Cuatro países sudamericanos entre los nueve candidatos al Mundial femenino de 2023

Las federaciones de Argentina, Brasil, Colombia y Bolivia son parte de las nueve que han comunicado a la FIFA su intención de organizar el Mundial femenino de 2023, una cifra récord en la historia de la competición, que este año se celebrará en Francia.

Junto a éstas figuran también Australia, Japón, Corea -con un proyecto conjunto de las dos Coreas-, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

Todas ellas dispondrán de un plazo hasta el 4 de octubre para remitir a la FIFA la documentación de su candidatura y en este tiempo también tendrán la oportunidad de asistir a un taller de trabajo y de participar en el programa de observadores del campeonato el próximo junio en Francia.

La FIFA aseguró que llevará a cabo “un proceso transparente de candidaturas, que incluirá un modelo justo de evaluación, así como un compromiso concreto con la sostenibilidad y los derechos humanos”.

Las visitas a los países candidatos se harán entre noviembre y diciembre de este año y la FIFA tiene previsto hacer público su informe sobre cada candidatura a principios de 2020. La elección del organizador se hará en su Consejo en el primer cuarto del año que viene.

 

Pagan precio de la inexperiencia y quedan fuera

Independiente de Campo Grande no pudo con La Equidad de Colombia, con el que extendió la definición hasta la serie de penales. Allí, la bisoñez de algunos pasó factura y así acabó el sueño de la Sudamericana.

Colombianos y paraguayos empataron sin goles al cabo del tiempo reglamentario, tal como en el compromiso de ida en Asunción.

Ante eso, la serie debió dirimirse desde los doce pasos. La Equidad tampoco fue muy eficiente, pero entre los dos, Independiente mostró una cuota más alta de inexperiencia.

Algunos de sus veteranos sí estuvieron a la altura. Diego Morel, el portero atajó dos penales, Claudio Vargas hizo gala de su potencia y los demás denotaron su falta de rodaje.

En esa definición, La Equidad venció 4-3 con tantos de Carlos Peralta, Stalin Motta, Diego Novoa y Jesús González.​

Independiente anotó por intermedio de Claudio Vargas, Rafael Vargas y Jordan Santacruz. Desperdiciaron José Báez, Bendrix Parra y Reinaldo Benítez.

 

Todos "colaboran" con Olimpia, que va camino al tri campeonato

Olimpia quitó patente de campeón frente a Sportivo Luqueño, que desperdició innumerables ocasiones de gol para ganar. El Decano no perdonó y cuando tuvo la ocasión de gatillar lo hizo. Quita cuatro puntos de distancia de Cerro y llega tranquilo al clásico.

Cuando mejor posicionado estaba el auriazul en cuanto a posibilidades, el decano dio los mazazos.

Golpes merecidos los que acusó Luqueño, porque a su merced tuvo situaciones tan claras que las desperdició de manera increíble.

Se acababa el primer tiempo y Brian Montenegro se servía de un pase cruzado para someter con toque suave a Diego Barreto.

Era el primer gol de la noche para iniciar el camino a una nueva victoria, la que iría a adquirir seguridad con la anotación de Jorge Ortega en el complemento.

Tras los tantos del franjeado se terminaron los argumentos de Luqueño. Definitivamente, el equipo de Roberto Torres fue causante de su misma caída. Olimpia sólo aprovechó.

Aplicó la lógica inequívoca que en el fútbol es una verdad, aquello de que quien no aprovecha puede ser preso de esos errores.

Y al equipo de Garnero esto le viene como anillo al dedo para solidificar su camino al tricampeonato, para el que aún falta mucho pero que en contexto parece estar más cerca que nunca.

 

No puede con su genio de perder chances vitales

Cerro Porteño estaba de cara a la enorme oportunidad de pasar al frente en la clasificación del Apertura. Pero se topó con un fuerte frontón como Deportivo Capiatá, que logró empatarlo y hacer méritos para un mejor resultado.

Era la ocasión propicia para ganar, algo que habría implicado una mayor presión para Olimpia.

De hecho, el trabajo para Cerro Porteño no iba a ser nada fácil, en razón de lo criterioso que se volvió Capiatá tras la llegada de Celso Ayala.

Era la prueba además para ellos de mostrar que están por buena senda, pese a lo aleatorio de sus resultados. Pero lo corroboraron.

Superaron la adversidad del gol de Alberto Espínola a los 35' de la primera fracción, sin embargo, lejos de apocarse o quedarse a regular para defender y evitar más goles salió a buscar mínimamente la paridad.

Lo consiguieron después de mucho martillar. Marcelo Cañete fue el responsable a los 72' con tiro rasante y cruzado que Rodrigo Muñoz no pudo solucionar.

A esa altura del encuentro, Capiatá ya era relativamente superior a Cerro, al menos desde la tenencia y el empuje. Hizo méritos para ganar y dar la gran sorpresa.

Era la gran ocasión y más allá de que el Ciclón sabía eso, volvió empero a dejarla ir como ocurrió ante Libertad.

Y eso que en cada partido, hasta antes de este, el actuar del equipo daba seguridad y garantías. Pero queda demostrado que en los juegos claves son en los que Fernando Jubero continúa aplazado.