Tom Hanks pagó de su bolsillo escenas de "Forrest Gump"

Los Ángeles (EE.UU.). Tom Hanks pagó de su propio bolsillo el rodaje de escenas de "Forrest Gump", incluido su famoso viaje alrededor de Estados Unidos, ya que los estudios de Paramount no confiaban en la rentabilidad del proyecto.


Fuente: EFE

A pesar de que el director de “Forrest Gump”, Robert Zemeckis, ya contaba en 1994 con una buena reputación en Hollywood tras dirigir “Back to the Future” (1985) y “Who Framed Roger Rabbit” (1988), los productores no querían financiar esa escena crucial, indicó Hanks en una entrevista del programa “In Depth With Graham Bensinger” publicada esta semana.

“El dijo: ‘nos va a costar esta cantidad de dólares’. Y no era barato. Y yo di el ‘ok’”, recordó el actor sobre la conversación en la que el cineasta pidió dinero al protagonista.

“Dijo: ‘vamos a dividir esa cantidad y se la damos a Paramount. Les daremos el dinero, pero tendrán que compartir las ganancias un poco más’”, detalló.

La inversión salió bien porque después de que la cinta se convirtiera en un éxito inmediato, el nuevo contrato otorgó a Hanks unos 65 millones de dólares.

Hubo otra escena, no detallada, en la que el actor y el director tuvieron que volver a meter mano en su cuenta de ahorros para afrontar el seguro del rodaje ya que por las malas condiciones climáticas los estudios no querían hacerlo.

Asimismo, sobre el rodaje de “Forrest Gump”, el intérprete destacó que tuvo problemas para interiorizar su personaje hasta el punto de que los tres primeros días de trabajo no sirvieron de nada y se tuvieron que repetir todas las tomas.

“Bob (Zemeckis) me dijo: ‘Sé lo que estás intentando hacer. Sé lo nervioso y cohibido que puede ser esto antes de que cojamos el ritmo. Pero no vamos a utilizar ninguno de estos tres primeros días porque no creo que lo tengas, no tienes al personaje”, indicó.

Durante la entrevista, Hanks también recordó que antes de hacerse popular con la comedia “Bosom Buddies”, una década antes de “Forrest Gump”, estuvo al borde la bancarrota y tuvo problemas para pagar el alquiler.

 

Kawase vuelve a abordar la maternidad en la delicada "True Mothers"

San Sebastián (España). Naomi Kawase ha vuelto a hablar de la maternidad en "True Mothers", una delicada película que puede entrar perfectamente en el palmarés del Festival Internacional de Cine de San Sebastián y con la que deja bien claro que los vínculos paterno-filiales no los construye ni la biología ni el dinero, sino el cariño.


Fuente: EFE

Y aunque no se trate de un guion propio, sino de su adaptación de la novela homónima de Mizuki Tsujimura, ella habla con conocimiento de causa como hija adoptada.

“La experiencia es común y sé que criar a un hijo no es una cuestión de medios económicos ni de lazos sanguíneos, sino de cariño”, ha asegurado Kawase en la rueda de prensa online que ha tenido lugar este viernes en la penúltima jornada de la 68 edición del certamen donostiarra.

En esta historia, dos maternidades confluyen: la de Asato, que adopta a un bebé porque su marido es estéril, y la de Hikari, una adolescente que se ve obligada a dar a su hijo en adopción.

“True Mothers” es una bella y sutil propuesta que la directora japonesa ha presentado en el Zinemaldia dos años después de competir, también en la Sección Oficial, con su anterior filme, la enigmática y pretenciosa “Vision”, protagonizada por Juliette Binoche.

Esta vez concursa bajo el sello del cancelado Cannes. Y si en 2018 no acudió a San Sebastián por problemas de salud, esta vez no ha podido hacerlo a causa de la pandemia, tras tener cerrada su asistencia hasta poco días antes del comienzo del Festival.

“True Mothers” no tiene nada del cripticismo con el que tocó el tema de la maternidad en “Vision”. Su nuevo trabajo se aproxima con una comprensiva mirada a esas dos madres y a todas sus circunstancias.

“‘Vision’ era un guion mío, más filosófico, filmado en los bosques de Nara, en el que tenía mucha importancia el carácter humano de los personajes, la naturaleza y el paisaje. En esta película, al igual que ‘Una pastelería en Tokio’, he tratado de ser lo más fiel posible a la obra original”, ha señalado.

En Japón, como en muchos otros países, no es lo normal que los padres adoptivos conozcan a la madre biológica en el momento que ésta les entrega a su bebé como ocurre en la película, aunque sí se dan casos en algunas ONGs que gestionan las adopciones.

Lo que sí es habitual es que sea la madre la que deja de trabajar para hacerse cargo de la crianza del hijo. Y así sucede en este largometraje, en el que la pareja no se pregunta quién será el que se quede en casa.

“En mi país es algo muy asumido, se da por sentado que es la madre la que está mucho más preparada para hacerse cargo del hijo. Como mi historia transcurre en Japón, me pareció mucho más natural hacerlo así”, ha explicado.

El relato se mueve entre el pasado y el presente, lo que permite conocer mejor las razones que llevaron a ambas madres a dar los pasos que dieron. Más que “flashback”, Kawase prefiere definirlos como “recuerdos” porque dice que lo que se muestran es “mucho más subjetivo” que unas meras imágenes retrospectivas.

Para esta película, la realizadora nipona ha contado con Hiromi Nagasaku, una actriz y cantante que fue estrella juvenil en su época y que “ha sabido captar muy bien ese matiz de tristeza oculta” que tiene la madre adoptiva.

La otra intérprete es Aju Makita, que tenía 16 años cuando comenzó a trabajar con ella. Kawase ha asegurado que “tiene la luz de las estrellas de cine y va a dar mucho que hablar”.

Se ha referido también a su relación con el productor catalán Luis Miñarro, con quien trabajó en “Aguas tranquilas” y con el que lo volverá a hacer.

Ha explicado que han concretado un proyecto en una visita que el productor realizó a una isla del sur de Japón donde, al igual que en el Festival de Cine de Nara, organizaron actividades gastronómicas y proyecciones para promocionar la cultura catalana.

Kawase, pese al aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio, se mantiene como la encargada de realizar un documental sobre este evento deportivo.

Pero no será una película al uso sobre los juegos, pues tiene intención de incorporar imágenes sobre el modo en el que cada país está luchando contra la pandemia.

 

El Zinemaldia expulsa a director Eugène Green por negarse a llevar mascarilla

San Sebastián. El Festival Internacional de Cine de San Sebastián retiró la acreditación y expulsó del certamen al director de cine Eugène Green por su negativa a portar mascarilla durante la proyección de su película "Atarrabi et Mikelats", que se exhibió anoche en la sección Zinemira,


Fuente: EFE

El Zinemaldia explicó, en un comunicado, que en la proyección del filme en la sala 9 de los cines Príncipe Green "fue requerido hasta en cinco ocasiones por el personal del Festival para que se colocara la mascarilla y se la pusiera correctamente", a lo que el cineasta hizo caso omiso.

Finalmente, "ante su falta de colaboración", la dirección del Festival pidió al director que abandonara la sala y dos agentes de la policía regional vasca (Ertzaintza) le informaron de que iban a tramitar una denuncia administrativa por incumplir las medidas sanitarias establecidas para contener la propagación de la covid-19, por lo que el cineasta podría ser multado.

El Festival de San Sebastián decidió además retirarle su acreditación, por lo que Green ha perdido su condición de invitado del Zinemaldia "por su falta de respeto a las medidas adoptadas de acuerdo con las autoridades sanitarias y al personal del Festival y por poner en riesgo la salud de los espectadores y el equipo de la película durante y después de la proyección".

Una vez expulsado Green, el coloquio del equipo de la película continuó con los actores Lukas Hiriart y Saia Hiriart.

Green, nacido en 1947 en Nueva York aunque residente en París, presentaba la película "Atarrabi et Mikelats", una historia rodada en euskera (lengua vasca) que se sumerge en la mitología vasca y que el Festival había programado en la sección Zinemira.

 

Documental paraguayo seleccionado en el Florianópolis Audiovisual Mercosur 2020

El cortometraje paraguayo “Otra Mano”, dirigido por Agu Netto, fue seleccionado por el Florianópolis Audiovisual Mercosur 2020 (FAM), en la sección Muestra de Cortos del Mercosur.

El audiovisual se centra en una familia encabezada por Irma y Luis quienes están unidos en matrimonio y tienen dos hijos. Él es sordo y todos se comunican, trabajan y se relacionan a través del uso del lenguaje de señas.

Los mismos van relatando sus vivencias entres relatos de otras experiencias relacionadas a la cultura sorda.

“Hoy me atrevo a preguntar sobre lo que dicen las manos y lo que la sociedad esconde”, menciona en el trailer oficial Netto, responsable también del guion junto a Fernando Amengual y Diego Segovia.

La producción estuvo a cargo de Amengual junto a Sady Barrios, Juana Miranda, Zuka Malki, y Roge Ocampos

El material de 20 minutos de duración será proyectado este domingo 27 de setiembre a las 16:05 PM (hora paraguaya), en modalidad online con un costo de 5 R$ (Gs. 6.400 aproximadamente.)

Mayores detalles del documental Otra Mano, se pueden encontrar en su cuenta oficial en Instagram.

La 24º edición del FAM arrancó oficialmente este jueves 24 de septiembre y se extiende hasta el 30 de septiembre en formato online.

Contará con más de 40 películas seleccionadas en distintas muestras, WIP, invitados, debate con los realizadores, talleres, rally universitario y el mercado de coproducción ECM+LAB. El debate con realizadores y público será el lunes 28 de septiembre a las 15 PM (hora paraguaya) y se transmitirá en vivo a través de las redes sociales del festival.