Fallece ex presidente del club 12 de Octubre

Luis Salinas falleció esta noche a raíz de un paro cardíaco. Su deceso se produjo en el Hospital Nacional de Itauguá, a donde fue llevado para los primeros auxilios. A pesar de los intentos de reanimación, el ex jefe comunal de la referida ciudad y dirigente de fútbol no respondió.

Salinas fue trasladado de urgencia luego de sufrir la citada indisposición, pero los médicos que lo atendieron no pudieron evitar su deceso.

El lamentable suceso se dio aproximadamente a las 21:00 horas. salinas fue presidente de 12 de Octubre, con el que conquistó el ascenso a Primera División en el 2013.

Además ejerció el gobierno en la intendencia de Itauguá durante nueve años, ciudad que bajo su administración conoció de importantes mejoras en diferentes aspectos.

 

Su impecable racha se acabó frente a Olimpia

Deportivo Capiatá se tornaba en el mejor equipo de los últimos meses desde que asumió Félix Darío León. Pero desde el triunfo en Para Uno ante Olimpia el 6 de febrero, al auriazul parece habérsele olvidado cómo se conseguían tres puntos en cada compromiso.

Hasta aquél partido, el conjunto de Ruta II sumaba trece encuentros sin perder, y con la victoria ante el Decano llegaba a 14.

Muchos ya lo comparaban hasta con Bayern Munich, pero desde esa vez nunca más pudo mantener la regularidad que lo hizo ser incluso bien ponderado para éxitos futuros.

Su nivel y producción comenzaron a declinar, y aunque mantuvo siempre un espíritu combativo, los resultados no se le dieron por una u otra causa.

Desde aquella gesta heroica en el Manuel Ferreira, Deportivo Capiatá sumó hasta hoy tres empates y tres derrotas.

La racha anterior constaba de ocho triunfos, cinco empates y una derrota, precisamente frente al Ciclón. Félix Darío León empezaba la tarea de dirigir ante Libertad, el 9 de setiembre con el que empató 1-1.

Pasó un breve proceso de adaptación y desde el 3 de octubre comenzó a demostrar un rostro renovado, constituyéndose en un equipo duro de retar y el cedazo a pasar.

 

"Hay progreso y somos candidatos al título"

Juan Zapag es el primero de todos los cerristas que responde a la prensa. Hoy valoró el resultado desde la perspectiva de la desventaja de hombres, y sin más preámbulos ya se enfoca en Corinthians, con el que se miden la semana que viene.

“Me siento muy contento porque ya se ve un progreso en el equipo. Fue un triunfo merecido”, declaró el presidente de Cerro.

En su análisis, el equipo de Farías “está cada vez mejor, le falta aún algunas cosas pero es un grupo armado con mucho sentimiento”.

“Destaco mucho la victoria del equipo”, añadió, y en relación a la expulsión de Fidencio Oviedo dijo que “no vi realmente si lo mereció”.

“No he visto por qué lo echaron, pero si se equivocó no pasa nada. Desconozco si correspondía esa medida, y por eso el valor del triunfo”, refirió.

El directivo manifestó también que “es complicado jugar en este campo, veníamos de tres derrotas y por fin empezamos a sumar de a tres”, y que “hay confianza y somos los candidatos serios al título”. “Para eso trabajamos mucho”, aseveró.

Asimismo ya puso la mira al partido de la próxima semana con Corinthians en Brasil. “El lunes viaja el plantel, desde ahora nos queda seguir por esta senda de victorias”, indicó.

 

Toma confianza y se despierta del letargo

Cerro Porteño, en el Erico Galeano se impuso a Deportivo Capiatá 0-2, con un buen gol de Marcos Riveros y otro de Luis Leal. El Ciclón expuso un interesante nivel de juego que confirma que al menos, la victoria pasada ante Corinthians no fue un simple espejismo.

Los goles llegaron en el transcurso de la complementaria, etapa en la que Cerro se mostró mucho más sobrio que su rival.

No es que Capiatá haya sido desordenado o algo parecido. Fue muy ambicioso, pisó el acelerador como corresponde al que oficia de anfitrión, pero fue muy inoperante en la definición.

Para Cerro la victoria tiene valor doble, porque desde la media hora del primer acto quedó con diez hombres, por expulsión de Fidencio Oviedo sarandeó mal a Julio Irrazábal, el hombre marcado para pegar por todos, en virtud de que es el eje del auriazul.

Lejos de arrugarse ante la insistencia capiateña, Cerro Porteño mantuvo la calma necesaria para no caer en el juego del nerviosismo, y en los momentos oportunos supo dar el golpe.

Capiatá parecía un objetivo inexpugnable, pero hoy se topó con un adversario que al fin parece haberse desperezado y que ya aparenta que va a tomar en serio el torneo.

Y en el termómetro, la temperatura en relación a César Farías comienza a tener un descenso notorio, y a medida que vaya justificando el oneroso sueldo con resultados sabrá capturar la confianza que necesita para conducir a los destinos que un grande como Cerro merece.