Kimmich, de nuevo en cuarentena y entre dudas de exclusión por no vacunarse

El centrocampista del Bayern Múnich Joshua Kimmich seguirá en cuarentena por haber estado en contacto con una persona contagiada con la covid, mientras se cuestiona si no acabará excluido de jugar de manera general por su condición de no vacunado.

El jugador, que ya quedó fuera de la concentración de los tres últimos partidos de la selección alemana, no estará en el partido liguero contra el Augsburgo ni en el próximo encuentro de Liga de Campeones contra el Dynamo de Kiev, informó el club bávaro.

A la cuarentena por contacto con un positivo se suma la controversia suscitada por su decisión de no vacunarse, tras haber objetado recelos a hacerlo por sus supuestos efectos secundarios y dudas sobre su efectividad.

Todo ello ocurre en un momento en que Alemania acumula un pico tras otro de incidencia semanal acumulada de contagios -este viernes se situó en 340,7 casos por 100.000 habitantes- y mientras las autoridades del país aumentan la presión sobre los no vacunados.

La situación es especialmente álgida en Baviera, cuyo gobierno ha decretado el cierre de la vida pública en aquellos distritos en que se supere el nivel de incidencia acumulada de 1.000 casos.

En el conjunto del "land" bávaro hay ya fuertes restricciones a los no vacunados, que no tienen acceso a bares, restaurantes y otros espacios públicos cerrados.

No está claro si ello afectará a los jugadores de la Bundesliga, aunque el primer ministro regional, Markus Söder, les ha instado repetidamente a vacunarse.

 

Pochettino no pone fecha al debut de Ramos aunque lo ve cercano

El entrenador del París Saint-Germain, el argentino Mauricio Pochettino, no puso fecha al debut del defensa central español Sergio Ramos con su equipo, aunque hizo notar que la evolución de sus lesiones es muy favorable, por lo que lo ve cercano.

"Está entrenando bien, en la última semana ha completado tres entrenamientos con el grupo, la progresión es buena. Veremos sin la decisión de integrarlo en el grupo es para mañana o para los partidos siguientes", señaló el técnico en la rueda de prensa previa al duelo liguero de este sábado contra el Nantes.

El español, que a finales de la pasada temporada abandonó el Real Madrid tras 16 temporadas y fichó por el PSG, no ha podido debutar desde entonces a causa de una sucesión de lesiones.

Desde principios de la pasada semana se entrena con el grupo, por lo que puede integrar la lista de convocados para el partido de mañana contra el Nantes, cuya lista se conocerá por la mañana.

Pochettino indicó que en las próximas horas decidirá si lo hacen para ese duelo o si espera más. El PSG afronta el próximo miércoles un decisivo partido de Liga de Campeones contra el Manchester City en Inglaterra.

El técnico argentino aseguró que su ausencia entre las bajas por motivos médicos no implica que vaya a integrar el grupo. "Hay que tener también en cuenta su estado de forma. Tengo una reunión en las próximas horas con el cuerpo médico y de rendimiento para tomar una decisión", precisó.

Pochettino alabó la manera con la que Ramos, de 35 años, ha afrontado estos meses de baja.

"Para un jugador como él, un campeón del mundo, con su nivel de competitividad, su mentalidad, es difícil aceptar no poder jugar, que es lo que más le gusta. Pero tiene una fortaleza muy grande, está trabajando muy duro, la evolución es la correcta", comentó.

"Hay que tener paciencia -dijo-, él también la está teniendo y eso habla de su madurez y mentalidad. Esperemos que esté pronto con el grupo. Está asumiendo bien las cargas".

Pochettino se mostró más optimista sobre la presencia entre los convocados para mañana del brasileño Neymar, que regresó prematuramente de la concentración con Brasil por un problema físico que le impidió jugar el último duelo contra Argentina.

"Se ha entrenado bien con el grupo y pensamos tomar una decisión tras la reunión de hoy. No tenemos la certeza pero creo que podrá estar en el grupo para el partido de mañana", dijo.

El técnico no podrá contar con el guardameta italiano Gianuligi Donnarumma, con síntomas de gastroenteritis; ni con el alemán Julian Draxler, lesionado para las próximas 4 o 5 semanas.

Tampoco con el hispano-brasileño Rafinha, que ha vuelto a correr pero no está disponible; ni con el francés Alexandre Letellier, ausente diez días por un problema en el cuádriceps.

 

El fútbol y la economía bailan tango en Uruguay

Una final de Copa Sudamericana y dos de Libertadores en una semana. Pasional y apretado como el tango. Así es el reto en que está inmerso Uruguay, país que albergó el primer Mundial de la historia (1930) y que, en los próximos 10 días, vivirá una fiesta que agitará tanto el balón como la economía.

Por primera vez, las tres finales suramericanas de clubes se juegan en una sede, Montevideo. Y en el centro de todo, la "joya de la corona", como la denomina Gonzalo Etcheverry, asesor de la Presidencia uruguaya en materia deportiva, el Estadio Centenario, el vetusto coliseo remodelado gracias a la inyección de 6 millones de dólares de la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol).

Nadie niega que la renovación de este templo mire hacia la anhelada organización del Mundial 2030, pero, por ahora, quienes intentarán en Uruguay ascender hasta la gloria son cinco equipos brasileños y uno colombiano, cuatro masculinos y dos femeninos.

Junto a ellos, decenas de miles de fanáticos arribarán por cielo y tierra a este país, cuyos futbolistas triunfan en todo el mundo y que ahora sabe que, de la mano del balompié, podrá reactivar el sector turístico, uno de los más golpeados por la pandemia. INGRESOS MILLONARIOS

Veinte millones de dólares. Esa es la cifra que se espera ingresar en gastronomía y sector hotelero en la capital, según dijo a Efe la intendenta (gobernadora regional) de Montevideo, Carolina Cosse.

Algo superior estima el ministro de Turismo de Uruguay, Tabaré Viera, quien, considerando las reservas de alojamiento en otros lugares del país como Canelones (sur), Maldonado (sureste) o Colonia (suroeste) tras agotarse las plazas en la capital, valora en unos 30 millones de dólares la recaudación por la llegada de turistas.

Este cálculo toma como referencia, aunque con moderación por la situación pandémica, la final de la Libertadores 2019 en Lima, cuando se recaudaron 62 millones.

Sin embargo, las cámaras sectoriales prefieren no proyectar este inmediato futuro, ya que, como un veloz automóvil de alta gama, pasaron de 0 a 100 en cuestión de segundos: de la reapertura de fronteras el 1 de noviembre a esta avalancha futbolística.

Pese a que la fiesta del balón arranca este sábado, con la pugna por la Sudamericana entre el Athletico Paranaense y el Red Bull Bragantino, la atracción principal, nadie lo oculta, es la final masculina de la Libertadores entre el Palmeiras y el Flamengo, cuyos 'torcedores' agotaron la capacidad hotelera de Montevideo y las entradas para el día 27.

No hay que olvidar que esta semana el Ejecutivo anunció que las finales tendrán aforo completo tanto en el Centenario, donde se jugarán las masculinas, como en el Gran Parque Central, donde se medirán el Independiente Santa Fe colombiano y el Corinthians brasileño femeninos.

La Conmebol fijó precios de entre 100 y 650 dólares, elevadísimos para la economía uruguaya, pero consciente de que existen fanáticos de alto poder adquisitivo, especialmente en Brasil. No en vano, están programados 240 vuelos chárter (40 desde Europa) a los Aeropuertos de Carrasco y Laguna del Sauce, cercano a Punta del Este.

Según Ignacio Alonso, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), este evento "va a generar divisas muy importantes para el país y las arcas de los organismos de recaudación a través del incremento de consumo", además de la contratación directa de servicios de limpieza o 'catering'.

Ese "poderío" también lo comenta a Efe el dirigente para aludir al hecho de que coincidan cinco equipos brasileños, que muestra que "hay una realidad económica en el fútbol brasileño muy próspera", unida a una ley de sociedades mercantiles "para atraer inversiones".

De hecho, el Flamengo y el Palmeiras, con sus plantillas recargadas de figuras como Diego Ribas, Gabigol Barbosa, Felipe Melo o Luiz Adriano, son los dos últimos campeones de la Libertadores. SEGURIDAD

Uruguay movilizará unos 1.000 efectivos policiales en un operativo que se prepara desde hace meses, explica a Efe el jefe del Estado Mayor de la Policía Nacional, el comisario general Richard Cabral.

Labores en la frontera junto al Ejército, controles en carretera y cerca del estadio son algunas labores que desarrollarán los efectivos para impedir el ingreso de 'barras bravas', como los 327 hinchas que se quedarán en Brasil por integrar una 'lista negra'.

"Tratamos de brindar un dispositivo de seguridad desde el ingreso a la frontera hasta el estadio Centenario y de que se desarrolle una fiesta en paz. Procuramos que no haya enfrentamientos, desmanes, robos o agresiones", agrega el subdirector ejecutivo de la Policía Nacional, el comisario mayor retirado Jorge Berriel.

Desde este sábado, fútbol y economía bailarán tango ante millones de espectadores de casi 200 países que pondrán sus ojos en Uruguay.

 

La OIT niega que 6.500 migrantes hayan muerto en obras de estadios Catar 2022

Un informe publicado hoy por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) desmiente informaciones frecuentemente aparecidas desde principios de este año según las cuales 6.500 migrantes habrían fallecido en las obras de construcción de estadios en Catar de cara al Mundial de 2022.

La cifra de 6.500 muertos desde la concesión del Mundial hace una década "no siempre se ha puesto en el contexto adecuado", aclara la OIT, quien indica que corresponde a todos los migrantes fallecidos en Catar desde 2010, pero no sólo en las obras de los estadios, ni siquiera únicamente en accidentes laborales.

Al estudiar esa cifra, facilitada por las estadísticas oficiales cataríes, también debe tenerse en cuenta que cada año fallecen en el país del Golfo Pérsico en total entre 2.000 y 2.400 personas (cataríes y migrantes), y que más de la mitad de la población nacional procede de otras naciones.

"La comunidad migrante en Catar es grande y diversa, con más del 50 % de la población total procedente del sur de Asia", señala la OIT, quien argumenta que a ese colectivo pertenecen "personas de diferentes edades, ocupaciones y condiciones de salud, habiendo vivido muchos de ellos durante décadas en el país".

La aclaración se publica como parte de un informe anual de la OIT sobre muertes relacionadas con accidentes de trabajo en Catar, donde se indica que en el pasado año 2020 perdieron la vida 50 trabajadores en accidentes en el país del Golfo Pérsico (no sólo migrantes, y no sólo en el sector de la construcción).

Otros 506 sufrieron heridas graves, y 37.600 de menor consideración, indica el estudio, que no facilita las nacionalidades de los fallecidos pero sí indica que un 26 % de los heridos graves procedían de Bangladesh, otro 18 % de India y casi un 20 % de Pakistán.

"Aproximadamente dos tercios de las heridas ocupacionales graves y tres cuartos de las moderadas o leves las sufrieron trabajadores de esos tres países", explicó el estudio de la OIT.

Las caídas de lugares altos, accidente frecuente en la construcción, y los siniestros de tráfico fueron las dos principales causantes de muerte durante el trabajo, añadió el informe.

El estudio es según la OIT el más completo hasta la fecha sobre la siniestralidad laboral en Catar, y se ha elaborado precisamente para responder a las llamadas a una mayor transparencia y asunción de responsabilidades en el país ante las obras de infraestructura del Mundial que inaugurará el 21 de noviembre de 2022.

Con todo, la OIT pide a Catar que recolecte datos "de mejor calidad y más exactos" y aumente los esfuerzos para investigar "muertes relacionadas con el trabajo que actualmente aún no son clasificadas como tales".