Corinthians se acerca al título tras ganar con goles paraguayos

El Corinthians, líder de la liga brasileña, se aproxima al título después de ganar hoy el clásico paulista contra el Palmeiras, al que derrotó por 3-2 con goles de los paraguayos Fabián Balbuena y Ángel Romero y el brasileño Jo.


Fuente: EFE

Los dirigidos por Fábio Carille suman 62 puntos, seis más que su inmediato perseguidor, el Santos, y ocho sobre el Gremio y el Palmeiras, cuando faltan seis jornadas para finalizar el campeonato.

Con la victoria de hoy, el Corinthians puso fin a una racha negativa de tres derrotas y un empate que había reenganchado en la lucha por el título al Palmeiras, campeón la temporada pasada.

Para el Palmeiras anotaron el central colombiano Yerry Mina, que reaparecía tras más de dos meses de baja por una fractura en el quinto metatarso del pie izquierdo, y el centrocampista brasileño Moisés.

En el estadio Itaquerao de Sao Paulo, ante 46.493 espectadores, que supuso un nuevo récord de público, el Corinthians pasó por encima del Palmeiras en la primera mitad y se fue con una ventaja de 3-1 al descanso.

En el minuto 27, Romero abrió el marcador con un remate a puerta vacía tras un servicio medido de Rodriguinho.

Dos minutos después, su compatriota Balbuena se encontraba a la salida de un córner una bola muerta en el área pequeña que dejó aún más tocado al Palmeiras.

Los entrenados por Alberto Valentim consiguieron recortar distancias en el minuto 34 por medio de un cabezazo de Mina, pero de poco sirvió porque al poco tiempo Edu Dracena derrumbó a Jo en el área y el colegiado pitó penalti.

El delantero de 30 años convirtió la pena máxima y anotó así su décimo sexto gol en el Campeonato Brasileño, e igualó así a Henrique Dourado, del Fluminense, en la lista de máximos anotadores.

La segunda mitad fue más trabada y menos fluida en el juego.

El Palmeiras creyó en la remontada cuando en el minuto 67 Moisés aprovechó un mal rechace de la zaga del Corinthians en un córner y lanzó un zapatazo cruzado imposible para Cássio.

En la recta final la tensión entre los dos equipos de Sao Paulo fue en aumento y alcanzó su pico máximo con la expulsión del delantero Deyverson por agresión a Felipe Bastos.

La derrota deja al Palmeiras en cuarta posición con 54 puntos, los mismos que el Gremio, pero con peor diferencia de goles.

 

Reacciona a tiempo y amarga a su eterno rival

Olimpia pasó del dolor al gozo. Después de un primer tiempo para el olvido, se sacudió la presión de un Cerro que fue a menos y con el ingreso de William Mendieta encontró el camino para vencer (2-1) a su archirrival y darle vida al campeonato.

El estadio de los Defensores del Chaco acogió esta tarde el choque oficial número 297 entre Olimpia y Cerro Porteño.

PRIMER TIEMPO

Olimpia, que tuvo muchísimos problemas para contener el juego colectivo del rival, vio como a segundos de iniciado el partido el colombiano Sergio Otálvaro se hacía amonestar.

Pero la iniciativa estaba de lado del franjeado. Se mostró con mayor entusiasmo por quebrar el cero, tanto que la ansiedad le jugó en contra y antes de los 10 minutos sumaba a Walter González entre sus amonestados.

El árbitro Enrique Cáceres se mostró más riguroso con los franjeados; en cambio dejó pasar acciones puntuales que de haber sido medidas con el mismo criterio pudo haber amonestado a dos de los dirigidos por Leonel Álvarez.

Cerro, mucho más fino y familiarizado con el balón, hizo prevalecer su táctica con las contras de Rodrigo Rojas, que distribuyó el juego a los hombres en ofensiva en cada pasadizo que le encontró a la zaga rival. Bobadilla buscó más velocidad en su equipo y apostó por Iván Torres, a los 25’ ingresó en sustitución del sub 19, Walter Bogado.

Cerro pasó a dominar las acciones. La diferencia en la creación ya era abismal; una corrida de Jorge Rojas abrió la cancha y, tras un remate cruzado, vio como Diego Churín dejaba su sello con el primer grito de la tarde, 1-0 (30’) y depresión total en Olimpia.

El mediocampo franjeado fue engullido por los nervios Néstor Ortigoza se cansó de errar pases, la lucha solo pasa por la voluntad de Néstor Camacho, en contadas sociedades con Walter González. Así, con más empuje que fútbol, Olimpia despidió la primera parte en desventaja.

SEGUNDO TIEMPO

Bobadilla recurrió a la pizarra. Sacó a Aquilino Giménez y apostó por la inspiración de William Mendieta. Mandó a Burgos más por la derecha y Ortigoza pasó a las funciones de un ’6’.

El cambio de su dibujo táctico le salió redondo a Olimpia, porque comenzó a generar más y con peligro. Se acomodó en la cancha, propuso una contratáctica interesante y en un abrir y cerrar de ojos el mismo Mendieta (52’) puso el 1-1.

Cerro sintió el golpe. Se dejó avasallar, permitió que Olimpia consolide el despliegue de Burgos y a Ortigoza como distribuidor de juego. Benítez suplió al lesionado Verón y de esa manera Roque Santa Cruz perdió toda posibilidad de ingresar (posiblemente el último clásico de su carrera).

Y Leonel Álvarez movió sus fichas. Instaló al veloz Óscar Ruíz y tuvo que hacer un cambio obligado en defensa (Teo Paredes) tras la lesión de Raúl Cáceres. Cristian Insaurralde se quedó sin jugar porque William Candia fue el que ingresó en lugar de Jorge Rojas.

El franjeado mantuvo la pelota en la media cancha. Mendieta, otra vez conductor, se movió con plena libertad ante un Rodrigo Rojas que colapsó al tener que contender las subidas de Burgos, Otálvaro y Díaz.

Era cuestión de tiempo para que la supremacía olimpista surta efecto, y llegó; a diez del final un contragolpe perfecto, con diagonal incluida, acabó en las botas de Camacho, que le pegó como venía al ángulo superior derecho de Silva para el 2-1.

Triunfo y vida para Olimpia. Se mete de lleno en la carrera por la grande y es puntero provisorio (a espera de lo que haga Guaraní). Cerro debe recuperarse ya que el miércoles mide al urgido Nacional, encuentro más que vital.

 

El triunfo y la polémica acompañan al City

El Manchester City prosiguió su racha triunfal tras ganar hoy con mucha polémica al Arsenal por 3-1, gracias a un tanto de penal dudoso de Sergio Agüero y a otro de Gabriel Jesús en fuera de juego previo de David Silva.


Fuente: EFE

El conjunto de Pep Guardiola, líder destacado de la Premier League, no falló en el Etihad Stadium ante unos 'Gunners' valientes, pero que, aunque sufrieron un arbitraje que consideraron adverso, estuvieron siempre a merced de los 'Citizens'.

Veinte minutos duró la resistencia del Arsenal, que ni con el francés Francis Coquelin y el suizo Granit Xhaka como medios defensivos logró frenar las acometidas de los locales.

Así, tras varias aproximaciones con peligro, De Bruyne rompió la lata con un disparo con la zurda al palo largo de Cech tras un buen uno-dos con Fernandinho en el área.

No fue hasta la segunda mitad que los hombres de Pep doblaron su ventaja, pero el tanto llegó con polémica, puesto que el árbitro castigó con penal un ligero empujón dentro del área del español Nacho Monreal sobre Sterling. Agüero no falló desde los once metros, y con un disparo ajustado al palo derecho de Cech, subió el 2-0 al marcador.

El descuento llegó un cuarto de hora después, obra del francés Alexandre Lacazette. El fichaje más caro en la historia del Arsenal, que había entrado poco antes por Coquelin, redujo diferencias con un buen lanzamiento tras un gran pase del Ramsey y metió a los suyos de lleno en el partido.

Pero la reacción de los londinenses duró nueve minutos: en el 74, Cech encajó el tercero de la tarde después de que David Silva, en claro fuera de juego, encontrara a Gabriel Jesús en boca de gol para restaurar la diferencia de dos goles.

No se volvió a mover el luminoso del Etihad y el City se llevó tres puntos de oro que amplían su diferencia en lo más alto de la Premier Lague con el Manchester -que cierra la undécima jornada en casa del Chelsea (17:30 GMT)- hasta los ocho puntos.

Por su parte, el Arsenal de Arsene Wenger se coloca sexto, con 19 puntos, los mismos que Chelsea, Liverpool y Burnley, cuarto, quinto y séptimo, respectivamente, y a 12 del líder, el City.

 

La Juventus no falla

Juventus ganó 2-1 este domingo ante el colista Benevento y aprovechó el tropiezo del Nápoles contra el Chievo (0-0) para situarse a un punto de distancia del liderato, en una duodécima jornada de la liga italiana en la que el Roma goleó 4-2 al Fiorentina.


Fuente: EFE

Tuvo que sufrir más de lo previsto el Juventus pero gracias a los goles del argentino Gonzalo Higuaín y del colombiano Juan Guillermo Cuadrado sumó tres puntos importantes para arrebatarle la segunda plaza al Inter de Milán, que horas antes empató 1-1 ante el Torino.

Por su parte, el Benevento había logrado adelantarse a los 19 minutos de juego gracias a una perfecta falta directa de Amato Ciciretti, pero terminó sucumbiendo ante la fuerte presión de los turineses y sufrió su duodécima derrota en otros tantos partidos disputados.

Este registro negativo igualó el del Manchester United de la temporada 1930-1931, que también empezó esa temporada de la liga inglesa con doce derrotas consecutivas, antes de protagonizar una gran remontada y conseguir la salvación.

El triunfo del Juventus subió la presión sobre el Nápoles, que no pasó del empate a cero en el campo del Chievo Verona, en un partido en el que la gran atención defensiva de los locales anuló la delantera de los napolitanos.

En Florencia, Fiorentina y Roma protagonizaron un duelo espectacular y se fueron al descanso con un 2-2, determinado por un doblete del brasileño Gerson Da Silva (m.5 y m.30), que adelantó dos veces a los romanos, y por los goles del francés Johan Veretout (m.9) y de Simeone (m.39).

Roma se salvó de esa acción peligrosa y consiguió la diana del 3-2 al principio de la reanudación, cuando el defensa griego Kostas Manolas marcó con un hombro tras un saque de esquina lanzado por el serbio Aleksandar Kolarov.

Ya en la fase final, el argentino Diego Perotti sentenció el duelo y le dio al Roma la duodécima victoria consecutiva fuera de casa, considerando también la temporada pasada (7 en el curso 2016/17 y 6 este año).

Jornada redonda también para el Cagliari del entrenador uruguayo Diego López, que se impuso por 2-1 ante el Hellas Verona al remontar un gol inicial del argentino Bruno Zuculini gracias a los tantos de Luca Ceppitelli y de Paolo Faragó, que decidió el partido en el 88.

El encuentro del Estadio Olímpico entre Lazio y Udinese fue aplazado por el colegiado, Luca Banti, debido a la fuerte lluvia que cayó en las últimas horas en la capital italiana y se recuperará en una fecha todavía por decidirse.