La Copa Davis planea mudarse a Abu Dhabi

La Copa Davis planea mudarse a Abu Dhabi durante cinco años, gracias a un multimillonario acuerdo con la capital de Emiratos Árabes Unidos al que habría llegado la empresa Kosmos, de la que es presidente el futbolista del Barcelona Gerard Piqué y que es promotora de la competición, según informó el periódico británico 'The Telegraph'.

Kosmos, que llevó a cabo el cambio de formato de la Davis, con la implantación de unas Finales en una única sede en Madrid 2019, se llevaría el torneo a Oriente Medio, donde permanecería cinco años, añadió la misma fuente.

Este año, el torneo ha dado un nuevo paso adelante con la implantación de tres sedes. Madrid seguirá siendo la principal, pero también se jugarán partidos en Turín (Italia), donde además se disputan las Finales ATP, y en Innsbruck (Austria), que se ha llevado el varapalo de tener que celebrar sus encuentros a puerta cerrada por la incidencia de la COVID-19.

Kosmos prometió, a la hora de hacerse con el control de la Davis, una inversión de 3.000 millones de dólares en los próximos 25 años.

Su propuesta no estuvo carente de críticos, como Yannick Noah, el último francés en ganar Roland Garros, que acusó a los jugadores, organizadores y prensa de haber vendido el espíritu de la competición, y más recientemente Alexander Zverev, que pidió un cambio de formato.

LA ITF DICE QUE SON ESPECULACIONES

La ITF, a través de un portavoz, salió al paso de la noticia este miércoles en Madrid: "Las especulaciones sobre una sede para las finales de la Copa Davis en Oriente Medio no son nada nuevo. El Consejo de la ITF está revisando las sedes para 2022 junto con Kosmos y esperan tomar una decisión para el final de las Finales".

 

Secretario de APF apunta a incoherencias: “Vamos a tomar todos los recaudos legales”

Luis Kanonnikoff adelantó que la Asociación Paraguaya de Fútbol delinea una hoja de ruta de acciones legales a seguir en el caso de la denuncia hecha por el periodista mexicano Ignacio Suárez.

El secretario general de la matriz del fútbol local manifestó hoy en charla con radio Uno que el organismo toma el caso con la rigurosidad correspondiente debido al calibre de las acusaciones.

“La denuncia es grave y por ello lo tomamos con toda la seriedad del mundo, eso es categórico”, manifestó.

Explicó que la explosiva nota contiene “mucha información y desinformación” y también incoherencias.

Ignacio Suárez, en su artículo, supuestamente amparado por una investigación de la Fiscalía argentina, manifestó que Adam Bareiro fue convocado a la selección paraguaya -en un presunto entramado entre autoridades y empresarios- para elevar su precio y ampliar el margen de ganancias al ser transferido a la Liga mexicana.

Sobre el punto, Kanonnikoff habló: “Bareiro fue transferido mucho antes de ser convocado a la selección y Harrison ya no era presidente del Club Nacional en ese tiempo”, dejando a entrever lo que considera es una de las tantas incoherencias del artículo.

“En las próximas horas comunicaremos la hoja de ruta de las acciones a seguir. Vamos a tomar todos los recaudos legales en protección a la reputación tanto del presidente de la APF como del Club Nacional”, zanjó.

Suárez sostiene que Robert Harrison lidera un “cartel” conformado por reconocidos empresarios e importantes abogados que lucra con las transferencias de los futbolistas.

 

Harrison: “Prensa negativa es una señal”, dice Seprelad

A la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad) le llamó la atención “la prensa negativa” que salpica al titular de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), Robert Harrison. Comenzaría un “monitoreo” al mismo.

La explosiva nota que el periodista mexicano Ignacio Suárez publicó en el diario Récord causó un auténtico terremoto en nuestro país.

Es que el comunicador abiertamente acusa al mismísimo Robert Harrison de encabezar un asociación ilícita, junto con reconocidos empresarios, firmas de maletín y respetados abogados, para llenarse los bolsillos con transferencias de jugadores a la Liga mexicana, utilizando la propia selección paraguaya para elevar el precio y los márgenes de ganancia.

En este sentido, Carmen Pereira, directora general de Análisis Financiero y Estratégico de la Seprelad, manifestó hoy en charla con Cardinal que la “prensa negativa” constituye una “señal” para el organismo, que desde ya arrancaría un “monitoreo” sobre las actividades del dirigente deportivo.

“Cuando es prensa negativa, es una alerta. Cuando recibimos este tipo de situaciones, empezamos un monitoreo interno”, explicó.

La funcionaria explicó las aristas que pueden desprenderse del caso, o los escenarios que podrían generarse a raíz de una denuncia de tal calibre. “El segundo supuesto es que llegue un pedido de cooperación. Para poder decir que una alerta se convierta en un caso, debe haber un cierto análisis. Una alerta de prensa negativa puede activar un sistema”, señaló.

Ignacio Suárez sienta las bases de su artículo en una supuesta carpeta fiscal que maneja la Justicia argentina en el marco de una investigación por lavado de dinero y evasión de impuestos en transferencias que pasaron por el fútbol albiceleste.

El escrito asegura que Harrison en complicidad con Pedro Aldave y Juan Apleyyard, entre otras personas y empresas off shore, se confabularon para lucrar con la salida del jugador Adam Bareiro a los Rayados de Monterrey.

Las acusaciones de Suárez van desde la supuesta “operación salida” de Bareiro del Club Nacional y todo el entramado para llevarlo al Monterrey en un valor superior a su tasación del mercado de fichajes.

“El caso del jugador Adam Bareiro Gamarra NO nace cuando este llega a Rayados, inicia mucho antes, justo el 3 de enero de 2016 cuando el presidente del Club Nacional de Paraguay y actual presidente de la Asociación Paraguaya de Futbol (APF) Robert Alexis Luis Harrison Paleari, designa al promotor de nacionalidad paraguaya Juan Gabriel Appleyard Pettengill como el agente único y exclusivo autorizado para gestionar e intermediar TODAS las negociaciones deportivas de uno de los equipos con mayor historia de Paraguay. Nadie MÁS puede negociar con este equipo, si no es este oscuro personaje que aún mantiene tiene ese control absoluto.

“¿Cuál es el tema aquí? Que Appleyard Pettengill es también socio del oscuro representante Pedro Aldave Ortúzar, imputado en Argentina junto con el también promotor imputado Uriel Pérez Jaurena, en el marco de la causa FSM 6138/2020, caratulada ‘NN s/ infracción ley 24769’. Justo con ese cartel es que se fragua una estafa maestra contra las finanzas del Grupo FEMSA/Rayados de Monterrey con la llegada de Adam Bareiro Gamarra”, apunta el comunicador.

Suárez explica “la documentación que existe en la carpeta de investigación de la fiscalía argentina NO deja lugar a dudas, en ellas se comprueban desde las mismas entrañas el modus operandi con el cual operan, según los dichos del expediente, pudiera tratarse de la organización más corrupta que controla sin ningún recato al fútbol paraguayo”.

Suárez también alega que todo el mecanismo se sirvió de la propia selección paraguaya para elevar el valor de los atletas a negociar con esporádicas convocatorias.

Por su lado, Luis Kannonikof adelantó anoche en Versus radio que la APF accionará judicialmente contra Suárez y el diario Récord.

 

China quita a Evergrande licencia del terreno de su megaestadio, según medios

Las autoridades de la ciudad china de Cantón (sureste) retiraron al endeudado gigante inmobiliario chino Evergrande la licencia del terreno donde construye un enorme estadio para su equipo de fútbol, según informaciones publicadas en la prensa local del país asiático.

El Estadio Evergrande iba a ser el mayor del mundo construido específicamente para el fútbol, con una capacidad de 100.000 espectadores, superando incluso al Camp Nou de Barcelona, y se estimaba su coste total en unos 12.000 millones de yuanes (1.878 millones de dólares, 1.675 millones de euros).

Las obras comenzaron en abril de 2020 y estaba previsto que finalizaran antes de que terminase 2022, pero el pasado mes de agosto surgieron informaciones en la prensa china de que Evergrande había suspendido temporalmente los trabajos debido a sus problemas financieros.

El Gobierno de Cantón busca ahora volver a subastar el terreno o esperar a que otra empresa compre el equipo de fútbol, en graves apuros económicos, y también adquiera los derechos sobre la citada parcela.

Según el portal de noticias Sina, el Guangzhou FC -antes denominado Guangzhou Evergrande- no ha pagado a sus jugadores desde el 3 de septiembre, y los futbolistas se están entrenando por su cuenta tras la salida del anterior técnico, el italiano Fabio Cannavaro.

Si ninguna empresa adquiere el terreno, sus derechos irán a parar a mano del Grupo de Construcción e Inversión Urbana de Cantón, una empresa estatal controlada por las autoridades de la ciudad y dedicada a las infraestructuras locales, indicó anoche el portal de noticias económicas Cailian.

Cabe recordar que las leyes chinas contemplan que la propiedad de toda la tierra es de carácter estatal y, por tanto, lo que se vende es el derecho a su uso por un período prorrogable, cuyos máximos oscilan generalmente entre los 40 años de los terrenos comerciales y los 70 para los residenciales.

Las autoridades cantonesas estiman que todavía se necesita una inversión de entre 8.000 y 9.000 millones de yuanes (entre 1.252 y 1.409 millones de dólares, entre 1.117 y 1.256 millones de euros) para terminar el estadio, mientras que Evergrande ofrece una cifra sensiblemente menor, de unos 6.000 millones de yuanes (939 millones de dólares, 837 millones de euros).

Tras un concurso internacional, el proyecto ganador fue el del arquitecto estadounidense Hasan A. Syed, que proponía dar forma de flor de loto al estadio.

Gracias al apoyo financiero de Evergrande, entre 2011y 2017 el Guangzhou ganó todas las ediciones de la Superliga china, dos Copas y dos Ligas de Campeones asiáticas, y tras ese período volvió a ganar una liga y a quedar subcampeón en dos ocasiones.

Sin embargo, en las últimas semanas el equipo ha visto cómo el grifo del dinero se cerraba ante los problemas de Evergrande, que acumula un pasivo superior a los 300.000 millones de dólares.