Hamilton festeja su sexto Mundial con un 'Grand Chelem' en Yas Marina

El inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que ya tenía asegurado su sexto Mundial de Fórmula Uno, cerró el curso a lo grande con su undécimo triunfo del año, en el Gran Premio de Abu Dabi, disputado este domingo en Yas Marina, en el que logró un 'Grand Chelem', al ganar desde la 'pole', liderando de principio a fin; y marcando la vuelta rápida en carrera.


Fuente: EFE

El insaciable Hamilton, de 34 años, se salió del mapa una vez más; y ganó por delante del holandés Max Verstappen (Red Bull) y del monegasco Charles Leclerc (Ferrari) una carrera en la que, tras concluir décimo, el español Carlos Sainz (McLaren) se sumó a la fiesta del inglés, al acabar sexto el Mundial; completando de largo su mejor temporada desde que corre en Fórmula Uno.

Sainz necesitaba puntuar y superar a Pierre Gasly (Toro Rosso) para concluir el Mundial en la sexta plaza. El galo fue decimoctavo. Y el talentoso piloto madrileño alcanzó el décimo puesto justo al final de la prueba, tras superar en la undécima curva de la última vuelta, en una auténtico final de infarto, a su excompañero alemán Nico Hülkenberg (Renault), que el año que viene no seguirá en la F1.

Verstappen mantuvo la tercera plaza en el Mundial, por detrás del finés Valtteri Bottas (Mercedes), que tenía asegurado el segundo y que firmó la remontada del día, acabando cuarto una prueba que afrontó desde el último puesto, sancionado por cambiar motor.

Tras otra nueva exhibición para cerrar la sexta temporada triunfal de Mercedes, Hamilton ya apunta a Michael Schumacher, único séptuple campeón de la historia, cuyas últimas grandes plusmarcas -que parecían estratosféricas hace cinco años- ya están a tiro del espectacular y excéntrico campeón de Stevenage. Que, después de haber elevado el sábado a 88 su propio récord de 'poles', ya suma 84 triunfos en la categoría reina, sólo siete menos que el alemán, convaleciente aún del grave accidente de esquí que sufrió a finales de 2013 en Meribel, en los Alpes Franceses.

Mercedes, que festejó su sexto Mundial seguido de constructores y marcó un hito al encadenar seis años ganando los dos títulos, añadió a los éxitos de Lewis la segunda plaza final de Bottas. Así que, tras firmar otra temporada de ensueño, y teniendo en cuenta que las reglas no cambiarán el año próximo, previo a la 'revolución' normativa de 2021, está claro que Hamilton intentará sentarse en la mesa del 'Kaiser'.

En Abu Dabi estaba en juego la tercera plaza, que defendía Verstappen con once puntos de ventaja sobre Leclerc -ambos de 22 años: la 'NextGen' de la F1-. El holandés arrancó segundo, al lado de Hamilton y concluyó en ese puesto, no sin librar arduas batallas con su antagonista de la Costa Azul.

Sainz -que venía de firmar su primer podio hace dos semanas en Brasil y que en cualquier caso completaría su mejor temporada en la categoría reina desde su debut, hace cinco años- optaba al sexto puesto. Que antes de la carrera ocupaba, con 95 puntos -los mismos que él- el francés Pierre Gasly, que arrancó el año con Red Bull y lo acabó con Toro Rosso, equipo desde el que subió al coche 'bueno' el tailandés Alexander Albon.

Pero Gasly se tocó en la salida con los dos Racing Point: el canadiense Lande Stroll tocó su rueda trasera y el mexicano Sergio Pérez -que fue séptimo este domingo y mantuvo la décima plaza en el Mundial-, la delantera. El francés perdió el alerón delantero, por lo que tuvo que entrar pronto a boxes, comprometiendo el resto de su actuación, antes de acabar penúltimo.

Sainz había arrancó octavo, dio rápida cuenta de Ricciardo; colocándose detrás de Norris, que había salido dos puestos por delante de él. Leclerc ya había pasado a Verstappen y tres diez vueltas era segundo, por delante del neerlandés.

Carlos paró en la 13, pasando de blando a duro; y lo volvió a hacer en la 43 para colocar compuesto medio a sólo doce vueltas para el final. Por delante, Leclerc -que libró de nuevo varios duelos con 'Mad Max' confirmó capitanía en Ferrari al acabar dos puestos por delante de Vettel la carrera; y acabar cuarto el Mundial, con 24 puntos más que el cuádruple campeón mundial alemán (2010-2013, con Red Bull).

El mexicano Sergio Pérez aspiraba a mantener su décimo puesto en el campeonato, después de un durísimo arranque de temporada que 'maquilló' bastante en las últimas carreras. Y lo logró, con un notable séptimo puesto, después de haber sido el penúltimo en parar -en la trigésima novena de las 55 vueltas que se dieron-.

'Checo', de 29 años, pasó de medios a duros y logró 'salvar' con maestría su novena temporada en la categoría reina, la sexta con su actual escudería, que el año pasado entró en concurso de acreedores; antes de cambiar de propietarios y pasar a llamarse Racing Point en lugar de Force India.

Sainz protagonizó un final de suspense propio de las películas de Alfred Hitchcock antes de mostrarse exultante en la zona mixta, donde declaró a Efe que al final "ha habido guinda al pastel" y que su "nivel de alegría es absoluto".

Hamilton cerró el año agradeciendo al equipo 'la obra maestra' con la que exprime su talento y no deja de crecer: el ingles acabó el Mundial con su puntuación más alta hasta la fecha, de 413 puntos, 87 más que su compañero nórdico. Y declaró que quiere "seguir ganando". Lewis ya apunta al 'Kaiser'.

 

¡Gol paraguayo en Suiza!

Omar Alderete marcó hoy un tanto en el triunfo 3-0 del Basilea sobre Young Boys por la 16ª jornada de la Super Liga de Suiza.

El volante paraguayo selló sobre 13 minutos el segundo gol del equipo azulgrana, que se impuso por 3-0 en su estadio.

Con este resultado, Basilea sumó 33 unidades y quedó a un solo punto de alcanzar al puntero Young Boys en la lucha por el título.

Este fue el segundo gol de Alderete este año con la casaca del Basilea. Anteriormente le había marcado al PSV holandés en la Liga de Campeones.

El también compatriota Blas Riveros ingresó a los 88' en el Basilea.

 

Se viene el debut del VAR en el fútbol paraguayo

El fútbol paraguayo estrenará la Asistencia por Vídeo al Arbitro (VAR) en la final de la Copa Paraguay, el 4 de diciembre, e incorporará el recurso de forma permanente en los torneos de Primera División en 2020.

Los equipos llegarán a Asunción el 2 de diciembre al estadio Defensores del Chaco, donde Libertad y Guaraní jugarán la final de la Copa Paraguay 2019, un torneo ideado para encontrar a equipos de la Primera División y otras categorías.

Ese encuentro, la segunda definición en la historia del certamen, servirá de debut oficial del VAR en el país.

La delegación de expertos de la FIFA estará a cargo de Danielle Diana y se encargará de las pruebas y de supervisar toda la infraestructura del estadio, de acuerdo a la exigencias de la entidad matriz del fútbol mundial.

Para ello se realizará un partido entre equipos de las divisiones menores para poner a punto "al 100 % la tecnología VAR que luego se aplicará el próximo año".

Igualmente, formará parte la puesta en marcha del sistema el presidente de la Comisión de Árbitros de la APF, el argentino Horacio Elizondo, para la validación del cuerpo arbitral tanto del VAR como los del campo.

 

Italia y Portugal definirán la décima edición del Mundial de fútbol de playa

Italia y Portugal disputarán este domingo en el estadio Los Pynandí (18:00) el título de la décima edición del Mundial de fútbol playa, pero antes Rusia y Japón chocarán por el tercer escalón del podio.

La jornada pondrá fin a la actividad en el predio del Comité Olímpico Paraguayo.

Ninguna de las dos selecciones finalistas tuvo una semifinal fácil.

Rusia y Japón llevaron las semifinales más allá de las tres fracciones del tiempo reglamentario. Italia debió llegar hasta la agonía de la prórroga para resolver el pleito a su favor y Portugal necesitó sufrir hasta la tanda de penaltis.

Italia vivió un continuo toma y daca con Rusia hasta imponerse por 8-7 a escasos segundos del final del encuentro con un tanto de Emmanuele Zurlo, uno de los goleadores y candidato al Balón de Oro.

Italia buscará el primer título en su historia y superar el segundo puesto que alcanzó en la edición de Marsella 2008.

Tras empatar 3-3, los portugueses solo pudieron aliviar la presión continua gracias a la mala suerte de los japoneses en la definición extrema. Así quedó labrado el 1-2 definitivo.

Los japoneses, que llegaron a las semifinales sin haber perdido un solo partido, quedaron por fuera de la final sin sufrir aún una derrota en tiempo reglamentario.

Portugal quedó en la recta final de una campaña que puede depararle este domingo el segundo título mundial después del éxito en casa en 2015.

Cualquiera sea el desenlace, Brasil, frustrada por la campaña discreta en Paraguay 2019, conservará el primer lugar del palmarés gracias a los títulos 2006, 2007, 2008, 2009 y 2017.

Rusia, ganadora de las versiones de 2011 y 2013, deberá resignarse a repetir el tercer puesto que obtuvo en el Mundial de 2015.

Ya la invicta formación de Japón quiere algo más que el cuarto puesto de la experiencia en 2005.