Tiro mortal de Alec Baldwin: demandan al proveedor de balas de la película

Los Angeles, Estados Unidos. La armera de la película "Rust", en cuyo set de filmación murió una cineasta por un disparo accidental del actor Alec Baldwin, demandó miércoles al proveedor de municiones del western, al que acusa de haber dejado balas reales en medio de cartuchos ficticios.

Hannah Gutierrez-Reed era la armera de la película filmada en Nuevo México, cuando la directora de fotografía Halyna Hutchins recibió un tiro mortal el 21 de octubre.

El disparo provino de un pistola entregada a Baldwin, presentada como inofensiva y que usó durante la repetición de una escena.

Conforme a las reglas de seguridad en el cine, las balas reales están totalmente prohibidas en los rodajes.

En su queja civil interpuesta ante un tribunal, Reed reprocha al proveedor, Seth Kenney, haber entregado “municiones que fueron presentadas erróneamente como municiones ficticias”, inertes y sin pólvora, “cuando contenían a la vez municiones ficticias y reales”.

Según la queja, la policía descubrió después del incidente “siete balas” aparentemente reales repartidas en una caja de cartuchos, un carruaje, y cinturones de cartuchos que servían como accesorios a los actores.

Para la joven armera, la negligencia del proveedor “conllevó la introducción de balas reales en el set de grabación, que tuvo como resultado una catástrofe previsible”. No se conoce la compensación exigida en la demanda.

Kenney indicó a las autoridades que pudo potencialmente vender a la producción de la película municiones ensambladas artesanalmente – quizá a partir de elementos reciclados-, cuyo logotipo corresponde al que figuraba en el cartucho mortal. Pero luego excluyó la eventualidad en el canal ABC.

Hasta el momento nadie ha sido arrestado, pero la justicia no excluye entablar persecuciones penales.

“El poder del perro” y “La casa Gucci” encabezan nominaciones a los premios SAG

Los Angeles, Estados Unidos. El western gótico de Jane Campion "El poder del perro" y el drama sobre crímenes reales "La casa Gucci" encabezaron el miércoles las nominaciones a los premios del Sindicato de Actores de Hollywood (SAG), generalmente un indicador clave en la carrera hacia los Óscar.

Días después de que “El poder del perro” ganara el Globo de Oro al mejor drama, las estrellas de ese filme Benedict Cumberbatch, Kirsten Dunst y Kodi Smith-McPhee recibieron cada uno de ellos la nominación del sindicato de actores.

También la película “La casa Gucci” de Ridley Scott recibió tres nominaciones.

Sin embargo, “El poder del perro” no logró una nominación al mejor elenco, el premio principal a otorgar por el SAG el 27 de febrero.

La película, una historia de dos hermanos enemistados en la década de 1920 en Montana, se proyectó por primera vez en septiembre en el prestigioso festival de cine de Venecia, donde Campion ganó el premio a mejor director.

Desde entonces, ha obtenido críticas muy favorables y el filme fue lanzado por Netflix.

El SAG pasó por alto la burla generalizada sobre el exuberante acento italiano de Jared Leto para nominarlo como mejor actor de reparto en “Casa de Gucci”, junto a Lady Gaga y el elenco, que también incluye a Adam Driver y Al Pacino.

Fueron nominados a mejor elenco, el equivalente del Óscar a la mejor película, “Belfast”, “CODA”, “Don’t Look Up” y “King Richard”.

Sin embargo “Belfast”, de Kenneth Branagh, que describe la violencia de la Irlanda del Norte de finales de los años 60 desde la perspectiva de un niño—y que los expertos consideraban una fuerte candidata a los premios—sólo obtuvo una nominación individual, para Caitriona Balfe.

Otras sorpresivos desaires fueron la interpretación de la princesa Diana por Kristen Stewart en “Spencer” y la estrella de “West Side Story”, ganadora del Globo de Oro, Rachel Zegler.

Votados por los actores, los premios SAG son considerados un fuerte indicador de lo que sucederá en los Óscar, ya que los actores representan la rama más grande de los aproximadamente 10.000 votantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos.

Los premios SAG se darán a conocer en Santa Mónica, California, exactamente un mes antes de los Óscar.

“SUCCESSION” Y “TED LASSO” EN TV

Por el lado de la televisión, el SAG entregó cinco nominaciones cada uno a “Succession” y “Ted Lasso”.

El éxito surcoreano de Netflix “El juego del calamar” se convirtió en la primera serie de habla no inglesa nominada por el SAG al mejor reparto de una serie de televisión.

Las estrellas Jung Ho-Yeon y Lee Jung-Jae también obtuvieron nominaciones individuales.

Esto ocurre dos años después de que “Parásito” -también de Corea del Sur- se convirtiera en la primera película de habla no inglesa ganadora del premio al mejor reparto del SAG, que fue un paso clave en su camino hacia el éxito en los Óscar.

“Yellowstone” obtuvo por fin su primera nominación al SAG al mejor reparto. Hasta ahora, la popularísima serie de televisión por cable sobre una acaudalada familia propietaria de un rancho en Montana había sido ignorada por los responsables de la industria.

Protagonizada por Kevin Costner, el final de su cuarta temporada fue visto por más de 11 millones de personas a principios de este mes, cifras comparables a las de “Juego de Tronos” en su época de esplendor.

Y Cynthia Erivo fue nominada por su interpretación de Aretha Franklin en la serie de televisión limitada “Genius: Aretha” – el mismo día que el SAG reconoció a Jennifer Hudson por interpretar a la Reina del Soul en la película “Respect”.

Berlinale será presencial, aunque reducida y con algunas secciones virtuales

La Berlinale se celebrará de forma presencial, aunque bajo estrictas restricciones de público y en un formato reducido a causa de la pandemia, mientras que algunas secciones, así como el European Film Market, serán exclusivamente digitales.

El festival de cine de Berlín respetará “de forma estricta” las nuevas reglas impuestas por las autoridades de la ciudad-estado y capital alemana, indicaron fuentes de la Berlinale, a través de un comunicado.

Ello implica que solo podrán acceder a las salas de cine, donde se exige el uso de mascarilla, los vacunados con la pauta completa y que presenten un test negativo de covid reciente.

El formato del festival será distinto de lo habitual: se abrirá el 10 de febrero, de acuerdo a lo previsto, pero solo se presentarán los filmes tanto de la sección oficial a concurso como de los otros apartados hasta el día 16, en que se entregarán los Osos y demás premios oficiales.

Un día antes, el 15, habrá una gala especial de homenaje a la actriz francesa Isabelle Huppert, quien recibirá el Oso de Oro de Honor al conjunto de su carrera.

Con ello se reduce a seis jornadas, en lugar de las diez habituales, la fase de presentación de los filmes con sus correspondientes equipos. En los últimos cuatro días se repondrán las películas en sesiones abiertas al público, al que se ofrecerán entradas a precios regulares (sobre los 10 euros por localidad).

El aforo de las salas estará reducido a un 50 % de su capacidad. No habrá fiestas ni celebraciones, aunque sí se tenderá la alfombra roja para los directores, actores e invitados internacionales, que además ofrecerán las correspondientes conferencias de prensa en los seis días primeros del festival.

“Queremos posibilitar la Berlinale y, según la situación presente, creemos que lo lograremos”, afirmó la ministra de Cultura, la verde Claudia Roth. Con la celebración del festival se pretende dar “una señal de vitalidad” tanto al sector como al público, prosigue la responsable de Cultura del gobierno del canciller Olaf Scholz.

A diferencia de otras rivales europeas, como los festivales de Cannes y Venecia, la Berlinale se ha mantenido siempre como un festival abierto al público. En las ediciones normales se ponen a la venta hasta 300.000 localidades para todas sus secciones, incluidos los estrenos de las películas a concurso.

“Con este formato será posible celebrar un festival con presencia tanto de público como de los equipos de las películas que concurren”, afirmaron los codirectores de la Berlinale, Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian.

El programa al completo del festival, incluidas las películas a concurso, se presentará el próximo día 19.

El European Film Market (EFM), por contra, así como la sección Berlinale Talents -sesiones de debate con directores o actores- y el World Cinema Fund, destinado a apoyar cinematografías periféricas, se celebrarán en formato exclusivamente digital.

La Berlinale recuperará así algo de su carácter presencial, después de la edición híbrida en que tuvo lugar el festival en 2021. En ese caso, la presentación de las películas quedó reducida a lo estrictamente virtual, durante cinco días de marzo, sin que acudieran a Berlín los equipos correspondientes ni hubiera ningún tipo de ceremonia o conferencia de prensa.

Le siguió un llamado “festival de verano”, en julio, al que sí acudieron algunos invitados internacionales. Se destinó al público corriente y se desarrolló principalmente en espacios abiertos, al aire libre, bajo estrictas medidas de higiene y aforo reducido.

Alemania registró este martes 80.430 nuevos contagios de coronavirus, la cifra más alta en un día desde el comienzo de la pandemia.

La incidencia semanal media en Alemania alcanzó los 407,5 contagios por 100.000 habitantes, nivel que en Berlín sube a 856,4, entre los más altos del país.

Un 72 % de la población ha recibido la pauta completa de la vacuna, un 43,5 % la dosis de refuerzo y un 74,7 % al menos la primera dosis.

A partir del próximo sábado regirán en la capital alemana nuevas restricciones, anunció ayer la alcaldesa de la ciudad, la socialdemócrata Franziska Giffey. Las medidas afectan especialmente al transporte público, la restauración, los actos culturales o deportivos. (I)

Los premios Óscar tendrán nuevamente un anfitrión en 2022

Los Ángeles, Estados Unidos. La 94ª edición de la ceremonia de los Óscar contará con un anfitrión por primera vez desde 2018, anunció la cadena ABC este martes, después que la mayor premiación del cine perdiera índices de audiencia en los últimos años.

Esta edición de los premios de la Academia, prevista para el 27 de marzo, regresará al tradicional Teatro Dolby en Hollywood, California (oeste).

La nada tradicional ceremonia celebrada en abril del año pasado, que incluyó parte de la premiación sin anfitriones en una popular estación de trenes en Los Ángeles debido a la pandemia del coronavirus, fue vista por 10 millones de personas, 56% menos que en 2020, año en que el evento tuvo la menor audiencia de su historia.

“Lo escucharon aquí primero, puedo confirmar que este año los Óscar tendrán un anfitrión”, dijo Craig Erwich, presidente del grupo ABC Entertainment y Hulu Originals, en un panel de debate organizado por la Asociación de la Crítica Televisiva.

Erwich no quiso revelar más detalles, ni precisó si regresará Jimmy Kimmel – anfitrión del programa de ABC “Jimmy Kimmel ¡En vivo!” – o los anfitriones de las ediciones de 2017 y 2018.

“Podría ser”, comentó.

En 2019, el comediante Kevin Hart desistió de conducir la ceremonia después de que resurgieran mensajes en la red Twitter con comentarios homofóbicos que él había hecho años atrás.

No fue reemplazado, y aunque el formato sin una figura central fue elogiado, e incluso emulado por otras premiaciones como la de los Emmy, las siguientes ediciones de los Óscar fueron criticadas por carecer de foco y humor.

Este martes la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas anunció que el veterano Glenn Weiss dirigirá el evento por séptimo año consecutivo.

Pocos detalles han sido divulgados sobre cómo se desarrollará el programa que será producido por Will Packer y que fue pospuesto por segundo año consecutivo.

El cambio de fecha -que se especuló buscaba evitar competir con eventos como la final del fúbol americano en Estados Unidos y los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero, fue anunciado meses antes de que la variante ómicron del coronavirus se propagara y obligara a cancelar varios eventos presenciales en Hollywood.