Tom Hanks, eternamente “desafiado” tras meterse en la piel de Mister Rogers

Londres. Tom Hanks lleva más de cuatro décadas haciendo cine, televisión y teatro, pero ha sido su último papel el que le ha cambiado la vida. Nominado por primera vez al Óscar en casi veinte años, su interpretación del mítico presentador Mister Rogers ha sumergido al actor en un vital viaje hacia la introspección.


Fuente: EFE/Claudia Bösser

“Aprender de un papel es una cosa, pero sentirse constantemente desafiado cada día del resto de tu vida por lo que aprendiste, es otra muy distinta”, explicó Tom Hanks durante una entrevista concedida a Efe.

Basada en la historia real de la amistad entre Fred Rogers y el periodista Tom Junod, “Un amigo extraordinario” trata sobre el impacto transformacional que el presentador de programas infantiles tuvo sobre la vida del periodista.

Vestido siempre con su icónico cárdigan rojo, Mister Rogers fue, durante treinta años, un ejemplo de sabiduría y benevolencia para millones de niños norteamericanos que le seguían a través de la pantalla.

Dieciséis años después de su muerte, sus enseñanzas de bondad, paciencia, perdón y empatía vuelven a cobrar vida a través de la personificación verosímil de Tom Hanks.

Pero aunque los productores y guionistas de la película supieron desde el principio que Hanks era la elección perfecta para traer de vuelta a una figura tan querida, el actor no lo tuvo tan claro.

“Para mí, interpretar a Mr. Rogers no fue algo natural. Me intimidaba y me preocupaba acabar haciendo una mera imitación en lugar de llegar a las motivaciones más profundas del guión”, explicó.

De hecho, reconoció que cuando leyó el primer guión, que se había empezado a gestar hace una década, sintió que “no tenía ningún estímulo creativo”.

No fue hasta que, años más tarde, la cineasta Marielle Heller se sumó al proyecto como directora y logró cambiar la perspectiva del actor.

“Cuando Marielle me dijo que quería hacer una película sobre los hombres y sus sentimientos, fue entonces cuando me di cuenta de que estaba creando algo mucho más sustancial de lo que yo creía”, dilucidó.

Así, Hanks, que admitió haber estado esperando la oportunidad para trabajar con ella desde su debut como directora con “Diario de una chica adolescente” (2015), decidió aceptar el papel.

“Tuve que ser honesto conmigo mismo y plantearme si estaría a la altura, si sería capaz de metamorfosear lo suficiente para que la película reflejara más de Mister Rogers que de mí mismo”, reconoció el actor, que el pasado lunes recibió su sexta nominación al Oscar por su rol.

Una emotiva interpretación que acabó convirtiéndose en un intenso e inesperado ejercicio de introspección.

“Mister Rogers solía decir que el mayor regalo que puedes darle a alguien que quieres es tu atención indivisible, estar presente”, recordó Hanks.

“Y me he dado cuenta de la cantidad de veces que, como padre y marido, he hecho justo lo contrario”, reconoció.

A esta revelación se unió su compañero de reparto, Matthew Rhys, quien en la proyección interpreta la versión ficcionalizada de Tom Junod.

"Me sentí tan culpable al darme cuenta de que no estaba siendo el padre que creía ser. Ha tenido un gran impacto en mi vida, sobre todo en mi rol como padre", confesó el intérprete, haciendo referencia a la célebre frase del presentador: "lo peor que puede hacer un padre es olvidarse de que él también fue un niño".

Tanto en la realidad, como en la ficción, Fred Rogers deja una huella especial allá donde va.

Pero la cinta, que llegará a los cines españoles este viernes, no retrata al presentador como un santo, sino como alguien corriente que simplemente trata de ser una mejor persona.

“La razón por la que no queremos que veas a Fred como un santo es porque si lo haces, no podrás aspirar a ser como él. Su forma de ser solo es alcanzable si se reconoce su esfuerzo diario”, añadió Marielle Heller, repitiendo las palabras que le dijo la mujer de Fred antes de comenzar el rodaje de la película.

“En los tiempos que corren, donde parece que escasean los modelos a seguir que nos enseñen a ser mejores personas, creo que tanto adultos como niños necesitamos esta película", concluyó la directora, que describió el resurgimiento de Mister Rogers como "una gran luz en la oscuridad".

 

Se "echaron ojo", se tocaron, sonrieron: Brad Pitt y Jennifer desatan chismorreo mundial

Tras casi 15 años divorciados, Jennifer Aniston y Brad Pitt compartieron ante cámaras un grato momento que les volvió protagonistas de la noche de los SAG Awards en el Shrine Auditorium de Los Ángeles. El reencuentro fue viralizado generando cientos de memes en las redes sociales.

La expareja fue fotografiada durante los SAG Awards (Premios del Sindicato de Actores), donde Brad Pitt ganó como mejor actor de reparto por “Once Upon a Time in Hollywood”, mientras que Jennifer Aniston se llevó el galardón por su papel principal en la serie dramática The Morning Show.

Detrás del escenario, el encuentro entre actores tomó por sorpresa a los espectadores, quienes quedaron boquiabiertos por la amabilidad que transmitían entre sí. En una de las imágenes se ve a ambos sonriendo mientras Brad sostiene el brazo derecho de Aniston.

La segunda instantánea causó revuelo en redes, ya que Aniston está de espalda en una posición que aparenta querer irse, pero su exesposo la sostiene de la mano izquierda.

Otras de las fotografías viralizadas es la de Brad Pitt mirando atentamente a su exesposa en una de las pantallas ubicadas detrás de escena.

La reacción de Aniston al escuchar su nombre como ganadora y la de su expareja mirándola a través del televisor emocionó a los internautas. Se volvió viral en Twitter bajo el título “Quédate con quien te mire como Brad Pitt mira a Jennifer Aniston”.

Cabe recordar que Brad Pitt terminó con Jennifer Aniston, luego de enamorarse de su compañera de reparto del filme Angelina Jolie, en el set del filme “Mr & Mrs Smith”.

 

"1917" apunta al Óscar tras llevarse el premio del Sindicato de Productores

Los Ángeles (EEUU). La cinta "1917", del director británico Sam Mendes, se llevó hoy el premio a la mejor película en los galardones del Sindicato de Productores (PGA, en inglés), unos reconocimientos que, tradicionalmente, son un muy buen indicativo de por dónde pueden ir los Óscar.


Fuente: EFE

En los últimos diez años, el ganador del premio a la mejor película en la gala de los PGA se hizo en ocho ocasiones con la estatuilla a la mejor cinta en los Óscar.

Solo "The Big Short" (2015), que perdió ante "Spotlight" (2015) en los Óscar, y "La La Land" (2016), que no pudo obtener la estatuilla ante "Moonlight" (2016), alteraron en la última década la correlación entre los ganadores de los PGA y los triunfadores de la gala de la Academia de Hollywood.

De ahí que la victoria de "1917" en la 31 edición de los PGA, que acogió hoy el Hollywood Palladium de Los Ángeles (EEUU), tenga un significado muy especial de cara a la ceremonia de los Óscar que se celebrará el próximo 9 de febrero.

"Tengo que rendir tributo a los increíbles esfuerzos de cada uno de los miembros del reparto y el equipo (de '1917')", dijo en su discurso de agradecimiento Sam Mendes, que además de director y guionista es también uno de los productores del filme.

Mendes aseguró, asimismo, que crear esta película bélica sobre la I Guerra Mundial, que tiene la asombrosa apariencia de estar rodada en un único plano secuencia, ha sido de lejos "la mejor experiencia" de su carrera.

"1917", que ya triunfó en los Globos de Oro con los galardones a la mejor cinta dramática y al mejor director, venció hoy a las también nominadas "The Irishman", "Jojo Rabbit", "Joker", "Knives Out", "Little Women", "Marriage Story", "Parasite" y "Once Upon a Time… in Hollywood".

En las otras dos categorías de cine se impusieron esta noche "Apollo 11", que se hizo con el premio al mejor documental; y "Toy Story 4", que se anotó la estatuilla a la mejor película de animación.


En cuanto a la televisión, "Succession" ganó en el apartado de mejor serie dramática, "Fleabag" se coronó como mejor comedia, y "Chernobyl" fue nombrada mejor serie limitada.

La distinción a la mejor producción de no ficción para la pequeña pantalla fue para "Leaving Neverland" mientras que "RuPaul's Drag Race" se llevó el reconocimiento al mejor show competitivo en televisión.

Además, el premio al mejor programa de televisión en vivo o "talk show" fue para "Last Week Tonight with John Oliver" y el galardón para la mejor película televisiva fue a parar a "Apollo: Missions to the Moon".

Los PGA aprovecharon también la ocasión para dar premios honoríficos a Marta Kauffman (cocreadora de "Friends"), Octavia Spencer, los productores de "Bombshell" (incluida Charlize Theron), la compañía Plan B (fundada por Brad Pitt) y Ted Sarandos (jefe de contenidos de Netflix).

La gala, una de las múltiples ceremonias que pueblan anualmente la temporada de premios de Hollywood, contó con la presencia de numerosas estrellas como Jane Fonda, Al Pacino, Eva Longoria, Robert de Niro, Reese Witherspoon, Margot Robbie, Greta Gerwig, Melissa McCarthy, Laura Dern, Constance Wu y Frances McDormand.

Los premios del PGA son los primeros en entregarse este año de los galardones de cada uno de los gremios de Hollywood: los del Sindicato de Actores (SAG) se celebrarán el domingo, los del Sindicato de Directores (DGA) tendrán lugar el 26 de enero, y los del Sindicato de Guionistas (WGA) se darán a conocer el 1 de febrero.

 

Brad Pitt y Jennifer Aniston acaparan el protagonismo en los SAG Awards

Los Ángeles (EE.UU.). Brad Pitt y Jennifer Aniston fueron dos de los ganadores hoy de los premios del Sindicato de Actores (SAG), pero, además, fueron las estrellas de las redes sociales por los momentos que compartieron juntos y que recordaron por qué eran una de las parejas más populares de Hollywood.


Fuente: EFE

Pitt se hizo con el premio al mejor actor de reparto de una película por "Once Upon a Time… in Hollywood", mientras que Aniston se anotó el galardón a la mejor actriz de una serie dramática por "The Morning Show".

Varias fotografías de la 26 edición de los SAG, que se celebró hoy en el Shrine Auditorium de Los Ángeles (EE.UU.), causaron sensación en Twitter al mostrar a los dos actores muy alegres y celebrando juntos sus premios detrás del escenario.

Además, un vídeo que tuvo mucho eco en las redes sociales mostró a Pitt viendo con muchísima atención y en una televisión el discurso que Aniston estaba dando en esos momentos tras recoger su reconocimiento.

Pitt y Aniston se casaron en 2000 y estuvieron juntos hasta 2005, cuando el actor inició una relación con Angelina Jolie.

La ruptura provocó un terremoto en Hollywood, el mismo que ocasionó el divorcio posterior entre Jolie y Pitt en 2016.

Pitt, que es el máximo favorito al Óscar a mejor actor de reparto por "Once Upon a Time… in Hollywood", estuvo hoy especialmente inspirado en su intervención en la ceremonia.

"Tengo que añadir esto a mi perfil de Tinder", bromeó en relación a su premio.

Siguiendo con las risas, el actor dio las gracias por el galardón a "los pies" de compañeras de "Once Upon a Time… in Hollywood" como Margot Robbie o Margaret Qualley, un chiste sobre el especial fetiche que tiene Quentin Tarantino con esa parte del cuerpo humano.

Además, ironizó con lo "difícil" que fue ese papel sobre un tipo "que se coloca, se quita la camiseta y no se lleva bien con su mujer", una broma sobre sí mismo y que la realización de la gala aprovechó para enfocar entonces a una Aniston sonriendo entre el público.

Por su parte, la actriz elogió a los creadores de "The Morning Show" por dar forma a personajes "complicados, complejos, feos y simplemente hermosamente humanos".

Y se acordó con mucho cariño de Adam Sandler, con quien ha trabajado en "Just Go With It" (2011) y la reciente "Murder Mystery" (2019).

"Adam Sandler: tu actuación es extraordinaria y tu magia es real, amigo. Te quiero", dijo en referencia implícita al trabajo del actor en "Uncut Gems" (2019), una de las grandes interpretaciones del año pasado pero que ha pasado prácticamente desapercibida en la temporada de premios de Hollywood.