Entra al staff de los goleadores centenarios

Santiago Salcedo tiene 35 años pero la sigue rompiendo. Hoy volvió a marcar un gol para Libertad, con el que ayudó a encaminar al equipo a un triunfo que los pone en la cima del Apertura y a él en la galería de los que alcanzaron cien goles en Paraguay.

Con Libertad totaliza 28 anotaciones, mientras que con Cerro Porteño registra 42 y en Sol de América convirtió 30.

El ex atacante de Lanús, Banfield, River Plate y Newells Old Boys marcó el 1-1 transitorio en el compromiso que se celebró en el Defensores del Chaco y que fue la continuidad de la tercera fecha.

Además es el quinto gol que le marca a Cerro Porteño en ocho presencias con Libertad y y ase suma a los centenarios y a aquellos que pasaron la barrera de los cien.

Encabeza esa lista Rodrigo López, con 120 conquistas y aún en vigencia; Juan Samudio (119), Mauro Caballero (107) y Fredy Bareiro (100).

 

Casi dos décadas para hacer su primer gol

Antolín Alcaraz tiene en Libertad al club en el que por primera vez juega en la división de honor en Paraguay. Apenas cuando se formaba como futbolista le tocó emigrar y casi en el epílogo de su carrera vino para integrarse al repollero. Y hoy anotó su primer gol en torneos mayores de APF.

Fue a los 41' minutos del complemento, tras un córner en el que dividió con Santiago Molina para desequilibrar y poner el 2-1.

Alcaraz se inició en el deporte en la adolescencia. Militó en el Teniente Fariña de Ñemby en el ascenso, alternando fútbol con el oficio de albañilería.

Por talento se fue a probar en Argentina, de donde se fue a Europa. Allí encontró asiento profesional y arribó a la selección nacional.

Casi 18 años después de salir del país se suma a Libertad, donde oficialmente debutaría en la Primera nacional en el 2016. Y hoy a Cerro le hizo el tanto que fue el primero en certámenes oficiales de la APF y que le vale al repollero ser puntero del Apertura.

 

Descarga la bronca en un joven en formación

Gustavo Florentín desmeritó el enorme talento de Josué Colmán, a quien prácticamente lo hizo de menos en sus declaraciones. El juvenil no fue influyente en el equipo hoy y fue cambiado en el primer tiempo, lo que provocó que el chico se inunde en lágrimas.

“A Josué lo hicimos jugar para cumplir el reglamento”, expresó el entrenador azulgrana, como tratando de encontrar respuestas que justifiquen la derrota ante Libertad.

A eso agregó que “él tiene que jugar para el equipo”, dejando entender que su aporte fue nulo en lo que le cupo estar en cancha.

Colmán es actualmente uno de los juveniles en proyección más destacados del medio local. Sigue la línea de los canteranos que van viento en popa rumbo a sitiales de mayor preponderancia en su carrera.

A la salida de la cancha, la televisión captó el momento en que se inundaba en lágrimas por el cambio tempranero al que lo sometió su técnico.

Ente otras cosas dijo que “tuvimos desconcentraciones, no podemos perder por pelotas paradas. Tenemos que corregir porque podemos dar mucho más”.

Cerro queda en segundo lugar junto con Guaraní. Se adueña de la punta Libertad con números perfectos en tres fechas.

 

La experiencia de los viejos siempre vale, dicen...

Esa fue la base sobre la cual Libertad concretó su victoria frente a Cerro Porteño, al que se le impuso 2-1 con los aportes de Santiago Salcedo y Antolín Alcaraz, dos de los veteranos que tiene el equipo gumarelo y que fueron vitales a la hora de torcer la manga.

Pero para ganar debió absorber el primer trago amargo de la noche, cuando William Candia abría la cuenta tras una excelente jugada colectiva.

Cerro no había llegado mucho pero cuando se insinuaba lo hacía con propiedad, era Libertad el que de repente se mostraba con más precisión aunque sin ser fino en la definición.

Con la desventaja a cuestas, el equipo albinegro no perdió el norte. Mantuvo el aplomo hasta que en una jugada enredada, Santiago Salcedo establecía la paridad y poner cierta justicia en el trámite.

Cerro trató de ir más al frente. Apostó a Guillermo Beltrán pero ni con este se dieron los efectos deseados. Hubo jugadas tan claras que no las supieron aprovechar, como una de Raúl Cáceres que sin nadie en frente tiró a la tribuna Sur.

Poco después se le cayó la estantería. Apareció Antolín Alcaraz en un córner para dividirla con Santiago Molina e impulsar el balón al arco de Antony Silva, para inclinar la balanza y sostenerse con autoridad en la cima de la clasificación.

Influyó mucho el ingreso de Jesús Medina. Este aplicó velocidad en ataque y fue vital en el resultado, que por el peso de jerarquía de los dos frentes pudo beneficiar a cualquiera de los dos y sin que ello implique injusticia, aunque lo que Cerro pagó fue no saber culminar cuando tenía que matar y allí se le cumplió la ley de que el que no aprovecha sufre.