La Fórmula Uno llega a EE.UU. con la fiesta de Miami y el lujo de Montecarlo

Con la aspiración de igualar el "glamour" y lujo de Montecarlo, Miami acoge este fin de semana el primer gran premio de Fórmula Uno en Florida desde 1959, cuando se disputó en Sebring quizás el final del campeonato mundial más agónico de la historia.

Ahora, 63 años después, la carrera de Miami aspira a convertirse en una especie de gran premio de Montecarlo pero con el ambiente y la energía de esa ciudad, con fiestas, ambiente playero y todo con mucha música latina y electrónica.

De hecho, los diseñadores de este circuito construido alrededor del estadio Hard Rock apostaron por crear una experiencia similar a la de Mónaco, con un puerto deportivo de yates de lujo y una recreación de las famosas playas del sur de Florida con casi 24.000 pies cuadrados (2.200 metros cuadrados) y piscinas al estilo de un resort turístico.

Pero para muchos se excedieron en su intento y, dado que no podían poner agua de verdad en medio del circuito, apostaron por recrear esta marina con una superficie dura y de color azul agua marina sobre la que se encuentran los yates, lo que ha suscitado numerosas bromas y críticas en las redes sociales.

Los precios de aquellos que pagaron su entrada al “Club de Yates” tampoco son una broma y, según indicó el diario “Miami Herald”, los que quieran entrar a esta zona del circuito deberán pagar 9.500 dólares por su boleto individual, 19.000 por el doble y 38.000 el que da acceso a cuatro personas.

RUGIR DE MOTORES Y DE ALTAVOCES

Más allá de estar muy cerca también de Fort Lauderdale, la llamada Capital Mundial de los Yates, el Gran Premio de Miami apuesta también por una agenda de entretenimiento en la que la música reinará en este complejo en el que juegan los Miami Dolphins de fútbol americano y se disputa además el Abierto de Tenis de Miami.

La primera de las dos paradas del circo de la Fórmula Uno este año en Estados Unidos busca resaltar la preeminencia de Miami en la escena de la música dance y latina.

Por ese motivo este fin de semana de música en vivo comienza en el cercano hotel Hard Rock, aunque los conciertos se podrán seguir desde el estadio, con la actuación de varios DJ, y seguirá con las actuaciones de Post Malone, The Chainsmokers, Tiësto y el colombiano Maluma, quien brindará una actuación especial en el podio después de la carrera del domingo.

Pero lo más importante ocurrirá sobre el recién creado asfalto del Autódromo Internacional de Miami, que con 5,41 kilómetros de longitud cuenta con 19 curvas, tres rectas y tiene una velocidad máxima estimada de 320 kilómetros por hora.

Lo estrenarán este fin de semana los mejores pilotos del mundo, que llegan al hogar de los Miami Dolphins con la intención de mantener la emoción de la disputa entre los Ferraris de Charles Leclerc y Carlos Sainz, los Red Bull de Max Verstappen y Checo Pérez y los Mercedes de Lewis Hamilton y George Russell.

Pero será complicado igualar la emoción de lo vivido en el que fuera el primer gran premio de Fórmula Uno en Estados Unidos. Se celebró el 12 de diciembre de 1959 en el ya clásico circuito floridano de Sebring, donde el australiano Jack Brabham ganó de una forma dramática el primero de sus tres campeonatos mundiales.

Cuentan las crónicas deportivas de la época que Brabham apostó por no llenar el depósito de su Cooper-Climax para ganar algo de velocidad, pero cuando iba primero ya en la última vuelta su bólido se quedó sin combustible.

Necesitaba puntuar como fuera, así que se bajó del auto, empujó su monoplaza colina arriba hasta cruzar la línea de meta en cuarta posición, lo suficiente para llevarse el mundial.

En esa carrera fue primero el neozelandés Bruce McLaren, quien hizo historia en este deporte empezando en Sebring, donde se convirtió, con 22 años, en el piloto más joven en ganar una carrera del Campeonato del Mundo de Fórmula Uno, récord que se mantuvo durante 43 años hasta que el español Fernando Alonso lo superó en 2003.

Y ahora, 63 años después, el nuevo gran premio floridano está listo para hacer historia.

Villarreal roza la gesta y se hunde en la segunda parte

El Villarreal rozó la hazaña de alcanzar la final de la Liga de Campeones, pero se hundió en la segunda parte de la vuelta de semifinales ante un Liverpool que se vio sorprendido y superado por los castellonenses en la primer aparte con un 2-0, pero que avasalló a su rival en el segundo periodo para dejar el marcador en el definitivo 2-3 (2-5 en el global). 

El Villarreal supo contrarrestar el 2-0 de la ida con una primera parte primorosa y gracias a los goles del Boulaye Dia en el minuto 3 y de Francis Coquelin en el 40 empató el marcador global. 

Pero en la segunda parte apareció el Liverpool demoledor de todo el curso y los goles de Fabinho, Luis Díaz y Mané en quince minutos pusieron fin a la brillante aventura del Villarreal en la Liga de Campeones.

Con este resultado, el equipo inglés medirá en la gran final al ganador de la serie entre Real Madrid y Manchester City, que se resolverá mañana en Madrid. 

 

“Son muchos partidos, el paraguayo no está acostumbrado”, dice presidente de Libertad

Rubén Di Tore, presidente del club Libertad, se refirió a la gran cantidad de partidos que tienen que disputar los equipos que, a la par del torneo local, tienen que competir en copas internacionales. "Tendríamos que estudiar otro sistema", expresó.

“Son muchos partidos, el jugador paraguayo no está acostumbrado”, manifestó hoy en comunicación con Versus Radio en Universo 970 AM.

Además, dijo que tendría que “estudiarse en la APF un sistema” de campeonato en nuestro fútbol que permita participar con mayor ventaja en la Copa Libertadores.

Di Tore afirmó coincidir con Daniel Garnero, entrenador gumarelo, en relación con la acumulación de compromisos: “El jugador no está acostumbrado a este ritmo, habría que ir en un proceso lento. No me imagino lo que sería en un plantel corto”.

 

– La ausencia del VAR en la Copa –

Por otra parte, el titular albinegro apuntó qué aspectos deben, según su criterio, mejorarse en el arbitraje sudamericano.

“Ellos (Conmebol) argumentan un problema técnico, pero yo creo que no tienen cantidad de árbitros referentes para que manejen el VAR”, expuso acerca de la ausencia del videoarbitraje en la fase de grupos tanto de la Libertadores como de la Sudamericana.

“Nos acostumbramos a jugar con VAR en el campeonato (…) Uno ve el fútbol europeo y la jerarquía de los árbitros es distinta”, concluyó Di Tore.

Siete clubes brasileños dan el primer paso para constituir una nueva Liga

Siete clubes de la primera y segunda división del fútbol brasileño dieron este martes el primer paso para la formación de una nueva Liga, que pretende sustituir a la actual, y firmaron el documento base de los estatutos.

En un encuentro en hotel de Sao Paulo, dirigentes de los clubes paulistas Palmeiras, Corinthians, Sao Paulo, Santos y Bragantino, del carioca Flamengo y del Cruzeiro de Belo Horizonte, que está en la Serie B, crearon la denominada Libra (Liga Brasileña).

La creación de una Liga en Brasil no implica la realización paralela de otro Campeonato Brasileño, como llegó a ocurrir en 1987 cuando los llamados “equipos grandes” crearon su propio torneo independiente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

El modelo propuesto otorgaría más autonomía a los clubes para la organización y comercialización de derechos, similar al de LaLiga de España, pero con aval de la CBF.

Para la gestión de una nueva liga pugnan de manera separada las firmas Codajas Sports Kapital (CSK), que actúa junto al banco de inversiones BTG Pactual; el consorcio Live Mode y 1190, y la corredora de valores XP Investimentos, asesorada por LaLiga de España.

El grupo CSK tiene el respaldo de los siete clubes que firmaron hoy la creación de la Libra.

Los siete clubes firmantes convocaron para la próxima semana al resto de los cuarenta equipos que integran las Series A y B del Campeonato Brasileño a una reunión en la sede de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) en Río de Janeiro.

En la reunión de este martes estuvieron representantes de otros doce equipos de la primera división y cuatro más de la segunda (Vasco da Gama, Sport Recife, Guaraní y Ponte Preta), que, de momento, se abstuvieron de firmar el documento.

Solo el Juventude de Caxías y el Cuiabá, ambos de la primera división, no enviaron representantes a la cita.

Un grupo de diez clubes, llamados de “emergentes” y encabezados por el Atlético Mineiro, último campeón brasileño, difieren del bloque de los grandes paulistas y el Flamengo en términos de repartición de los dividendos por derechos de televisión.