galáctico.

"PREFIERO SER INTELIGENTE QUE UNA ESTRELLA DE CINE"

A los 18 años, cuando estrenaba "The Phantom Menace" (1999), Portman se inscribió en la Universidad de Harvard para estudiar Psicología.

"No me importa si la universidad arruina mi carrera. Prefiero ser inteligente que una estrella de cine", contó entonces a la prensa.

La actriz venía de una familia académica donde se valoraba la formación y la cultura, "hacerse profesor, doctor y abogado". De hecho, sus padres vigilaron muy de cerca el camino emprendido por Portman en Los Ángeles e insistieron en que dedicase más tiempo a la formación.

Durante su etapa universitaria continuó grabando las entregas restantes de Star Wars en los veranos y pisó las tablas de Broadway con Meryl Streep en "La Gaviota" de Antón Chéjov.

Su gran regreso al cine llegó con "Closer" (2004), de Mike Nichols, que le otorgó un Globo de Oro, la nominación al Óscar y confirmó su nuevo estatus de actriz adulta.

Durante esta etapa combinó fracasos como "Los fantasmas de Goya" (2006), rodaje por el que visitó España, junto a fenómenos de la talla de "V for Vendetta" (2005), por el que apareció completamente calva en los eventos de promoción tras grabar la famosa escena en la que se rapa la cabeza.

"Solo teníamos un intento para rodar esa escena, pero probamos otras veces con otros miembros del equipo que se ofrecieron voluntarios", apuntó la actriz.

ÓSCAR; GLOBO DE ORO Y BAFTA POR "BLACK SWAN"

En 2010, dos años después de debutar como directora con el corto "Eve", llegó el gran papel de Portman: "Black Swan". Se llevó el Óscar, el Globo de Oro, el BAFTA y el Premio del Sindicato de Actores. Tenía 30 años y lo había ganado prácticamente todo. Pero volvería a recibir otra nominación a los 35 por encarnar a Jacqueline Kennedy en "Jackie".

Portman ha sabido mover ficha de nuevo y se ha apuntado a la saga más taquillera de la década, Marvel, con las películas de "Thor", cuya tercera entrega se estrenará en 2022.

Por si su currículum fuera escaso, tiene un cameo en "Avengers: Endgame", la película más taquillera de la historia. Una trayectoria envidiable para una carrera que ha ocupado tres de sus cuatro décadas de vida.